Julio,agosto,septiembre…Octubre. Los días pasan. 2021

Entre apagones nos vemos, vengo a dar muestras de vida, seguimos, de alguna manera lo hacemos, el último apagón me quemó todas las pantallas de casa, desde las de las computadoras, hasta los televisores, bombillos que había recién comprado, me apagó hasta un oído de un dolor de cabeza que me dio, la verdad no me acostumbro a esta situación, la ansiedad y la preocupación corroen, si bien es cierto. no me he querido ir y ahora aunque pudiera, no lo haría, mi decisión es quedarme con mis padres y familia.

Venezuela no está mejor, nada funciona como es debido, si hay muchas tiendas nuevas, si hay muchos «emprendimientos» y sí, la gente tiene y debe seguir viviendo, cabe recordar que muchos en este país recibimos ayuda, por lo tanto, se nota en las calles, en los negocios, y por supuesto en la caratula del país.

Pero… Benditos peros, la luz se va a cada rato y hace poco, un mes o algo, tuvimos más de 4 días de apagón, el agua llega cada 15 días, la bombona cada dos meses y hasta más, debemos tratar que nos dure y estirarla lo más que pueda. En el apagón no tenía gas, por lo tanto tenía que esperar que llegara la luz o pedir favores para cocinar, el estrés de esos días no me ayudó, mi inteligencia emocional no llega hasta tanto.

Las colas para gasolina son hasta de 4 días, y nuestra vida se resume en esperar, quizás me dirán: Pueden protestar, pues si, quizás podríamos y nos meterían un tiro en la cabeza, y se acabó la protesta. Otrora la gente se molestaba que estuviéramos en la calle, mientras ellos se iban de vacaciones, nosotros permanecimos protestando, muchos dejaron la vida en esas protestas y aún hoy día no tienen justicia, la mayoría de los que querían esta revolución hacen vida en otro país y nos dejaron con su legado. «Agradecida por tan loable labor». Quisiera que no estuviéramos tan mansos, pero cómo le pides a otro que arriesgue lo que tu no arriesgas. Desde un teclado, desde otro país, esperas… No es fácil.

Acá hay que moverse, hay que trabajar, hay que buscar el sustento día con día, no tenemos tiempo ni de pensar, esta gente nos roba hasta las ganas, nos mantiene cansados, extenuados, enfermos, de tanta desidia. Contar solo para expresar, realmente no sirve de nada quejarse, ni decir que sucede, porque cada quien tiene una visión diferente. La mía es como la del venezolano de a pie que decidió quedarse y trabajar por lo que le queda, no es cuestión de valentía, ni de mucho menos, cada quien toma decisiones, quedarme fue la mía, aún así tengo derecho a expresar lo que siento y pienso de esta situación.

Venezuela es una cajita de sorpresas y vivo en ella. Bien es cierto que se consigue DE TODO, a unos precios de boutique, el turismo es para extranjeros, a nosotros se nos hace complicado movernos de un estado a otro, porque nos están regulando la gasolina por días y por litros, imposible viajar sino te calas un montón de días de colas y es por números. Es complicadisimo moverte en este país sino tienes dolares y aún así en el interior también debes hacer cola por la gasolina dolarizada.

Todo está dolarizado, y si no ganamos en dolares hace que se nos haga cuesta arriba vivir, si compras comida, no compras ropa, si compras ropa no puedes comprar zapatos, es un escoger diario, es un priorizar diario. Hay que ser muy resiliente para vivir aquí, o muy vivo, o muy enchufado…

Hoy me tambaleo, estar enferma del oído es tremendamente fastidioso, sordera, inflamación, dolor, tínitus, dolor… dolor… dolor, ahora mareo y como que si no tuviera alma en el cuerpo, he engordado más de 15 kilos por tratamientos que me han puesto, esteroídes y otros, estoy super hinchada, ahora la pregunta de todo los días es ¿Porqué estás tan gorda? Bendito sea Dios, la gente y sus manías de belleza, uno luchando con un dolor y ellos hablando de peso. Que si me como la comida de mi familia: Rose y Tom son delgaditos, su contextura es así, comemos igual pero ellos no engordan. La gente y sus burlas, la gente y sus traumas, la gente y sus carencias. Véanse su trasero y dejen de ver el ajeno. A mi la gente me parece bonita, sin traumas, me gustan las personas, no las peso cuando las veo, las abrazo y siempre les digo los lindas que están para mi, porque así es… Me gusta el ser humano como es.

Entre situación país, la gente y traumas, sigo. Esta vez estoy preparada, lo único que necesito es dinero para comprar ropita XL, aceptar, mientras procuro bajar este peso que me agobia, pero por columna. Estoy más pequeña, mis huesos se han descalcificado más de lo debido, preocupante si , pero se toman las medidas necesarias, ahora soy más pequeña y regordeta. Vaya que la vida es una tómbola.

Quieranse y cuídense, todo lo que pasa a nuestro alrededor afecta aunque no nos demos cuenta. Tomen mucha agua y vivan que la vida es una sola y dura poquítico.

Se les quiere. Me disculpan el chaparrón tan temprano, pero de alguna manera tenía que drenar y para eso existe este blog que por algo se llama: Rosa María y sus Monstruos…

Gracias por estar.

Un chamán y su sabiduría

¿Qué te dijo el chamán?

Que estoy jodida. Que me pasé de sombra!

y eso ¿qué significa?

significa que es tiempo de sanar, de vivir nuevamente,
dice que estoy saturada de realidad.

Que me excedí de crédula. No sé bien a qué se refiere.

¿y ‘ora? ¿Que vas a hacer?

pues me dio una receta, que pa’ olvidar, que pa’ desaprender.

entonces, tienes una enfermedad…

yo creo que si.

Me revisó y me dijo que tengo.
Vacío el tórax de amor por mi misma.
Que carezco de pasión.
Que me hace falta soñar.
Que la felicidad me abandonó cuando dejé de confiar en mi.
Que la voluntad se me acalambró de tanto no usarla.
Que tengo exceso de pasado, baja mi autoestima, elevado el rencor e insuficiencia de amor.

Con razón te dijo el chamán que estabas bien jodida.
¿Y cuál es la receta para tus males?

Deja te leo lo que alcancé a escribir…

hablaba muy rápido el viejo.
Que durmiera sobre lavanda
Que me de un baño de flores para sentirme hermosa y amada.
Que comiera miel para recordar lo dulce que es la vida.
Que me hiciera de comer, para recordar que también me tengo que consentir .
Que enmarcara mi foto y le encendiera una veladora , para no olvidar que estoy viva.
Que cantara en la regadera, para no tener palabras guardadas queriendo salir.
Que bailara sin zapatos, porque me hace falta conectarme conmigo y la naturaleza.
Que riera sin motivo, para no hacerme amargada.
Que diera vueltas hasta marearme, para recordar que todos los caminos no tienen que ser rectos.
Que jugara con mi perro, que por dentro sigo siendo una niña.
Que me llueva encima y me embarre de lodo, que abra los brazos para que me acaricie el viento.
Que vea el amanecer y el ocaso.
Que duerma bajo estrellas.
Que descanse en la playa.
Que suba un cerro.
Que nade desnuda.
Que viaje lejos.
Que perdiera el control.
Que acepte la vida.

Lo leí, me gustó y lo compartí … Si conocen el autor, por favor, háganme saber. Gracias. Los abrazo.

Y entonces 2021

Febrero 2021, Hola, los tenía abandonados, espero estén bien, han sido días con perdidas invaluables. Un abrazo para ti que me lees, que te mantengas sano, productivo y feliz.

El período 2020-2021 bastante extremo en todos los sentidos. Periodo de aprendizaje rudo. Seguir, cambiar lo que se tenga que cambiar, es la meta. De Venezuela, es poco lo que tengo que decirles, que ya no sepan, seguimos estancados, adormecidos y al parecer esperanza se escondió.

Abro mi ventana cada mañana, la de la cocina, para ver mi jardín, desde allí diariamente agradezco, porque desde mi cuarto dónde veía árboles, loros, cielo, luna, ya no veo nada, en mi patio mis vecinos han construido una pared de más de 6 metros que me tapó cualquier visualización. Extraño mi vista. Todo cambia, y algunas cosas, aunque no nos gusten, para bien, resulta que ahora dicen que estoy más protegida, soy claustrofóbica, estoy aprendiendo a vivir con esa gran pared allí, la casa está ahora más fresca y más oscura también.

Ahora tengo la compañía de una hermosa gatita que solo me visita pues ella tiene un hogar, llegó a casa poco después que perdiera a mi hey hey, y viene de a ratos, sobre todo en la mañana, se ha ganado un lugar en este hogar que no estaba acostumbrado a mininos, ella ha hecho menos ruda las ausencias, cuando tenga mejores condiciones y esté preparada, buscaré otro perrito, mientras Misu me hace compañía.

Misu la gatita vecina.

Enero ha sido rudo, de igual forma, uno siempre encuentra la manera de seguir adelante, he hecho cosas que tenía pendientes, hasta senderismo, por estos lugares hermosos de mi pueblo, ya que no he podido viajar por ausencia de gasolina, efectivo, virus y cuarentena, pues hay que hacer algo para no agobiarse.

Monumento Aristides Rojas. Los Morros de San Juan.

Todo está raro. Han pasado cosas, el mundo de cabeza, la gente sin saber que hacer, confusión, hay que seguir, no queda de otra.

Agradezcamos cada día, tratemos en lo posible de aprender de las lecciones que se nos muestran. Sé qué no es fácil, pero quizás no nos quede tanto tiempo…

Veré que cosas nuevas puedo traer por acá y cambiar un poquito el rumbo de este blog.

Igual siempre seguiré contando un poco las vivencias de un país en ruinas… Mientras pueda.

Saludos y muchas gracias.

Chao 2020

Chao 2020. Gracias por todo. Fue mucho lo que tuve que aprender.

Fue un año realmente complicado, en todos los sentidos, he vivido cosas que había deseado toda la vida. Soy tía abuela, ahora tengo unos seres pequeñitos que me alegran la vida, aunque sea por vídeos llamadas y fotos.

La crisis política, social y económica ha empeorado. Este año he tenido que aprender a vivir sin gas, inventando cada cosa para cocinar, mejor ni les cuento, fabricando cocinas eléctricas que se queman a cada rato, no cociné a leña porque me da asma, la luz a cada rato fallando, a veces nos quedábamos sin comer hasta que llegara la electricidad, con poca agua, caminando a todos lados, primero porque el carro sigue dañado, segundo no teníamos efectivo, tercero no hubo mucha gasolina, cuarto la cuarentena; la nueva normalidad con tapabocas me costó, pero ya me acostumbré a usarlo. Y si me preguntan, estoy muy cansada de la situación, no hubo fin de usurpación, y los proyectos se han vuelto sal y agua.

A pesar del miedo que sentí a comienzos del año pude superarlo. Agradecida de la ayuda de mis ángeles terrenales que siempre de alguna manera me acompañan he podido lidiar con la situación.

Aprendizaje mucho, agradecimiento mucho, no saben cuanto miedo he sentido y las veces que han querido volver la crisis de pánico. Lo bueno de todo esto que con respiración, la ayuda de los míos y un poco de atención a mi cuerpo, vida y alma, he logrado llevar muy bien el momento de crisis y angustia que nos ha tocado vivir.

Me vi todas las series posibles con mi familia, los tengo 24/7 y eso me ha llevado a entenderlos mejor. Fue fácil nuestra estadía en cuarentena. Peleas muchas, encontronazos bastantes, pero es normal en una familia que esto suceda y más en un encierro que nadie quería y dónde los planes y rutas fueron alterados.

Falleció mi hey hey , este año hice lo posible por salvarlo, fueron meses y meses de cuidado pero no aguantó, al menos murió tranquilo, eso gracias también a un ángel terrenal de México, un veterinario, que me ayudó vía Online a darle los últimos auxilios para que muriera sin dolor, no tuve que mandarlo a dormir, no me lo hubiese perdonado. Se hizo cuanto se pudo. Gracias también por eso. Ahora me adoptó una gatita que viene todos los días en la mañana. Es bonito y está bien.

Han muerto muchos amigos, personas conocidas y han pasado cosas terribles este año que te ponen a pensar en la maldad del ser humano, cosas que siguen sucediendo, el encierro por el virus como que sacó lo peor del ser humano, nada cambió, todo como que ha empeorado en cuanto a sentimientos, y pensar que si no aprendemos la lección será repetida, no quiero ser pájaro de mal agüero, pero seguiremos remando en aguas encontradas por largo rato.

Mis monstruos este año han crecido, pero no me he dejado llevar por ellos, miedo, angustia, desolación, tristeza, y esperanzas rotas han jugado un papel importante, aún así la fuerza de superación ha sido más fuerte, las ganas de seguir intactas y mi agradecimiento a la vida mayor.

Mi vista a la montaña, ver los loros en la mañana y ver la luna en la noche desde mi ventana del cuarto me ha sido arrebatada, mis vecinos construyeron una casa de tres pisos, me he calado un año de construcción, ruido, polvo, encierro. No sé como no he tirado la toalla, ahora tengo un muro de 6 metros en mi patio, eso es lo que veo ahora en la mañana, soy claustrofobica, imagínense, menos mal me queda mi jardín que veo desde la ventana de la cocina, extraño ver los loros, la luna en la noche, los pajaritos en mi ventana del cuarto, porque hasta la tuve que sellar mientras construyen, por el polvo. El asma regresó.

Engordé, tomé muchos anti alérgicos. Todo el mundo feliz por verme así, ahora dicen que me veía terrible delgada,que me veía fea, pero me sentía muy bien así, ahora ese peso ganado me pesa mucho en el cuerpo, me duele la columna, los huesos, y me cuesta más caminar, tendré que perderlos para volver a sentirme bien, ahora sé lo que piensa la gente y la verdad prefiero mi salud, aunque a otros no le guste verme así. Me gusta verme flaca, aunque gordita le guste a todos. Ni modo, no todos pueden ser felices.

¡Cuántas perdidas! Que año tan fatídico en cuanto a situaciones naturales. Cuántas personas sin hogar, cuántos migrando, unos saliendo, otros regresando, cuántos países en desgracia, cuánta hambre, cuántos sufriendo, cuántos enfermos, ¿cuántos? la cifra da miedo. La situación Mundial es caótica, el mundo está en guerra ideológica, social, política, y por supuesto de salud. La naturaleza también está recuperando espacio, y el orden pide regresar. Las estadísticas son aterradoras. El saldo es negativo y el mundo se debate entre el bien y el mal. Parece película de ficción, pero no lo es.

Les deseo un mejor año 2021, que tengan salud, quieranse mucho y quieran a los demás. No olviden llamar, buscar, y decirle a los suyos lo mucho que los aman. Abracen cuando puedan y con las medidas necesarias. Cuídense entre sí. Respeten al otro. Ayuden lo más que puedan.

Demasiado que contar para lo mucho que sucedió.

2021 seguiremos aprendiendo… Que la luz nos arrope y la paz nos acompañe. Es hora de despertar.

#Seguimos

GRACIAS por acompañarme y leerme.

Rosa María Moreno

29/12/2020.

Gracias.

Este ha sido un año bastante fuerte y complicado, un año de muchas vicisitudes, de sorpresas buenas y malas.

No he recibido hasta hoy la sorpresa y el milagro que esperaba, pero dicen que la esperanza es lo último que se pierde, en todo caso, agradezco cada cosa que sucedió.

A ustedes que vienen con muy buena fe a leer cada cosita que escribo, gracias.

Esta pandemia vino a mostrarnos quizás la parte más dura del ser humano, ahora es cuando se siguen complicando las cosas, no aprendimos, por supuesto repetirá y hasta más fuerte.

Hoy es 22/12/2020 quisiera escribir muchas cosas, pero algo me dice que mejor guarde silencio, que la gente anda remolona, que todo les hiede y les huele, que nada los satisface.

Las redes sociales están algo enrarecidas últimamente y todo lo que se dice o se hace es tergiversado, espero podamos volver a la normalidad y que cada quien respete el modo de pensar y de ser de cada quien y no ande solo pensando en verle la caída.

Gracias entonces a los que de alguna manera siguen siendo nobles a pesar de los duros momentos.

Gracias a ti que regalas una sonrisa.

Gracias a ti que llenas de buena vibra y le das un buen sentido a la vida de otro

Gracias a ti por ser y estar

Gracias.

Te deseo VIDA y mucha pero mucha SALUD.

Rosa María.

Y mi Hei Hei se me fue…

El 6 de noviembre mi Junior no aguantó más, hicimos lo posible por mantenerlo con vida y sin dolor, todos los días venía a inyectarlo una amiga a quien le agradezco su misericordia con mi animalito, Junior se me fue, y si era un perro, era mi perro, mi amor chiquito, mi compañía, tenía 13 años conmigo. Agradezco a mi amigo Jorge que es Veterinario y que desde lejos me ayudó que sus últimos días no fueran tan dolorosos.

Estando príncipe no nos dimos cuenta de la personalidad y la bondad de Juni. No, no era un perrito genérico, poco a poco nos fuimos dando cuenta de su gran inteligencia y de lo buena compañía que era, y también que quien hacía tremenduras en casa no era él.

Mi Juni se convirtió en mi compañero siempre estaba a mi lado, mi muñeco peludo, me lo llevaba a cada rato por delante, el ciego y yo cegata se podrán imaginar, siempre en silencio, siempre allí con su cariño, siempre cuidándome, el sabía que necesitaba y siempre me avisaba de todo con su nariz, iba y me tocaba, si tenía hambre, si quería salir, todo en silencio. Después del escándalo que era príncipe llegó la tranquilidad de Juni.

Él siempre fue muy feliz.

Escribir de él duele, la verdad no he podido superar su despedida, que animalito tan noble, tan bello, tan empático. Lo amé mucho más de lo que me imaginaba.

Si yo quería bailar lo agarraba, lo abrazaba y bailaba con él, el se dejaba apurruñar. Si me sentía sola lo abrazaba y el se quedaba quietecito, en las mañanas le dedicaba su rato, a acicalarlo, a limpiarle sus ojitos, a ponerlo a tomar agua, a ayudarlo a todo, últimamente necesitaba de nosotros, me dolía la espalda, pero lo volvería a hacer.

Sus últimas vacaciones.

Dije que no estaba preparada, aunque sabía que eso era lo mejor para él, a veces somos egoístas, él necesitaba descansar.

A ti mi homenaje mi querido y amado compañerito. Te amé quizás hasta más que a Príncipe. Quizás porque tú eras mío, yo te traje a esta casa hace 13 años cuando estabas bajo un paraguas llevando agua, y le dije me lo llevo aunque no esté destetado, desde allí comenzó nuestra aventura juntos. Que lástima que tuviste que irte, te voy a extrañar.

Mi amado Junior

26 de Octubre de este inolvidable 2020 en pandemia, todavía en cuarentena.

Hoy llueve, como siempre sigo escribiendo mi bitácora. Apenas son las 5 a.m. Madrugada fría y oscura,que llueva es bueno para que amaine el calor y la gente pueda agarrar agua, aunque no siempre llueve a gusto de todos, que sea suficiente, que no produzca deslaves que deje a gente sin hogar por inundaciones, que ya bastante tenemos con los sucesos acaecidos recientemente en Aragua con el desbordamiento del río, esa gente sigue necesitando ayuda, casi todos en este país la necesitamos, por alguna u otra razón.

Seguimos en «cuarentena» 7 días si y 7 días no, «nueva normalidad» que para nada se entiende. Esta semana según es la que toca guardarse, pero acá todo es una guachafita.

Octubre que te quiero octubre, personalmente es el mes que me ha tocado más tranquilo, a pesar de todo, he tenido sorpresas agradables: El Creador, el universo, los ángeles, la gente que quiero y me quiere. #Gracias. Alegrías que guardo en mi corazón que hacen más fácil el calvario que es vivir hoy en Venezuela.

Llegar a Octubre ha sido una odisea, pero vale la pena cada día que ahora toca vivir, ¿Me desespero? Si, ¿Lloro? Si, ¿Me canso? Si … Mis esperanzas están escondidas en algún lugar, uno en este país «lucha» por continuar, por surgir, por no dejarse vencer. Más apagones, menos todo lo demás, todo sigue empeorando que para que les cuento. Esta bitácora está llena de sobresaltos, pero con momentos de felicidad que la hacen menos dura, ahora tengo unos chiquitos que vale la pena ver crecer.

Pensé que la pandemia nos haría mejores, que entenderíamos de que va la vida, me equivoqué, ahora están más airados, más violentos, menos responsables ¿será que necesitan más? la convivencia con sus familias o sin ella como que los afectó. El efecto pandemia sigue haciendo de las suyas, el mundo está patas para arriba, hoy mucha gente ya no nos acompaña, han volado al más allá, desde dónde dicen, no se regresa. Es mucho lo que se ha perdido, es mucho lo que se ha aprendido (algunos) pero el mundo definitivamente no es mejor que antes. El ser humano se destruye solito. El río trae piedras.

En enero estaba llena de miedos, hoy día uso mi tapaboca, lavo mis manos, abrazo poco y salgo lo menos posible. Esta nueva normalidad no me gusta, pero hay que aprender a llevarla lo mejor que se pueda y no hacer resistencia. He visto demasiado este año, mi corazón, ni mi alma son las mismas, he dado un vuelco de 180° había que cambiar. Seguimos, hoy no es un día más, hoy es otra oportunidad.

Gracias por leerme. Te saludo y abrazo. A veces solo necesito escribir para drenar, hoy solo para recordarles que estamos vivos y que aún podemos hacer sueños realidades.

No te hundas, no te dejes vencer, ánimo que estamos hechos de el mismo material que él. Ahora que la muerte ronda, es bueno aprovechar lo que la vida quiere regalarte. ¡Buenos días vida!

Se nos detuvo la vida.

Desde marzo estamos en cuarentena, ya es Agosto, ¡Meses guerreando y los que faltan! Mi casa es mí santuario, el mejor lugar donde podría estar a pesar de todo, por eso agradezco. Antes de las 6 de la mañana escucho a lo lejos el alboroto de las guacharacas y la algarabía de loros que pasan muy cerca y van como contándose cosas,  mi perro raspa la puerta para que lo deje salir, me levanto, voy a la cocina, monto la cafetera, llueve por fin, se escucha el croar de los sapitos, me quedo mirando por la ventana hacia la nada, pero pensando en todo. Esperando que amanezca, que salga el sol.

Vivir esto se ha vuelto un calvario. Uno piensa, ¿Qué será lo que haré hoy de comer? Granos y arroz, es lo que casi siempre queda en despensa, escasea el agua, ese es otro cuento, posiblemente a esa hora de la mañana se ha ido la luz o comienzan los bajones que se intensifican en horas de la tarde, se quemaron aires y ventiladores, el calor hace compañía, el gas tiene dos meses y un poco más que lo entregué y aún no lo traen, estoy cocinando con olla eléctrica y microondas, no tengo cocina eléctrica, lo de la gasolina y el efectivo es otro cuento largo, algunos tenemos carro, pero dañado, nos toca caminar y mucho.

Enciendo la PC y entro a Twitter a revisar noticias, pero casi siempre hay una maraña de cosas que debes investigar antes, porque muchos son Fake New,  uno duda entre lo que es real y lo que no. Hay que ser muy ingenioso para no caer en cada cosa que se dice, además todo esto del virus y la cuarentena infinita debilita el alma y el espíritu, todo agrede y ofende. La redes y el mundo se ha vuelto un piso muy inconsistente donde caminar, parece que debajo de ese piso, hay lava…

 Veo a mi familia dormir, me pregunto para que despertarlos tan temprano, hasta mi horario que dedico al trabajo ha cambiado, todo ha cambiado, ya en estos momentos ni trabajo tengo, mis días se van en analizar que necesito y cómo lograremos mantener el hogar en el tiempo que dure la cuarentena. Soy alérgica y si por casualidad estornudo o me da por toser el susto es grande, ese corazón se me agita de tan solo pensar en los síntomas del virus y la situación de los hospitales. Enfermarse acá es un riesgo doble.

 Los días pasan lentos y repetitivos, siento miedo, tanto por quienes están conmigo, como por los familiares que están fuera, ese no saber que nos espera aterra de alguna manera, sé que hay que ser fuertes, objetivos y pacientes para resistir el virus y el encierro, ante tamaña precariedad. Somos unos guerreros de la vida , de eso no me queda la menor duda.  

Cuídense. Gracias por leer mis mostritos

25 de Marzo. Feliz Cumpleaños Rosemary

Hoy es 25 de marzo del año 2020, día cualquiera de la cuarentena por Covid 19, mi hija cumple años y nosotros hoy celebramos su vida.

Hace 24 años llegaste a nuestra vida y por allí en otro post les echo el cuento de lo delicado que fue su nacimiento:  https://rosamoreno1970.wordpress.com/2017/03/25/hace-21-anos/

Cuando llegaste a casa, empezó nuestra cuarentena.

Tú y yo habíamos pasado por esto, pero por distintas causas, llegamos y nos esperaba tu abuelo que estaba celebrando, te agarró en brazos y te bailó por toda la sala, a mi me saltaba el corazón, pero yo sabía que en mejores brazos no podías estar.

Hacía calor, era semana santa, yo venía de una cesárea super dolorosa con una herida transversal desde ombligo hasta el infinito, bromeo, pero era una herida inmensa hecha a lo rápido, casi nos morimos, tomabas teta 24/7, no dormías en la noche, nos tocaba a tu papá, abuelos mecerte en brazos para que al menos pudieras descansar. Esos días fueron rudos.

Lo cierto es que las familias por este lado del mundo tienen «costumbres»:  «que si hay luna llena no puedes salir si tienes una herida», «que el niño no puede agarrar sereno antes que caiga el ombligo» y así otra series de cosas que nos obligó a un encierro preventivo avivado por tus abuelos paternos.

El televisor se me dañó, se puso de color verde, odiaba ver la tele de ese color, me tocaba encerrada en el cuarto contigo, con esa herida fastidiosa y dolorosa apenas podía caminar por la casa, todos me ayudaban. Además que como sabes quedé media loca por la anestesia y tenía un dolor de cabeza que ni te puedes imaginar, no sé cuántos días duró, pero fue horrible.

Fuiste y eres la felicidad de la familia, primera nieta, sobrina, y nuestra hija.

El amor era tal que tu papá se peleaba con tus abuelos por cargarte y cuidarte, cosas de locos, ellos apenas te despertabas te robaban de la cama, eres amada y siempre lo fuiste.

Lo cierto de la historia es que no botaste el ombligo sino casi hasta los 20 días, los cuales  no podía salir, nos encerraron por el sereno y la cosa… Yo con calor contaba los días, te limpiaba el ombligo, el día que se te cayó hicimos fiesta y terminó nuestra cuarentena,

Hoy 24 años después estamos juntas, en cuarentena de nuevo, tu televisor se puso en verde o azul, hace calor se nos quemaron los aires, y es casi semana santa… yo sigo estando media loca pero la herida sanó, (risas) ahora solo hay esperar que se le caiga el ombligo al mundo, que aprendamos, que seamos más humanos, la humanidad se ha vuelto un gran arroz con mango que no sabe lo que quiere, el poder se les subió a la cabeza, la maldad ha reinado como le ha dado la gana, no era este el mundo que quería dejarte hija, jamás me imaginé esto.

Hoy apenas me levanto leo las tendencias en twitter y no son nada alentadoras, Covic 19, Terremoto, Tsunami. Dios mío, paren al mundo, (El mundo se paró) aunque yo aún no me quiero bajar…

Hoy te escribo largo y tendido porque no es solo una felicitación, no es un momento feliz, es un momento preocupante, pero estando contigo todo es más fácil y más llevadero cuando todo esto pase quiero que vivas, seas feliz y resuelvas lo que tienes pendiente. Tu vida apenas está comenzando y aunque con muchas trabas sé que es para ser de ti una mujer mejor, más preparada y más consciente. Solo se feliz, solo se tú. Esto es un aprendizaje duro, pero necesario.

Querida «Se respira y se agradece.» Que no se te olvide por favor. Te amo mucho, perdóname por lo que no he podido hacer, por no ofrecerte un mejor mundo, un mejor planeta, perdóname, lo siento tanto. Tu juventud no ha sido fácil en medio de todo esto, pero has podido con el morralito de tantos inconvenientes que nos han sucedido.

Gracias por venir a mi vida. Todos tenemos un sentido para vivir, todos venimos a la tierra a algo, tu viniste al mundo para recogerme los platos y apagar la luz del cuarto … jajajajajaja no mentira estoy bromeando… Viniste a ser mi compañera, la que me saca de mis crisis de pánico, la que me ayuda a pensar, la que me lee el pensamiento, la que me CALMA en estos momentos, sin ti de verdad, esto resultaría duro, me habría vuelto loca, casi sin agua, poca comida, con ese virus afuera, este calor imperante, solo tú y tus locuras, tus cuentos, las cosas que lees y escuchas, la música que hay en casa, eres la alegría de este hogar, escucharte todo el día fuñéndole la vida a tu papá y el a ti le alegran la vida a cualquiera y se la activan … Los amo. Mi querida familia. Gracias.

Feliz Cumpleaños en Cuarentena mi Rose. Dios te bendiga siempre y gracias, muchas gracias por escoger esta familia y sobre todo por escogerme a mi. Eres MI Bendición … jajaja y no es jugando. Te quiero. Pase lo que pase, Sé Feliz. La felicidad son momentos, así que disfrútalos y no los dejes pasar

Tom y yo estamos agradecidos que nos acompañes y que hoy estés con nosotros. Eres buena hija, buena sobrina, buena hermana de tus primos, eres una buena nieta, eres una buena muchacha y estoy ORGULLOSA de ti. Te amo.

FELIZ CUMPLEAÑOS Rosemary Carolina Barrios Moreno. Vida, salud, éxitos y ¡Prepárate!

Te dedico esta canción https://www.youtube.com/watch?v=vFa3pNsHOoI&list=RDvFa3pNsHOoI&start_radio=1

Te doy la vida…

WhatsApp Image 2019-09-16 at 12.13.39 PM

Feliz Cumpleaños Rose.

 

 

En cuarentena. Pandemia. Marzo 2020

He visto películas de ficción, terror y todas las del fin del mundo y por supuesto una cosa es verlo, otra vivirlo.

Una Pandemia nos arropa y el mundo con todas sus armas, no ha podido evitarlo. Un virus llamado COVID-19 enfermedad muy infecciosa, nuevo virus que no había sido detectado en humanos hasta la fecha. Causa enfermedad respiratoria, en casos graves neumonía. 

descarga

A pesar de saber, de leer y estar al tanto de muchas cosas, no me pasaba por la cabeza tener que vivir algo así.

Un Coronavirus ataca al mundo, una guerra sin cuartel, un enemigo invisible al que las fronteras no le hicieron pero ni cosquillas, el mundo entero hoy se encuentra luchando para sobrevivir al Covid 19.

Nos piden quedarnos en casa, nos piden a gritos: Lavarnos las manos, nos piden usar tapabocas, nos piden ser responsables.

La irresponsabilidad de unos, llevó a una Pandemia. Palabras mayores.

Venezuela ya devastada, ahora nos llega esto, vamos por el día 6 de cuarentena. No hay agua, ¿Se imaginan en esta cuarentena sin el vital liquido? a juro hay que lavarse las manos a cada rato, y la reserva se terminó, me trajeron un agua color marrón, me pica la piel solo pensar bañarme con ella, le agrego un poco de cloro y estoy dejando que se aclare, la comida a duras penas alcanzará como para 15 días, trato en lo posible de estirar lo que tengo, el gas está por acabarse, no hay gasolina, el ahorro no es mucho así que mejor dejo hasta allí el cuento, para algunos será como vacaciones, para otros como una tortura, sobre todo acá en Venezuela.

La luz va y viene, apagones y bajones de luz nos acompañan… Aún no se observan enfermos por dónde vivo y de verdad espero que la cuarentena nos ayude a que el virus no llegue a esparcirse.

El hospital que me queda más cerca no cuenta con nada, estuve hace poco y tuve que llevar hasta el agua porque no hay, mejor no sigo contando porque de verdad aterra.

El impacto de la pandemia en Venezuela ni siquiera me lo quiero imaginar. A apenas pocos días se lee sobre saqueos, no hay tapabocas, ni guantes. No pude comprar ni uno, así que estoy enclaustrada en casa. No se puede salir sin ellos, se entiende, pero en Venezuela hasta hace poco no se encontraban en las farmacias, ahora ya salieron al público pero a unos precios dolarizados que solo algunos podrán pagar.

Mi bitacora es simple, sigo haciendo lo que hacía todos los días, por supuesto, no puedo trabajar, solo comer, dormir, leer y estar 24-7 encerrada en casa, no he visto a mis padres y hermanos, aunque los llamo todos los días. Me cuido mucho, ya que enfermo fácil de gripe.

Querido lectores espero que estén bien y que sus familiares sigan sanos, cuídense mucho, sean responsables, lávense las manos, limpien las casas, limpien los pomos, y todo lo que toquen. Cuiden a sus mayores, salir ilesos es cuestión de responsabilidad con nosotros mismos.

Esto me asusta mucho, realmente he tenido muchos días preocupada, el dolor embarga a muchas familias en el mundo y otros ni siquiera quieren darse cuenta del tamaño de la calamidad. Hoy estamos, mañana no sabemos. Cuídense por favor y quédense en Casa. Vamos a salir de esto, si tomamos las medidas pertinentes.

Vale la pena mostrarles este escrito

«Separados pero más unidos que nunca» 

Por Edna Rueda Abrahams.

Y así un día se llenó el mundo con la nefasta promesa de un apocalipsis viral y de pronto las fronteras que se defendieron con guerras se quebraron con gotitas de saliva, hubo equidad en el contagio que se repartía igual para ricos y pobres, las potencias que se sentían infalibles vieron cómo se puede caer ante un beso, ante un abrazo.

Y nos dimos cuenta de lo que es y de lo que no es importante, y entonces una enfermera se volvió más indispensable que un futbolista, y un hospital se hizo más urgente que un misil.

Se apagaron luces en estadios, se detuvieron los conciertos los rodajes de las películas, los servicios religiosos y los encuentros masivos y entonces en el mundo hubo tiempo para la reflexión a solas, y para esperar en casa que lleguen todos y para reunirse frente a fogatas, mesas, mecedoras, hamacas y contar cuentos que estuvieron a punto de ser olvidados.

Tres gotitas de virus en el aire, nos han puesto a cuidar ancianos, a valorar la ciencia por encima de la economía, nos ha dicho que no solo los indigentes traen pestes, que nuestra pirámide de valores estaba invertida, que la vida siempre fue primero y que las otras cosas son simples accesorios.

No hay un lugar seguro, en la mente de todos nos caben todos y empezamos a desearle el bien al vecino, necesitamos que se mantenga seguro, necesitamos que no se enferme, que viva mucho, que sea feliz y junto a una paranoia hervida en desinfectante nos damos cuenta que, si yo tengo agua y el de más allá no, mi vida está en riesgo.

Volvimos a ser la aldea, la solidaridad se tiñe de miedo y a riesgo de perdernos en el aislamiento, existe una sola alternativa: ser mejores mientras estemos unidos.

Si todo sale bien, la sociedad cambiará para siempre. Las miradas serán nuestro saludo y reservaremos el beso solo para quien ya tenga nuestro corazón, cuando todos los mapas se tiñan de rojo con la presencia del coronavirus, las fronteras no serán necesarias y el tránsito de quienes vienen a dar esperanzas será bien recibido bajo cualquier idioma y debajo de cualquier color de piel, dejará de importar si no entendía tu forma de vida, si tu fe no era la mía, bastará que te anime a extender tu mano cuando nadie más lo quiera hacer.

Es hora de reflexionar, es hora de ser más humanos y responsables…

Ahora extrañamos ese abrazo, ese beso, esas tertulias con café, ese fin de semana en familia.

Cariños infinitos  y bendiciones. Salud, mucha salud. Saldrás de esto y si lo haces recuerda por favor lo que ahora estás sintiendo. Recuerda lo que significa estar con los que quieres y te quieren.

Volveremos a abrazarnos.

Rosa María Moreno 20/03/2020