Te honro Vivina.

Nunca supe tu nombre real sino hasta el día que tuve que colocarlo en el acta de defunción y vi tu cédula, Sara Herminia López te llamabas, pero te decían Vivina, ese fue el nombre que conocí desde siempre y así te llamábamos.

Los demás te veían complicada abuela, pero para mí eras especial, ir de vacaciones a tu casa, si a esa casa muy humilde, dónde faltaban cosas, pero no amor hacia mí. Que carácter el que te gastabas, a veces te hacían molestar solo para verte brava y escucharte. Tu amor por mí siempre fue infinito, me soportabas todo, hasta que me comiera los helados que hacías para vender y que luego se los cobrabas a mi papá, me mecías en tu bata, me peinabas, recuerdo tu olor, te gustaba untarte mentol para una tos perenne que siempre tenías porque eras fumadora,  recuerdo tu voz, recuerdo tu risa, recuerdo tus cabellos blancos, desde que tuve uso de razón eras la misma, no te vi más vieja, ni más arrugada, siempre fuiste así, delgadita, con tus cabellos largos y trenzados al final con un pedazo de tela, tus vestiditos hechos a tu medida y sin botones, para no tener que abrochar, porque te fuiste quedando ciega y no nos dijiste. Yo llegaba y te desordenaba todo sin saber que te movía el mundo. Que necia que soy. Te adaptaste a tantas cosas, pasaste por tantos dolores, sufriste tantas inclemencias y dolor, que lástima que yo era tan niña en ese momento para entenderlo, siempre de medio luto por un hijo que perdiste, mujer fuerte, fuiste un emblema en mi vida, mamá nos enseñó a respetarte, tú me enseñaste a quererte.

Mis viajes a tu casa eran felicidad pura, creo que dejé el ombligo en tu casa, cuando llegaba a aquella intersección del camino mi corazón se alborotaba, lo pienso hoy y siento todo eso como si fuera ayer, veía aquel poco de árboles, aquellas dos calles, aquella entrada a ese pueblo, que me gustaba de verdad, esperaba con impaciencia ver la plaza, luego esa calle y esa casita con esas piedras inmensas en el frente, dónde me caí tantas veces, y dónde jugaba a más no poder brincando en ellas, allí en esa casa tuve muchas horas felices, me gustaba ir contigo de vacaciones, era libertad correr por esas calles arenosas descalza, era brincar en todos esos árboles y comer ciruelas y cerecitas, era el café de las mañanas, el olor de tus comidas, esa sopa de lagarto que hacías tan deliciosa, era el olor a mandarinas, a limón, era comer mucho aguacate, aquella puerta dónde siempre te encontraba sentada, aquellas ventanas de maderas por dónde entraba el niño Jesús, aquellos cuartos, aquel patio,  era …  eras todo eso y más, me gustaba que me llamaras tu catira bella, me vieras ahora tengo el cabello negro canoso, sé que tenías un carácter fuerte, pero no para mí, conmigo fuiste especial, cariñosa, siempre me abrazaste, siempre me diste amor, siempre me quisiste, esos días antes de irte , tuvimos dos días para conversar, cuando llegamos estabas grave y aun así tuviste una mejoría solo para hablar conmigo, nos dijimos tantas cosas, me dijiste tantas cosas, nuestra despedida abuela, tu apenas podías soportar tu cuerpecito, eras tan delgada pero pesabas, te sentaste para abrazarme y así quedamos por horas, tu encima de mi hombro recostada, llorando y diciéndome cuanto me querías.

Tú despedida fue una de las cosas más fuertes que me han sucedido en la vida, ayudarte a partir, y saber que tuve la oportunidad de escucharte por horas antes de eso, sabes siento la tranquilidad de saber que estuve contigo.

Abuela te recuerdo con amor, con agradecimiento, te recuerdo como la mujer aguerrida y fuerte que eras, te doy las gracias por darme a la mejor madre del mundo, tan aguerrida como tú. Gracias, dónde quiera que te encuentres. Hoy te recuerdo.

Vivina López te Honro.

Vivina López  te amo. Gracias.

¡Carajo se cansa uno!

Ayer pase de un sentimiento a otro, tanto que tengo todo lo que quiero decir “atragantado”, todo esto asusta, pero que peor que morir de mengua, enfermos, sucios y desarrapados o en todo caso terminar en una cárcel por abrir la boca o protestar.

Asistí a la reunión de voluntarios por Venezuela, escuché varios casos deplorables que están sufriendo pacientes con enfermedades crónicas,  no pude menos que llorar, es injusto todo lo que acontece.

Salí de la reunión y se me ocurre pasar por una feria Agro-Industrial que montó el régimen. Me queda camino a casa, No se puede negar que derrochaba lujos, stand dónde había mucha harina de maíz y arroz por doquier, marcas que hace rato no veo en mercados, ni en las cajas del clap, el maíz que nos llega viene de otros lugares, ninguno de acá de los Llanos centrales,  ahora llega un solo paquete para un mes ¿A dónde va todo eso? Observé mucha maquinaria agrícola nueva como de paquete, claro si no la han utilizado. Observé animales hermosos, toros inmensos, cabras y chivos que si noté algunos flacos, grandes caballos, vi también unos cerdos en todo su esplendor, como se sabe la mayoría de las carnicerías están vacías y traen poca carne, si hay esa producción que dicen, debería haber carne para todos a precios accesibles y razonables, (que fue lo que no pensé mientras caminaba),  en algunos stand se preocuparon por la presencia, bien vestidos, algunas mujeres como traídas del mis Venezuela, afuera carros, camionetas, Hummer últimos modelos … Trajeron también algunos restaurantes de lujos, dónde se veían pocas personas comiendo, pero si habían, la manga de coleo estaba llena, el sitio abarrotado, música, show en vivo. En San Juan no hay sitio a dónde ir y la gente va a estos eventos, muchos caminaban, veían, no compraban, ni comían nada, se notaba algún disgusto, pero seguimos siendo respetuosos  o el miedo a que nos metan presos es más grande. Algunas quejas se oían en los pasillos de la feria, la gente preguntando ¿dónde venden esos productos?  ¿Cómo hago para comprar harina? ¿Ustedes están vendiendo eso dónde?, otros decían: cuanto tiempo sin comer arepas, y ¿Por qué no lo venden en nuestro estado, si acá se produce tanto?  Claro pocos respondían y los que lo hacían decían que era solo exposición, que no estaban en venta. Siento vergüenza. Cuántas preguntas sin respuestas.

Caminaba viendo todo, observando, saludando a quienes conocía, me acordé de la chica que dice que acá no hay ninguna emergencia humanitaria, señores si a mí me hubiesen llevado a esa feria sin ser venezolana o no estar viviendo en carne propia todo esto diría a todas luces que aquí no pasa nada, Lo que allí montaron fue un exabrupto en tiempo de crisis, es pasarle por la cara a un pueblo que no tiene que comer en su casa que acá si hay, pero ellos no quieren que lo tengas, me sentí como una simple pendeja.

Me quedaba mirando todo aquello con cara de Dios mío como se puede ser tan cínico en la vida, alguien me preguntó para que quieres ir si sabes que eso es una mentira, una ilusión,  le dije para ver con mis propios ojos, para poder hablar con convicción, para poder decir que lo vi y que no me lo contaron.

Pasé de sentir tristeza, dolor, angustia por aquellos pacientes  que se están muriendo por falta de medicinas y que nos los acababan de contar, a sentir impotencia al ver un derroche de lujos sin igual. En otra época y con un país pujante, cuando los enfermos estén bien tratados , cuando podamos comer bien en casa, estaría de acuerdo en mostrar lo que se produce y los logros, claro que sí, y disfrutaría de ellos, diría que elegancia, que bonito están los stand, la decoración, la manera de organizar el sitio, allí se respira lujo, productividad, se respira otra cosa que no es la realidad existente… la mentira en todo su esplendor. Un museo para algunos dónde solo puedes ver, pero no tocar, no acceder.  ¿Cómo se puede ser tan depravado para hacer eso en estas circunstancias? Stand de sitios médicos, los cuales utilizo y sé por experiencia propia que ni un acetaminofén te colocan porque no tienen, que tienes que llevar tus medicinas para que te las pongan, que solo hay un médico para decirte lo que tienes, pero no puede hacer nada porque allí no hay medicamentos y prestarse para esa mentira, es lesa humanidad. No puedo ni sacar cuenta del dineral que esa gente gastó en dicha feria

Tanta harina de maíz de todos los tipos y yo tuve que comprar maíz y preparar la mía porque no consigo y si consigo el precio es muy alto. En esa feria todos los estantes estaban llenos de harina, arroz, azúcar… ¿Por qué tienen a un país entero pasando tantas penurias? ¿Por qué dicen que hay bloqueo y muestran ese nivel de lujos? ¿Por qué?

¡Carajo… se cansa uno!

 

Volver a casa …

 

Hola mis queridos lectores , reaparecí por acá , Volví , dijeran por allí , gracias a  mis grandes amigos que me ayudaron para que así lo hiciera, gente que siempre ha creído en mí.

Mil gracias a Tom a Pedro e Isabel , por esta nueva oportunidad que bien sabré aprovechar .

Bienvenidos a este nuevo año que en mi página comienza hoy .

Entonces ” Regreso a mi Casa ” este lugar que un dia cobijé y al que le tomé muchísimo cariño , gracias a ustedes también por leerme y a algunos por pedir que regrese.

Las vacaciones aunque a veces obligadas ayudan a sanar , ya está bueno, espero seguir compartiendo un poco más de mis monstruitos con ustedes.

En estos tiempos tan arduos por lo menos en mi país Venezuela, que es de donde les escribo, el tiempo no nos sobra y sobre todo ahora que debemos, trabajar , buscar como locos nuestros alimentos y solucionar nuestro cada día lo mejor que podamos.

Pero siempre pase lo que pase se debe buscar tiempo para lo que nos gusta porque así es podemos al menos mantenernos contentos y ayudar a nuestra salud tanto mental como física.

Hacer lo que nos gusta , tomarnos un tiempo, ser felices y aprovechar esos poquitos momentos lo mejor que se pueda, ya se, ya se , suena fácil, pero no lo es . Pero no es imposible. Si podemos … Y además es necesario.

Cosas prioritarias como comer , tener luz, bañarnos  aquí se han vuelto difíciles, porque como ya saben la escasez , el alto costo de la vida y las malas decisiones y obras , no han llevado a estar en el precipicio donde en este momento nos encontramos .

Y son estas cosas como escribir en mi blog , tener un twitter , conversar , plasmar ideas , escribir de todo un poco lo que me mantiene cuerda , bueno al menos eso creo yo,  se intenta al menos .

Les doy de nuevo la Bienvenida a mis humildes letras … 2016 … hoy les escribo acompañada de un virus : ZiKa, que no es como el otro que no quiero ni nombrar, ni mucho menos recordar, aquel que me dejó traumada, pero vaya que produce unos dolores terribles y un irritante escozor. Cuidense, realmente es fuerte, es que como que nos tocaron las siete plagas o hasta más.

Les dejo un abrazo, espero que me acompañen y lean mi blog , atentamente su amiga de siempre @rosmarymoreno … Ah por favor, ideas, comentarios, dejenlos que serán bien recibidos. Siganme en twitter y mantengámonos conectados. Besos

Epaaa se les quiere ♥ No posterguen … Sean felices

 

Y recordé aquel cuento …

 

 

Y comenzó el cuento así : Sabes tengo una guacamaya exótica, bellísima, dócil en apariencia.

Entonces te pregunté:

– ¿Cómo llegó a tu casa?, no recuerdo que me lo hayas contado, pero si me dijiste que al principio ella odiaba mucho la jaula que ustedes le compraron para ella , que se ponía furiosa y agresiva con solo verla, y sus razones tenía.

Me contaste que con mucho amor y paciencia fue endulzada y podría decirse que llegó a ser feliz en su jaula “a Puertas abiertas”,  de la cual salía cuando quería, pero a la que siempre regresaba, porque ya no quería estar fuera de ella.

Me preguntaste : ¿Sabes por qué regresaba?  y de una vez me respondiste

– Porque es que esa jaula terminó siendo el mejor lugar de sus afectos, donde se sentía segura, protegida y estaba lo que quería, deseaba y necesitaba.

Añadiste:

– Es que simplemente no puedes adueñarte o retener a nadie pero si puedes cautivar.¿entiendes?  Si al mismo tiempo puedes cautivar y ser susceptible a ser cautivado.

Si Rosa dijiste :  al final la libertad resulta ser relativa, y cautivar es un arte que forja las cadenas más resistentes.

Debemos aprender  a  conocer  muy bien a las personas,  sus gustos,  sus costumbres, ser parte y arte de su vida. No pretender cambiarlos ni encerrarlos en ningún momento,  también dijiste que es factible que en esto se corra el riesgo de que se vaya y no regrese más, pero jamás debemos hacer que se sientan  prisioneros. J.G

Cada quien es dueño de su vida, tenías razón : “La libertad es uno de los bienes más importantes con los que contamos los seres humanos”

Un abrazo Grande y este cuentito es para ti, que siempre regresas aquí a leer mis monstruitos .Gracias. Tu amiga de siempre @rosmarymoreno