Terminamos 2017

 

Si terminamos, ya sé que te vas, pero antes que lo hagas quiero decirte un par de cosas o quizás un poco más. Termino agotada y casi sin fuerzas, con una actitud nada triunfalista, porque a decir verdad, casi me arrastro, termino ajada, desgastada, y con el corazón roto, luché por todo lo que quise y lo hice con el alma, di todo lo que pude, me quebré el alma en el camino, dejé huellas, la tormenta fue fuerte, tus ataques y arremetidas fueron demasiado contundentes, viniste con todo, mis ropas terminaron desgastadas y los zapatos rotos de tanto caminar.

Terminamos, me caí tantas veces, me quitaste a personas que amaba con toda mi alma, te llevaste mucho de mí. El miedo, la angustia, la desesperación, la ira, la rabia, la desolación, el engaño, la traición, la violencia, el hambre, fueron compañía, las lágrimas como mar han brotado y hoy siguen haciéndolo, ¿pero sabes qué? me hiciste fuerte.

Me hiciste más fuerte 2017, no te voy a extrañar sabes, pero te quiero agradecer, porque la mujer que comienza el 2018 es quizá la mujer que hubiese querido ser hace unos años atrás.

Soy ahora el timonel de mi propio barco y a pesar de todo mucho más humana y con más ganas de luchar que antes. La vida sigue dándome lecciones y las de este año han sido las más duras.

Terminamos 2017. Hoy solo queda decirte que a pesar de las perdidas y de las faltas sigo en pie. Gracias por las enseñanzas.

Me pasan tantas cosas por mi mente, la madrugada de hoy pasó la película completa de todo este año, pero aquí estoy, aunque creo que mucho de esas balas que quitaron tantas vidas  también mataron un poco de mi interior, esas heridas sanarán el día que vea a mi país libre.

A ustedes que siempre me leen, les dejo un abrazo de paz con cariño y les deseo un mejor 2018.

Gracias por acompañarme. Mi maleta este año solo tiene el amor de los míos, no sé qué me espera en el 2018, pero espero que sea mejor que este y nos traiga la libertad tan anhelada.

Feliz Año Nuevo, queridos.

Gracias…

 

 

 

 

 

Esos Adioses

Siempre habrán adioses, hay que saber encajarlos de manera que nos hagan fuertes y sólidos en nuestra vida emocional. Hay que preparar ese corazón.

Hay que saber despedirse. Agradecer y continuar. ¿Quien dijo que las despedidas son fáciles y que uno olvida al que se va?

Las personas importantes no se olvidan, sólo nos acostumbramos a su ausencias. Aprender a despedirse a tiempo …

Venezuela país de los adioses, nunca habíamos perdido tanto seres, bien sea por enfermedad aunado a falta de medicinas, suicidios, idas del país, separaciones, inseguridad y hasta por envenenamiento con comida cosas jamás vistas en este país. País de despedidas frecuentes.

“Adiós, cariño”

3f317cf0c94794286d82b30f5aa8022f

Hay despedidas que todos sabemos que llegarán pero hay unas que son imprevisibles. Cuando llegan no entiendes el por qué , quizá no pusiste atención a las señales.

Hay despedidas forzadas. No es igual cuando te vas voluntariamente sino que eres forzado a hacerlo. Sentimientos dolorosos, adioses traumáticos.

Hay despedidas de despedidas …

hay despedidas necesarias, que duelen en el alma, pero que son necesarias para tu paz espiritual.

Aeropuertos, terminales, puertas de casas, cementerios. Son esos los testigos mudos de nuestras despedidas … .

“Las despedidas son necesarias, para disfrutar luego, las alegrías del reencuentro” Richard Bach

Llenemos nuestra vida de te quieros, de gracias, de te amos y de adioses necesarios. Pero todos desde el corazón para el corazón.

¡Y es que morimos un poquito con cada adiós!

%ee%9d%88geygla-%f0%9f%8c%bc%f0%9f%8c%88-%ee%9d%88-la-orden-es-ser-feliz-%f0%9f%8c%b8

Disfruta de cada segundo, el tiempo pasa tan ligero que no se percibe. Instantes que ya han pasado y no has vivido. Manuel Vallejo

Uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y con cada adiós uno aprende. J. Luis Borges

bef1cff037bb518a35afde0e4a46b5c4

 

Gracias … Regresa cuando quieras …