¡Carajo… se cansa uno!

Ayer pase de un sentimiento a otro, tanto que tengo todo lo que quiero decir “atragantado”, todo esto asusta, pero que peor que morir de mengua, enfermos, sucios y desarrapados o en todo caso terminar en una cárcel por abrir la boca o protestar.

Asistí a la reunión de voluntarios por Venezuela, escuché varios casos deplorables que están sufriendo pacientes con enfermedades crónicas,  no pude menos que llorar, es injusto todo lo que acontece.

Salí de la reunión y se me ocurre pasar por una feria Agro-Industrial que montó el régimen. Me queda camino a casa, No se puede negar que derrochaba lujos, stand dónde había mucha harina de maíz y arroz por doquier, marcas que hace rato no veo en mercados, ni en las cajas del clap, el maíz que nos llega viene de otros lugares, ninguno de acá de los Llanos centrales,  ahora llega un solo paquete para un mes ¿A dónde va todo eso? Observé mucha maquinaria agrícola nueva como de paquete, claro si no la han utilizado. Observé animales hermosos, toros inmensos, cabras y chivos que si noté algunos flacos, grandes caballos, vi también unos cerdos en todo su esplendor, como se sabe la mayoría de las carnicerías están vacías y traen poca carne, si hay esa producción que dicen, debería haber carne para todos a precios accesibles y razonables, (que fue lo que no pensé mientras caminaba),  en algunos stand se preocuparon por la presencia, bien vestidos, algunas mujeres como traídas del mis Venezuela, afuera carros, camionetas, Hummer últimos modelos … Trajeron también algunos restaurantes de lujos, dónde se veían pocas personas comiendo, pero si habían, la manga de coleo estaba llena, el sitio abarrotado, música, show en vivo. En San Juan no hay sitio a dónde ir y la gente va a estos eventos, muchos caminaban, veían, no compraban, ni comían nada, se notaba algún disgusto, pero seguimos siendo respetuosos  o el miedo a que nos metan presos es más grande. Algunas quejas se oían en los pasillos de la feria, la gente preguntando ¿dónde venden esos productos?  ¿Cómo hago para comprar harina? ¿Ustedes están vendiendo eso dónde?, otros decían: cuanto tiempo sin comer arepas, y ¿Por qué no lo venden en nuestro estado, si acá se produce tanto?  Claro pocos respondían y los que lo hacían decían que era solo exposición, que no estaban en venta. Siento vergüenza. Cuántas preguntas sin respuestas.

Caminaba viendo todo, observando, saludando a quienes conocía, me acordé de la chica que dice que acá no hay ninguna emergencia humanitaria, señores si a mí me hubiesen llevado a esa feria sin ser venezolana o no estar viviendo en carne propia todo esto diría a todas luces que aquí no pasa nada, Lo que allí montaron fue un exabrupto en tiempo de crisis, es pasarle por la cara a un pueblo que no tiene que comer en su casa que acá si hay, pero ellos no quieren que lo tengas, me sentí como una simple pendeja.

Me quedaba mirando todo aquello con cara de Dios mío como se puede ser tan cínico en la vida, alguien me preguntó para que quieres ir si sabes que eso es una mentira, una ilusión,  le dije para ver con mis propios ojos, para poder hablar con convicción, para poder decir que lo vi y que no me lo contaron.

Pasé de sentir tristeza, dolor, angustia por aquellos pacientes  que se están muriendo por falta de medicinas y que nos los acababan de contar, a sentir impotencia al ver un derroche de lujos sin igual. En otra época y con un país pujante, cuando los enfermos estén bien tratados , cuando podamos comer bien en casa, estaría de acuerdo en mostrar lo que se produce y los logros, claro que sí, y disfrutaría de ellos, diría que elegancia, que bonito están los stand, la decoración, la manera de organizar el sitio, allí se respira lujo, productividad, se respira otra cosa que no es la realidad existente… la mentira en todo su esplendor. Un museo para algunos dónde solo puedes ver, pero no tocar, no acceder.  ¿Cómo se puede ser tan depravado para hacer eso en estas circunstancias? Stand de sitios médicos, los cuales utilizo y sé por experiencia propia que ni un acetaminofén te colocan porque no tienen, que tienes que llevar tus medicinas para que te las pongan, que solo hay un médico para decirte lo que tienes, pero no puede hacer nada porque allí no hay medicamentos y prestarse para esa mentira, es lesa humanidad. No puedo ni sacar cuenta del dineral que esa gente gastó en dicha feria

Tanta harina de maíz de todos los tipos y yo tuve que comprar maíz y preparar la mía porque no consigo y si consigo el precio es muy alto. En esa feria todos los estantes estaban llenos de harina, arroz, azúcar… ¿Por qué tienen a un país entero pasando tantas penurias? ¿Por qué dicen que hay bloqueo y muestran ese nivel de lujos? ¿Por qué?

¡Carajo… se cansa uno!

 

Anuncios

Por Amor.

Por amor #Estás

Por amor me alimentas

Por amor te preocupas por mi.

Por amor tocaste mi puerta para verme.

Por amor me lees.

Por amor me acompañas.

Por amor me apoyas en lo que emprendo.

Por amor me abrazas, me besas y me escuchas.

Por amor me consuelas.

Por Amor.

Se les agradece.

Feliz día del amor y de la amistad. Que el amor en sus diferentes formas vibre en ustedes, sean con los demás para que sean con ustedes, den para que reciban y sientan para que los sientan. Sean recíprocos. El amor es un regalo que merecemos

 

 

 

Piensa, piensa… piensa.

Bitácora de febrero. 2019.

Respira, agradece, abre los ojos, no amanece está muy oscuro aún, piensa… nadie la llamó en la noche, no ha caído el usurpador, respira de nuevo.

Piensa… piensa y piensa.

Ordena su vida en 5 segundos, besa a quien duerme con ella, lo agradece, no lo despierta, lo deja dormir,  junior la saca de sus pensamientos raspando la puerta y ladrando para que ella se levante, la escuchó respirar, se despereza, va al baño, se apura, durmió toda la noche, su hermana le consiguió diclofenac, la inflamación ha cedido, el dolor poco a poco también.

Mientras se lava la cara se observa al espejo, ha envejecido, es normal con la situación de ansiedad que vive, no la lleva fácil.

Piensa, piensa, piensa…

Las canas han hecho su presencia, su cabello negro tiende a blanquearse, prefiere comer que comprar tinte, no puede, aun así se siente hermosa, nunca se había querido tanto como ahora, un poco más y podrá arreglarse, se dice, abre la puerta Junior se le lanza encima, la besa, la abraza con sus patas, ella lo besa, le da la bendición y con él corriendo entre sus piernas camina hacia la cocina, un día de estos la tumbará, prende la luz de uno de los bombillos que aún le queda, con los últimos apagones se le quemaron casi todos los que había comprado, vainas de socialismo.

Bueno sigue a montar café, huele a gas, se va lo que queda de la bombona, al menos le dio tiempo de hacer café, se acabó el gas, otra preocupación, ahora a buscar a ver dónde encuentra, es complicado explicar que hay que hacer grandes colas para acceder al gas, tocará cocinar en micro de nuevo mientras, total, no hay mucha comida que hacer, sale al patio , mira al cielo está bello, sumamente estrellado, ¡que hermoso! Agradece la vista que cielo tan llenito de estrellas y tan brillante… Siente que es un buen motivo para sonreír.

Menos mal le dio tiempo de hacer café, mientras lo toma, les escribe, se pone los audífonos, coloca música, necesita escribir, necesita drenar, necesita… Necesita un momento para poder dejar escrito un poquito de lo que le sucede, se dice.

Un día más, aún no cesa la usurpación para que llegue el gobierno de transición y por fin después de mucho tiempo ; elecciones libres … No entiende porqué aún no … Si, si entiende, las cosas para que salgan bien necesitan tiempo, estrategia e inteligencia, pero la necesidad apura, la necesidad duele, la ansiedad golpea, los niños enfermos, los enfermos renales, los viejecitos, la gente Dios, ¡la gente!

Piensa, piensa, piensa y respira…

Has esperado 20 años, respira, estás más cerca ahora… ¡calma! Respira.

En estos días ha aprendido más de economía , leyes, derechos, geografía del mundo, geopolítica y pare de contar, ha aprendido más de lo que había aprendido en toda su vida en la escuela, le tocó repasar todo de nuevo y hasta conoció a Osetia del sur … vaya usted pues, el conocimiento se agradece.

Piensa, piensa, piensa…

Hay una chica que dice que no necesitan en Venezuela ayuda humanitaria, porque encontró unos sitios de comida rápida y había gente allí comiendo, sin saber que parte de lo que venden allí no es lo que era, yuca en vez de papas, la salsa más escasa, la hamburguesa de menor calidad, que necia, encontró panaderías con panes y comió doritos, de pana señorita, aquí hay sitios para todos, todavía no se derrumba por completo, hay mercados con algunos productos (inaccesibles para algunos) zapaterías, sitios de esparcimientos, por favor en qué cabeza cabe sacar estadísticas de pobreza extrema por eso…

Quien no quiere ver es ciego de su propia destrucción, la inmensa mayoría gana un sueldo ínfimo, la inflación se come lo que se gana trabajando, muchos obtienen ayuda del exterior de un familiar que trabaja mucho para que ellos puedan comprar , otros trabajan 24 por 24,  en dos y tres empleos, podría visitar los sitios que le han dejado en los comentarios en twitter y abrir los ojos. Pero ahora sé que no quiere, las ideologías, el radicalismo y la estupidez ciegan.

Venezuela tiene lugares bellos, sitios insuperables, todavía podemos recuperarla, el plan país le da una visión de ello. Ojalá que sí, se dice, quiere creer ¿por qué no?  Quiere darse una oportunidad. Tiene esperanza.

Piensa… ¿Cómo amanecerían los niños que se están muriendo por diarrea en un hospital del país? Les llegaría ayuda… ¿Los enfermos renales? ¿Los que tiene VIH? ¿Los hipertensos? Vamos que su cabeza le da vuelta, quiere responder a la necia esa, mejor sigue con lo que hace, piensa que hace mucho no sabe lo que es un café de panadería, un pan de esos, una hamburguesa, si tenemos sitios así, si hay gente que sale a comer, si hay un grupo en Venezuela que puede darse esos lujos, mientras hay otro grupo que necesita la ayuda y está en los barrios y hospitales, Dios mío de mi vida cuánto daño hace. Listo tiene que sacársela de la cabeza.

Se acuerda del pueblo que sobrevivió con maná,  a los venezolanos les ha tocado sobrevivir con arroz y lentejas.

Respeta el derecho a disentir y a pensar diferente, pero por favor no tergiversen, digan las cosas, sin la burla, de verdad, totalmente innecesaria, muestren que si existe todo eso y si tiene quien lo pueda sostener, pregunten como lo hacen. No es posible ser tan malo ¿o sí?

No hay medicinas y si las hay el costo es casi que imposible para un ciudadano común. Engañan, son viles, el mundo abrió los ojos en cuanto a Venezuela. Siente un agradecimiento profundo eso le llena su corazón… espera ese día con desespero casi, pero con esperanza y fe que ya estamos más cerca… #Seguimos

Solo piensa en esto:

Cese de usurpación (deja el coroto vale, suelta)

Gobierno de transición y

Elecciones libres.

#VenezuelaLibre.

#Gracias ciudadanos del MUNDO por apoyarnos. GRACIAS.

 

 

 

 

Solo correr.

Después de muchos días de lluvia, llegó un día soleado, después de la tempestad viene la calma dicen, pero han sido días de dolores de cabeza intensos, de ansiedad por un futuro que no premoniza nada alentador, incierto, quizás se ahoga en un vaso con agua y no ve que sigue existiendo esperanza, sus sentimientos ahora desordenados, nada funciona como debe ser, cada vez es más complicado, se siente emocionalmente cansada, tanto que físicamente empieza a flaquear. No se puede ser raíz o tronco toda la vida sin algo que le sustente, las fuerzas le agotan, el sueño como escape, las piernas pesadas …

Correr, quiere correr, sus huesos no la sostienen, le pesan, le duelen, se siente cansada. Sabe que como ella cientos, miles, millones… (algunos ya han agarrado camino, ese camino que no a todos trata bien, más necesidades, más angustias, pero  al menos llevan  la esperanza de un futuro mejor).

El cuerpo a cierta edad se vuelve autoritario y caprichoso, se levanta de madrugada, casi insomne, en esa oscuridad y piensa ¿porqué no puede dormir como los demás hasta tarde? sabe que necesita dormir, envejecerá más rápido si no lo hace, y así conversa consigo misma, cavila, abre la lapto, lee las noticias, los mensajes dejados en bandeja de la noche anterior, le da tanto miedo pensar ¿Qué hará hoy? ¿Será que le alcanzará con lo que tiene? ¿Le llegará el agua?¿ Le quedará  gas para la semana? ¿Cuántos días le quedan con comida? ¿Cuánto tiene para la semana? las preguntas la golpean, la atropellan, van y vienen, sin ningún orden. Y late su corazón un poco más rápido , se siente desfallecer, siente que no da más… Recuerda que ha soñado y lo trae a su mente para sentirse mejor.

Ha soñado, quiere quedarse en ese sueño, no quiere despertar, el mar, sueña con el mar, ese mar azul, en calma, y nada, nada en él como siempre lo ha hecho, esta vez no lleva nada puesto y no le importa, disfruta de la libertad de su desnudez y de ese mar, que no se acuerda si era frío o estaba cálido. Solo que le daba paz y tranquilidad, no recuerda porqué fue que se despertó, pero vuelve a su realidad, su pensamiento solo la deja escapar un rato, no puede hacer nada más para continuar evadiendo.

Sabe lo que ha sucedido, entiende lo que le ha tocado vivir, no se siente responsable, no es su culpa, ha hecho todo lo que ha estado en sus manos para evitarlo, ahora debe ser positiva dicen, no se le permite caer, calmarse, dicen que se calme, divaga, siente vértigo, se mira en el espejo, las ojeras se acentúan en sus ojos. ¿cómo se resigna? intenta no ceder, ni al momento, ni al tiempo, ni a la situación, que posibilidades tiene de despertar un día y enterarse que ya no más, que acabó, que al fin son libres ¿Que posibilidades? ¿Hasta cuándo?

Hay días que solo quiere correr, correr y correr, para escapar de esa realidad, que aunque lucha mucho por cambiarla, por momentos le abruma.

¡Ya pasará, se dice! por ahora solo le queda asumir que por momentos no es de hierro, es humana y por lo tanto, se resiente.

En algún momento llega la calma, el dolor no es un estado natural, es tan solo un aviso de lo que hay que cambiar. Todo aquello que no traiga paz, hay que dejarlo pasar, el aire limpia y mueve las hojas pero no habrá de quedarse“. Insight/fb

 

 

 

 

 

Un viaje al pasado.

 

 

Cuando papá nos decía: nos vamos de vacaciones a la playa en una semana, comiencen a alistar, la algarabía que sentíamos no era nada normal, corríamos de un lado a otro como unos locos, recogiendo lo mejorcito que teníamos en ropa de playa, nuestros trajes de baños primero y si no nos quedaba, salíamos de compras a Maracay y la lista iba desde trajes de baños, pareos, sandalias, cremas para peinar para cabellos rulos, protector solar, paños, qué tiempos aquellos dónde comprar no era un problema, y donde todo era felicidad.

A mi mamá no le gustaba mucho la playa, ella iba para cuidarnos y acompañarnos, pero no disfrutaba del mar ni del sol. Ella no se entusiasmaba tanto como papá, claro a ella le tocaba el trabajo rudo, arreglarnos casi todo y llevar todo de la cocina, las cosas de limpieza, lo de los baños, las hamacas, los colchones inflables, sábanas, ollas, era un total trajinar.

El día que tocaba montar los bolsos en el carro eso si era un problemón, cada uno llevaba lo suyo y por supuesto siempre hay quien quiere llevar más y las cosas no cabían, llevábamos en la maleta, en los asientos, en las piernas.

Eran vacaciones de más de quince días pero parecía que nos mudábamos, papá decía no llevo un camión por favor, sobre todo a mí, porque siempre llevaba todo de más, abrigos para mí y para todos, trajes de baños por duplicados por si a alguno le hacía falta, sabanas y paños de más, llevaba lo mío y un por si acaso alguien necesitaba, por supuesto, siempre alguien necesitaban, y bueno salía del maletón que yo llevaba.

Recuerdo metíamos muchos enlatados, diablitos, queso para untar, mucho sándwich, galletas en la cava, refrescos, bebidas achocolatadas, Nestea … pensábamos en la facilidad y en cocinar poco.

La emoción de recoger para el viaje… todavía lo recuerdo. Papá tan contento y tan regañón, pero feliz de llevarnos a pasear, porque si algo tiene él, es que nos llevó a viajar por Venezuela todo lo que pudo en su carro que siempre tenía un problema  y se accidentaba, y nos decía: bájense a estirar las piernas, ya nosotros sabíamos que era que estaba accidentado y tendríamos que esperar que él lo arreglara. Siempre lo hacía y nunca nos devolvimos.

Montábamos todo aquel perolero en el carro, salíamos de madrugada. Ese día todo el mundo se levantaba solito, nadie ponía peros, dormíamos con los trajes de baños puestos…¡Dios, cuanta alegría aquella!. Nos despertaban y ya mi mamá tenía panes preparados, arepas con queso amarillo y jamón, café negro y con leche, todo eso lo montaba en el carro dónde ella iba y por camino nos iba dando. Nos llevaba también galletas, nos compraba empanadas, jugos, ¡como pedíamos!  como éramos cuatro cada uno tenía su gusto, tengo una hermana que es muy delicada y no le gustaba que nadie la tocara, ja ja ja entonces peleábamos mucho por el camino y solo veíamos venir el brazo de papá a darnos un tatequieto y con un grito nos calmaba porque peleábamos demás.

Empezaba el  recorrido, y  en cada gasolinera nos bajábamos al baño, comprábamos dulces y lo que se nos ocurriera. Yo siempre compraba un librito, una revista, un sca letras, algo para leer, y frutas, casi siempre mandarina y cambur.

Soy la mayor, la más grande, la que impone orden y da el ejemplo, siempre me tenía que portar bien y andaba cuidando a mis hermanos, siempre con Euddy  la más pequeña agarrada de la mano, y encima de mi dormida todo el camino. Mi hermana luz la intocable, siempre brava, calladita o peleando conmigo por cualquier cosa, Manuel el más pequeño siempre iba comiendo y al lado de mi mamá.

Lo que más me asustaba era la carretera de Puerto La Cruz en el estado Anzoátegui, rumbo al  estado Sucre,  el camino está lleno de curvas,  y cuando llueve es peligroso además la montaña crece de un lado y el mar aparece por el otro, farallones  y montañas son una constante.

No nos despegamos de la ventana viendo ese mar azul, verde precioso. Y esperando ver que apareciera la loma donde estaba ubicada la casa.

screen-shot-2013-08-13-at-16-52-28

Cuando llegábamos a aquella loma, después de 6 a 8 horas de camino, como el carro llevaba tantas cosas siempre teníamos que bajarnos y seguir un pedacito a pie, cuesta abajo, por supuesto lo hacíamos corriendo desesperados por llegar. Ver ese mar inmenso, ya desde que empezábamos a ver playas era felicidad, papá nos bromeaba, quien mire primero la playa se gana algo ( les relato la historia y mi corazón se encoge) bajábamos corriendo y aquel azul del mar era impresionante, esa brisa, yo me moría de la felicidad, corríamos sabíamos que ese día sería de limpieza, la casa a veces duraba un año sola, pero eso no nos importaba, limpiar era lo de menos, había que bajar las cosas, ir a comprar agua, barrer, limpiar, lavar los baños, limpiar la cocina, tragar polvo, las maletas esperaban afuera mientras limpiábamos el cuarto dónde guardábamos todo, era lo primero que limpiábamos, siempre tenía abejas, eso a veces era un polvero que daba miedo, pero no importaba, al llegar el agua que nos tocaba comprar , lavábamos el piso y hacíamos todo, pero corriendo, para que nos diera tiempo de bajar a la playa. Cuando ya todo estaba listo y limpio, mi mamá y papá bien cansados, a eso de las 5 de la tarde, nosotros les decíamos para bajar y papá nos llevaba, cansado como estaba, ese día solo sería una hora antes que se metiera el sol, yo corría a bañarme de una, era tan feliz, ver la puesta de sol con papá, sentaditos en la arena, cansados pero felices, para luego subir como 150 escalones porque la casa de playa quedaba en una colina. Pero valía la pena. Luego llegar sacarnos el agua salada, cenar, meternos en nuestras hamacas, ver televisor y quedarnos dormidos hasta las 6 de la mañana, cuando de nuevo estábamos en pie para volver a bajar a la playa. ¡Qué días aquellos! Siempre terminábamos insolados, así mi mamá nos cuidara, es que nos gustaba demás la playa, aún nos gusta. Eran los quince días más felices del año aunque regresáramos negritos y manchados por el sol.

Hoy en mis recuerdos regresé  a ese lugar dónde fui tan feliz. Los altos de Santa Fe. Estado Sucre.

¡Necesito regresar!

screen-shot-2013-08-13-at-16-59-26 (1)

Noche De Septiembre (bitácora2018)

 

Septiembre  (bitácora2018)

A los 21 días del mes de septiembre a las 11 pm los recursos que nos ayudan a sobrevivir y a sustentarnos cada día se agotan, algunos como yo seguimos empeñados en quedarnos, a pesar de todo, y me han dicho por allí que soy más terca que una mula y no me ofendo por eso, allá los que se ofenden por el humor del pueblo y le han aplican una zaparapanda de años presos a unas personas por ser como somos los venezolanos, que a todos le sacamos un chiste, para no ahondar en el tema porque me trae molesta, les cuento que con el nuevo cono monetario las cosas no han funcionado mejor, esta vez hago la salvedad que también entre los mismos venezolanos y su viveza criolla han encarecido más todos los productos y hacen mucho más difícil su adquisición.

Explicar a quién no vive acá, se vuelve como complicado. Sigo, en cuanto a la salud pues si te enfermas, te deshidratas, o se te baja el azúcar, pues no hay o no se consigue suero de ningún tipo, ni solución glucosada, debemos preparar sueros orales en casa o en su defecto comprar agua de coco, o de zanahorias, o tomar un refrescos en última instancia, que cuesta un ojo de la cara. Se debe saber que enfermarse ahora si es una sentencia de muerte, y son muchos los que fallecen por no colocarles suero a tiempo, calmantes, o algo para la fiebre, porque hasta eso está faltando, cosas básicas que debería haber para primeros auxilios.

Podría estar horas escribiendo y no tendría nada bueno que contarles, es cansón.

Mi septiembre no ha sido mejor que agosto, por motivo salud, este mes ha estado detenido,  tomé unos días libres, tocó cuidarme y cuidar, visitar a diario médicos buscando solución a lo que nos aqueja, algunos médicos son bastante jóvenes e inexpertos, muchos  han emigrado, como hacen falta nuestros especialistas que se han marchado .

Me tocó caminar mucho más este mes, hay menos transporte y mucha gente, seguimos con problemas de dinero en efectivo, hasta hoy empecé a ver que estaban pagando un poco más en los bancos.

Veremos dijo un ciego.

Entre noticias de artistas, Saime, banquetes, viajes, soberanos, bonos, regalías, intervención, invasión, votos,  dimes y diretes entre políticos, ayuda humanitaria, un regreso a clases muy triste. dónde a los niños no se les pudo comprar ni ropa, ni útiles escolares, muchos regresan con uniformes usados y pocos cuadernos, porque el precio superó expectativas, y otros simplemente no regresan.  Así  se nos ha ido parte de septiembre.

Quisiera en estos pocos días que quedan de este mes nos trajera buenas nuevas. Amén

 

 

 

 

Penumbras.

Casi finaliza Agosto, amanece, se respira y se agradece. Como puedo me levanto en las penumbras de este día que apenas clarea, tanteando porque aún está oscuro, camino por la casa prendiendo los bombillos que aún quedan (que ya no son muchos) con los apagones  y la inestabilidad de la luz se han quemado casi todos y están bastantes costosos, al parecer se ha vuelto lujo comprarlos, porque o compras los bombillos o comes.

Penumbras, así vivo desde algunos meses, aprovechando el día para hacer todo lo necesario antes que oscurezca, soy cegata, así que la oscuridad ya comienza a ser mi amiga y me ando muy bien en ella, acostumbrándome a dónde están las cosas, tengo Glaucoma y ahora sin mis gotas, porque no hay , y si las consigo no las puedo costear. Hace rato que no coloco en mis ojos la gotita de todos los días. Me asusta la idea que me suba la tensión del ojo y me dañe la poca vista que me queda, pero en la vida a veces no hay opciones, y en este momento no las tengo,  entonces soy quien le ordena a mis ojos que sanen, que no desmejoren, que me sigan acompañando para poder leer y escribirles.

Y este mes ha sido tambaleante, no les niego que estoy asustada, pero lo he sobrellevado bien,  hasta tembló, pero yo batía unas panquecas  y no lo sentí, solo vi como sonaba la ventana de la cocina y le puse la mano para parar el sonido, mientras en los cuartos salían gritando que la cama se les  movió y que las paredes temblaron.

Tembló también en la economía de mi país y sigue temblando en nuestras vidas, futuro incierto, mis coterráneos siguen saliendo en borbotones de mi país y muchos a pie, algunos “regresan” otros pues siguen pasando penurias, casi ahogado por los ríos, hay inundaciones en gran parte de nuestro país, Ciudad Bolívar, Amazonas, Apure y zonas aledañas. La naturaleza también nos doblega.

Es raro que acá nada tenga concordancia, algunos hacen compras nerviosas, otros se alegran por los bonos, otros dicen que todo cambiará para bien, lo cierto es que se nos obliga a carnetizarnos, porque los que no tengamos carnet pues simplemente dejaremos de existir para el estado. Simplemente tomé una decisión y es que mi dignidad no se negocia, es una decisión que por supuesto traerá las consecuencia de no existir, pero no he luchado tanto para morir en la orilla, respeto eso si, a quien lo haga, el humano desde que el mundo es mundo vino a ser un sobreviviente. Así que no los juzgo.

Decidir quedarse en el barco, decidir seguir escribiendo esta bitácora hasta que se pueda, sigo viviendo, dándome mis gustos de vez en cuando , se trabaja mucho y se brega más para poder acceder  a las cosas más necesarias, he tenido ayuda y eso se agradece, sin esas personas no habría podido continuar, a ellas gracias por estar.

Agosto vino con todo… Septiembre quien sabe que traerá… noticias abundantes, Venezuela es un país muy noticioso, quisiera que fueran buenas pero hasta ahora hasta la naturaleza ha puesto su granito de arena.

Pido disculpas a todo aquel que me lee de otras naciones por los Venezolanos que no han sabido agradecer el hospedaje y la buena voluntad, pero también pido respeto y comprensión para los que hoy emigran y son gente buena, estudiada y preparada y que solo busca una mejor opción para vivir. Ayuda , comprensión y por favor no dejen que la xenofobia arruine a más personas, solo van a buscar un mejor futuro y si sé que algunos no merecen oportunidad por su proceder , pero todos no somos así y Venezuela ha sido receptora de mucha gente de todos los países que vinieron acá a hacer vida, con quienes compartimos a diario desde que tengo uso de razón, el mercadito de los chinos, la zapatería y la tiendita del árabe, el negocito del colombiano dónde venden las verduras o la ropa interior, la panadería  y la carnicería del portugués, el restaurant del español  donde se come rico y pare de contar. Nosotros les hemos dado cabida a peruanos, a ecuatorianos a chilenos, hemos compartido con tantos, en mi vida recuerdo a el árabe que llegaba con las sábanas y mercancía a casa y nosotros con café y charla recibíamos, no eran solo el que nos vendían las cosas, eran y siguen siendo nuestros amigos y mira que tengo 48 años y crecí viéndolos , ya muchos no viven en Venezuela, se han ido, como todos aquellos que un día nos acompañaron, ojalá reciban con agrado a los venezolanos como ellos fueron recibidos en su día.

Les pido presten ayuda a los inmigrantes, nosotros no estamos acostumbrados, apenas estamos aprendiendo a llevar tanganazos de la vida. Éramos un país inocentemente feliz  y que no teníamos ni idea de eso que nos está sucediendo, me llaman dramática muchas veces por contar las cosas como las siento. Pero lo que no se dice se queda atragantado y enferma.

Esta es mi bitácora de Agosto… en penumbras seguimos y cuando llega cada día, agradezco la luz, porque solo aquel que no tiene las cosas se da cuenta de lo importante que son. Solo aquel a quien le falta algo se da cuenta lo que algún día le sobró.

Gracias, seguimos en esta sombra entre la Luz y la Oscuridad… Penumbras.

 

“Me gustan las personas que son como calles donde se camina en libertad, sin miedo, aunque no haya luz en los faroles.”  Se lo leí a Arena.

Gracias mis farolitos

 

 

Insomnio con guayabo de país.


Volví …

Tres y media de la mañana, quizás la enfermedad de Junior mi perrito y reavivar la muerte de príncipe me tiene triste, además de todo lo que ya saben que sucede acá en mi país en donde todavía me encuentro. Las redes sociales se han vuelto un vertedero de basura dónde muchos llegan a mostrar carencias y necesidades, sobre todo la falta de educación y respeto.

La situación desalienta, por lo menos desde ayer nuestros adultos mayores pensionados han sido noticia y no buenas, cuánto maltrato, cuanta humillación, muchos de ellos no saben utilizar el internet, una computadora, no ven y no tienen a nadie que le haga todos los días las transferencias. Con esta “crisis” de efectivo cuesta mucho conseguir los bienes económicos, la verdad es doloroso ver a nuestros adultos mayores, viejitos y cansados en una cola para cobrar lo que luego apenas le alcanzará para un medicamento. Triste situación.

Entro a mis redes y me encuentro con los suicidios, que aunque no se diga, está sucediendo más de lo que nos enteramos. La situación agravada más las crisis personales que se nos han venido dando en cada hogar, las preguntas diarias ¿Qué comeremos hoy? ¿Vendrá el agua, queda para cuantos días?, esas y otras que podrían imaginarse. Estamos expuestos a demasiadas contrariedades, habemos personas positivas y resilientes que hacemos todo lo que está a nuestro alcance para minimizar daños pero hasta para nosotros es rudo.

No es fácil vivir lleno de preocupaciones, no es fácil, la crisis de medicamentos, ayer falleció la hermana de Sergio Noveli por ausencia de sus anticonvulsivos, que tristeza, que rudo, así como ella, cientos, miles hoy se debaten entre la vida y la muerte, enfermos renales que cuentan sus días, las personas con VIH, los cardiópatas, los diabéticos y los hipertensos.

Calles desoladas a las 7 de la noche, pueblo fantasma, caminar por esas calles a esa hora, algo que podría ser hasta bonito y sano se convierte en aterrador, los postes sin luz, las calles oscuras como boca de lobo, el transporte de día es poco, de noche es nulo. Toca caminar y ponerse en las manos de nuestro creador y patitas pa´que te tengo.

Me ha tocado caminar mucho, además, porque quiero, prefiero caminar que andar como sardina en lata y buscando caerme de esos autobuses dónde queda muy bien la canción entren que caben 100, aquí caben hasta más. Los que no saben, no a todos se nos da la posibilidad de comprar desodorantes, colonias, champú, por lo cual los olores en esos autobuses es escalofriante, se juntan las sardinas con los granos y nos bajamos de allí olorosos así nos bañemos antes de salir, si soy coloquial, pero el que anda a pie en Venezuela lo sabe por experiencia propia y sabe que no miento.

Preguntar a dónde vamos a llegar no vale la pena. He mantenido mi postura, pero he dejado de maltratarme por algo que no sé cómo solucionar,  ahora nos toca trabajar rudo para medio llenar la panza.

Leer, escuchar comentarios sobre nosotros los venezolanos me duele, pero sabemos que en cualquier país hay gente buena, exitosa, positiva, social, trabajadora, seria y responsable pero también las hay flojos, vagos, mal vividores, pesimistas, malandros y viva la pepa, que van a poner nuestro gentilicio por el suelo. Pido disculpa por estos últimos, pero en mi país hay gente productiva, mucha gente preparada, gente echada para adelante. No nos etiqueten, conózcanos, por favor no emigramos por gusto. Muchos años antes Venezuela recibía a todo aquel que lo necesitaba, y si entiendo todo el problema que causamos demográficamente en cada país, entonces ayúdennos a salir de este tormento que es vivir en un régimen que está totalmente en contra de sus conciudadanos obligándonos a salir de un lugar al que amamos, de nuestra casa. Muchos estamos tristes, unos acá en Venezuela, otros afuera, cada día mi calle se va quedando más sola, los graduandos nos dejan, hay menos niños en la calle jugando y las casas a oscuras. Viejos solos que cada día sonríen menos, porque ya no verán a sus nietos crecer, y aunque tengan comida porque sus hijos le mandan dinero, la felicidad se fue con ellos.

Por dónde quiera que se vea, que uno voltee, la tristeza abarca. Y para los que me leen y me dicen que me he vuelto repetitiva, pues es cierto y no me callaré, no tengo otra manera de llegar a otras gentes, sino a través de mi escritura, un grito de auxilio para mi país que muere como su gente de mengua.

Catarsis, soltar la “lengua” o la mano, escribir para no enfermar. Amo mi país, amo a mi gente, amo a mi familia, amo a mis amigos, no es depresión es cansancio y los que acá vivimos sabemos lo que es luchar con este monstruo de muchas cabezas, que no te da tiempo pero ni a vivir, aunque me hago mis ratos y no me arrepiento, porque de cada desastre y destrucción siempre hay aprendizajes. Tengo que seguir viviendo.

Seguimos con esta bitácora que a muchos aburre pero lo que se escribe queda y algún día me leeré y diré fue rudo pero me levanté. Mis recuerdos se me esfuman, dicen que tenemos memoria corta los venezolanos, pues lo dejaré por acá para recordarme todos los días que puedo salir de esto y que somos del tamaño del compromiso que se nos presente. Algo bueno: he perdido el miedo, la pena, he pedido ayuda, he crecido como persona y si ahora soy más humana, más sensible y puedo entender un lado de la vida que no conocía. He gritado mucho, he peleado mucho, he pedido perdón, he reído mucho y he bailado por demás. Añoro y extraño con toda mi alma una hamburguesa, mi jugo de naranja en las mañanas y mi café, mi pollo rostizado, mi  pasticho, si añoro todo eso, he comido otras cosas muy sabrosas, pero igual quiero mi torta de pan, mi quesillo, quiero mi vida y la tendré, pero ahora para mejor. Entendiendo y reconociendo lo que había hecho mal antes. Gracias experiencias además de dolorosas y traumáticas me han regalado enseñanzas.

Ponte en los zapatos del otro para venir a juzgar. Solo eso te digo. Se empático, no es fácil comentar lo que no estás viviendo, eso también me quedará de aprendizaje. No sé nada, no nacemos aprendidos, es mucho lo que me falta por recorrer, pero ahora sin nada, puedo tenerlo todo. Cosas que solo entenderemos los que pasamos por una situación de este tipo.

Aprendiendo.

Saludos. Gracias por leer esta cotorra de media noche. Solo son monstruos que no me dejan dormir.

Como nota importante soy bien querida por los que quiero y eso me llena y me satisface. Aunque a veces sea tan ruda y mi carácter me abrace. Solo son situaciones que endurecen. Pido perdón si te he herido, si no he estado en tus mejores o peores momentos, perdón, pero a veces me descoloco, me pierdo, a veces no puedo con todo, a veces no tengo tiempo. Perdón.

Nota: Llegó Junior tambaleante a acostarse a mis pies y hacerme compañía, saca fuerzas para no dejarme sola y eso se lo agradezco con un gran abrazo aunque ahora este hediondo, la enfermedad los pone así. Espero que mi loco se ponga bien, que por estar de muerto de hambre se atragantó con un hueso que consiguió en la basura, ya tiene 5 días con fiebre pero ya empezó a tragar y a tomar agua y la fiebre ha cedido, espero no me deje, ya tiene 8 años conmigo y después de la muerte de príncipe se me está quedando ciego también, lo adoro. Espero que mejore y me acompañe un poco más, pero si no es así, he hecho todo lo posible por alentarlo. Mañana será otro día.

Parezco borracho en taguara despidiéndome a cada rato. Ahora si… Buenos días y hasta pronto. Gracias. Nos leemos.

Rosa María Moreno @rosmarymoreno

0d9dbd6a9379c6983b1d0a0ee602201c

Una noche más. “Insomnio”.

Una noche más, otra sin dormir, el calor, la humedad, los pensamientos, los sentimientos, las emociones, el herpes zóster en la espalda, me salió interno, (Culebrilla), invitado no esperado, ni deseado, que vino a hacerme compañía, para completar la decadente vida que ahora llevo, quejarme, no, para qué, continúo como siempre, ahora con ese ardor en la espalda y un malestar que no pasa desapercibido, arde, molesta y mucho, le da por hacerse sentir por las noches, sin aire acondicionado y sin ventilador me sofoco, me falta la respiración y no me queda de otra que deambular por casa sin saber qué hacer, amanezco leyendo en las redes sociales e intentando comprender que pasa en el mundo entero, mientras mi mundo se estremece, pensar En ¿que será lo que haré de comer mañana, cuales son las cosas pendientes? , en fin los insomnios dan para todo.

Conseguí medio blíster de Aciclovir, 5 pastillas solamente y son 10 días de tratamiento, no me gusta pedir, me molesta utilizar redes sociales para eso, basta, ya basta, esto no puede ser posible, quisiera que mi trabajo valiera y pudiera conseguir mis cosas sin necesidad de ayuda, que a Dios gracias, no han faltado manos que me han ayudado a salir del trance que es enfermarse en este país y de buscar y comprar medicinas.

Esto pica, arde, incomoda, duele y hace que me falte el aire, pero más me duele mi país, más me duele en lo que nos están convirtiendo, noticias dantescas, más allá de mi espacio, veo lo que sucede en Guatemala y no puedo si no recordar el año pasado, lloro, estoy descompensada psicológicamente, mucha gente está emigrando, muchos son amigos y familiares. Me ha tocado decir hasta luego en este año como nunca, duele.

Que nochecita, intentar entender lo que sucede no me hace más llevadera la cruz, trato de no hacer más peso. Como no hay efectivo para transporte pues me quedo en casa sin poder salir los fines de semana a ver a la familia, porque no hay manera de regresarse que no sea a pie, no es lejos, pero ya no estamos tan fuertes, cada día contamos con menos proteínas, cada día nos acortan más la cadena y no las ponen chiquitita entonces sin poder salir de casa, pues intento mantener a mi familia unida, vemos películas, inventamos comidas con lo que tenemos, e intentamos sonreír a pesar de todo.

En la semana doy clases como siempre, trabajo por trabajar y lo sigo haciendo porque me gusta, porque lo que gano solo alcanza para medio cartón de huevos al mes. Ya no vale ni la pena. Y se los digo con propiedad.

Esto que les cuento no es la vida de todos, algunos medianamente pueden acceder todavía a algunas cosas y comprar, otros apenas subsistimos trabajando y con ayuda muchas veces de otros, que se parten el lomo en otros países para ayudar a palear nuestra situación.

Esta noche solo me acompaña mi laptop, los grillos, mi perro aquí a mis pies, y este calor agobiante que jamás había sentido porque antes tenía aire acondicionado y 4 ventiladores que por el problema de electricidad se fueron quemando.

No es fácil, me digo acepta, para que puedas seguir, no te resistas, pero mi cuerpo no puede dormir, no estoy acostumbrada a pasar necesidades, no es esto lo que deseo, me digo todos los días que hay mucha gente que ni un techo tiene, ni unos granos que meterse a la boca, ni agua limpia para bañarse, ni una casa tan bonita y cómoda como la mía.

Todos los santos días procuro continuar, pero siento que mi corazón se aprieta cada día más. Las crisis de pánico quieren regresar, no les he dado el permiso, aprendí a controlarlas y gracias a Dios porque se imaginan a la Rosa María de hace algunos años en esta situación, vaya desastre, menos mal pasé por muchas cosas que me prepararon para este momento.

Escribo y escribo hoy en este silencio sobrecogedor y angustiosamente caluroso, siento ganas de salir corriendo, necesito respirar, me arde la espalda, me baño, cuando regreso, sigo igual sudando, el calor me sofoca, cuanto silencio a esta hora, ya van varios días así, más de 15 días.

En la mañana me preguntan ¿cómo amaneciste? y me provoca decir no amanecí, porque no dormí; pero en cambio digo “amanecí bien”…

No dormir te descontrola, te envejece, tengo unas ojeras increíbles, mi ojo derecho está más pequeño que de costumbre y se nota, no he ido a ninguna de mis terapias, mi mundo no es tan difícil lo sé, sigo siendo la consentida de mi gente, sigo teniendo un plato de comida en mi mesa, y lo agradezco.

Pero ¿cuánto más debo aprender?, no me siento responsable de este descalabro, ¿hasta cuándo?…

Una noche más y un hasta cuando en mi corazón.

Yo solo tengo mala noche, pero saben ¿cuántos se acostaron sin comer, cuántos esta noche no tienen medicina y fallecen en los hospitales, saben cuántos niños, abuelos hoy sufren desnutridos?

Entonces pienso en cada venezolano fuera, preocupado por su familia acá, pienso en cada ser humano del continente pasando necesidades, soledades, angustias y me digo: sigue adelante, tu puedes, aún no te has muerto, debes tener algo pendiente que hacer acá en la tierra, utiliza este tiempo, escribe, porque no me puedo poner a limpiar, porque hago bulla y despierto a los demás y Junior mi perro, también necesita dormir, extraño a mi príncipe, lo extraño demasiado.

Anoche leí a Laureano y lo que pedía a Papá Dios, necesito tanto o más dosis de todo lo que él le pidió y muchas más fuerzas.

Entiendo a las madres con bebes pequeños, con niños enfermos, a esos padres que llegan con una quincena y se sientan con las manos en la cabeza porque no saben que comprar y tener que elegir que comer, porque ahora ni legumbres, ni  hortalizas, los tubérculos, ni granos, ni las carnes, ni quesos están disponibles para todos, la falta de efectivo, la gente tracalera, el vivo pendejo, el inhumano, el que tiene poca empatía, han hecho de esto un infierno en la tierra. Dante Alighieri tendría mucho material para escribir en Venezuela. Cuerpos delgados, mustios, débiles, anémicos, agotados, desnutridos, enflaquecidos, depauperados, no me alcanzarían los sinónimos para expresarles el desastre que estamos viviendo.

Dicen siempre, escribe algo queda. El objetivo no es causar lástima, ni mucho menos, es decirle al mundo lo que acá acontece.

Si se van a las primeras lecturas de este blog, conocía este futuro y pensé no tendría que vivirlo ¡me equivoqué¡ no sé cuál será el final, ni cuantos días más tendremos que aguantar, llevamos ya dos décadas en esto, pero ahora más empobrecidos, esclavos de un régimen y sus locuras, aún con posibilidades de comunicarnos, si, y doy gracias por eso. Pero ¿hasta cuándo?

Me arde la espalda, me duele la cabeza, la plaga no me deja dormir, mientras les escribo solo escucho el zumbido de los zancudos fastidiosos, he matado unos cuantos pero son demasiados, la falta de agua hace que la gente tenga muchos pipotes y esto haya acelerado el crecimiento de dicha plaga, por supuesto no puedo cerrar ventanas o el calor me mataría, entonces me los calo, eso sí llena de repelente que cuesta un dineral pero que no sirve para nada. Es triste, es demasiado triste, esta semana despedí a mi mejor amiga que ya emigró, y a una vecinita de apenas 20 tantos años que se fue a buscar un mejor futuro, tocar su carita, abrazarlas y decirles adiós duele y mucho. Pero como es por su bien hay que entender y continuar.

Señor apúrate con tu tiempos, morimos en este infierno.

Mientras haré lo posible por mantener mi sonrisa, mañana tendré que seguir como si hubiese dormido, ya con esta, no sé cuántas noches van sin poder hacerlo completo, hasta el sueño me lo han robado.

Me haré un té y me pondré a leer un rato, es hermoso el silencio cuando lo aceptas, le he tomado cariño a estos momentos de infinita soledad. Donde solo me escucho y el tecleo de mi pequeña laptop que le he dado rosca parejo porque la PC está “descansando” porque se ha ido dañando por los constantes apagones y necesita cariños que por ahora deben esperar.

Esto que les cuento solo es una historia de una ciudadana de un país que ya se fue al precipicio y solo espera que alguien o algo ponga al final una tela que nos ayude a no caer tan fuerte y nos salve de una muerte inminente por falta de comida, insumos y medicinas. Estamos falleciendo poco a poco. Y están en su derecho de creerme o no. Esto no es vida. Esto no es felicidad, esto es humillante… Perdón, no sé qué hicimos para merecer esto, o si lo sé, pero se los cuento luego.

No amanece aún… y menos mal no es papel donde escribo, porque entre el sudor y las lágrimas las letras no se entenderían.

Escribir como catarsis… sabiendo que mi lugar todavía es cómodo y que mucha gente hoy está en la calle de algún lugar del mundo huyendo de este régimen, buscando un lugar para sobrevivir, otros fallecen en sus camas, en sus casas, en sus ranchos por el hambre, otros en hospitales y otros en manos de la inseguridad y cárceles de este país.

Escribo porque necesito drenar… quizás alguien me lea y ayude a Venezuela que hoy muere de mengua.

Me duele mi país, mi gente, mis amigos,  los niños, los viejos que se están quedando solos, me duele como hemos desmejorado. Me duele la humillación de dejar de comer para comprar un jabón, un papel, un champú, un cloro, y un detergente para lavar, todos los meses toca una rifa a ver qué es lo que se va a suprimir para poder obtener algo más.

Lo dije antes pero nunca esperé que se hiciera realidad.

Ahora esperando a que le pongan la cascabel al gato… este cuento continuará, hay demasiado venezolano por el mundo con mucho que contar, abrazos a todos ellos, estudien, surjan y prosperen, si pueden, regresen cuando todo esto haya terminado porque esto tiene y debe tener un fin.

Las crisis existen para que venga un éxito rotundo y ustedes nos ayudarán a crecer. Ánimos quedaremos algunos para esperarlos, otros quizás no, pero se hace el trabajo para que regresen, muchos seguimos luchando, no nos hemos dado por vencidos. Seguimos aquí y no de rodillas, sino de pie, todos desgastados, ajados y rotos pero de pie.

Gracias por leerme este insomnio de los tantos que hoy dejo escrito…

Todavía no amanece.

Rosa Maria Moreno.

 

5ce03d17834c642f51f4757d3ed56852

Amor Eterno.

Ha pasado un mes y unos días desde que te fuiste.

28279804_10210575328011587_8645871115156035690_n

La vida me ha roncado fuerte, la inspiración, la musa, las ganas de escribir se me han ido contigo. La depresión de tu perdida vino a hacerme compañía por un rato, aunque no se me note mucho.

Desde que te fuiste mi príncipe la tristeza vino a hospedarse en mí, calladita, en silencio, quitándome las ganas de seguir.

Desde que mi príncipe murió hasta hoy lo lloro, lo extraño.

Llegó un día como regalo para mi hija, ella quería un perro y se lo regalé y le dije lo único que quiero es que estudies mucho, él te hará compañía y así fue, la acompañó hasta el día que culminó la tesis, 17 años tenía, cumpliría 18 en septiembre.  Ambos cumplieron con su misión.

28471496_10210575327411572_4025312321257123281_n

Junior ahora me hace compañía, es su hijo, él ahora está sin rumbo, aprendiendo a ser él, porque siempre fue un apéndice de príncipe

Príncipe era el Sol de esta casa, las alegrías, las preocupaciones, el que siempre me mantenía ocupada, simplemente me di cuenta que era el jefe de mi manada, aquí quien mandaba era él.

El ladraba para todo. Así me hacía saber todo lo que quería: y eran tan diferentes sus ladridos.

Levántate abre la puerta, debo orinar y ya lo había hecho por todos lados, después de viejo se puso desastroso.

Tengo hambre dame comida

Abre la puerta, que llegó alguien

Corre mamá la comida está lista

Ya casi es mediodía, anda párate ve a cocinar

Algo se quema en la cocina (aquí se volvía loco, ladrar y ladrar porque una vez quemé la cocina completa y desde allí , estuvo pendiente que no volviera a pasar)

Mamá paso un gato, gente, un carro, los niños lloran, los pájaros cantan, era un amargado, ladraba por cualquier cosa y yo todo el santo día ¡Príncipe por favor cállate ¡

Cuando teníamos que salir y nos veía vestirnos nos ladraba como diciendo: apúrense, apúrense, apúrense y no dejaba de ladrar hasta que nos veía salir y yo le daba la bendición (era una total locura)

Guau , guau, guau …todo el santo día, él se hacía sentir.

A las 8 su desayuno, a las 12 su almuerzo y a las 6 pm la cena tenía un reloj el condenado y no me dejaba pasar una comida, ladraba hasta que me levantaba y le servía.

Tenía horarios para todo y me tenía un horario a mí.

Me haces falta mi carricito, esto es un silencio abismal, esto es una paz infinita, esto ahora me da ganas de llorar, tanto regañarte por tus ladridos y son ellos los que ahora me hacen falta.

28795394_10211915637468239_475711112252291585_n.jpg

Su hijo está desorientado, lo necesita, siempre fueron Yin y Yang. Y dormían pegaditos tal cual, enlazados, ahora Junior se siente solo, a pesar de mi amor anda deprimido y con la colita abajo pocas veces la levanta, sigue triste. Ahora parece una extensión, todo el día detrás de mí.

17 años mi amor, 17 años de puro amor, alma pura, limpia, amor verdadero, mi amor más grande. No creo que haya en el mundo alguien que me quiera más de lo que me quisiste tú, quizás mi otro perrito que me acompaño en mi juventud y que también me duró muchísimo Rocky. Mis dos amores perros, ambos merecen reconocimiento. Se hicieron querer y me cuidaron a mí y a los míos.

Eras el perro más hermoso que he visto de tu especie, albino, ojos verdes, nariz marrón, patas rosadas, color blanco con miel, y un pelo impecable hasta el día que falleciste.

434r34jp

No te dejé te salieran manchas negras ni se te notara lo viejo, unos meses antes de morir te dio una alergia porque tuve que darte otras comidas y eras alérgico, perdiste los pelos y parecías una rata, un rabipelado, y te salieron escaras, prometí curarte porque todos se burlaban de ti y se reían por lo feo que estabas, cumplí , con mis cuidados te volvió a salir pelos y volviste a ser el que siempre habías sido, quizás más bonito y con sacrificios, porque medicinas no hay y no podía gastar lo que no tenía. Te sané con muchos cuidados y aprendiste a duras penas a ser vegetariano finalizando tu vida no pude comprarte más perrarina por culpa de la recesión y de este régimen, no pude sacarte más a pasear, porque sin carro era difícil, eras sordo, ciego pero como ladrabas, no pude ni llevarte al veterinario,  otra cosa más porque odiar a este régimen.

El día que ya no ladraste me preocupé, cuanto dolor esos últimos días casi dos meses de cuidados intensivos, ataques y ataques, hasta que te dio ese ataque y quedaste caminando en círculos por tu problema de oído y doblado, te amé demasiado, te cargué como una extensión de mí, parecía una mamá canguro, tu corazón con el mío, tanta compañía…

Picki, picki, picki  sonaban tus patitas detrás de mi picki , picki, picki y si no te escuchaba me preguntaba ¿ dónde estará? ¿Qué estará haciendo? … Eras tremendo mi cielo.

No es fácil escribir de ti.

Era costumbre levantarme y darte los buenos días, esperar te estiraras y luego te pusieras flojito para que yo pudiera cargarte y abrazarte. Me hacías todo fácil.

Tenía por costumbre poner mi oreja en tu corazón y escucharlo latir… tun tun tun  y sonreía, tenías un calor divino, aunque últimamente olías a mono remojado porque no querías mantenerte limpio, y por tu hediondez tenía que vivir bañándote.

Eras un ángel, lo eras, todos te querían, aunque ya muchos no me visitaban por tu fastidioso ladrido, y que pedías mucho al comer te pusiste malamañoso al envejecer.

Todo te lo acepté con “pobrecito déjenlo está viejo” y así fuiste haciendo conmigo lo que quisiste.

Me despertabas a las cinco de la mañana, lo sigo haciendo sabes pero ahora sin ti, Junior hace el intento pero me mira como ¿mami por qué tan temprano? ¡Te quiero pero déjame dormir ¡mami por qué debo abrazarte? Y entonces viene a mi como: Ven pues para darte cariño, así como compromiso, como ven pues un ratito nada más, ja ja ja , no es lo mismo, ni parece igual …

Junior es silencioso le da a su patita cuando tiene hambre y hace un sonido así como una persona nerviosa le da a su pierna, como un tic. Es cómico. No lo conocía, yo no conocía a Junior, mi vida estaba basada más en príncipe, ahora me doy cuenta. Rose llama a junior perrito genérico.

Que vacío tan grande me dejaste mi amor perruno, este vacío no lo llena nada, ni nadie, y mira que he seguido adelante, he empezado a manejar mis tristezas y le he dado vueltas a mi depresión y todo el mundo preocupado por mí, empecé a bailar salsa casino, para mantener mi cabeza y cuerpo ocupados, a ratos llantos, a ratos ausencias, a ratos tristeza, a ratos…

Mi príncipe te fuiste el día que tenía que estar pendiente de tu hermana humana, te estabas muriendo en el pasillo dentro de tu cobijita,  te bañamos, te acicalamos, te di de comer sopa de zanahorias y tú me mirabas, recuerdo me pasaste la lengua por el cachete como despidiéndote, te bañamos, te secamos, te afeitamos con mucho cuidado y te dejamos precioso, no queríamos entender que te estabas muriendo, entre Tom y yo te acicalamos y él te dijo: mira te puse hermoso para que te levantes, no voy a descansar para dejarte limpiecito antes de irme a trabajar le dio sus dos horas libres, él tampoco pensó se nos moría. Te acosté en tu cobija porque ya no caminabas, y te dije voy a dar clases, te abracé y escuché por última vez tu corazón, te besé y me fui, a las 4 sentí un dolor en mi pecho, entré y te vi “dormido” puse mi oído en tu corazón, que duro vale… que duro. No sonaba, fue el silencio más horrible que pude sentir, te abracé, aún estabas calientito, no podía soltarte, tuve que hacerlo, debí terminar de dar clases, rose tuvo que seguir terminado su tesis porque tenía los minutos contados para la entrega, todo se nos complicó. Luego Rose, junior y yo nos sentamos en la acera de la calle a esperar a Tom para que se hiciera cargo de Príncipe y despedirlo, que infinita tristeza.

Tú mortaja, tu cajita… tu adiós.

Hoy tengo la valentía después de un mes y unos cuantos días de decirte Adiós. No había podido hacerlo, ayer mi rose enfermó y sentí miedo como nunca antes, que sensación de perdida tan horrible me dejaste, pensé no podría manejar la situación y me di cuenta cuanto me he guardado en estos días mientras escribo, no sé si me entienden, era mi hijo perruno y si tengo derecho a sentirme mal.

Conocí el amor incondicional. Me enseñó demasiado, fue mi consuelo en las horas más duras, en mis pérdidas,enfermedes y frustraciones, era mi almohadita de abrazos, si de alguien tengo que escribir es de ti príncipe, mi compañía emocional por años, mi mota de pelo, mi albino del alma, mi picki picki, mi guau, guau fastidioso.

Mi amor eterno. Adiós

DXAsbWzW0AA9KFt

Príncipe R

Llegó un 26 de septiembre – se marchó un 26 de febrero.