Bitácora de Mayo…

Hola, hasta hoy muchas cosas han sucedido, 25 de mayo de 2018, debajo de ese puente corre mucha agua, y está muy sucia, seguimos con el pseudo mandatario, el “dueño” de la bodega que ya no tiene nada, porque simplemente la quebró, dejar la política de lado sería irresponsable en un país donde la situación es tan paupérrima, la gente sigue buscando culpables y será que no nos vemos todos los días al espejo. Vivimos buscando “solución” a todo, mientras tanto, eso se queda así, nunca se termina de arreglar, los pañitos de agua tibia se enfrían.

La responsabilidad recae completamente en aquellos que se han dejado comprar el alma, aquellos que el poder los ha envilecido, aquellos que tienen el deber de tocar la puerta y decir ya está bueno, de los vendedores de efectivo, saqueadores, buhoneros de la pobreza, hienas que matan a su propia especie para conseguir propios beneficios, y también cuando nosotros arriesgamos la vida para movilizarnos en camiones, en vez de decidir si no hay autobuses, pues no me muevo de casa, esos camiones también dejarán de funcionar y entonces ¿ harán “el carro de picapiedras”? a todo le conseguimos solución, cada día desmejoramos más nuestra calidad de vida, seguimos buscando opciones y les permitimos empobrecernos más, la indefensión aprendida ha hecho estragos en nosotros, así se nos pasan los días, la vida y la felicidad.

Le pido mucho a nuestro creador por una pronta solución y si ya sé que Cuba tiene más de 50 años en lo mismo, no me importa lo que digan, yo sigo esperando una solución a tan grande dilema, debe haberlo, tenemos que insistir, y no me vengan con el cuento de votar porque lo volveré a hacer el día que esa “gente” no maneje todos los entes, si no se han dado cuenta, pues ya es hora, los últimos comicios fueron un soberano error, con las hienas no se llegan a acuerdos, es hora de comprenderlo, no se llega a acuerdos con alguien que está entre la espada y la pared y que si suelta igualmente será su ruina, por donde se vea, pierde, entonces no soltarán tan fácil su “coroto” están ensebados y bien apoltronados, aún tienen muchos bienes, creen que tienen a Dios agarrado por la chiva… amanecerá algún día y veremos, espero no estar ciega para entonces.

En esta bitácora les digo que ya mejoré de la culebrilla (Herpes zoster) pero me costó lágrimas, horas de sueño, dolor y angustia. Gente preocupada me ayudó a salir de ello, les agradezco. A Carlos Crez que me envió las medicinas, el Aciclovir y todos los calmantes, A Thony por darme lo necesario y llamarme la atención por varios días para que hiciera lo correcto, a esas mujeres hermosas que tienen conocimientos ancestrales, a mis ángeles que han hecho por mí lo que nadie, Glorié, Yacke, Neka, Nina, Enrique, Raúl, y otras personas que no nombraré, porque solo pasaron por mi vida para ayudar y se fueron, a mi hermosa familia, padres , hermanos, cuñados, Tom y Rose.

Sin la ayuda de tanta gente mi recuperación no habría sido posible, fíjense que dura está la situación en Venezuela que enfermarse es terrible y si no se cuenta con activos, pues uno termina muriéndose.

Seguimos remando, pero se hunde, quedamos muchos como los músicos en el Titanic, unos con salvavidas puestos esperando la ocasión para lanzarse, otros por causas ajenas debemos quedarnos porque no tenemos otra opción, no todos tenemos el temple y la valentía de dejar todo atrás y empezar de nuevo, a ellos abrazos y cariños siempre. A los que nos quedamos fuerza, ánimo y empatía hacia el prójimo, para ayudarnos entre tanta carencia, que esas carencias no nos obliguen a ser caimanes del mismo pozo, no te conviertas en el monstruo con el que peleas, conserva el amor por los tuyos, por tu país y por tu familia. Los que están fuera entiendan la desesperación de los de adentro y viceversa.

No es divididos que lograremos algo y ya nos hemos dado cuenta, ¿por qué han ganado siempre? Porque “siempre” nos han dividido y saben como hacerlo. Tanto caimán, tanta gente pescando en río revuelto, tanto “viva la pepa” que ya no sabemos quién es quién.

A mí no me vengan con cuentos de caminos, llevo rato recorriéndolos, no soy un teclado, no soy un tuit, no soy solo un mensaje, he hecho lo que ha estado a mi alcance y un poco más. No tengo la solución en mis manos, no sé cómo salir de este atolladero, no tengo una solución mágica. Pero actuaré en consecuencias cuando sea necesario. Por ahora observo el panorama, debo conservar la calma, nada bueno se nos aproxima. Viene Junio y con él el cambio del cono monetario y el desastre financiero mayor visto en la historia de Venezuela (Quisiera que No) pero con todo el panorama, no nos deja otra cosa que pensar.

Por mi parte la palabra esperanza no deja de resonar porque el día que la pierda muero de tristeza.

Conozco desde cerca, muy de cerca la situación país, venezolana de a pie, que anda en bus, que tiene que buscar en los supermercados algo que comprar con lo que apenas gana. La conozco porque la vivo.

Hay lecciones que hasta que no las aprendes no dejan de sucederte…

Venezolanos por favor aprendamos la lección.

Saludos y abrazos. Agradezco con el alma la empatía que han tenido conmigo, son tantas las personas que día a día ofrecen cariño, que es como difícil no creer en el amor del ser humano. Si creo, existen seres extraordinarios ,que nos ayudan a permanecer de pie. Los quiero mucho, gracias por existir.

A mis amados Ángeles –  Gracias.

@rosmarymoreno