Sentir miedo

No temas ni a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo. Giacomo Leopardi.

Primero que todo: ¿Qué es el miedo ?

¿Por qué sentimos miedo?

¿Lo sabes?

El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable que nos asusta o creemos que nos puede hacer daño. Es provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. Su máxima expresión es el terror.

El miedo  es un mecanismo de supervivencia, de defensa, que surge para responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido, es normal y beneficioso para nosotros.

Se puede por tanto aprender a temer objetos o contextos, y también se puede aprender a no temerlos, se relaciona de manera compleja con otros sentimientos (miedo al miedo, miedo al amor, a la muerte, al ridículo) y guarda estrecha relación con los distintos elementos de la cultura.

El miedo es un complemento, una extensión  del dolor. Del mismo modo en que el dolor aparece cuando algo nocivo ataca nuestro cuerpo el miedo aparece en medio de una situación en la que se corre peligro.

Ahora bien, de esto tengo un repertorio. Quizás es mi talón de Aquiles, he convivido por muchos años con este mal , como comprenderán perdí muchísimas oportunidades , el miedo te paraliza, obstruye tus sueños, te alienígena,  cambia tú percepción de vida a tal punto que dejas de vivir. Dejas de existir. ¡Te pierdes muchas cosas!

Quizás el motivo de mis miedos, pudo haber sido mi educación, en mi caso fue buena,  pero llevada de la mano del miedo. ¡Cuidado hija allá afuera la gente puede ser muy mala! cuidado, eso es muy peligroso. No te montes allí, te puedes caer. Y  ¿cómo decirle que no tenía razón? cuando has vivido, has visto, lees a diario todo lo que pasa a nuestro alrededor y sientes que te lo ratifican.

Ese cliché de “Todo es Malo”, no te ayuda en nada a explorar tu vida y descubrir todo lo maravilloso que esta hermosa vida te puede dar.

He re-descubierto a mis 40 y pico de años algo que se llama vida. !mi vida! si, no les niego que la descubrí  agarrada de la mano de situaciones dolorosas y fuertes por las que he tenido que pasar, aun así las agradezco infinitamente, hoy superadas esas etapas, creo haber vencido algunos miedos.

Ahora se cuán lejos puedo llegar, superar los miedos no te voy decir que es fácil, ¡no lo es!,  pero se puede. Solo como ejemplo  te cuento una anécdota:

Al empezar el escrito te definí el miedo, les digo que era muy temerosa. No me “gustaba” montarme en los parques mecánicos, (no realmente no era eso)!Era Miedo! temor, pánico, por eso me perdía de esas maravillosas experiencias, solo disfrutaba ver a los demás divertirse. Eso lo decía, pero por dentro quería estar allí.

Mi pánico a las montañas rusas era espantoso, tanto así que pensaba que me iba a morir si me montaba en una de ellas.

Un día mi pareja sin decirme nada compro unos tickets para la montaña rusa y me invitó a pasear, al llegar y ver a donde me llevaba quede paralizada, pero decidí  caminar hacia allí, iba con las manos sudorosas, con un frío terrible, claro, tenía compañía, no estaba sola, esos minutos se me hicieron eternos, sentí pánico y quise echarme hacia atrás, me dieron nauseas, taquicardia y en verdad sentí morir, aun así me monte en el primer vagón.

Les digo fue una experiencia  sensacional. No era como lo esperaba, no morí en el intento, nada de lo que me había imaginado pasó, ni siquiera grité, solo sentí la libertad al haber soltado esa cuerda que llevaba atada hace mucho tiempo, cuando baje de ella, no era la misma, era más fuerte, más atrevida a la que subió a ese vagón. Hoy no le temo al ridículo, ni a las montañas rusas, ni al que dirán.

Hay miedos que por supuesto hay que sentir. Para protegernos, sobrevivir  y defendernos, eso lo sé, pero no dejemos que nos paralicen.

Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después. Jean Paul.

La vida está llena de Montañas Rusas y  pienso subir  sin miedos y superarlos como ese día , “Todos los días”.

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma. Aldous Huxley  (1894-1963)

Muchas veces fracasamos antes de intentar hacer algo y luego nos arrepentimos de no haberlo siquiera intentado.

NADA ES MÍO, NADA ME PERTENECE

TAMPOCO EL MIEDO: QUE SE LO QUEDEN LOS QUE LO GENERAN

EL LATIDO DE MI CORAZÓN ES MI ÚNICO EQUIPAJE

Y DESEO OÍRLO COMO UNA MÚSICA SERENA

@rosmarymoreno

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s