Un hola, un saludo, una advertencia o solo catarsis

Hace rato que no me paseaba por aquí a dejarles un escrito, infinidades de inconvenientes ahora me rodean.

Soy venezolana y como ya se han enterado, nuestra situación es crítica, si algún día les conté que íbamos rumbo a un precipicio… pues llegamos.

Aprendiendo a subsistir, sobrevivir  o vivir a duras penas,  si, así estamos,  preparados,  quizás no tanto, pero hemos aprendido a sobrellevar la situación.

Aquí cada día se aplica la supervivencia del más apto, la ley de la selva,  la ley del más fuerte, una feroz competencia por conseguir los bienes más indispensables, aunque ustedes no lo crean, en esto se convirtió mi Venezuela.

Y no me considero pájaro de mal agüero, desde que comencé a escribir en este blog , estoy advirtiendo los peligros del Socialismo, simplemente una barbarie, no se puede llamar de otra manera, acabaron con todo, así como aquella  canción de Wilfrido Vargas  ¡Ese barbarazo acabó con tó!

Acabaron con la gallinita de los huevos de oro, y aunque no termino de perder la fe y la esperanza, no veo que sea mucho lo que se pueda hacer  más que seguir trabajando e intentando aclarar este negro panorama, la luz del túnel aún bastante lejos no se divisa, pero me niego a sentir que no la veré algún día no tan lejano.

Seguiré caminando y sí tengo que hacerlo descalza pues lo haré , que ahora no es porque me da la gana, sino porque comprarse un par de zapatos son más de cinco sueldos mensuales.

Si hasta la posibilidad de vestirnos y calzarnos sin hablar de comer porque la escasez y la inflación son intimidantes , casi imposible mantenerse estable.

Socialismo… “Sálvese quien pueda”… y cuando me nombran esa palabra lo menos que quiero es soltar una tamaña grosería que por respeto a ustedes que me leen, no lo haré…

Veo  que algunos países ya tienen este germen… cúrense en salud, no se equivoquen al votar. Piensen en sus hijos, en sus oportunidades de vida. Si no quieren ser igualmente pobres, piénsenlo.

Sigo pensando que la democracia con todos sus males es mejor que esto que ahora tenemos.

Un abrazo