Y mi Hei Hei se me fue…

El 6 de noviembre mi Junior no aguantó más, hicimos lo posible por mantenerlo con vida y sin dolor, todos los días venía a inyectarlo una amiga a quien le agradezco su misericordia con mi animalito, Junior se me fue, y si era un perro, era mi perro, mi amor chiquito, mi compañía, tenía 13 años conmigo. Agradezco a mi amigo Jorge que es Veterinario y que desde lejos me ayudó que sus últimos días no fueran tan dolorosos.

Estando príncipe no nos dimos cuenta de la personalidad y la bondad de Juni. No, no era un perrito genérico, poco a poco nos fuimos dando cuenta de su gran inteligencia y de lo buena compañía que era, y también que quien hacía tremenduras en casa no era él.

Mi Juni se convirtió en mi compañero siempre estaba a mi lado, mi muñeco peludo, me lo llevaba a cada rato por delante, el ciego y yo cegata se podrán imaginar, siempre en silencio, siempre allí con su cariño, siempre cuidándome, el sabía que necesitaba y siempre me avisaba de todo con su nariz, iba y me tocaba, si tenía hambre, si quería salir, todo en silencio. Después del escándalo que era príncipe llegó la tranquilidad de Juni.

Él siempre fue muy feliz.

Escribir de él duele, la verdad no he podido superar su despedida, que animalito tan noble, tan bello, tan empático. Lo amé mucho más de lo que me imaginaba.

Si yo quería bailar lo agarraba, lo abrazaba y bailaba con él, el se dejaba apurruñar. Si me sentía sola lo abrazaba y el se quedaba quietecito, en las mañanas le dedicaba su rato, a acicalarlo, a limpiarle sus ojitos, a ponerlo a tomar agua, a ayudarlo a todo, últimamente necesitaba de nosotros, me dolía la espalda, pero lo volvería a hacer.

Sus últimas vacaciones.

Dije que no estaba preparada, aunque sabía que eso era lo mejor para él, a veces somos egoístas, él necesitaba descansar.

A ti mi homenaje mi querido y amado compañerito. Te amé quizás hasta más que a Príncipe. Quizás porque tú eras mío, yo te traje a esta casa hace 13 años cuando estabas bajo un paraguas llevando agua, y le dije me lo llevo aunque no esté destetado, desde allí comenzó nuestra aventura juntos. Que lástima que tuviste que irte, te voy a extrañar.

Mi amado Junior