14 de Febrero. Amor y amistad.

Es un 14 de febrero para celebrar vida. A muchos nos ha costado llegar hasta acá, hemos tenido perdidas, desencuentros, y la pandemia nos alejó mucho con bastante, nos ha quitado el abrazo en la calle con los amigos, el arrumaco y los besos de encuentro, algunos ahora somos más precavidos. Aquel a quien no le haya cambiado la vida, lo felicito, esto ha sido un aprendizaje rudo para algunos, ahora deberíamos tener claro nuestros amores. Quien estuvo, quien está y quien se quedó.

El amor como medio de encuentro, el amor como solución, el amor como esperanza en un mundo tuerto, el amor porque sí, porque es un salvador.

Querernos, por sobre todas las cosas, salva, levanta y ayuda a continuar. El amor como soga, el amor como encuentro, el amor como música, el amor como sueño, el amor como esperanza, el amor como alimento. No concibo la vida sin el amor, que bonito sentimiento.

El amor no es una moda, ni un día especial, se nota, se siente.

Hoy te agradezco AMOR por estar en mi vida. Gracias Familia. Si no fuera por el amor de mi familia, amigos y esos ángeles que me acompañan no tendría fuerza para continuar, en Venezuela solo queda amarnos para seguir, es lo que nos da fortalezas, ayudarnos unos con otros, el hecho que te ayuden a cargar la cruz es bastante para entender que el amor existe y que es el sentimiento que nos ayuda a continuar. Entender esto es parte del crecimiento. El amor por el otro, el amor mueve, el amor levanta, el amor …

Solo me queda decirles a todos los que cada día me acompañan GRACIAS TOTALES por tanto AMOR.

Feliz día corazones valientes, diría un gran amigo. Se les quiere. Pasen un bonito día. Les regalo un abrazo apretado y unas palabras: ” Tu puedes, siempre puedes”

Y entonces 2021

Febrero 2021, Hola, los tenía abandonados, espero estén bien, han sido días con perdidas invaluables. Un abrazo para ti que me lees, que te mantengas sano, productivo y feliz.

El período 2020-2021 bastante extremo en todos los sentidos. Periodo de aprendizaje rudo. Seguir, cambiar lo que se tenga que cambiar, es la meta. De Venezuela, es poco lo que tengo que decirles, que ya no sepan, seguimos estancados, adormecidos y al parecer esperanza se escondió.

Abro mi ventana cada mañana, la de la cocina, para ver mi jardín, desde allí diariamente agradezco, porque desde mi cuarto dónde veía árboles, loros, cielo, luna, ya no veo nada, en mi patio mis vecinos han construido una pared de más de 6 metros que me tapó cualquier visualización. Extraño mi vista. Todo cambia, y algunas cosas, aunque no nos gusten, para bien, resulta que ahora dicen que estoy más protegida, soy claustrofóbica, estoy aprendiendo a vivir con esa gran pared allí, la casa está ahora más fresca y más oscura también.

Ahora tengo la compañía de una hermosa gatita que solo me visita pues ella tiene un hogar, llegó a casa poco después que perdiera a mi hey hey, y viene de a ratos, sobre todo en la mañana, se ha ganado un lugar en este hogar que no estaba acostumbrado a mininos, ella ha hecho menos ruda las ausencias, cuando tenga mejores condiciones y esté preparada, buscaré otro perrito, mientras Misu me hace compañía.

Misu la gatita vecina.

Enero ha sido rudo, de igual forma, uno siempre encuentra la manera de seguir adelante, he hecho cosas que tenía pendientes, hasta senderismo, por estos lugares hermosos de mi pueblo, ya que no he podido viajar por ausencia de gasolina, efectivo, virus y cuarentena, pues hay que hacer algo para no agobiarse.

Monumento Aristides Rojas. Los Morros de San Juan.

Todo está raro. Han pasado cosas, el mundo de cabeza, la gente sin saber que hacer, confusión, hay que seguir, no queda de otra.

Agradezcamos cada día, tratemos en lo posible de aprender de las lecciones que se nos muestran. Sé qué no es fácil, pero quizás no nos quede tanto tiempo…

Veré que cosas nuevas puedo traer por acá y cambiar un poquito el rumbo de este blog.

Igual siempre seguiré contando un poco las vivencias de un país en ruinas… Mientras pueda.

Saludos y muchas gracias.