Fin de año del 2016. Despedidas y comienzos.

Acaba este año, al fin, y esperamos que comience el otro, esperando, siempre esperando lo mejor, sabiendo de antemano, por lo menos lo que a nosotros los venezolanos, nos espera. Por supuesto llevo en mis venas la sangre de mujer luchadora, seguiré acá en mi país trabajando para sobrevivir, buscando las maneras de comer, de vivir, de soñar, en esta situación país donde nos robaron hasta la felicidad, que si de algo tuve razón algún día fue de como terminaría todo esto.

Y no es que sea pájaro de mal agüero, solo soy una persona realista, debemos luchar muchísimo para restablecer libertades, derechos y nuestra democracia, que si no era la mejor, por lo menos era mejor que esto que ahora estamos viviendo.

Agradecer si carajo, tengo mucho que agradecer. Los míos aún me acompañan. He tenido experiencias maravillosas, he aprendido a sobrevivir en situaciones extremas, he llevado adelante a muchas personas entre ellas a mi muchachita a quien amo con toda mi alma y verla me dice que mi existencia no ha sido vacía, ni en vano, es una mujer maravillosa, mi mejor amiga, mi pana, pero también sabe que soy su madre y me gané a pulso su respeto, sin dejar de ser quien soy, por encima de todo. Es maravilloso contar con ella.

Tom viste finalizamos año y tú estás mucho mejor, sobrevivimos corazón. Te amotote, qué más te puedo decir, le hemos echado ganas a este año tan duro. Mientras me necesites y quieras estar a mi lado, allí permaneceré, en caso contrario, echemos a volar. Las libertades son necesarias en las parejas que se aman y se respetan.

Marilúz y Manuel padres sin ustedes mi vida no sería vida. Los amo por sobre todas las cosas, me quedo por y con ustedes. Ver a mi papá caminando, bien y sano es un regalo maravilloso de mi Dios. Ver a mi madre que este año me le ha tocado duro, porque ha trabajado como una burrita, pero allí está, aunque con una neuritis y aun así sigue de pie echándole ganas a la vida, a su edad, como no levantarme y seguir, si tengo unos padres fuertes y luchadores. Ellos han sido mi gran ejemplo de vida.

Mis hermanos y sobrinos a ellos todo mi amor. Los mejores hermanos, somos fuertes, seguimos y juntos podemos. Los Amo mis apéndices de vida.

Mis cuñados, cuñadas, sobrinos a todos mi amor por siempre. Mejor familia imposible.

A mis tíos y primos un abrazo inmenso. Gracias por estar.

Mis amigos esos hermanos que me regaló la vida. Ustedes saben quiénes son. Gracias a Dios son muchos y están a mi lado. Los amo.

Los amigos que se fueron, que desaparecieron de mi vida, que hoy no están, gracias también por todo lo que me enseñaron y por lo que tuve que aprender. Gracias mis experiencias de vida.

Los que apenas vienen llegando, a algo vienen a mi vida, por algo estoy en las suyas. Aprenderemos y ojalá sea para bien.

GRACIAS.

No les puedo decir que soy feliz, No lo soy, no mientras mi pueblo, mi país esté como esté, donde hoy hay gente comiendo en la basura, donde los muertos son la noticia del día, donde la gente se está muriendo de mengua, donde pasan las cosas más insólitas.

Mi bitácora daría tristeza si la hubiese seguido, mi Venezuela se muere de a poco. Mi gente se marcha del país, valientes los que se quedan sabiendo lo que les espera.

Logré metas este año a pesar de todo. No haré promesas pero espero cumplir algunas que dejé en el camino.

2016 no te olvidaré jamás porque cuanto he aprendido, que añito más difícil, pero cuando me has dado sobre todo a personas que valen oro y a las que siempre llevaré en mi corazón. Mi agradecimiento infinito.

2017 Bienvenido. Esta vez sin promesas, con el pedido de la libertad para mi Venezuela, que se cumpla con las leyes y se decida por el bien de todos.

Vamos… hojas en blanco. Hagamos nuestro futuro mejor. Luchemos por lo que queremos.

Dios con nosotros. Mil bendiciones. Gracias por leerme. Feliz año queridos lectores y gracias por acompañarme. Sigamos aprendiendo y que la vida me los trate bonito.

Amor, salud y felicidad para todos. @rosmarymoreno

 

 

Bitácora de un país en ruinas. 17 diciembre de 2016

Ayer caminé muchísimo buscando donde sacar efectivo, no pude pasar las tarjetas, la gente molesta y contrariada en la calle, muchos no tenemos ni para pagar pasajes o sea para movilizarnos en autobús de un lugar a otro. Cuánto daño. No pensé nunca tendría que escribirles esto, que tendría que contarles que los venezolanos nos dejamos llevar al matadero de esta manera. Muchos ayer saquearon, cierto es que como siempre lo he dicho saquear es robar y eso no es el deber ser, en este momento les digo que no puedo juzgarlos. Ayer mucha gente consternada se fue a las calles, el desespero, la rabia y la angustia unido a el no tengo dinero justamente en Navidad.

El solo hecho de haber realizado esta acción en esta época le da un tono de maldad increíble, que manera de hacernos débiles, seguir maniatándonos y robándonos nuestra dignidad, un pueblo hundido en la desgracia le será más difícil defenderse y pelear por lo que quiere. Ponlo a sufrir, quítales todo no tengo palabras para expresarles lo que siento hoy.

El que tiene hijos pequeños, el que no ha comido hace varios días, el que solo se come una verdura diaria, el que en su casa no tiene ni un pedacito de pan, el que tiene la desesperación a millón, como hacerlo entender de normas. Para entender el comportamiento de las personas hay que estar en su piel, saber que sienten y cómo sienten,  verlos destrozando cosas, ustedes saben cuanta Ira tienen acumulada, ustedes saben cuántos días llevan sin comer, ustedes saben si se les ha muerto alguien por falta de alimento, medicinas o por robos.

Personas a quienes obligaron a llevar todo su dinero al banco en tres días y hacer colas infinitas, llegar a su casa, cansados con los pies hinchados y sin un Bolívar en el bolsillo, luego querer sacar dinero y que el cajero te regresara los mismos 100 Bs que acababas de depositar. No es bueno jugar con la psique de las personas. Además que todos los venezolanos no tenemos tarjetas, les hicieron abrir cuenta y no le dieron nada a cambio porque no hay efectivo. Mayor desastre este.

Una decisión que no fue tomada por los pelos, no pensemos que el tipo está loco, allá está recibiendo instrucciones de como joder más al venezolano.

Pedirle calma al venezolano en estos momentos es como pedirle peras al olmo…

Navidad triste Navidad.

@rosmarymoreno

 

 

 

 

Bitácora de un país en ruinas.

Amanece, estamos a 16 de Noviembre del 2016 a las 5:46 am.

Ya antes le he escrito como iba lo de mi país, no sigue igual, ha empeorado. Hoy a 72 horas después de haber desvalorizado y  hacer que media Venezuela deposite su billete de mayor denominación, no hay otro que lo sustituya aún, es diciembre, no hay comida y si se consigue es muy costosa.

Hoy les puedo decir que no me quedó nada en efectivo y que lo que me queda es dinero en las tarjetas, que ayer poco pude usar porque habían quitado los puntos de venta o no funcionaban, les hablo desde lo que es el ciudadano común, el de a pie. Cuánto daño nos han hecho. Cuántas familias hoy quedaron desbancadas, cuántas tendrán que seguir buscando solución para poder al menos comer, he conocido casos de suicidios, la gente está demasiado estresada, estamos mal, vamos en decadencia. Vivimos un corral financiero.

Venezuela desgastada, donde duele haber tenido razón, y ahora con base, decir que el socialismo-comunismo solo sirve para empobrecer naciones, matar de hambre a sus habitantes, donde todos son iguales, es verdad, pero en pobreza, claro haciendo cada día más ricos a los que están en el poder, esos los que han decidido nuestra suerte.

Echaron los dados y salimos perdiendo. Se juegan el futuro de Venezuela. ¿Cuál futuro?

¿Se ha hecho lo posible? ha sido insuficiente. Cuántos muertos cada día por hambre, desnutrición, robos y enfermedades.

Este pueblo tiene a unos ciudadanos cansados, agotados, enfermos y con el alma herida. Muchos llenos de ira, rabia y resentimiento y como no estarlo, cuando te han quitado lo más hermoso y más preciado, la vida.

Nos están matando en vida somos como muertos vivientes, caminando por esas calles buscando qué comer, todos flacos, niños desnutridos a quienes se les abandona así como a los abuelos y las mascotas. Cosas jamás antes vistas.

Algunos somos resilientes hemos logrado mantenernos, pero no sé hasta cuándo.

Venezuela es un país en ruina, fracaso social y económico. Una estafa social, donde el beneficio dura poco, un régimen populista, sufrimos el peor índice de pobreza, de indigencia y fracasó la distribución de alimentos, se acabó la bonanza. El tiempo de las vacas flacas se extendió y al parecer los otros países nos miran como indigentes y voltean la cara para no asumir nuestra situación. Tenemos una hiperinflación y sigue, un país en crisis humanitaria desde todo punto de vista, mayor índice de decesos por inseguridad, desnutrición, falta de medicinas y tratamientos en los hospitales y centros asistenciales. Tenemos un T.S.J impidiendo cualquier acción de una asamblea mayormente opositora pasándose la constitución por donde les da la gana.

Buen día en este país en donde aún se respira y con el alma en la mano se sobrevive. @rosmarymoreno

 

La historia de los amores imparables

“Me dicen que es de tontos
tropezar tres veces en la misma piedra,
pero es que tú eras una piedra
sobre la que merecía la pena caer,
resbalarse,
hacerse herida.
Porque hay personas que merecen nuestra herida
personas que mancharon todo de felicidad,
y contrataron la alegría
y la volcaron sobre ti
como quien te arroja un cubo de esperanza,
personas que empapaban tu vida con su risa
y ahora que no están no dejan cuerda de tender
dónde seque esta tristeza.
Me dicen que es de tontos,
que lo deje,
porque huir del compromiso
es el deporte que practicas.
 Y tal vez estén en lo cierto
pero no saben que tu boca
es el ticket de entrada al paraíso,
como una esperanza que se cuela dentro.
 Y dueles. Claro que dueles.
Como un regalo que al abrirlo está vacío,
como el premio que te sacan de las manos.
Dueles.
 Pero yo sé que solo hay miedo tras tu huida,
que me tiras las flores de los tiestos
por el miedo a que no haya champán con que regarlas,
que tu huida es un descanso,
que el amor
se toma un tiempo sobre ti
para que los temores no caben más hondo en tus entrañas.
A veces no hay parejas que no se amen
sino temores que nos vencen.
Pero siempre vuelves,
siempre llegas de nuevo
para estampar en mi cuarto el paraíso,
para darle un nuevo orgasmo a mi memoria,
un motivo más para creer.
 Y sé que no es fácil,
que me hago herida nuevamente
en cada travesía desde mi lengua hasta la nada,
pero me curas de nuevo en tu viaje de vuelta hacia nosotros,
me curas, muerdes mis heridas y las arrancas de golpe
y allí donde había piel rota y soledad
solo encuentro piel nueva, alma restaurada.
Por eso acepto todo lo que caiga sobre mí cuando te vayas.
Acepto que me elijas y me sueltes,
que la felicidad sea un disparo,
lo que dure este momento.
 Acepto las tres llamadas pendientes que cuelgan de mi vida
con las que no sé qué hacer
para que no me revientes de pasado el paisaje.
Y también los domingos en que siento
que la vida está comunicando.
Lo acepto todo si eso abre la puerta
a que mis lunes sean tus lunes
y tu foto tu desvelo
y mis guerras un motivo
por el que hallar la paz contigo.
Me dicen que te olvide y tienen razón,
pero lo dicen porque no saben lo ligeros
que son dos amantes cuando es correspondido.
No entienden que te necesito.
Te necesito porque despedirse es una palabra demasiado grande
y no lo entienden.
Y porque me están subiendo los tres polvos demás qué te debo,
como una droga que no consumes pero afecta
y no lo entienden.
Y vuelvo a ti porque no es posible ponerle vallas al amor
y cada uno elige el modo de volarse
y no lo entienden.
¿Dependencia? Por supuesto.
De la felicidad que traes,
de ser nosotros,
posiblemente.
Les digo eso.
Por eso vuelvo a ti,
a chocar de frente contra la felicidad,
a caer de boca contra la felicidad,
a romper mis dientes contra la felicidad.
Me equivoque o no,
para mí eres eso,
la calle que conduce
a la felicidad.”
Marwan