Noche De Septiembre (bitácora2018)

 

Septiembre  (bitácora2018)

A los 21 días del mes de septiembre a las 11 pm los recursos que nos ayudan a sobrevivir y a sustentarnos cada día se agotan, algunos como yo seguimos empeñados en quedarnos, a pesar de todo, y me han dicho por allí que soy más terca que una mula y no me ofendo por eso, allá los que se ofenden por el humor del pueblo y le han aplican una zaparapanda de años presos a unas personas por ser como somos los venezolanos, que a todos le sacamos un chiste, para no ahondar en el tema porque me trae molesta, les cuento que con el nuevo cono monetario las cosas no han funcionado mejor, esta vez hago la salvedad que también entre los mismos venezolanos y su viveza criolla han encarecido más todos los productos y hacen mucho más difícil su adquisición.

Explicar a quién no vive acá, se vuelve como complicado. Sigo, en cuanto a la salud pues si te enfermas, te deshidratas, o se te baja el azúcar, pues no hay o no se consigue suero de ningún tipo, ni solución glucosada, debemos preparar sueros orales en casa o en su defecto comprar agua de coco, o de zanahorias, o tomar un refrescos en última instancia, que cuesta un ojo de la cara. Se debe saber que enfermarse ahora si es una sentencia de muerte, y son muchos los que fallecen por no colocarles suero a tiempo, calmantes, o algo para la fiebre, porque hasta eso está faltando, cosas básicas que debería haber para primeros auxilios.

Podría estar horas escribiendo y no tendría nada bueno que contarles, es cansón.

Mi septiembre no ha sido mejor que agosto, por motivo salud, este mes ha estado detenido,  tomé unos días libres, tocó cuidarme y cuidar, visitar a diario médicos buscando solución a lo que nos aqueja, algunos médicos son bastante jóvenes e inexpertos, muchos  han emigrado, como hacen falta nuestros especialistas que se han marchado .

Me tocó caminar mucho más este mes, hay menos transporte y mucha gente, seguimos con problemas de dinero en efectivo, hasta hoy empecé a ver que estaban pagando un poco más en los bancos.

Veremos dijo un ciego.

Entre noticias de artistas, Saime, banquetes, viajes, soberanos, bonos, regalías, intervención, invasión, votos,  dimes y diretes entre políticos, ayuda humanitaria, un regreso a clases muy triste. dónde a los niños no se les pudo comprar ni ropa, ni útiles escolares, muchos regresan con uniformes usados y pocos cuadernos, porque el precio superó expectativas, y otros simplemente no regresan.  Así  se nos ha ido parte de septiembre.

Quisiera en estos pocos días que quedan de este mes nos trajera buenas nuevas. Amén

 

 

 

 

Anuncios

Bitácora de Mayo…

Hola, hasta hoy muchas cosas han sucedido, 25 de mayo de 2018, debajo de ese puente corre mucha agua, y está muy sucia, seguimos con el pseudo mandatario, el “dueño” de la bodega que ya no tiene nada, porque simplemente la quebró, dejar la política de lado sería irresponsable en un país donde la situación es tan paupérrima, la gente sigue buscando culpables y será que no nos vemos todos los días al espejo. Vivimos buscando “solución” a todo, mientras tanto, eso se queda así, nunca se termina de arreglar, los pañitos de agua tibia se enfrían.

La responsabilidad recae completamente en aquellos que se han dejado comprar el alma, aquellos que el poder los ha envilecido, aquellos que tienen el deber de tocar la puerta y decir ya está bueno, de los vendedores de efectivo, saqueadores, buhoneros de la pobreza, hienas que matan a su propia especie para conseguir propios beneficios, y también cuando nosotros arriesgamos la vida para movilizarnos en camiones, en vez de decidir si no hay autobuses, pues no me muevo de casa, esos camiones también dejarán de funcionar y entonces ¿ harán “el carro de picapiedras”? a todo le conseguimos solución, cada día desmejoramos más nuestra calidad de vida, seguimos buscando opciones y les permitimos empobrecernos más, la indefensión aprendida ha hecho estragos en nosotros, así se nos pasan los días, la vida y la felicidad.

Le pido mucho a nuestro creador por una pronta solución y si ya sé que Cuba tiene más de 50 años en lo mismo, no me importa lo que digan, yo sigo esperando una solución a tan grande dilema, debe haberlo, tenemos que insistir, y no me vengan con el cuento de votar porque lo volveré a hacer el día que esa “gente” no maneje todos los entes, si no se han dado cuenta, pues ya es hora, los últimos comicios fueron un soberano error, con las hienas no se llegan a acuerdos, es hora de comprenderlo, no se llega a acuerdos con alguien que está entre la espada y la pared y que si suelta igualmente será su ruina, por donde se vea, pierde, entonces no soltarán tan fácil su “coroto” están ensebados y bien apoltronados, aún tienen muchos bienes, creen que tienen a Dios agarrado por la chiva… amanecerá algún día y veremos, espero no estar ciega para entonces.

En esta bitácora les digo que ya mejoré de la culebrilla (Herpes zoster) pero me costó lágrimas, horas de sueño, dolor y angustia. Gente preocupada me ayudó a salir de ello, les agradezco. A Carlos Crez que me envió las medicinas, el Aciclovir y todos los calmantes, A Thony por darme lo necesario y llamarme la atención por varios días para que hiciera lo correcto, a esas mujeres hermosas que tienen conocimientos ancestrales, a mis ángeles que han hecho por mí lo que nadie, Glorié, Yacke, Neka, Nina, Enrique, Raúl, y otras personas que no nombraré, porque solo pasaron por mi vida para ayudar y se fueron, a mi hermosa familia, padres , hermanos, cuñados, Tom y Rose.

Sin la ayuda de tanta gente mi recuperación no habría sido posible, fíjense que dura está la situación en Venezuela que enfermarse es terrible y si no se cuenta con activos, pues uno termina muriéndose.

Seguimos remando, pero se hunde, quedamos muchos como los músicos en el Titanic, unos con salvavidas puestos esperando la ocasión para lanzarse, otros por causas ajenas debemos quedarnos porque no tenemos otra opción, no todos tenemos el temple y la valentía de dejar todo atrás y empezar de nuevo, a ellos abrazos y cariños siempre. A los que nos quedamos fuerza, ánimo y empatía hacia el prójimo, para ayudarnos entre tanta carencia, que esas carencias no nos obliguen a ser caimanes del mismo pozo, no te conviertas en el monstruo con el que peleas, conserva el amor por los tuyos, por tu país y por tu familia. Los que están fuera entiendan la desesperación de los de adentro y viceversa.

No es divididos que lograremos algo y ya nos hemos dado cuenta, ¿por qué han ganado siempre? Porque “siempre” nos han dividido y saben como hacerlo. Tanto caimán, tanta gente pescando en río revuelto, tanto “viva la pepa” que ya no sabemos quién es quién.

A mí no me vengan con cuentos de caminos, llevo rato recorriéndolos, no soy un teclado, no soy un tuit, no soy solo un mensaje, he hecho lo que ha estado a mi alcance y un poco más. No tengo la solución en mis manos, no sé cómo salir de este atolladero, no tengo una solución mágica. Pero actuaré en consecuencias cuando sea necesario. Por ahora observo el panorama, debo conservar la calma, nada bueno se nos aproxima. Viene Junio y con él el cambio del cono monetario y el desastre financiero mayor visto en la historia de Venezuela (Quisiera que No) pero con todo el panorama, no nos deja otra cosa que pensar.

Por mi parte la palabra esperanza no deja de resonar porque el día que la pierda muero de tristeza.

Conozco desde cerca, muy de cerca la situación país, venezolana de a pie, que anda en bus, que tiene que buscar en los supermercados algo que comprar con lo que apenas gana. La conozco porque la vivo.

Hay lecciones que hasta que no las aprendes no dejan de sucederte…

Venezolanos por favor aprendamos la lección.

Saludos y abrazos. Agradezco con el alma la empatía que han tenido conmigo, son tantas las personas que día a día ofrecen cariño, que es como difícil no creer en el amor del ser humano. Si creo, existen seres extraordinarios ,que nos ayudan a permanecer de pie. Los quiero mucho, gracias por existir.

A mis amados Ángeles –  Gracias.

@rosmarymoreno   

 

¡ Me rindo! NO

Desde hace unos días para acá y después de tantas cosas, mi vida ha dado un vuelco, podría decirse que a 30 días del mes de enero del 2018 a mis sentimientos les han dado una revolcada que da gusto.

Da gusto, porque ahora puedo decirte cómo se vive cuando ya no puedes sentir más hambre, más dolor, más angustia, más tristezas, más desesperación, más locura, ahora puedo contarte que se siente como se puede morir en vida y un día entender que no es así, que a pesar de las circunstancias siempre habrá maneras de salir y de reacomodarnos.

Oscar todavía sigues apareciendo en mis sueños, vivo cada cosa que te pasó a ti y a las personas que te acompañaban en esa casa, tus palabras quedaron grabadas en mí, no entendí tu actuación tan vehemente, quisiste creer en los venezolanos, en tus compañeros, en la buena voluntad de las personas, ¿cómo ver la vida, después de ti? , dicen que todo aquel que se mete a redentor sale crucificado, ¿será útil tu muerte y la muerte de todos esos jóvenes?  No lo sé, me entra una gran decepción y una angustia indescriptible al no saber qué hacer en estos momentos.

La situación es tan caótica, que no sé cómo expresarla acá, ya ni siquiera podemos poner nuestra opinión en redes, atacarnos es la premisa. Mundos de odios, mundo de egos, mundo de mierda.

Ellos Oscar y sus compañeros rebeldes fueron para mí un pájaro espino.

capture-20180129-220542

 

Después de eso me quedó una gran herida en el alma, ver como asesinan y masacran a unos seres humanos que dicen rendirse, he visto demasiado, he sentido demasiado, me ha dolido inconsolablemente, me siento de manos atadas.

He sentido miedo, esta semana muy cerquita de donde vivo lincharon a un hombre que intentó robar a unas personas en una cola para comprar Harina Pan. Dos horas llevó golpes hasta que les dijo por favor mátenme  y luego como si nada los que los molieron a palos, puños y golpes le quitaron el bolso y se repartieron el botín. ¿Ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón? Pues no lo creo. Asco sentí, dolor sentí, miedo sentí, temor sentí y sí, me da la gana de sentir carajo, porque soy humana aún, y el día que no lo haga entonces estaré muerta. Que si se lo merecía no lo sé, que si era culpable de lo que sucedió, si, el tejió su propia trampa, pero así los que cometieron esa salvajada, porque ya no regresarán a ellos mismos. Ya mataron.

También me sucedió que mi padre salió a hacer unas compras y al ver los precios de las cosas y su sueldo se le subió el azúcar, es diabético, hipertenso, cardiópata se montó en un bus y allí cayó redondito despertó en el hospital, pensé había muerto y en el camino sentí lo rudo que será mi mundo sin su presencia. Ha estado enfermo y a punto de morir tantas veces y todavía sigue luchando, él es mi norte y mi guía, así como mi madre, que a pesar de su depresión ha salido adelante, camina y sigue viviendo y tiene una fortaleza digna de admirar. Ellos son mis bases y me sustentan. Por ellos estoy aquí.

El hambre no juega carrito. Atrás quedó eso que mis padres me decían ¡come muchacha que en África los niños se mueren de hambre!  Dios mío, tamaña revolución hambreadora y miserable. Ahora la conozco de cerca, me ha dado la mano y hasta le he sonreído, le he dicho  a esa caraja que posiblemente acabará con nosotros, pero que le daré la lucha hasta donde mi cuerpo me lo permita. Podría hacer un libro de como ingeniárselas cuando el hambre ataca y ya no tienes mucho que comer, y no porque no trabajes, porque es que seguimos haciéndolo incansablemente, sino porque la inflación nos come lo poco que ganamos… menos de 1 dólar al mes.

Para completar soñé que me salían alas en la espalda, sentí como me salían cada una de las plumas de la espalda, las palpé, las toqué, parecían a las plumas de loro cuando apenas le están saliendo, que parecen pitillos, pues así y de allí iban saliendo una a una y sangrientas, rompían la piel donde salían, dolían demasiado, y las vi abrirse, botar gotas de sangre. Que impresión tan grande. Solo fue un sueño o una pesadilla. No lo sé, eso pasó a pocos días de haber caminado de San Juan de los Morros a San Sebastián en peregrinación de la Virgen de la Caridad a quien venero. El dolor de espalda sería una contracción muscular y me duró varios días. Creo en los milagros, porque camino muchos kilómetros descalza y llego a la virgen sin una sola llaga en los pies, mi familia es testigo. Sigo viva y enterita y sin un rasguño. Caminé y pedí por el eterno descanso de todos los que han muerto intentando sacarnos de esto, que ya es una tortura. 21 km rezando por sus almas, pidiendo por nosotros y por nuestro país, en una carretera a oscuras, destrozada, donde cada paso dolía más que otro. A la hora que caminé algunas personas generosas en plena oscuridad nos dieron agua y mandarinas. Que Dios las bendiga, porque sé el sacrificio que tuvieron que hacer para ayudar. Este año costó un poco más, pero lo logré, llegue tomada de los brazos de Tom, Salvador y Rose, quienes tuvieron que ayudarme a llegar agarrada de ellos, que también estaban cansados y adoloridos.

Me han dado muchos significados, pero de ese sueño, me quedó ese sentimiento en el corazón de haber visto y sentido el dolor de ver salir algo extraño en mi cuerpo, me encantan las imágenes aladas pero creo que les agarré miedo, el dolor no fue nada normal, era como si se me fuera a reventar la espalda y con él también el corazón, así se debe sentir un infarto, yo aquí dramatizando.

ELtqEqnS (1)

 

Emoción tras emoción, dolor tras dolor… Acaso se puede sentir más. Amanece escucho en mi cabeza esas palabras “Me rindo” “Nos rendimos” pero igual nos siguen matando. Entonces no quiero rendirme, quiero seguir luchando, no quiero supervivir, quiero Vivir no como antes, sino como ahora, como la persona que ahora soy.

También en estos días he sentido grandes alegrías, conocer personas que han traído a mi vida felicidad, nadie entendería en una situación así, triunfos en momentos de austeridad, orgullo de sentir que no he trabajado en vano, logros ganados a punto de trabajo y muchas lágrimas pero también de alegría de ver culminadas las metas trazadas.

Mi hija ya es periodista y eso es mi más grande alegría, mi pichoncito ya se está graduando, termina los últimos capítulos de la tesis y culmina un pasito más, le deseo éxitos y sigo de su mano hasta que ella pueda alzar vuelo sola. Que posiblemente será más rápido de lo que imaginamos. Amo a mi Rose y estoy infinitamente orgullosa de ella.

Entonces a treinta días del mes de Enero del 2018 he sobrevivido a este vendaval de emociones y solo les he hecho un resumen. Porque este enero he desnudado cuerpo y alma y solo comienza el año. Esta bitácora sigue porque para eso vengo aquí a drenar a soltar, para poder continuar y dejar por escrito lo que acá nos sucede. Venezuela 2018

Gracias por leerme @rosmarymoreno 

 

Estas bitácoras que duelen en el alma.

Diecinueve  de enero. Venezuela. Cinco y media de la mañana, aún está oscuro, amanece más tarde, menos mal me se mis teclas de memoria y se me hace fácil escribirles con solo la luz de la pantalla.

Un mes y diecinueve días han pasado de este año y los pobres siguen siendo más pobres, la clase media no existe y los ricos, bueno los ricos ya ustedes saben quiénes son. Extinta la clase media, como querían con su socialismo desgastante todos, menos ellos, somos iguales, cada día con menos poder adquisitivo.

No hay sensación más desesperante que levantarse todos los días contando el dinero a ver para que te alcanza y  que será lo que puedes comprar para comer en la semana, ya no se puede hacer mercado para un mes, eso era en tiempos de vacas gordas, ahora estamos en el de las vacas flacas y ni ellas existen, la delincuencia y la situación país  ha tocado también a los productores y a los criadores de ganado vacuno, bovinos, ovinos, aves, etc.

Sin contar que ya ir a un supermercado es una experiencia de terror, primero porque es poco lo que consigues, segundo porque si hay algo los precios son exorbitantes y tercero lo que sufres al pagar la cuenta porque tienes que sacar el efectivo si es que tienes, además de todas las tarjetas y esto solo para una semana. Un modelo socialista que a todas luces colapsó, se agotó, no se le ve por ningún lado su acción social, solo empobrecer.

La inflación es un monstruo que nadie ve, pero que todos sentimos, los precios de los insumos básicos y no tan básicos suben sin control. Economía dolarizada, medidas que al final son más de lo mismo.

Este pueblo tiene hambre podría decirse que desde todo sentido, acá la justicia brilla por su ausencia. La esperanza desfallece.

“No vale yo no creo” Frase Odiosa

Muerte por desnutrición

Niños y familias enteras envenenados con yuca amarga

Falta de medicamentos

Accidentes fatales que si bien es cierto muchas veces son por imprudencia, otras son porque se le explotó un caucho, se le incendió el carro, todo porque no hay repuestos y si los hay son incomprables. Tener un auto es ahora un lujo casi imposible de sostener.

Hospitales trabajando con lo poco que les queda, porque hasta sus instalaciones no sirven por falta de mantenimiento.

Escuelas muchas ya en el suelo por la misma situación mantenimiento.

Los servicios mejor no hablemos de ellos porque me extiendo, casas oscuras, el agua cuando la envían llega semanal.

Nos queda por la vía de comunicación el internet que si bien es lento y no es un buen servicio al menos nos podemos comunicar, pero los canales informativos veraces ya no quedan, solo leemos y vemos lo que ellos permiten.

Me quedo corta, no sirvo como viejita chismosa pues las cosas se me olvidan,  escribo directo, no utilizo borrador, algunas cosas son repetidas porque no han cambiado han empeorado. No tengo otra vía para decir las cosas y de alguna manera hay que drenar y esta es la mía.

He aprendido a solo poner mis quejas acá y a vivir en sana tolerancia, llevar la vida con paciencia y agradecer lo que aún tengo.

Si, es cierto que ahora vivo el día a día y que cada momento bueno me lo disfruto sin contemplación. No dejaré pasar momentos porque esos ahora son los que me llenan. Sentarme a comer más que una acción mecánica y de sobrevivencia se ha vuelto un momento de paz y de agradecimiento.

Solo al que le faltan las cosas sabe agradecer cuando las tiene y eso es algo que este aprendizaje de vida me ha dejado, comer con agradecimiento y casi con devoción. Momento que se ha vuelto sagrado. Comer con gusto, saborear las cosas. Comer , rezar, sonreír y agradecer.

Espero que algún día más temprano que tarde deje de doler todo esto y podamos vivir mejor a través de todas estas enseñanzas obligadas que no nos dio la vida, que nos las dio un mal sistema lleno de vicios y mal comportamiento basado en el odio y en el resentimiento llamado socialismo siglo XXI , comunismo metido bajo la alfombra.

Estas bitácoras de madrugada que duelen en el alma. @rosmarymoreno

Bitácora de un país en ruinas. 17 diciembre de 2016

Ayer caminé muchísimo buscando donde sacar efectivo, no pude pasar las tarjetas, la gente molesta y contrariada en la calle, muchos no tenemos ni para pagar pasajes o sea para movilizarnos en autobús de un lugar a otro. Cuánto daño. No pensé nunca tendría que escribirles esto, que tendría que contarles que los venezolanos nos dejamos llevar al matadero de esta manera. Muchos ayer saquearon, cierto es que como siempre lo he dicho saquear es robar y eso no es el deber ser, en este momento les digo que no puedo juzgarlos. Ayer mucha gente consternada se fue a las calles, el desespero, la rabia y la angustia unido a el no tengo dinero justamente en Navidad.

El solo hecho de haber realizado esta acción en esta época le da un tono de maldad increíble, que manera de hacernos débiles, seguir maniatándonos y robándonos nuestra dignidad, un pueblo hundido en la desgracia le será más difícil defenderse y pelear por lo que quiere. Ponlo a sufrir, quítales todo no tengo palabras para expresarles lo que siento hoy.

El que tiene hijos pequeños, el que no ha comido hace varios días, el que solo se come una verdura diaria, el que en su casa no tiene ni un pedacito de pan, el que tiene la desesperación a millón, como hacerlo entender de normas. Para entender el comportamiento de las personas hay que estar en su piel, saber que sienten y cómo sienten,  verlos destrozando cosas, ustedes saben cuanta Ira tienen acumulada, ustedes saben cuántos días llevan sin comer, ustedes saben si se les ha muerto alguien por falta de alimento, medicinas o por robos.

Personas a quienes obligaron a llevar todo su dinero al banco en tres días y hacer colas infinitas, llegar a su casa, cansados con los pies hinchados y sin un Bolívar en el bolsillo, luego querer sacar dinero y que el cajero te regresara los mismos 100 Bs que acababas de depositar. No es bueno jugar con la psique de las personas. Además que todos los venezolanos no tenemos tarjetas, les hicieron abrir cuenta y no le dieron nada a cambio porque no hay efectivo. Mayor desastre este.

Una decisión que no fue tomada por los pelos, no pensemos que el tipo está loco, allá está recibiendo instrucciones de como joder más al venezolano.

Pedirle calma al venezolano en estos momentos es como pedirle peras al olmo…

Navidad triste Navidad.

@rosmarymoreno