Querido niño Jesús…

Querido niño Jesús.

Empiezo la carta.

Hueco en el estómago, sentimientos encontrados, necesidad de llorar, imágenes que inmediatamente se suceden en mi cabeza. Momentos que se evocan como película de terror, susto, miedo, angustia de lo que vendrá.

La ansiedad y la crisis de pánico se apodera de mí, hace rato no tenía esta sensación tan extremadamente agobiante.

Comienzo de nuevo, aquí voy

Querido Niño Jesús. Hola. Te acuerdas como empiezan los niños las cartas, lo que es tener tanta ingenuidad, y ser tan inocente. Tan bello que es ser niño.

¿Pedirte?

¿Qué podría pedirte? Solo me pasa por la cabeza el montón de niños que están en la calle pidiendo, tirados y durmiendo en cartones, los que están en hospitales y casas desnutridos, pensar que antes podía al menos ayudar a algunos y minimizar carencias, ahora no podemos, porque apenas alcanza para subsistir.

De nuevo tengo nauseas, este año me ha costado escribirte.

Hay hambre en Venezuela, ¿Solución? Desesperadamente salir del socialismo, estamos en una jaula que cada día se hace más pequeña

Me asfixio, siento que falta la respiración, me duele el corazón, respiro: Inhalo y exhalo cuento hasta 7, hasta 10, hasta 100 y así hasta que consigo manejar la crisis. Veo las plantas, las flores, a mi hija, cuento, respiro, me tranquilizo. Me calmo, quiero seguir escribiéndote

¿Te acuerdas de mis cartas anteriores? Si, quizás he aprendido algo en todo este tiempo, ahora soy  “Más fuerte” he vivido experiencias “increíbles”. Venezuela ahora se podría definir como infierno en la tierra, hambre, desesperación, pobreza, tristeza, angustia y desesperanza, ver morir y partir a tus seres queridos, sin poder hacer nada, eso es morir un poco cada día en vida.

¿Cuántos minutos se pierde de vida cuándo tienes que levantarte a ver que puedes ofrecerle a tu familia ? ¿Cómo inventarás con lo que hay en tu nevera, que cada día está más vacía? ¿Cómo harás este año que viene para vestirte y vestir a los tuyos?  ¿Navidad? Ciertamente en amor porque eso si me sobra… En todo eso pienso Jesús.

¿Que si me he portado bien? Mejor de lo que imaginas, he intentado por todos los medios ser cada día más humana, este año he cumplido objetivos, quizás no he sido todo lo “políticamente correcta” no me he dejado embaucar más, la toxicidad aunque poca, todavía pulula como mosca, pero ¿cómo se vive sin todas esas cosas que son parte de la vida?

Me calmo y puedo seguir escribiendo. Se me hace un nudo en la garganta, suspiro sabes, soy extremadamente sentimental.

Como ya sabes este año “murieron” muchas personas, no murieron, perdón, los mataron por defender sus ideales, Pensé que en pleno 2017 podríamos defender ideas sin ser masacrados en el intento.

El hombre no aprende, y aquí vamos para atrás como el cangrejo. Bueno y para que te cuento, tú lo sabes todo, solo quería sacarme esta espina que tengo clavada en el corazón y que tampoco me deja respirar bien.

Te cuento:  los árboles y nacimientos que he arreglado me han quedado hermosos, he montado varios, en diferentes hogares, los hice con amor, eso que salía de mí en cada  adorno, en cada lazo, en cada bolita que coloqué, era un deseo cada vez más grande de recuperar lo perdido, especialmente la libertad de escoger, decidir lo que quiero o no tener. La libertad de poder comer lo que me apetezca cuando lo desee.

En todo caso solo parecían despedidas anticipadas, decir: te voy a montar el árbol quizás el otro año no estaré o no estarás, voy a bailar mucho, quizás mañana, no consigo mis calmantes y no pueda hacerlo, o tú que sufres de tensión te de un patatús por no tener las pastillas, esta navidad parece más bien de despedidas. Comer mucho porque quien sabe si mañana podremos, y así vivimos.

Te cuento ahora nos abrazamos más, por el miedo a perdernos. Ahora vivimos con una eterna incertidumbre, puede ser que solo sea mi situación, no lo sé, cada quien lleva este drama como puede.

La resiliencia ha sido mi arma más certera para combatir esto que nos pasa, pero ¿en qué momento caeré rendida y no me podré levantar? No lo sé, no sé nada Jesús.

He regalado juguetes, me adelanté y ver sus caritas felices alivia, pero sabiendo que eso no alimenta, que si doy comida solo será un día y ¿después qué? No quiero soluciones para aliviar alma, para sentirme bien un ratito, no me gustan solo los paños calientes, quiero mejores políticas, quiero un país de libertades, quiero niños alimentados, vestidos y con zapatos… ¡Dios mío no quiero soluciones de medio pelo, comida para hoy y hambre para mañana¡

Este vivir en populismo solo hace personas flojas y falta de ética, fracasadas, vividoras y sin dignidad.

Jesús perdona, no quiero hacer mi carta un muro de lamentaciones. Quiero agradecerte por todos los días, sobre todo: por ese día que he decidido claudicar y me has enviado a alguien a levantarme, el día que no he tenido que comer y una mano amiga ha venido a mí, el día que no he tenido con que arroparme me has enviado cobijo. Hago lo que haces conmigo, creo que así puedo al menos pagarte un poco del amor que me das.

¿Que puedo pedir Jesús que no me lo hayas regalado en tus palabras, tú no eres navidad, no eres una época del año, tú eres don, vida y enseñanzas, que si logramos entenderlas y las practicamos nuestra vida sería mejor.

Este año se me ha hecho difícil escribirte esta carta. Escribí y borré, escribí y borré y así…

Solo tú sabes lo que se queda en mi alma.

Querido Jesús, si no fuera por tus enseñanzas, quizás no estaría escribiéndote esto.

Ayúdame a continuar…

Atentamente

Rosa María Moreno

@rosmarymoreno

Un comentario sobre "Querido niño Jesús…"

  1. Sigo disfrutando de tu hermosa manera de escribir y describir nuestra situación actual sin perder la Fe y la Esperanza, siempre optimista y muy resiliente. Gracias mi estimada Rosa María por compartir tan bello mensaje y deseo de todo corazón que en esta Navidad veas realizados todos tus deseos. Recibe un caluroso abrazo deseando mucha Salud, Alegría y Felicidad para ti y para todos tus seres queridos. Muchas Bendiciones.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s