Así como en un berenjenal

Hola. Buen dia, amanece, respiro y agradezco. Así saludo en twitter, esa red social que aunque dicen es tóxica es la que me gusta para compartir a ratos y enterarme de lo que sucede en el momento, los televisores se me quemaron por los constantes apagones, y de todas formas, no vemos nada de lo que sucede, la programación es totalmente indiferente a los sucesos que acontecen a diario en este país. Así desinformados vivimos. Si no entramos a las redes sociales, en donde también hay que tener cuidado por la cantidad de noticias falsas que hay, no nos enteramos de nada.

El mes de noviembre resultó que vino empapado, pasado por agua, lleno de tormentas y lluvias, arrasó con todo lo que pudo, dejó victimas que lamentar y familias enteras sin hogar, las imágenes son desalentadoras, no sé cuando esa gente podrá recuperar lo perdido, si comprar o hacer cualquier cosa acá se vuelve como un risco al que hay que subir descalzo, difícil.

Es complicado comenzar, no me imagino quedar sin nada; lamento las perdidas humanas y de los animalitos. Muchas personas quedaron sin hogar, todo quedo sumido en barro.

Así mismo en otro lado cantan, bailan y suenan las gaitas, la navidad ya se vislumbra en anaqueles, plazas y calles de ciudades no comprometidas, se prendieron árboles, hay conciertos y pare de contar. Según aquel dijo un día «El Show debe continuar». Se acuerdan de aquella canción de Billo´s Caracas Boys que dice:

♫ Navidad que vuelve, tradición del año
Unos van alegres y otros van llorando

Hay quien tiene todo, todo lo que quiere
Y sus navidades siempre son alegres
Hay otros muy pobres que no tienen nada
Son los que prefieren que nunca llegara.♫

En eso he estado pensando en estos días y me produce una gran tristeza, bendita empatía. Quisiera seguir sin pensar en nada, pero no puedo. Se ayuda al que se puede, aún así queda un nudo en la garganta por todos aquellos que hoy se han quedado sin hogar, ponerse en su lugar no es fácil. Sea por lo que sea, perder duele. Pero la vida sigue «como siguen las cosas que no tienen mucho sentido» decía Joaquín Sabina.

Estoy recuperándome de un post Covid y de una arsenal de dexametasonas, hidrocortisonas y salbutamol, que me dejaron padeciendo de riñones, hígado y colon, estoy hinchada como sapito, ya estoy tomando medicamentos y haciendo dietas para mejorar. Posiblemente esté mejor para diciembre. Necesito deshincharme. El peso no me dejaba caminar y yo les decía a todos: el peso no duele y a mi me duele, resulta que estaba edematizada. Gracias a todos los que de mi cuidan y protegen. Gracias mis ángeles por estar. Así que como les explico, respirar, caminar y seguir, ya es bastante.

Y si, la vida es un berenjenal… «El origen de esta expresión tiene carácter rural, y hace referencia a las pequeñas pero bastante afiladas espinas que tiene la berenjena en el cáliz; lo que hace que si alguien las va a recoger y no tiene el suficiente cuidado y una conveniente protección puede salir bastante arañado y dolorido; por lo que hay que prestar atención al meterse en un berenjenal, pues en caso contrario puede tener negativas consecuencias».

Meterse en un berenjenal no es lo más agradable que puede pasar en la vida, en este momento pasamos por un berenjenal… Menos mal que su fruto es bueno y luego de recoger solo quedan algunos pinchazos y una buena cosecha.

Besos a todos y gracias.