Y algo me despertó.


Y algo me despertó

No sé, ni tengo idea que hago despierta a esta hora, hace rato que cambié mi horario de despertar, y ya no madrugo tanto. Las redes son ahora mi enlace para estar informada y leer un poco de todo en mis ratos libres, es mucho lo que hay que trabajar o “inventar” para sobrevivir en este país.

Hace un momento sentía mis sábanas, mi cama, mi colchón, mi ropa de dormir y di gracias saben, llevo días quejándome de que no compro ropa hace muchos años, que los zapatos ya no están tan buenos y que aquella manía de comprar ropa para dormir se acabó, pero menos mal lo hice, porque todavía queda algo de aquellas locuras de compras de las que todos se reían. hace mucho rato no visito un centro comercial, mis compras ahora radican a lo más cercano, a donde puedo movilizarme a pie, o hasta dónde me alcance el efectivo. Pero a lo que iba, sentí mi camita, el frío de mis sábanas, porque al menos volví a arreglar mi aire, sentir compañía, que no estoy sola, que mis familiares más cercanos continúan vivos, y recordar que muchos de mis amigos queridos se han marchado dejando un hueco muy grande en mi corazón,

Estoy de luto, de duelo, por mis amigos, sinceramente, no sé porque etapa voy, Aceptación será… Algunos los extraño muchísimo más porque conversábamos casi todos los días, un ratito, o en su defecto me dejaban un mensaje, Ramón, Jaime, se siente la soledad de su ausencia. Amigos que me enseñaron tanto, mi viejito Jaime, caramba, como te extraño viejo, nuestras conversas en las tardes tomándonos una taza de café, perdóname por llenarte de expectativas, de que todo iba a estar bien, pero era para que no te deprimieras tan solo, Nos hicimos compañía, aunque tu pensaras que nosotros te la estábamos haciendo a ti. Gracias Jaime por estar y enseñarnos tantas cosas viejo.

Ramón Gracias por todo, por tu amor incalculable, por tu compañía diaria, por compartir el gusto por el ajedrez y la fotografía, Por enviarme cosas desde dónde vivías, una fotografía fue lo que me quedó, hecha por tus manos con cariño para mi. No te olvidaré “Tucupido”. Mi familia y yo te aprendimos a querer muchísimo,. Estas redes cuando son bien utilizadas te dejan unos amigos extraordinarios. Unos virtuales, otros muy reales. A Ramón no lo pude abrazar, a mi viejo Jaime si. Grandes amigos, a ellos le rindo atributo en esta madrugada. No sé quien de ellos me despertó, pero bienvenidos siempre, porque en este corazón estarán siempre presente, dejaron huellas imborrables. Gracias.

Gracias doy, claro que si… Antes los zapatos no eran tan importantes para mi, hice fiestas hasta de quince años y era la anfitriona de casi 100 personas y jamás se dieron cuenta hasta el final que casi al comienzo me quité los zapatos, No soy dada al uso de zapatos, india me llaman, ahora tengo un estrés porque no puedo comprarlos, porque he tenido el dinero, pero es más importante la alimentación, pero es como la propaganda que hacían hace uno años, muchos años atrás, de una aseguradora, que decía algo así: es mejor tenerlos y no necesitarlos que necesitarlos y no tenerlos. He comprendido muchas cosas: ” El hábito no hace al monje” pero el monje necesita su hábito. Fíjense como las crisis cambian nuestras perspectivas de vida a veces para mejor.

Tengo mucho que agradecer, porque lo más importante mi familia está a mi lado, estamos vivos, juntos, viviendo todo esto, pero en equipo, ayudándonos mutuamente y eso vale oro, es agradable saber que están allí, es agradable sentir que tanta gente te quiere, es agradable sentir que tu vida no está vacía, es agradable sentir como ese granito de amor se ha hecho tan grande que no puedo, ni debo quejarme.

Conchale Vale, Gracias a TODOS. Estoy VIVA, hoy puedo decirles, gracias. Si mañana me voy, pues quiero irme dejando un estero de agradecimiento en mi camino, perdón si alguna vez a ti que me lees, te hice daño, no fue mi intención, lo siento mucho, he crecido, he aprendido y trataré en la medida de lo posible de no volver a cometer tantos errores, he limpiado mi vida y he resarcido cualquier cosa que pude haber dañado, a quien no le he pedido disculpas, ahora es el momento.

Abran su vida, sonrían y den gracias. Si, todo ahora está muy complicado, pero hasta el vaso con agua que bebo lo agradezco, no pierdas tu vida en rencillas, en odios, ve limpiando tu camino, es hora, sigue luchando por tus sueños, a pesar de todo, vive como si hoy fuera tu último día, abraza mucho a los tuyos cada vez que los veas, como si mañana no los fueras a ver. hoy estamos mañana no sabemos.

Mi viejito Jaime me trajo chocolates de México, a Rose y a Tom, me los comí enseguida conversando con él, no lo olvidaré jamás, el era reacio para dar algo, pero aprendió, llegó rozagante, revitalizado, gordito y elegante. Estaba perfumado, llegó a su casa y dejó, más bien tiró las maletas y corrió a la nuestra, tenía un año que no nos veía, nos abrazó tanto, y hablamos por horas, nos agarró la noche, tomamos café y nos reímos y nos volvimos a abrazar, que alegría cuando lo sentimos en la puerta y vimos que era él que regresaba, Jamás me imaginé que vino a despedirse, muchos no lo querían, es cierto no era monedita de oro, era huraño y vivía solo, al final murió acompañado con otras personas como el quería, no se fue solo y su miedo no se cumplió, así que meta cumplida. nosotros recibimos de él lo mejor, conocimos el hombre bueno, amable y generoso, nos dimos la oportunidad y nos amaba. Vino a despedirse digo yo, a los pocos días murió, enfermó, estaba mayor, aunque no se le notaba, no pensé estaba tan mal, le dio Covid y todo fue muy rápido. Poquitos días a su regreso falleció. Tenía muchos defectos, yo también, así y todo, nos llevamos perfecto, lo acepté como era y él a mi.

Entró a nuestra vida en momentos difíciles, fue de gran ayuda, compartimos alimentos y café sobre todo. Charlas amenas, noches de cenas, almuerzos con mayonesa, porque le gustaba. Gracias Jaime, me dejaste una gran enseñanza, quizás no todo lo que brilla es oro, pero todos tenemos mucho que ofrecer y tu nos diste lo mejor, yo conocí el buen hombre que había en ti y tu nos diste un amor de abuelo, de padre.

Esta es mi despedida viejo. Aceptar lo bueno y desearte un buen descanso y que todas las cosas malas que hiciste sean olvidadas, porque uno comete errores, pero si antes de morir cambia, es mucho lo que se lleva, tenías miedo , rezabas mucho y pedías perdón, Viejo fuiste perdonado, porque limpiaste tu vida e hiciste una obra maravillosa, llegaste a nuestras vidas para enseñarnos, a entender al otro. No somos iguales, pero podemos llevarnos bien si queremos, y darnos oportunidades de entendimiento y amor.

Este escrito es para ti. Creo que fuiste tú quien hoy me despertó. Gracias por darme la oportunidad de contar lo que por ti sentimos además de mi agradecimiento. Te lo dije ese día que llegaste, te abracé super fuerte, pude despedirme de ti. Aunque no regresaras en esa ambulancia, desde mi casa te di mi adiós. Tu sabes que te quisimos un mundo. Adiós mi Viejo. Adiós Ramón quizás en otras vidas nos conozcamos, también fuiste importante en mi crecimiento como persona.

Conozco la amistad, lo sigo diciendo, creo en el ser humano y en sus virtudes. Todos tenemos monstruos, pero también tenemos luz. Gracias por regalarme un poco de la suya. Los quiero.

Gracias…

Mis monstruos a veces se despiertan muy temprano.

11 comentarios sobre “Y algo me despertó.

    1. ¡Oye que bonito! Gracias Carlos,lo hago de corazón, de verdad creo en la amistad, en las personas y en la humanidad aunque siempre me de mis tropezones hay gente que vale la pena. Además con todo lo que está sucediendo es bueno siempre dejar en claro los sentimientos y que mejor manera que dejarlos por escrito. Escribe que algo queda. A veces en la oscuridad de la madrugada se siente un poco más y escribir relaja, hay cosas que si no se dicen explotan en el pecho y yo estoy muy triste, pero aceptando la desaparición forzada de muchos amigos. Ahora si toca hacer eso del desapego, pero no le digas a nadie que me cuesta un chorro jajaja… Te abrazo y te agradezco las palabras. Besazo pa´ti.

      Me gusta

  1. Hace dos años salí de Venezuela por los motivos hartos conocidos. Un hijo en Portugal, otro en Argentina y otro en Chile donde resido actualmente. Me da una gran satisfacción leerte y concuerdo contigo en lo referente a la amistad. Un relato conmovedor que dé alguna manera estamos ligados a esas experiencias. Mis saludos. Disfruté leerte gracias a mi gran amigo Carlos. Un gran abrazo
    Manuel Angel

    Le gusta a 1 persona

    1. Bienvenido, entiendo el sentimiento, también tengo mucha gente que quiero lejos, gracias por visitar mi blog, está a la orden y disculpa el reguero, es que acá es que vengo a soltar mis monstritos, Esas cosas que sientes y no hayas como contarlas sin parecer tóxica, no es queja es sentimiento sincero y sabes a lo que me refiero. Gracias miles por tus palabras y por contarme tu experiencia. Te abrazo fuerte. Cuando quieras pues pasa por este rinconcito. Abrazos grandes y fuertes.

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola! Te ví en el blog de Carlos, La Estaca Clavada. Siento mucho la pérdida de tu amigo, igual tuve un amigo así, cuando se fue deseé que el tiempo regresara para seguirlo disfrutando. Te mando un abrazo, son tiempos difíciles, más para ustedes, deseo pronto haya cosas mejores. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Ana, Bienvenida. Muchas gracias, son tantas las perdidas, son tantos los duelos, recibo ese abrazo y te envío otro sin distancias. Gracias por el apoyo y venir hasta acá a dejar tu mensaje, que bonito. Deseo que tu deseo se haga realidad. Amén.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s