Noche de truenos. Octubre 2019

Noche de truenos, relámpagos y centellas, llovió como si se fuera a caer el cielo, Junior no me deja dormir asustado, esperé que al menos sean las 5 a.m, me levanto, no puedo dormir más, recordé que llevo rato sin escribir mi bitácora, pero que les puedo contar sin ser repetitiva, no tengo gas y quien sabe cuándo lo traen, ahora hay que esperar, es por turnos, vienen a buscar las bombonas se las llevan y bueno hay que tener suerte, esperando ando.

Tengo algunas cosas eléctricas que me ayudan a bien llevar la situación, rogando que no se vaya la luz, porque me tocará cocinar en leña y mi alergia está a millón, ahora mismo me acabo de tomar un anti alérgico, porque es que algunos vecinos les ha tocado cocinar con leña, el olor del fogón y cenizas queda en el aire.

La situación no deja de ser preocupante, ahora la región entera parece ser lava ardiendo, las noticias no son alentadoras y parece que el mal estuviera ganando la batalla, en nosotros está no dejar que triunfe.

Aun así, seguimos, todo es un desorden, tanto humano como ético, el mundo patas para arriba, ya no sabes hacia donde voltear para que no te salpique, no puedo ser positiva en este momento, aunque lo necesito, la situación es desalentadora. Sigo en Venezuela, muchas cosas, personas me sostienen acá,  sé que tendré que tomar algunas determinaciones, uno intenta en la medida de lo posible progresar, seguir trabajando, inventar nuevos negocios, reinventarse.

Llegó Octubre, con mucho empujón, que no es fácil, y uno dentro de su fortaleza dice ¡si puedo! y avanza contra la corriente, y a cada rato un chapuzón, un remolino, te envuelve, te ahoga, sales agarras aire, vuelves, te hundes y así…

Todo este año ha sido de subir, agarrar aire y de nuevo ese bendito ciclo, que ciertamente, te arrebata tus fuerzas… y vuelves a respirar. Es un ciclo que ya tiene que acabar, necesario es saber el cuándo y el cómo.

Si el mundo anda como anda y los organismos que se dicen defensores no defienden ni su vida, que podemos esperar para Venezuela y otros países del continente. El poder envilece y el mundo está envilecido, sabemos quiénes tienen la mano metida en todo esto.

Lo siento por todos aquellos que hoy sufren, por las familias de los que deciden quitarse la vida en estos momentos de pesadumbre, por aquellos a quienes se las arrebatan, lo siento por los niños, abuelos y jóvenes que tienen que pasar por esta situación, lo lamento. La impotencia me agrede y quizás este no era buen momento de escribir, pero la alergia me grita, cuenta, di, habla. La molestia me invita a soltar, porque me ahogo.

Escucho los pájaros que comienzan a cantar, los sapitos del jardín siguen croando, bastante fuerte, a pesar de llevar agua toda la noche con ese croar “Luis, Luis, Luis, luis” que  quiere decir que la lluvia nos acompañará por un buen rato.

Sigo dando clases, sigo aupando a Rose a continuar su carrera, aunque sea por medio de intercambios, todos seguimos trabajando con pocas ganancias, con unos ángeles terrenales que no me dejan sola.

Acomodo mi casa, mi lugar, mi templo, lo mejor que puedo, para que nos sintamos cómodos en ella, he buscado por todos los medios que no se vea abandonada, ni mucho menos, son muchos años sin pintarla, porque primero está la comida y la salud, entonces se va deteriorando, porque la prioridad es otra, pero de alguna manera la tengo presentable, espero que no nos pase como en Macondo en Cien años de soledad. Cuesta mucho mantener en pie nuestras casas, porque lo que se daña difícilmente podemos repararlo, carros estacionados esperando arreglo, cementerios de enseres eléctricos, ventiladores, aires, neveras, etc. producto de los intensos bajones y apagones de la luz.

Octubre que te quiero Octubre, dónde siempre me pasan cosas. Octubre para rememorar…

Este comenzó de alguna manera para el mundo convulsionado, me imagino que es la primera rueda del espiral y como siempre nos dicen: sobrevivirá el más fuerte.

Pueblos que están pasando por momentos complicados, lo siento, ánimo y en cada corazón que me lea, por favor no se sienta consternado, las situaciones de vida existen para que aprendamos, solo mira muy dentro de ti qué es lo que necesitas comprender.

Sé más humano, más empático, que la maldad no gane en ti. Entendiendo que el mal todo lo corroe y no somos de Titanio, aunque lo parezcamos, somos seres humanos de carne y hueso, Cuidemos nuestra alma.

Hagamos el bien y no miremos a quien y continuemos nuestra ruta aunque por momentos sintamos que vamos contracorriente.

No tengo expectativas, esperanza sigue en pie, la pobre está fracturada, desgastada por la acción de otros, pero  sigue viva, porque si la pierdo entonces moriré de tristeza y no… No puedo dejar que el mal gane en mí, entonces a seguir haciendo lo que sé, en el espacio y tiempo que se me dé… Gracias por leerme.

Ánimos y fuerzas.  “Quien tenga miedo de morir que no nazca” así me dice mi hija todos los días, sonrío.

Sigo porque de alguna manera soy el piso, la compañía y el camino de alguien más. Gracias.

#MiMonstruitoDelDía.

Hola 2019. Seguimos.

Bienvenido 2019. Comienzos de año, continuación de vida, después de este mes navideño de darnos una pausa para “festejar” el nacimiento de Jesús, la natividad, el fin de año y la llegada de los Reyes, de disfrutar unas navidades teñidas de mucha impaciencia por un futuro, que si bien es cierto no se ve claro, necesitamos tener fe y esperanza para co-crear uno mejor, creer en nosotros mismos, esta gente socava nuestras fuerzas, ha pasado y sigue pasando de todo.

Un diciembre que pasó muy rápido, mi árbol sigue alumbrando en mi sala, siento que me quedó hermoso, quizás fue la forma que lo armé y todo lo que sucedió mientras lo hice, sentimientos brotaban, siguen a flor de piel, hice también mi nacimiento grande en la entrada de la casa, como homenaje y agradecimiento a seguir con vida, respirar y alimentarme.

Comienzo agradeciendo los regalos, el estar continuamente conmigo y con mi familia, comienzo agradeciendo la compañía, los mensajes, el apoyo incondicional, no queda más que decirles que aquí estoy para las que salgan, mientras yo pueda, por supuesto.

Son muchos los objetivos trazados y que voy a cumplir, es necesario tomar fuerzas, sigo tosiendo, la gripe ha mermado pero está latente en mi, es como una alergia, como una baja en mis defensas y ¿cómo no? cuando vislumbras cada día que el camino se te vuelve empedrado y cuesta arriba, ¿ quien dijo miedo? he llegado hasta acá, no es momento de claudicar, mucho por hacer, mucho por sentir, mucho por amar.

Sigo respirando y mira que me ha costado un mundo, los que han visto noticias y viven en este país, saben lo delicado que es enfermarse acá, y poder hacerse estudios, placas y exámenes necesarios, pero como dice Rosme lo lograremos. Es complicado sanar en un lugar donde hasta las pastillas para la fiebre son incomprables, pero bueno uno se ha vuelto “brujo” y se toma todas las hierbas que existen para la gripe y problemas respiratorios, con la mala suerte que también soy alérgica a las plantas o he hecho rechazo a ellas. Es complicado pero no imposible permanecer. Seguimos.

Bueno escribiré mientras pueda, el Internet está patético y los servicios empeoran, en muchos lugares de la zona donde vivo se han robado los cables de la telefonía por consiguiente no hay Internet. Poco a poco nos han dejado incomunicados, mientras pueda, pasaré por acá a dejarles un poco de mis vivencias, en un país agotado.

Poner empeño en lo que deseo y necesito es mi plan. Pensé que a esta edad “comenzar” sería ya pasado y solo tendría que crecer y descansar. Pero no, me toca seguir luchando para preservar lo que he logrado.

Esta semana Venezuela tiembla y no solo porque en realidad lo está haciendo, llevan más de 70 replicas en menos de 8 días, también tiembla social y políticamente, este es un país del todo contra todos, no pongo las manos al fuego ahora, solo doy el beneficio de la duda, porque de alguna manera tenemos que salir de esto, no aguantamos más.

Es necesario un cambio urgente ¡por humanidad!.

 

Feliz, prospero y productivo Año 2019. Bienvenidos todos. Estoy por twitter @rosmarymoreno donde me podrás leer a diario. Gracias por su visita. Sobre todo a mis lectores que siempre están por acá , a ellos mi agradecimiento infinito.

No olvides las 4 palabras que sanan:

Gracias,

lo siento,

perdóname,

Te amo.

 

a4c306abbb5e1925441fe036b286c9f2