Y nos eclipsan.

A los 21 días del mes de enero, camino de nuevo hacia la Virgen de la Caridad. Como todos los años hago mi peregrinación, mi caminata en acción de gracias, sobre todo para pedirte en especial por los venezolanos, que en este momento estamos pasando por momentos críticos desde todo nivel, político, económico, de salud, y por nuestros emigrantes que pasan una situación muy complicada, sobre todo por xenofobia, maltratos, humillación y vejación.

Sabemos que hay gente mal viviente, desadaptada, pero como en todo país, no somos todos, te pido porque en Ibarra. Ecuador que es dónde se están sucediendo los tristes hechos de xenofobia, por favor paren, tengan caridad, no sigan maltratando venezolanos, entiendo su rabia, ya tienen el culpable.  Destrozar, quemar y linchar venezolanos no los hará mejores. Venezuela siempre dio entrada a los extranjeros y no sucedieron estos hechos por mucho que hicieran en nuestro país.

Hoy amanezco sin Twitter, la señal está caída. No tengo acceso a las noticias. Eclipsados para callar nuestras voces.

 

Estamos en momentos muy delicados, pido por la paz, pido por la tolerancia, pido porque en sus corazones entiendan lo que nos suceda, pido por un cambio.

Mucho que decir, tanto que sentir, mi corazón hoy irá en peregrinación. 25 kms para pedir por mi pueblo. Por la libertad tan deseada. Por nuestra salud emocional.

Bendita la esperanza que me mueve. Bendita seas María entre todas las mujeres. Perdona Madre, Mete tu mano señora por todas aquellas personas que hoy sufren. Ayuda a tus hijos.

A mis amigos del Twitter como no tengo conexión, nos leeremos cuando la señal regrese. Se les quiere bonito. Les dejo abrazos, saludos.

Amanece, se respira y se agradece.

e14143d9639ff5c067ce977354db82c3

 

Rosa María M.

Manchas el guardián.

Era temprano, serían las 6 a.m. Lo escucho ladrar, abro las puertas para ver que le sucede, sale conmigo Junior y le ladra también, no se llevaba bien con él, manchas sale en una sola carrera cuando abro la puerta a saludarme, llega con cuidado y me pone su cabeza para que lo acaricie , le hablo, lo saludo, junior con su ladrido no me deja, por eso lo meto a la casa y me quedo con manchas en la calle jugando un rato. Manchas tenía dueño, pero era más de la calle que de él, con la situación país, su dueño no tenia muchas veces que darle de comer, por lo tanto fue enflaqueciendo, algunos vecinos viendo que estaba casi desnutrido comenzamos a darle comida, el perrito era mas callejero que hogareño, no le gustaba estar adentro, me acostumbré a salir a saludarlo, el me esperaba en la calle y me recibía, empezamos a tener un lazo, no dejaba que nadie desconocido se acercara a mi puerta, tenía que tener cuidado hasta con mis alumnos cuando llegaban o se iban.

Manchas era un vigilante de mi hogar sin ser mío, era blanco con manchas negras y unos ojitos marrones oscuros preciosos, tenía una mirada linda, no era grande, era más bien mediano, delgadito, ágil, bullero, no era de raza, era muy bonito, le teníamos cariño, nadie se metía a nuestra calle, él y sus ladridos nos alertaban de día y de noche. Manchas nos unió, varios vecinos al  escucharlo chillar por algo salíamos todo a ver que le pasaba y nos quedábamos charlando.

Escuchar a manchas era salir corriendo a la ventana a ver quien andaba por allí, el perrito, la mascota de la calle, un día peleando con otro por un hueso, casi le arranca la oreja, le cayó gusano casi que inmediatamente, entre todos conseguimos los medicamentos para curarlo, y su dueño se empeñó en verlo bien, ya estaba gordo, sano. Su oreja aunque caída había cerrado, tanto que le costó a su dueño curarlo. Manchas se ganó el respeto de todos.

Como les decía el domingo en la mañana jugué por última vez con el, esa misma noche, alguien lo envenenó, mi alma llora su perdida.

Su dueño me lo trajo cargado para que lo viera, ese es otro momento que no olvidaré . Manchitas quedará guardada en el recuerdo de los que lo quisimos. Mientras estuvo fue un excelente perrito. Le agradezco que me cuidara, que cuidara de mi hogar y de los míos sin nosotros ser sus dueños, amor incondicional existe y manchita me lo demostró. Otros le daban más comida que yo, pero él dormía afuera de casa, hasta que su dueño lo llamaba a encerrarse, cosa que no le gustaba. Solo cuando estuvo enfermo daba de golpes y aruñaba la puerta para que lo metieran.

Voy a extrañar sus ladridos, su mirada y a su dueño diciéndome mira Rosa le traje comida de Caracas, va a comer sabroso, ven manchas, mira como mueve su cola. y el con su oreja tumbada venía apuradito. ¡que inocencia! Su dueño aprendió a quererlo… Manchas llegó para mostrarle el amor.

Se hizo querer, alguien seguramente con malas intenciones lo mató, no se quien pudo hacer eso con semejante animalito, quizás un mal viviente, un ladrón o alguien que simplemente no puede ser feliz con la felicidad ajena. No se puede ser tan canalla en esta vida.

Nos queda Bobby, pero a el todos le tenemos miedo, en estos días venía corriendo cuando nos vio llegar, a Rose y a mi no nos dio tiempo de entrar, pensamos que nos iba a morder, se nos iba a salir  el corazón del susto, cual es nuestra sorpresa que se le guindó a mi hija para abrazarla , él es grande, ella lo dejó abrazarla, lo acarició, yo muerta de miedo, no le estaba haciendo nada, pero un vecino asustado gritó y el asustado también salió corriendo y no ha regresado a saludarnos. El también es un buen centinela, pero de muy mala conducta. Fue él quien le arrancó un pedazo de oreja a Manchas por un hueso, Manchas era buena conducta, buen cuidador, además amable y tierno.

Hace casi un año perdí a mi Príncipe, unos cuantos años a Rocki y ahora a manchita que aunque no era mío, me consideraba su amiga. Ahora tengo 3 guardianes alados …

un homenaje a ese perrito que cuidó de mi, por el solo hecho de una caricia y un saludo en la mañana. Gracias Mancha.

Hola 2019. Seguimos.

Bienvenido 2019. Comienzos de año, continuación de vida, después de este mes navideño de darnos una pausa para “festejar” el nacimiento de Jesús, la natividad, el fin de año y la llegada de los Reyes, de disfrutar unas navidades teñidas de mucha impaciencia por un futuro, que si bien es cierto no se ve claro, necesitamos tener fe y esperanza para co-crear uno mejor, creer en nosotros mismos, esta gente socava nuestras fuerzas, ha pasado y sigue pasando de todo.

Un diciembre que pasó muy rápido, mi árbol sigue alumbrando en mi sala, siento que me quedó hermoso, quizás fue la forma que lo armé y todo lo que sucedió mientras lo hice, sentimientos brotaban, siguen a flor de piel, hice también mi nacimiento grande en la entrada de la casa, como homenaje y agradecimiento a seguir con vida, respirar y alimentarme.

Comienzo agradeciendo los regalos, el estar continuamente conmigo y con mi familia, comienzo agradeciendo la compañía, los mensajes, el apoyo incondicional, no queda más que decirles que aquí estoy para las que salgan, mientras yo pueda, por supuesto.

Son muchos los objetivos trazados y que voy a cumplir, es necesario tomar fuerzas, sigo tosiendo, la gripe ha mermado pero está latente en mi, es como una alergia, como una baja en mis defensas y ¿cómo no? cuando vislumbras cada día que el camino se te vuelve empedrado y cuesta arriba, ¿ quien dijo miedo? he llegado hasta acá, no es momento de claudicar, mucho por hacer, mucho por sentir, mucho por amar.

Sigo respirando y mira que me ha costado un mundo, los que han visto noticias y viven en este país, saben lo delicado que es enfermarse acá, y poder hacerse estudios, placas y exámenes necesarios, pero como dice Rosme lo lograremos. Es complicado sanar en un lugar donde hasta las pastillas para la fiebre son incomprables, pero bueno uno se ha vuelto “brujo” y se toma todas las hierbas que existen para la gripe y problemas respiratorios, con la mala suerte que también soy alérgica a las plantas o he hecho rechazo a ellas. Es complicado pero no imposible permanecer. Seguimos.

Bueno escribiré mientras pueda, el Internet está patético y los servicios empeoran, en muchos lugares de la zona donde vivo se han robado los cables de la telefonía por consiguiente no hay Internet. Poco a poco nos han dejado incomunicados, mientras pueda, pasaré por acá a dejarles un poco de mis vivencias, en un país agotado.

Poner empeño en lo que deseo y necesito es mi plan. Pensé que a esta edad “comenzar” sería ya pasado y solo tendría que crecer y descansar. Pero no, me toca seguir luchando para preservar lo que he logrado.

Esta semana Venezuela tiembla y no solo porque en realidad lo está haciendo, llevan más de 70 replicas en menos de 8 días, también tiembla social y políticamente, este es un país del todo contra todos, no pongo las manos al fuego ahora, solo doy el beneficio de la duda, porque de alguna manera tenemos que salir de esto, no aguantamos más.

Es necesario un cambio urgente ¡por humanidad!.

 

Feliz, prospero y productivo Año 2019. Bienvenidos todos. Estoy por twitter @rosmarymoreno donde me podrás leer a diario. Gracias por su visita. Sobre todo a mis lectores que siempre están por acá , a ellos mi agradecimiento infinito.

No olvides las 4 palabras que sanan:

Gracias,

lo siento,

perdóname,

Te amo.

 

a4c306abbb5e1925441fe036b286c9f2

Microcuento #44 by mabm — TEJIENDO LAS PALABRAS

Ella no era lo que el resto del mundo esperaba que fuera; no era un cliché. No era la mujer florero, frágil y sumisa que marcaban los cánones de la época en la que no eligió nacer. Ella era el vivo ejemplo de que cada persona es un mundo, pero tal vez el mundo no […]

a través de Microcuento #44 by mabm — TEJIENDO LAS PALABRAS

Que pase de una vez.

El corazón tamborilea
no es amor lo que siente
es desesperación, angustia
de un presente que cada día se hace y se siente más rudo
de un presente que asusta,
de un presente que duele
de un presente que roba tranquilidad.
¿esperar?
Mira el mundo.
¡Que pase de una vez!

 

Rosa María Moreno