Sueña con el corazón hambriento de saber

 

Dichoso el hombre cuyo corazón está dispuesto a recibir la resonancia de todas las cosas.

Bienaventurado el hombre que es humilde y ecuánime.

Bien por aquel que sabe esperar y mientras va aprendiendo y re-acomodando a la medida de lo posible todo lo que no ha hecho bien, porque si sigue cometiendo los mismos errores definitivamente no aprendió la lección.

Sueña con el corazón hambriento de saber, sin confundir la piedra con el cimiento del techo.

El paso del tiempo calmará nuestro afán desmedido contribuyendo a dar los mejores frutos.

Siempre quiero llegar a alguna parte con las palabras  pienso  que no hay ningún mal en amar y sentir preferencias por algunas personas, cosas e ideologías que pueden ser dignas de amar y hasta de un amor que te lleve al martirio.

El mal está en no amar la verdad con esa misma intensidad.

Amemos pues todo lo que puede ser digno de ser amado pero dominemos esa pasión desbordada.  Aún la más legítima por medio de un amor entrañable a la verdad de las cosas.

Cuando este amor existe los otros amores alcanzan la belleza y la gracia. Si falta la verdad este amor es un garrafal error, está manchado por la mentira y así no funcionan las cosas por mucho que uno quiera.

Tengamos y usemos la lógica, la razón y la intuición, hagamos una armonía de sentimientos que no nos haga fanático de algo o de alguien, el fanatismo destruye recuérdalo.

Estructuremos nuestro mundo, para eso tenemos una cultura, si yo sé, toma tiempo y somos vulnerables pero es allí donde reside la fuerza, vencer  todos esos obstáculos que no son más que parte de tus pensamientos y comportamientos  que bien puedes reacomodar

Nuevo Tesoro de la Juventud.

Un besote inmenso, gracias por pasar por aquí y continuar leyéndome, agradecimientos infinitos . @Rosmarymoreno. 

 

Entre el Blanco y el Negro…

Bt4A3nyCUAMrCqF

Pensamos constantemente, pero no nos detenemos a examinar todo eso que pensamos, en ese momento es bueno llamar a nuestro niño interior y preguntarle como actuaría.

¿Hay algo más noble y más sincero que una palabra o un gesto de niño? El niño es espontáneo no reflexiona tanto como nosotros a la hora de emitir una opinión.

Leí por allí que la capacidad de pensar  es del espíritu y que lo que piensa en nosotros no es el cerebro, que nuestro espíritu no está separado del cuerpo, el cerebro es el asiento principal de todos los procesos orgánicos, sin él la vida psíquica no sería posible, sin este señor el razonamiento, la imaginación el juicio y la cordura estarían carentes de apoyo y con ellos la libertad y la responsabilidad. Sin ellos simplemente seríamos amebas u otro animal inferior.

Todos queremos saber, tener conocimientos, no nos gusta que nos llamen Ignorantes.

“Recuerda el que bien piensa es el que bien sabe”  Piensa, fíjate bien las ideas y tus respuestas… aprende y re-aprende si es necesario.

Lo que hace que queramos algo o no,  es su verdad… es su bondad.

Pero no cometamos el error porque algo nos gusta, queremos y amamos de pensar que es lo único que nos hará feliz. Debemos darnos por enterados que en la vida existe el Blanco y también el Negro.

 No fijes tu mirada, pasión y creas que lo has visto y que lo sabes todo.

No cometamos el error de decir aquí no hay más que blanco porque también hay negro  y negarlo es negarse la vida.

Quizás ocurra que la inteligencia atisbe a ver el negro y sospeche la verdad,  pero a la voluntad le molesta la suspicacia y manda a la inteligencia que se concentre en lo que le gusta, que sería el blanco. Unas veces con inocencia, otras con remordimiento.

 A veces la inteligencia se equivoca y no es el espejo de la realidad que debería ser. Cuidado con esto. El espejo tiene dos caras… El mal es creer en lo que se quiere creer y no en lo que debe ser.

Este trastorno de conocimiento es tal que el hombre llega a creer lo que desea y quiere creer y explica muchos de los acontecimientos vividos de nuestra historia.

Conocemos hombres que son tan apasionados que no entienden razones fuera de sus ideas de aquello que aman… porque para ellos todo es blanco  y jamás reconocerán la oscuridad del negro.  

Pensar amigos requiere madurez emocional  y  tiempo. Las cosas no se entregan de una sola vez y hay muchas que no se entregan nunca, lo que sabemos es poco comparado con lo mucho que nos hace falta saber y que quizás siempre ignoraremos.

“Noblesse oblige”

Les abraza como siempre su amiga @rosmarymoreno.  Gracias  siempre gracias… A ti que siempre me lees, mis respetos. Besos

 

 

 

Como árboles

 

Quién hubiera dicho que estos poemas de otros, iban a ser míos.

Después de todo hay hombres que no fui y sin embargo quise ser.

Si no por una vida al menos por un rato o por un parpadeo.

 

En cambio hay hombres que fui y ya no soy ni puedo ser, y esto no siempre es un avance,

a veces es una tristeza.

Hay deseos profundos y nonatos que prolongué como coordenadas,

hay fantasías que me prometí y desgraciadamente no he cumplido, y otras

que me cumplí sin prometérmelas.

 

Hay rostros de verdad, que alumbraron mis fábulas, rostros que no vi más pero

siguieron vigilándome desde la letra en que los puse.

Hay fantasmas de carne otros de hueso, también hay los de lumbre y corazón

o sea, cuerpos en pena almas en júbilo que vi o toqué o simplemente puse

a secar, a vivir, a gozar, a morirse, pero además está lo que advertí de lejos

 

Yo también escuché una paloma que era de otros diluvios,

yo también destrocé un paraíso que era de otras infancias,

yo también gemí un sueño que era de otros amores,

Así pues, desde este misterioso confín de la existencia

los otros me ampararon como árboles, con nidos o sin nidos

poco importa, no me dieron envidia sino frutos, esos otros están

aquí.

 

Sus poemas son mentiras de a puño, son verdades piadosas.

Están aquí, rodeándome, juzgándome, con las pobres palabras que les di.

Hombres que miran tierra y cielo a través de la niebla o sin sus anteojos,

también a mí me miran con la pobre mirada que les di.

 

Son otros que están fuera de mi reino, claro, pero además estoy en ellos, a veces tienen lo

que nunca tuve a veces aman lo que quise amar, a veces odian lo que estoy odiando,

de pronto me parecen lejanos, tan remotos, que me dan vértigo y melancolía,

y los veo minados por un duelo sin llanto, y otras veces en cambio, los presiento tan

cerca que miro por sus ojos y toco por sus manos, y cuando odian me alegro de su

rencor, y cuando aman me arrimo a su alegría

 

Quién hubiera dicho que estos poemas míos iban a ser de otros.

 

Mario Benedetti – Poemas de otros.