Querido Niño Jesús

 

A ver cómo debería comenzar esta carta. Con el común saludo de siempre :

Querido niño Jesús me he portado muy bien.

No, no es cierto, de una te digo que no me he portado tan bien como tu quisieras, pero de verdad lo he intentado, sabes perfectamente como soy, conoces mis defectos y también mis virtudes. He hecho lo posible y casi lo imposible para lograrlo.

Este año no ha sido nada fácil, quizás uno de los más difíciles de mi vida, ella tan bella me ha dado hasta con el tobo, por allí dicen que las crisis y lo que pasa es para nuestro propio crecimiento, déjame decirte mi niño bello que “¡ya no soy chiquita¡”

No vengo con ánimos de quejarme ni mucho menos, como siempre sabes que esta es una oportunidad de oro para hablar contigo, vivo en este lado del continente donde a alguien se le ocurrió la maravillosa idea  de regresar a políticas viejas y en desuso, que solo nos han llevado a la pobreza y la degradación en todo sentido.

No he volado a otras tierras porque aunque hablo mucho de desapegos aquí tengo mis raíces, y la verdad no me quiero ir.

Te pido para que de alguna manera ojalá la más correcta, les haga entender a los que ahora gobiernan el mal camino que llevamos en Venezuela.

Te pido por la salud, la paz y el bienestar de Venezuela y el Mundo, ya se que no estoy en un certamen de belleza, suena a cliché, pero es algo que deseo con el corazón.

Te pido por los que no saben amar, quizás no les enseñaron o no le dieron amor cuando estaban pequeños, parecieran que llevan piedras en vez de corazón, para que les llegue alguien que los quiera, los llene de amor y los haga rectificar.

Por los que prefieren seguir en su maldad, llénalos de paz, luz y amor y dejen de echar tanta vaina.

Ajá y tú sabías que yo venía por algún lado, te tengo una petición especial , dicen que cuando uno se enferma es porque el alma llora, bueno la mía ya ha llorado bastante por este año , ya quiero sanar, quiero que más pronto que volando, No mentira, ten paciencia Rosa María, espero que en el transcurrir de los días (parezco un perrito dando vueltas para dormir)  y en el mejor  de los momentos se haga tu voluntad, haz que regrese mi sonrisa que tiene entristecido a más de uno. Sé que nada volverá a ser como antes, ni siquiera mi sonrisa, pero aspiro que sea mucho mejor.

Lecciones de vida, lecciones de amor.

Me has regalado múltiples emociones en menos de cuatro meses, si tuve que perder la sonrisa para sentir y vivir las cosas que estoy viviendo entonces estoy agradecida.

Regalos maravillosos, experiencias de vida, amigos a quienes amo y estimo  mucho. Compañías extraordinarias.

Amores de mi vida, gracias, he sido tan feliz, aún en la oscuridad, pero ahora quiero brillar en la luz.

Entonces mi querido y hermoso Niño Jesús:

Regálame mi sonrisa.

Ya te escucho decir: paciencia Rosa María aún falta.

–  Entonces yo te digo: ok está bien, espero, pero tú échate una apuradita por favor.

Agradecida siempre por todo lo que me ofreces, siempre he dicho que tú eres amor Jesús, tú nunca quitas, tu siempre das.

Agradecida infinitamente por tus enseñanzas porque gracias a ti recibo las cosas con amor y las acepto.

Te quiero y te amo Jesús.

Atentamente tú siempre y ferviente amiga Rosa María

 

 

 

 

 

Encanto de una sola noche

Las cactáceas (Cactaceae) son una familia de plantas suculentas y, en gran mayoría, espinosas, conocidas en conjunto como cactos o cactus.

Un día te trajo a casa mi papá, te recogió por esos caminos por donde él se la pasa trabajando, estabas bien chiquitico, a mí me parecía que tener un cactus en casa no era tan bueno porque mi  niña se pincharía con sus espinas, te coloqué en mi jardín por un lado donde no causaras daño, con el tiempo fuiste creciendo,  así que tuve que trasplantarte en el patio, pasaron los años, mi papá siempre que llega a casa va a ver como has crecido, ” costumbre de padre e hija ” … la verdad que estabas altísimo casi 5 metros, por supuesto no se te podía ni tocar porque tenías demasiadas espinas, pasaron más de ocho años y realmente sobrepasaste tu tamaño, así que un día tomé la decisión de cortarte, con todo el dolor de mi alma porque no quería , estaba ligada afectivamente a ti, porque tú eras un regalo de mi papá.

En todos esos años no diste flores , ni frutos y mucho menos hijos, solo creciste …  entonces te cortamos , en dos partes porque eras muy grande, dejamos una parte a un lado y la otra la colocamos al final del patio para botarla cuando pudiéramos porque por supuesto con tantas espinas no podíamos echarte al aseo.

Y entonces sucedió algo a pocos meses de haberte cortado, decidiste darme unos hijos en uno de los pedazos.

La sorpresa me la lleve días después cuando vi que estaban saliendo unas protuberancias del pedazo que había arrojado al patio y que ni siquiera estaba cuidando, entonces vi que también decidiste regalarme flores .

Un día amaneció y vi una hermosa flor en tu tallo, Tu flor solo duró abierta  una o dos horas, no sabía porque había abierto tan poco, de la emoción lloré al ver tu hermosa flor, quizás de alegría , quizás con culpa …

Aún quedaban 4 sin abrir a los 3 días nos dimos cuenta que ibas a florear , era de noche , para nuestra sorpresa solo floreas de noche y solo duran tus flores hasta el amanecer luego se cierran y  mueren , “ encanto de una sola noche “ . Hermosas tus flores, unas belleza, luego te empezaste a secar.

Decidiste regalarme antes de morir tus bellas flores, después de tantos años. Siento tristeza por haberte cortado, es la verdad, pero era necesario o le caerías encima a cualquier persona, hoy me siento agradecida, me dejaste una enseñanza, un aprendizaje, una lección .

Con la poca agua y los nutrientes que te quedaban me diste 5 hermosas flores e hijos, aun cuando ya no te quedaba más nada que ofrecerme que solo tus espinas  y ni siquiera estabas enraizado.

Antes de secarte me enseñaste  ” el milagro de la vida ” …

“La naturaleza tiene sus maneras de enseñar”.

Lloré de alegría , de tristeza , de sentimientos encontrados, nosotros estamos vivos ,  quejarme por un dolor no ayudará a recuperarme y quejarme por la situación tampoco , cuánta razón tiene algunas personas al llamarme la atención.

dscf3257. Una de las tantas frases que obligan a la reflexión del libro: “Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado” de Odín Dupeyron ….

Filetas, poeta proveniente de la isla de Cos, escribió sobre los cactus : «Debe lamentarse quien haya perdido el afecto de una mula, por el temor a las heridas del cactus espinoso».

Quizás para mi es una señal, para ustedes solo un cuento de Rosa María, que a todo le saca una historia…  Sean felices y gracias por leerme . Los espero de vuelta , en esta que es su casa @rosmarymoreno