No me rindo

Desde hace unos días para acá y después de tantas cosas, mi vida ha dado un vuelco, podría decirse que a 30 días del mes de enero del 2018 a mis sentimientos les han dado una revolcada que da gusto.

Da gusto, porque ahora puedo decirte cómo se vive cuando ya no puedes sentir más hambre, más dolor, más angustia, más tristezas, más desesperación, más locura, ahora puedo contarte que se siente como se puede morir en vida y un día entender que no es así, que a pesar de las circunstancias siempre habrá maneras de salir y de reacomodarnos.

Oscar todavía sigues apareciendo en mis sueños, vivo cada cosa que te pasó a ti y a las personas que te acompañaban en esa casa, tus palabras quedaron grabadas en mí, no entendí tu actuación tan vehemente, quisiste creer en los venezolanos, en tus compañeros, en la buena voluntad de las personas, ¿cómo ver la vida, después de ti? , dicen que todo aquel que se mete a redentor sale crucificado, ¿será útil tu muerte y la muerte de todos esos jóvenes?  No lo sé, me entra una gran decepción y una angustia indescriptible al no saber qué hacer en estos momentos.

La situación es tan caótica, que no sé cómo expresarla acá, ya ni siquiera podemos poner nuestra opinión en redes, atacarnos es la premisa. Mundos de odios, mundo de egos, mundo de mierda.

Ellos Oscar y sus compañeros rebeldes fueron para mí un pájaro espino.

capture-20180129-220542

Después de eso me quedó una gran herida en el alma, ver como asesinan y masacran a unos seres humanos que dicen rendirse, he visto demasiado, he sentido demasiado, me ha dolido inconsolablemente, me siento de manos atadas.

He sentido miedo, esta semana muy cerquita de donde vivo lincharon a un hombre que intentó robar a unas personas en una cola para comprar Harina Pan. Dos horas llevó golpes hasta que les dijo por favor mátenme  y luego como si nada los que los molieron a palos, puños y golpes le quitaron el bolso y se repartieron el botín. ¿Ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón? Pues no lo creo. Asco sentí, dolor sentí, miedo sentí, temor sentí y sí, me da la gana de sentir carajo, porque soy humana aún, y el día que no lo haga entonces estaré muerta. Que si se lo merecía no lo sé, que si era culpable de lo que sucedió, si, el tejió su propia trampa, pero así los que cometieron esa salvajada, porque ya no regresarán a ellos mismos. Ya mataron.

También me sucedió que mi padre salió a hacer unas compras y al ver los precios de las cosas y su sueldo se le subió el azúcar, es diabético, hipertenso, cardiópata se montó en un bus y allí cayó redondito despertó en el hospital, pensé había muerto y en el camino sentí lo rudo que será mi mundo sin su presencia. Ha estado enfermo y a punto de morir tantas veces y todavía sigue luchando, él es mi norte y mi guía, así como mi madre, que a pesar de su depresión ha salido adelante, camina y sigue viviendo y tiene una fortaleza digna de admirar. Ellos son mis bases y me sustentan. Por ellos estoy aquí.

El hambre no juega carrito. Atrás quedó eso que mis padres me decían ¡come muchacha que en África los niños se mueren de hambre!  Dios mío, tamaña revolución hambreadora y miserable. Ahora la conozco de cerca, me ha dado la mano y hasta le he sonreído, le he dicho  a esa caraja que posiblemente acabará con nosotros, pero que le daré la lucha hasta donde mi cuerpo me lo permita. Podría hacer un libro de como ingeniárselas cuando el hambre ataca y ya no tienes mucho que comer, y no porque no trabajes, porque es que seguimos haciéndolo incansablemente, sino porque la inflación nos come lo poco que ganamos… menos de 1 dólar al mes.

Para completar soñé que me salían alas en la espalda, sentí como me salían cada una de las plumas de la espalda, las palpé, las toqué, parecían a las plumas de loro cuando apenas le están saliendo, que parecen pitillos, pues así y de allí iban saliendo una a una y sangrientas, rompían la piel donde salían, dolían demasiado, y las vi abrirse, botar gotas de sangre. Que impresión tan grande. Solo fue un sueño o una pesadilla. No lo sé, eso pasó a pocos días de haber caminado de San Juan de los Morros a San Sebastián en peregrinación de la Virgen de la Caridad a quien venero. El dolor de espalda sería una contracción muscular y me duró varios días. Creo en los milagros, porque camino muchos kilómetros descalza y llego a la virgen sin una sola llaga en los pies, mi familia es testigo. Sigo viva y enterita y sin un rasguño. Caminé y pedí por el eterno descanso de todos los que han muerto intentando sacarnos de esto, que ya es una tortura. 21 km rezando por sus almas, pidiendo por nosotros y por nuestro país, en una carretera a oscuras, destrozada, donde cada paso dolía más que otro. A la hora que caminé algunas personas generosas en plena oscuridad nos dieron agua y mandarinas. Que Dios las bendiga, porque sé el sacrificio que tuvieron que hacer para ayudar. Este año costó un poco más, pero lo logré, llegue tomada de los brazos de Tom, Salvador y Rose, quienes tuvieron que ayudarme a llegar agarrada de ellos, que también estaban cansados y adoloridos.

Me han dado muchos significados, pero de ese sueño, me quedó ese sentimiento en el corazón de haber visto y sentido el dolor de ver salir algo extraño en mi cuerpo, me encantan las imágenes aladas pero creo que les agarré miedo, el dolor no fue nada normal, era como si se me fuera a reventar la espalda y con él también el corazón, así se debe sentir un infarto, yo aquí dramatizando.

ELtqEqnS (1)

 

Emoción tras emoción, dolor tras dolor… Acaso se puede sentir más. Amanece escucho en mi cabeza esas palabras “Me rindo” “Nos rendimos” pero igual nos siguen matando. Entonces no quiero rendirme, quiero seguir luchando, no quiero supervivir, quiero Vivir no como antes, sino como ahora, como la persona que ahora soy.

También en estos días he sentido grandes alegrías, conocer personas que han traído a mi vida felicidad, nadie entendería en una situación así, triunfos en momentos de austeridad, orgullo de sentir que no he trabajado en vano, logros ganados a punto de trabajo y muchas lágrimas pero también de alegría de ver culminadas las metas trazadas.

Mi hija ya es periodista y eso es mi más grande alegría, mi pichoncito ya se está graduando, termina los últimos capítulos de la tesis y culmina un pasito más, le deseo éxitos y sigo de su mano hasta que ella pueda alzar vuelo sola. Que posiblemente será más rápido de lo que imaginamos. Amo a mi Rose y estoy infinitamente orgullosa de ella.

Entonces a treinta días del mes de Enero del 2018 he sobrevivido a este vendaval de emociones y solo les he hecho un resumen. Porque este enero he desnudado cuerpo y alma y solo comienza el año. Esta bitácora sigue porque para eso vengo aquí a drenar a soltar, para poder continuar y dejar por escrito lo que acá nos sucede. Venezuela 2018

Gracias por leerme @rosmarymoreno 

 

Sentir miedo

No temas ni a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo. Giacomo Leopardi.

Primero que todo: ¿Qué es el miedo ?

¿Por qué sentimos miedo?

¿Lo sabes?

El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable que nos asusta o creemos que nos puede hacer daño. Es provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. Su máxima expresión es el terror.

El miedo  es un mecanismo de supervivencia, de defensa, que surge para responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido, es normal y beneficioso para nosotros.

Se puede por tanto aprender a temer objetos o contextos, y también se puede aprender a no temerlos, se relaciona de manera compleja con otros sentimientos (miedo al miedo, miedo al amor, a la muerte, al ridículo) y guarda estrecha relación con los distintos elementos de la cultura.

El miedo es un complemento, una extensión  del dolor. Del mismo modo en que el dolor aparece cuando algo nocivo ataca nuestro cuerpo el miedo aparece en medio de una situación en la que se corre peligro.

Ahora bien, de esto tengo un repertorio. Quizás es mi talón de Aquiles, he convivido por muchos años con este mal , como comprenderán perdí muchísimas oportunidades , el miedo te paraliza, obstruye tus sueños, te alienígena,  cambia tú percepción de vida a tal punto que dejas de vivir. Dejas de existir. ¡Te pierdes muchas cosas!

Quizás el motivo de mis miedos, pudo haber sido mi educación, en mi caso fue buena,  pero llevada de la mano del miedo. ¡Cuidado hija allá afuera la gente puede ser muy mala! cuidado, eso es muy peligroso. No te montes allí, te puedes caer. Y  ¿cómo decirle que no tenía razón? cuando has vivido, has visto, lees a diario todo lo que pasa a nuestro alrededor y sientes que te lo ratifican.

Ese cliché de “Todo es Malo”, no te ayuda en nada a explorar tu vida y descubrir todo lo maravilloso que esta hermosa vida te puede dar.

He re-descubierto a mis 40 y pico de años algo que se llama vida. !mi vida! si, no les niego que la descubrí  agarrada de la mano de situaciones dolorosas y fuertes por las que he tenido que pasar, aun así las agradezco infinitamente, hoy superadas esas etapas, creo haber vencido algunos miedos.

Ahora se cuán lejos puedo llegar, superar los miedos no te voy decir que es fácil, ¡no lo es!,  pero se puede. Solo como ejemplo  te cuento una anécdota:

Al empezar el escrito te definí el miedo, les digo que era muy temerosa. No me “gustaba” montarme en los parques mecánicos, (no realmente no era eso)!Era Miedo! temor, pánico, por eso me perdía de esas maravillosas experiencias, solo disfrutaba ver a los demás divertirse. Eso lo decía, pero por dentro quería estar allí.

Mi pánico a las montañas rusas era espantoso, tanto así que pensaba que me iba a morir si me montaba en una de ellas.

Un día mi pareja sin decirme nada compro unos tickets para la montaña rusa y me invitó a pasear, al llegar y ver a donde me llevaba quede paralizada, pero decidí  caminar hacia allí, iba con las manos sudorosas, con un frío terrible, claro, tenía compañía, no estaba sola, esos minutos se me hicieron eternos, sentí pánico y quise echarme hacia atrás, me dieron nauseas, taquicardia y en verdad sentí morir, aun así me monte en el primer vagón.

Les digo fue una experiencia  sensacional. No era como lo esperaba, no morí en el intento, nada de lo que me había imaginado pasó, ni siquiera grité, solo sentí la libertad al haber soltado esa cuerda que llevaba atada hace mucho tiempo, cuando baje de ella, no era la misma, era más fuerte, más atrevida a la que subió a ese vagón. Hoy no le temo al ridículo, ni a las montañas rusas, ni al que dirán.

Hay miedos que por supuesto hay que sentir. Para protegernos, sobrevivir  y defendernos, eso lo sé, pero no dejemos que nos paralicen.

Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después. Jean Paul.

La vida está llena de Montañas Rusas y  pienso subir  sin miedos y superarlos como ese día , “Todos los días”.

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma. Aldous Huxley  (1894-1963)

Muchas veces fracasamos antes de intentar hacer algo y luego nos arrepentimos de no haberlo siquiera intentado.

NADA ES MÍO, NADA ME PERTENECE

TAMPOCO EL MIEDO: QUE SE LO QUEDEN LOS QUE LO GENERAN

EL LATIDO DE MI CORAZÓN ES MI ÚNICO EQUIPAJE

Y DESEO OÍRLO COMO UNA MÚSICA SERENA

@rosmarymoreno

 

No Seamos Indolentes

 Leyendo un poco en twitter,  los diarios y viendo un poco las noticias en la  tele. Echándole un vistazo al resumen de las noticias  de ayer, de hoy,de esta semana pues, fue suficiente para hacerme erizar mi Piel.

Me hice la pregunta del millón  ¿En que nos hemos transformado ?

Cada vez que paseo la mirada por las injusticias del mundo es imposible no sentirse deprimido y con mucha impotencia. En estos tiempos cuando las peores noticias no aparecen en los periódicos ( No son aptas ) y me pregunto  ¿qué será lo apto?  no saber, no enterarse, pasar por indolente, desviar la mirada, prácticamente amigos preferimos desviar las miradas  sin inmutarnos, ¿Será lo correcto?  No sé ¿Solo pregunto?

Donde quedaron escondidos nuestros valores  ¿No los tuvimos? ¿No venían en el Paquete? No se incluyeron con nuestra alma ? ¿No los tenemos ?

Levantarse amigos, leer, escuchar sobre maltrato infantil , a la mujer, al ser humano, a los animales. en fin maltrato, conocer de vidas perdidas porque nos toca  personalmente o porque lo leemos es pan de cada día, balas perdidas, atracos, robos, violaciones. Las estadísticas parecen dar parte de guerra y eso es a diario, pensar que vivimos angustiados, encerrados y con miedo de nuestros propios semejantes, desconfiando de todo y de todos.

¿Dónde está nuestra alma?,  ¿Nuestros sentimientos? ¿Qué está pasando en nuestros Hogares? ¿ Dónde está el Perdón, la nobleza, la empatía, la solidaridad, la compañía , el amor hacia nuestros Semejantes  ¿Qué estamos Haciendo? Muchas, muchísimas  Preguntas, demasiadas, a la que sinceramente no tengo respuestas, o si, aquí pensando  posibles respuestas:

Podría ser : Hogar, sociedad, supervivencia del más apto, inteligencia, quítate tú para ponerme yo, envidia, celos antipatía, resentimiento, dinero, poder, podría pasarme rato enumerándolas. ¡Si ya sé ! ustedes las conocen. La decadente evolución de los valores humanos.

En el mundo de la Indolencia el Narciso es Rey concentrado en su propia imagen, en sus percepciones y convicciones de la realidad es incapaz de ver más allá de sus narices y es que en realidad no le interesa, puesto que no habría nada más importante que su propio sentir y su bienestar…Holly.

No puedo utilizar el sonido de mi alma para que me escuchen, pero si puedo darles mis letras , para ver si abro una puerta, no se una ventana, quizás a su mundo de sensibilidad, que hoy ante las noticias que lees, no seas indiferentes, por favor, pon tu granito de arena para minimizar tanta violencia.

En mis últimos aterrizajes forzosos con la realidad me he encontrado con la Indolencia regida por los más variados principios y mandamientos:

1.- “Sálvese quién pueda”…para qué realizar esfuerzos por ayudar a otros, si los problemas de otros no me pertenecen, por lo tanto no deberían importarme.

2.- “Primero yo, segundo yo y tercero yo”para qué habría de detenerme a pensar en las necesidades de otros, si teniendo las propias satisfechas me siento conforme.

3- “Ojos que no ven, corazón que no siente” para qué mirar hacia alrededor y distraer la atención y sentimientos hacia aspectos que no tienen que ver con uno mismo.

4.- “La calidad empieza por casa”…para qué desplegar energías en los demás, si el bienestar propio es lo esencial…

Asi que puedes empezar Compartiendo con tus hijos, familiares y amigos, abraza mucho, quiere, enseña el respeto, la tolerancia hacia los demás, la bondad. Desde el Amor. ” Yo confío”

Amor Trae Amor … ♥

 @rosmarymoreno