Ese animal interno que nos arrastra.

Somos animales pensantes, un día algo pasa y sorpresivamente en condiciones extremas nos convertimos en la propia bestia. Sacamos a relucir nuestros instintos, y entonces  todo razonamiento,  inteligencia, lógica y valores se nos olvida.Cuando tenemos hambre, celos, rabia, ira, venganza, nos convertimos en bestias.

Si , “bestias”, ese animal que somos bajo esta piel, ese reptil que muchos no sabemos manejar, ese rincón oscuro de nuestro espejo, y que a veces bajo presión es impulsado a actuar .

Es terrible cuando el único propósito que tenemos , es defendernos  para  poder sobrevivir.

A dónde voy con todo esto , vivo de cerca una situación extrema de escasez de alimentos, agua, luz y salud,  no hay recursos para medianamente vivir, entonces es  allí donde aparece esa fuerza irracional  para las que no estamos preparamos.

Cuando nuestra propia vida  y la de los nuestros corren peligro  interviene un fuerte elemento emocional. Y en estas circunstancias, y a falta de entrenamiento, reaccionamos arcaicos, nos volvemos territoriales,  agresivos y más  competitivos de lo normal.

Asusta, agota ver a mis coterráneos volverse animales , pero hay que sentir el miedo que da tener hambre y sed, y  enfermarse cuando no hay medicinas, ver morir a muchos de mengua  y más cuando somos madres allí nos volvemos fieras.

La inseguridad nos obliga a andar atentos, asustados, agresivos, a no confiar…

Mi despertar desde un tiempo para acá ha sido con el sonido de ráfagas al aire, esto para que las personas que están allí no saqueen unos centros de abastecimiento que quedan muy cercanos a donde vivo , se escuchan tiros al aire, golpes a las rejas  de los negocios,  gritos, eso me produce desesperación …  No es fácil.

Cuando veía las películas que nos hablaban del 2021 donde nos mostraban un mundo agreste donde no había agua, luz, donde no tendríamos jabón, donde andaríamos sucios y robándonos unos a otros las cosas y nos convertiríamos en unos desalmados, me asustaba mucho y decía no que va, como puede ser esto posible , bueno mis queridos amigos me está tocando vivirlo y les juro que no exagero,  quien lo iba a pensar.

Muchos ahora deprimidos, no estamos acostumbrados y no nos acostumbraremos a vivir sin dignidad, a no ser seres educados, me niego a perder mi racionalidad.

No les niego estoy asustada , mi hija fue robada , jalada por sus cabellos y cortada en la palma de su mano por otra mujer solo para quitarle un litro de aceite, una harina pan, una harina de trigo y un arroz y ayer supe de otras a quienes les han cortado hasta su cara.

Qué triste ver en lo que nos hemos convertido, en seres sin conciencia, en seres irracionales, en seres inhumanos.

No tenemos agua, según ellos fenómeno del niño. Los que alguna vez hemos estudiado sabemos que es falta de prevención , no se hicieron los correctivos a tiempo y muchos embalses están abandonados a su suerte,  sabemos que el fenómeno del niño interfiere por supuesto que sí, pero el no haber tomado previsiones al caso, nos pone en este desespero en el que ahora estamos.

Por supuesto a falta de agua, tampoco tenemos luz y nos tienen a base de racionamientos.

Somos una bomba de tiempo llenas de emociones, estamos cansados, agotados, sin medicamentos, con hambre y muchos con sed.

No existen las mínimas normas para decir que somos un país feliz.

Nos están llevando a perder ese hombre que se había civilizado con estudios y dedicación.  Ahora solo estamos sacando ese animal que llevamos por dentro.

Cuando nuestra vida corre peligro nos convertimos en seres básicos … defensa y supervivencia.

Les dejo acá un cuento, una reflexión

El hombre ermitaño

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño. Se quejaba muchas veces que tenía demasiado quehacer. La gente no entendía cómo era posible que tuviera tanto trabajo en su retiro. A lo que les contestó:

“Tengo que domar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y someter a un león.

No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives. ¿Dónde están todos estos animales?

Entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron.

Estos animales los llevamos dentro:

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo.

Tengo que entrenarlos para que sólo se lancen sobre presas buenas…

Son mis OJOS

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan.

Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir…

Son mis MANOS

Y los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las situaciones difíciles.

Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta…

Son mis PIES

Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas.

Siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula, si no la vigilo de cerca, hace daño…

Es mi LENGUA

El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber.

Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día…

Es mi CUERPO

Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso.

Ese es mi CORAZÓN

domar-animales-4-728

Tengamos la sabiduría, busquemos dentro de nuestro interior, revisemos las  experiencias,  nos toca pensar quienes somos, que queremos y sobre todo hacia dónde queremos ir.

No nos dejemos llevar por ese animal que todos llevamos dentro… busquemos nuestro ser racional y vamos a guiarlo con amor. Si dejas que sea el irracional te maneje, pues nada, seremos de nuevo el hombre de las cavernas y no estoy jugando ni haciendo humor con esto.

Es rudo, muy rudo el momento por el que estamos pasando. Sigo teniendo fe y esperanza y confiando en que todo tiene un final y un nuevo comienzo.

Pero

Y cada niño al nacer en nuestra época es indistinguible de los que nacían hace 20.000 años en las cuevas de Altamira. Manuel Carreira. 

Besos. Gracias por leerme… un abrazo de esta mujer que aún razona y no se ha dejado llevar por ese animal que vive en ella. Solo pido fuerzas para soportar sin desfallecer todo lo que aún nos toca. @rosmarymoreno