Julio,agosto,septiembre…Octubre. Los días pasan. 2021


Entre apagones nos vemos, vengo a dar muestras de vida, seguimos, de alguna manera lo hacemos, el último apagón me quemó todas las pantallas de casa, desde las de las computadoras, hasta los televisores, bombillos que había recién comprado, me apagó hasta un oído de un dolor de cabeza que me dio, la verdad no me acostumbro a esta situación, la ansiedad y la preocupación corroen, si bien es cierto. no me he querido ir y ahora aunque pudiera, no lo haría, mi decisión es quedarme con mis padres y familia.

Venezuela no está mejor, nada funciona como es debido, si hay muchas tiendas nuevas, si hay muchos «emprendimientos» y sí, la gente tiene y debe seguir viviendo, cabe recordar que muchos en este país recibimos ayuda, por lo tanto, se nota en las calles, en los negocios, y por supuesto en la caratula del país.

Pero… Benditos peros, la luz se va a cada rato y hace poco, un mes o algo, tuvimos más de 4 días de apagón, el agua llega cada 15 días, la bombona cada dos meses y hasta más, debemos tratar que nos dure y estirarla lo más que pueda. En el apagón no tenía gas, por lo tanto tenía que esperar que llegara la luz o pedir favores para cocinar, el estrés de esos días no me ayudó, mi inteligencia emocional no llega hasta tanto.

Las colas para gasolina son hasta de 4 días, y nuestra vida se resume en esperar, quizás me dirán: Pueden protestar, pues si, quizás podríamos y nos meterían un tiro en la cabeza, y se acabó la protesta. Otrora la gente se molestaba que estuviéramos en la calle, mientras ellos se iban de vacaciones, nosotros permanecimos protestando, muchos dejaron la vida en esas protestas y aún hoy día no tienen justicia, la mayoría de los que querían esta revolución hacen vida en otro país y nos dejaron con su legado. «Agradecida por tan loable labor». Quisiera que no estuviéramos tan mansos, pero cómo le pides a otro que arriesgue lo que tu no arriesgas. Desde un teclado, desde otro país, esperas… No es fácil.

Acá hay que moverse, hay que trabajar, hay que buscar el sustento día con día, no tenemos tiempo ni de pensar, esta gente nos roba hasta las ganas, nos mantiene cansados, extenuados, enfermos, de tanta desidia. Contar solo para expresar, realmente no sirve de nada quejarse, ni decir que sucede, porque cada quien tiene una visión diferente. La mía es como la del venezolano de a pie que decidió quedarse y trabajar por lo que le queda, no es cuestión de valentía, ni de mucho menos, cada quien toma decisiones, quedarme fue la mía, aún así tengo derecho a expresar lo que siento y pienso de esta situación.

Venezuela es una cajita de sorpresas y vivo en ella. Bien es cierto que se consigue DE TODO, a unos precios de boutique, el turismo es para extranjeros, a nosotros se nos hace complicado movernos de un estado a otro, porque nos están regulando la gasolina por días y por litros, imposible viajar sino te calas un montón de días de colas y es por números. Es complicadisimo moverte en este país sino tienes dolares y aún así en el interior también debes hacer cola por la gasolina dolarizada.

Todo está dolarizado, y si no ganamos en dolares hace que se nos haga cuesta arriba vivir, si compras comida, no compras ropa, si compras ropa no puedes comprar zapatos, es un escoger diario, es un priorizar diario. Hay que ser muy resiliente para vivir aquí, o muy vivo, o muy enchufado…

Hoy me tambaleo, estar enferma del oído es tremendamente fastidioso, sordera, inflamación, dolor, tínitus, dolor… dolor… dolor, ahora mareo y como que si no tuviera alma en el cuerpo, he engordado más de 15 kilos por tratamientos que me han puesto, esteroídes y otros, estoy super hinchada, ahora la pregunta de todo los días es ¿Porqué estás tan gorda? Bendito sea Dios, la gente y sus manías de belleza, uno luchando con un dolor y ellos hablando de peso. Que si me como la comida de mi familia: Rose y Tom son delgaditos, su contextura es así, comemos igual pero ellos no engordan. La gente y sus burlas, la gente y sus traumas, la gente y sus carencias. Véanse su trasero y dejen de ver el ajeno. A mi la gente me parece bonita, sin traumas, me gustan las personas, no las peso cuando las veo, las abrazo y siempre les digo los lindas que están para mi, porque así es… Me gusta el ser humano como es.

Entre situación país, la gente y traumas, sigo. Esta vez estoy preparada, lo único que necesito es dinero para comprar ropita XL, aceptar, mientras procuro bajar este peso que me agobia, pero por columna. Estoy más pequeña, mis huesos se han descalcificado más de lo debido, preocupante si , pero se toman las medidas necesarias, ahora soy más pequeña y regordeta. Vaya que la vida es una tómbola.

Quieranse y cuídense, todo lo que pasa a nuestro alrededor afecta aunque no nos demos cuenta. Tomen mucha agua y vivan que la vida es una sola y dura poquítico.

Se les quiere. Me disculpan el chaparrón tan temprano, pero de alguna manera tenía que drenar y para eso existe este blog que por algo se llama: Rosa María y sus Monstruos…

Gracias por estar.

4 comentarios sobre “Julio,agosto,septiembre…Octubre. Los días pasan. 2021

  1. Pongo me gusta pero claro que no me gusta. Quisiera que tu situación y la de la gente valiente de tu país fuera distinta y que tus monstruos ya no lo sean tanto. No me puedo imaginar por lo que están pasando, me da miedo porque sé que al menos en algunas partes de nuestra América no estamos exentos. Lo siento mucho. Cuídate.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Ana, han pasado años y seguimos viviendo cosas, esto es un tobogán de emociones y situaciones, quizás nos ha faltado coraje para defender lo nuestro y no dejar que llegáramos hasta aquí, quizás quienes dicen ayudarnos no lo hacen y todo se va en simple «negociación» exhortacion, pliegos, comunicados y documentos, Es rudo, no quiero que nadie más pase por esto pero parte de América quiere vivirlo. Mis monstruos nacieron hace más de 20 años, ya están grandecitos, he tenido que aprender a vivir con ellos. Un abrazo grande y cuídate tu también. Gracias por leerme y abrazarme.

      Le gusta a 1 persona

  2. Comprendo. El pueblo no tiene la culpa, cantos de sirena llegan de todas partes, para mantener esclavizada a América Latina. Acá sucedió lo mismo, con connotaciones similares. Todavía me siento hunga hunga al salir de aquellos días. El reto viene encima otra vez. Nuestros jóvenes buscan otros rumbos… vino el flautista de Hamelin. Abrazos fuertes de aquí cerquita.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s