Te amo infancia.

Te amo, infancia, te amo,
porque aún me guardas un césped con cabras,
tardes con cielos de cometas
y racimos de frutos en los pasados ramajes.

Te amo, infancia, te amo
porque me regalas la lluvia
que hace crecer los riachuelos de mi aldea,
porque le diste a mis ojos un arcoiris sobre las colinas.

¿Aún existen los naranjos
que plantó mi padre en el patio de la casa,
el horno donde mi madre hacía el pan
y doradas roscas con azúcar y canela?

¿Recuerdas nuestro perro que jugando
me mordía las piernas y las manos?
Nacían puntos de sangre, un pequeño dolor,
pero todo pasaba pronto con el sabor de las guayabas,

Te amo, infancia, te amo
porque eras pobre como un juguete campesino,
porque traías los Reyes Magos por la ventana.

Un día llevaste a la puerta de mi casa
un hombre de barba que hacía bailar un oso a golpes de
tambor,
y otro día le dijiste a mi padre que me regalara un asno
negro.

¿Recuerdas que tú y yo lo bañábamos en el río?
¿Recuerdas que había una penumbra de bambú y helecho?

Te amo, infancia, te amo
porque me ponías triste cuando estaba enfermo,
cuando mi madre me hablaba de su tierra lejana.

¿Recuerdas? Una vez me mostraste un eclipse a las diez de
la mañana
y las aves volvieron a dormir.

¿Existe aún aquel niño sin parientes
que un día bajó de la montaña
y me pidió el pan que yo comía en la plaza de la aldea?

Te amo, infancia, te amo
porque me regalaste mi aldea con su torre,
y sus días de fiesta con toros y jinetes y cintas
y globos de papel y guitarras campesinas
que encendían las primeras estrellas más allá de los árboles.

Te amo, infancia, te amo
porque te recuerdo a cada instante,
en el comienzo del día y en la caída de la noche,
en el sabor del pan,
en el juego de mis hijos,
en las horas duras de mis pasos,
en la lejanía de mi madre
que está hecha a tu imagen y semejanza
en la proximidad de mis huesos.

Vicente Gerbasi

Poeta Venezolano

Navidad

Hoy es un día esperado por muchos e indiferente para otros según el estado emocional de cada uno, en lo que a mi respecta, siento que debemos respetar decisiones, quien desee reunirse en familia que lo haga, quien necesite estar en soledad también puede hacerlo. Cada ser humano siente a su manera estas fechas.

En esta Navidad mi deseo es conectarme con los que no pueden o por último no quieren conectarse con el carrito del “jo jo jo jo”. Me quiero conectar con los que se están separando o decidieron esperar que pasen las fiestas para tomar la decisión. Con los enfermos, los que la pasarán estos días en las clínicas, hospitales o asilos, los que estarán solos, los que por alguna razón, al igual que yo no van a poder comprar regalos a cada uno de sus hijos y familiares porque la economía no esta en un buen momento y los que vivimos esa experiencia sabemos como duele. Particularmente creo que el mejor regalo para los seres queridos es el amor que les brindemos los 365 días del año.

Como les decía, me quiero conectar con los que están tristes por la razón que sea, con los que viven o vivirán un duelo en estos días, con los cesantes, con los que este año han sufrido pérdidas materiales injustamente y sienten que no hay nada que celebrar.

Para mí este año es sólo un abrazo de los que amo, un beso a los hijos y el milagro de poder sentir amor.

Para todos los que no pueden tener el privilegio de poder sentir en su corazón, les deseo que la inocencia, pureza y sencillez de ese niño que nace, nos abrace a todos con su luz, y nos de toda la paz que necesitamos, que fluyan las emociones a sacarlas afuera.

Si hay que llorar se llora, si hay que pedir compañía se pide y que nadie ojala lo pase sólo, pero si es su decisión que se respete sin juzgar.

Sé que se me olvida saludar a mucha gente, incluso a ellos, a los olvidados, a los viejos, a los niños abandonados (en especial a ese angelito que me tocó brindar auxilio y que felizmente está a buen cuidado) a todos les deseo desde la humildad de mi corazón, una buena preparación para una navidad distinta, que no sea el fin, una mesa llena de manjares y mejores bebidas, que sea motivo de reflexión, de calma, de unión, de reencuentro con el propio ser de cada uno y a los que se sienten solos, les tiendo mi mano a distancia, que nadie se quede sin sentir amor..

Los Bendigo infinitamente a todos.

Feliz Navidad.

Ana Monica Fernandez.

547457_583637015040869_1763933641_n.jpg

 

Hermosa Carta de Ana Monica que salió hoy en mis recuerdos de Facebook y que son letras interesantes de compartir porque dicen mucho de lo que quisiera decir en este dia, le agregaría que les deseo a todos esas personas que han emigrado y a los que nos hemos quedado, mucha fuerza y voluntad, ánimos. Que tengan un bonito día en familia. Los quiero.

PD: A todos los que están fuera de este caos país que pasen unas lindas y animadas navidades, bailen, disfruten y hagan todo lo que deben hacer, hace unos cuantos años yo ni medianamente sabía que me esperaba y no supe recibir con amor todo lo entregado. Hoy doy gracias por todos aquellos bellos momentos que no supe aprovechar.

Atentamente

Rosa Maria Moreno-