Razones para estar agradecidos.

Algunas razones para estar agradecidos, para recordarnos que la conquista de la felicidad está a nuestro alcance; razones aparentemente simples pero totalmente excepcionales, que se nos revelan poderosas y brillantes a cada amanecer.

Por la magnífica emoción de agradecimiento que nos acontece cuanto entendemos todo lo bueno y extraordinario que se manifiesta en nuestra vida diariamente, aunque sea en las formas más mínimas, pero no por ello menos valiosas.

Por la certeza de saber que afuera hay un cielo, un mar, un lago, una montaña, una ladera, el trino de un ave, una noche estrellada que nos llama, nos recoge, nos abraza, que se une a nosotros y nos comparte su energía universal y mágica.

Por el pan de cada día, aunque sea un pan pequeño, aunque sea un pan de ayer, aunque sea un pan a medias, pero ya es un alimento sagrado para nuestro cuerpo, frutos del trabajo y del esfuerzo.

Por toda la bondad que nos rodea, aquella benevolencia innata del ser humano que se expresa en plenitud a través de hombres y mujeres compasivos, solidarios y generosos.

Por este cuerpo que aunque no es perfecto cumple con sus funciones y nos permite trabajar, estudiar, amar, producir, crear.

Por los seres que nos aman profundamente y están listos para abrazarnos con su perdón y su empatía; listos para dejarnos volar y para recibirnos; listos para sonreír y escucharnos.

Por la taza de café, o de hierbas aromáticas, o el rico cacao caliente que podemos compartir junto al amor, junto a un amigo, un hermano, un familiar entrañable que aún está vivo y nos quiere tanto.

Por la capacidad maravillosa para empezar de nuevo, para reinventarnos, reconstruirnos, reorganizarnos; para encontrar nuestra voz y retomar el camino.

Por la divinidad, que en cualquiera de sus formas o conceptos nos permite alcanzar los logros de la fe.

Por la oportunidad en este preciso momento para poder leer este texto y entender que hay infinitas razones para ser feliz; ya que si nos sentamos honestamente con un lápiz y un papel, nunca, pero nunca, terminaríamos la lista.

Manuel Vallejo Andreu.

Gracias, gracias, gracias.

Diciembre llegaste, y sigo aquí.

Me responsabilizo

No entender a veces muchas cosas que pasan en nuestra vida pero si son necesarias para que crezcamos lo más humanamente posible, bienvenidas sean. Aprendiendo

Aceptar que se ha errado en algunas oportunidades en el  reconocimiento de personas que creía para mi bien. Gracias a ellas por mostrarme una realidad

Conmigo no funciona eso de Tú tienes la culpa, si algo ha sucedido en nuestra vida simplemente es porque lo hemos permitido.

Somos el principal responsable de todo lo que en nuestra vida sucede, tanto lo bueno como lo malo, aprender eso nos quita mucho peso de encima

En permitir, el decir Si o No, allí radica todo, si permitimos algo la primera vez ocurrirá dos y tres veces  #Responsabilízate

Creas lo que crees…

No merecemos lo que nos sucede, es cierto, pero te has puesto a pensar: ¿cuándo puse mi grano de arena para que esto pasara?  Me Responsabilizo.

Es increíble como pueden suceder cosas maravillosas dentro del caos y la crisis. Creer es crear y hacer que suceda. Siempre es posible

Empecemos a crear para comenzar a salir de este foso donde hemos dejado que nos hundan. Hacer cosas bien, enseñar con el ejemplo, poner nuestro grano de arena

Este momento, esta crisis, esta situación país nos matará si no intentamos salir del precipicio a donde nos han lanzado, no desfallezcas.

No es positivismo, pensar de adentro hacia afuera ¿Dónde colaboré?, ¿qué puedo hacer para solucionar? ¿Responsabilidad? ¿Seguimos hundiéndonos?

 

Seguimos… Gracias por visitarme. Nos leemos en @rosmarymoreno.  Les dejo un gran abrazo en la distancia .