Penumbras.

Casi finaliza Agosto, amanece, se respira y se agradece. Como puedo me levanto en las penumbras de este día que apenas clarea, tanteando porque aún está oscuro, camino por la casa prendiendo los bombillos que aún quedan (que ya no son muchos) con los apagones  y la inestabilidad de la luz se han quemado casi todos y están bastantes costosos, al parecer se ha vuelto lujo comprarlos, porque o compras los bombillos o comes.

Penumbras, así vivo desde algunos meses, aprovechando el día para hacer todo lo necesario antes que oscurezca, soy cegata, así que la oscuridad ya comienza a ser mi amiga y me ando muy bien en ella, acostumbrándome a dónde están las cosas, tengo Glaucoma y ahora sin mis gotas, porque no hay , y si las consigo no las puedo costear. Hace rato que no coloco en mis ojos la gotita de todos los días. Me asusta la idea que me suba la tensión del ojo y me dañe la poca vista que me queda, pero en la vida a veces no hay opciones, y en este momento no las tengo,  entonces soy quien le ordena a mis ojos que sanen, que no desmejoren, que me sigan acompañando para poder leer y escribirles.

Y este mes ha sido tambaleante, no les niego que estoy asustada, pero lo he sobrellevado bien,  hasta tembló, pero yo batía unas panquecas  y no lo sentí, solo vi como sonaba la ventana de la cocina y le puse la mano para parar el sonido, mientras en los cuartos salían gritando que la cama se les  movió y que las paredes temblaron.

Tembló también en la economía de mi país y sigue temblando en nuestras vidas, futuro incierto, mis coterráneos siguen saliendo en borbotones de mi país y muchos a pie, algunos “regresan” otros pues siguen pasando penurias, casi ahogado por los ríos, hay inundaciones en gran parte de nuestro país, Ciudad Bolívar, Amazonas, Apure y zonas aledañas. La naturaleza también nos doblega.

Es raro que acá nada tenga concordancia, algunos hacen compras nerviosas, otros se alegran por los bonos, otros dicen que todo cambiará para bien, lo cierto es que se nos obliga a carnetizarnos, porque los que no tengamos carnet pues simplemente dejaremos de existir para el estado. Simplemente tomé una decisión y es que mi dignidad no se negocia, es una decisión que por supuesto traerá las consecuencia de no existir, pero no he luchado tanto para morir en la orilla, respeto eso si, a quien lo haga, el humano desde que el mundo es mundo vino a ser un sobreviviente. Así que no los juzgo.

Decidir quedarse en el barco, decidir seguir escribiendo esta bitácora hasta que se pueda, sigo viviendo, dándome mis gustos de vez en cuando , se trabaja mucho y se brega más para poder acceder  a las cosas más necesarias, he tenido ayuda y eso se agradece, sin esas personas no habría podido continuar, a ellas gracias por estar.

Agosto vino con todo… Septiembre quien sabe que traerá… noticias abundantes, Venezuela es un país muy noticioso, quisiera que fueran buenas pero hasta ahora hasta la naturaleza ha puesto su granito de arena.

Pido disculpas a todo aquel que me lee de otras naciones por los Venezolanos que no han sabido agradecer el hospedaje y la buena voluntad, pero también pido respeto y comprensión para los que hoy emigran y son gente buena, estudiada y preparada y que solo busca una mejor opción para vivir. Ayuda , comprensión y por favor no dejen que la xenofobia arruine a más personas, solo van a buscar un mejor futuro y si sé que algunos no merecen oportunidad por su proceder , pero todos no somos así y Venezuela ha sido receptora de mucha gente de todos los países que vinieron acá a hacer vida, con quienes compartimos a diario desde que tengo uso de razón, el mercadito de los chinos, la zapatería y la tiendita del árabe, el negocito del colombiano dónde venden las verduras o la ropa interior, la panadería  y la carnicería del portugués, el restaurant del español  donde se come rico y pare de contar. Nosotros les hemos dado cabida a peruanos, a ecuatorianos a chilenos, hemos compartido con tantos, en mi vida recuerdo a el árabe que llegaba con las sábanas y mercancía a casa y nosotros con café y charla recibíamos, no eran solo el que nos vendían las cosas, eran y siguen siendo nuestros amigos y mira que tengo 48 años y crecí viéndolos , ya muchos no viven en Venezuela, se han ido, como todos aquellos que un día nos acompañaron, ojalá reciban con agrado a los venezolanos como ellos fueron recibidos en su día.

Les pido presten ayuda a los inmigrantes, nosotros no estamos acostumbrados, apenas estamos aprendiendo a llevar tanganazos de la vida. Éramos un país inocentemente feliz  y que no teníamos ni idea de eso que nos está sucediendo, me llaman dramática muchas veces por contar las cosas como las siento. Pero lo que no se dice se queda atragantado y enferma.

Esta es mi bitácora de Agosto… en penumbras seguimos y cuando llega cada día, agradezco la luz, porque solo aquel que no tiene las cosas se da cuenta de lo importante que son. Solo aquel a quien le falta algo se da cuenta lo que algún día le sobró.

Gracias, seguimos en esta sombra entre la Luz y la Oscuridad… Penumbras.

 

“Me gustan las personas que son como calles donde se camina en libertad, sin miedo, aunque no haya luz en los faroles.”  Se lo leí a Arena.

Gracias mis farolitos

 

 

4 comentarios sobre “Penumbras.

  1. Rosa María, me duele todo lo que cuentas. Tienes una forma directa, entretenida y veraz para narrar los dolorosos días que están viviendo. En alguna parte hay un sol esperando, la oscuridad no es eterna; nada lo es. Sigues en el barco y nadie podría agorar cuántas tempestades habrá de capear, antes de navegar en aguas calmas; que se mantenga a flote por ahora, es importante.
    Vivo al comienzo de la zona sur, en Chile, y para los que vivimos en estas regiones de clima más frío, ha sido toda una novedad la llegada de inmigrantes provenientes de países tropicales. ¿Cuánto sufrirán a causa de ello? Me lo pregunto siempre. Debe ser muy duro; primero decidirse a emigrar, y luego, afrontar las inevitables diferencias.
    Rosa María recibe todo mi afecto, si de algo te sirve. ¡Aplaudo tu valentía de permanecer y de mantener abierta esta ventana donde ventilar y compartir tus día a día!
    ¡Un gran abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Espero no sea eterna, espero que la tormenta amaine, muchos debemos quedarnos, y si es duro emigrar ya tengo mucha familia y amigos fuera y si pasan necesidades y no están acostumbrado al frío, algunos han corrido con suerte y gente muy buena que les ha dado apoyo, otros al contrario han tenido inconvenientes por ejemplo en Perú por la xenofobia y hasta en Colombia. Es duro , no cuento ni la mitad de lo que nos sucede, Comparto un poco para que gente como usted riegue la voz de que efectivamente muchos venezolanos somos gente buena, educada y con buenos sentimientos. agradezco sobre todo a los Chilenos por ser tan consecuentes. Recibo ese abrazo. Y sigue conmigo. He llevado una bitacora desde hace más de 6 años en este blog de lo que nos acontece, porque lo que se escribe queda. Gracias por visitar y dejar tu comentario. Bienvenida. Besos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s