Lento y majestuoso ( Adagio )

No sé dónde encontrarte No sé cómo buscarte Oigo tu voz en el viento Te siento bajo mi piel Con mi corazón y mi alma Te espero Adagio Todas estas noches sin ti Todos mis sueños te rodean Veo y toco tu cara Caigo en tu abrazo Cuando llegue el momento, lo sé Estarás en mis brazos Adagio Cierro los ojos y encuentro el camino No es necesario para mí rezar He andado muy lejos He luchado muy duro No hay nada más que explicar Yo sé todo lo que queda Es un piano que suena Si tú sabes dónde encontrarme Si sabes cómo buscarme Antes de que esta luz se desvanezca Antes de que pierda mi fe Sé el único hombre que diga Que mi corazón escucharás Que toda tu vida darás Que para siempre tú estarás No dejes que esta luz se desvanezca No, no, no, no, no No dejes que me quede sin fe Sé el único hombre que dice Que cree Hazme creer Que nunca te irás Adagio

Digo si

Digo si a mi cuerpo de mujer,

a mis pechos llenos de miel,

a mi vientre de luz,

a mis muslos de blanca cera,

a mi útero rebosante y vibrante en esta luna llena.

Digo si a mi vida entera,

con sus alegrías y sus penas,

con sus risas y llantos,

con sus ciclos de luz y oscuridad.

Me digo si, a mi tal como soy,

con mis contradicciones,

con mis imperfecciones,

con mi sabiduría,

con todo lo que me caracteriza.

Digo si al planeta

Digo si al Universo,

Digo si a todo lo que existe,

Te digo si a ti.