La tienda de los errores (Reflexión)

Había cometido tantos errores a lo largo de mi vida que ya no sabía que hacer con ellos.

Al principio los iba guardando en los cajones de mi casa en un fallido intento por olvidarlos, cosa que me fue imposible porque cada vez que buscaba alguna solución (que también suelo guardarlas en los cajones), aparecían recordándome el fallo cometido.

Cuando ya los cajones no cerraban del peso, tuve que sacar algunos errores y empezar a colocarlos en los altillos de los armarios. Ahí tenía sitio de sobra así que me relajé pensando que pasaría mucho tiempo hasta que completase ese gran hueco. Otro error. Al cabo de unos meses, ya no cerraban las puertas. Y claro, entre tanta equivocación apenas se veían las soluciones, pero estaban ahí guardadas, sólo que yo no tenía paciencia para buscarlas.

Ya cuando mi casa había sido “okupada” por tantos errores tuve que tomar una medida drástica, no podía continuar así, tropezando por el pasillo, sin sitio en la encimera de la cocina y sentándome encima de ellos por todas partes. Y como suelen aparecer las cosas, o sea, cuando no las buscas, apareció un día en un cajón la solución: abrir una tienda para vender todos mis fallos.

Eran ventajas por todas partes. No tenía trabajo y ahora iba a montar un negocio, además de perder de vista todos esos lastres en mi vida me sacaría unos beneficios.¿Y quién querría comprar mis errores? ¿ acaso la gente es tan tonta que compraría los errores de otra persona para sí misma?. Pues sí. Mi tienda fue todo un éxito porque nadie escarmienta por cabeza ajena y lo que para mí fue un error, tal vez para otra persona no lo sea.

El caso es que me quedé apenas sin errores y claro, tuve que cerrar mi tienda. Pero estaba lista para comenzar de cero con el almacén vacío, pero deseosa por llenarlo de las cosas que he ido comprando con el dinero que gané vendiendo mis desaciertos.
Invertí en sabiduría, que me deja unos grandes réditos. Me hice de una buena experiencia que he puesto a plazo fijo. Ahorré disgustos y lágrimas. No me hizo falta comprar alegría, me la regalaron por mis buenos negocios. Y la tranquilidad se acomodó en mis cajones, ya vacíos y aburridos de estar tan solos.

Sé que seguiré cometiendo equivocaciones, lo que ocurre es que el espacio donde las iré guardando ya está ocupado por las vivencias, y éstas serán muy reticentes a la hora de dejar sitio para nadie más.

¿ Y saben qué les digo queridos amigos? que no hay ni un sólo día que no recuerde todos mis errores, porque gracias a ellos soy la que soy y cuando veo que alguien va a cometer el mismo error que yo cometí, sólo le puedo pedir que le alquilo mi tienda.

“Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la libertad deliciosa de equivocarme”. Charles Chaplin.

Tiempos en el Amor y en el Desamor…

1620733_462969167162342_453447417_n Les puedo escribir de ambos, de un día full color o quizás un día gris y triste,  puede ser que lo que escribo sean propias vivencias o las de alguien más, aquí hay de todo un poco.

¿Cuál es la intención?  Solo expresar lo que se siente…  “Los sentimientos son esos que forman parte de el diario caminar por esto que se llama Vida.”

Este camino, por cierto, lo escogemos,  sea el que sea, vamos a encontrar buenos y malos momentos, Vamos a tener éxitos y fracasos. Vamos a vivir un sin fín de emociones.

Siempre tiendo a visualizar la vida como una montaña rusa. Por supuesto gozo  mucho de mis  buenos momentos y esos los vivo al extremo, cuando llegan los malos pues siempre recuerdo que en esta vida todo es dual, que existe el blanco y el negro, el bien y el mal , los claroscuros, el mundo no es color de rosa.

Por eso desde hace mucho rato vivo el día a día, disfruto todo aquello que me da alegría, sonrisas y bienestar, me gusta más, por supuesto, lo que trae paz a mi vida y al interior de mi alma.

Existen momentos de dudas, conflictos propios o ajenos que se deben enfrentar,  sacar esos sentimientos, llorar, gritar, y si es preciso molestarse, pero siempre recordando que no vale la pena quedarse alimentándose de resentimientos que solo a nuestra alma y a nuestro cuerpo hacen daño.

Lo que pasó… pues pasó, ni modo echarlo para atrás, si me equivoqué, ya el daño está hecho, no queda de otra que enfrentar si es necesario y tratar de enmendar lo que se dañó que posiblemente como dice un cuento, los clavos que ya clavaste, dejarán los huecos y esas huellas son difíciles de sanar, las heridas estarán allí, de todas maneras y de igual forma debes pedir perdón y sobre todo tratar de perdonarte y perdonar  (requisito indispensable para seguir viviendo)

Buscar culpables, acecharlos, esculcar en sus vidas, montarle cacería de brujas para darte cuenta que tenías razón, tener todo en tus manos y poder hacer lo que quieres, y aún así  vivir a expensas de algo que te seguirá atormentando, dudas, desencuentros, eso no es vivir.

Puedes destruir pero luego tendrás que construir sobre unas bases muy dañadas y después que harás con todo eso que conseguiste, con toda esa información que no era tuya, solo te causarán dolor y rabia.

Dicen que al gato lo mató su curiosidad, yo digo que no fue su curiosidad lo que lo mató, fue lo que encontró. Y de eso tengo un post grado.

El que busca encuentra y el que destapa Cajas de Pandora debe asumir los riesgos de haberlo hecho, aun así, siempre al final de esa cajita siempre existe algo llamado esperanza…

Una reflexión:

Clavos que dejan huella

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta. Un día descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llego el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta… Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: “has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta… Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física”

Cuando tenemos estos duelos, por supuesto habrá tensión, y debemos encontrarnos con nosotros mismo, internalizar lo que hicimos o nos hicieron.

Alimentar, rumiar resentimientos y venganzas no nos hará sentir mejor, créeme es peor el remedio que la enfermedad. Si te vas por este camino, tarde o temprano te arrepentirás.

El dulce sabor de la venganza no es tan dulce y el que termina magullado por ella siempre es el que la gestó.  Porque termina arrastrado por sus propias pasiones.  La venganza es un plato que se come frio.

Tampoco nos sirve ponernos en la actitud de víctimas pues solo nosotros somos responsables de nuestros actos y de los que nos pasa, recordando que somos nosotros quienes entramos en esta situación. Nada pasa sin que seamos coparticipes.

Solo asumir, internalizar, y hacer lo que se debe hacer es lo que te ayudara a regresar a tu ser. 10155205_696445610415132_1570864098_n Pasado el duelo, esa tensión que nos producen estos conflictos, nos toca un encuentro obligado con nosotros mismos con el fin de renovarnos…

Regresar más fuertes que antes, con las enseñanzas, con un aprendizaje entre las manos, en la cabeza y en el corazón

  • Aceptar lo que no podemos cambiar
  • Cambiar con ánimo lo que si podemos
  • Aprender a perder si es preciso
  • No apegarnos a nada ni nadie porque nada es eterno…

No olvides la esencia, somos únicos e irrepetibles, tenemos un sello personal, que nos hace reales no copias…

Nos está permitido caer , claro que si , Pero también levantarnos… La felicidad, la paz y el crecimiento personal no dependen de nadie más que de nosotros mismos…Y es nuestra actitud la que da pauta a nuestra vida.

En este momento, no pido mucho. Tan sólo la ternura de mis amores, la buena compañía de mis amigos. Unas palabras de cariño al levantarme y muchas antes de irme a la cama.

Saber que estoy Viva, que para los míos soy importante y que ellos son felices de tenerme, con eso soy feliz.

El dulce recuerdo de los que ya se fueron, La luna, los árboles , el mar , el cielo, la noche, el amanecer , los atardeceres, las poesías llenas de significados echas a mi medida , la música , querer , comer , dormir, recordar  y por supuesto ir al baño sumamente imprescindible .

Una noticia: soy humana y como todo el mundo cometo errores , bueno no puede llamarse error a lo que te da un aprendizaje y te deja full recuerdos buenos y malos , yo los llamo experiencias de vida , tengo aciertos y desaciertos , pero creo que eso es lo que se llama vivir.

Se debe visualizar que somos espejos, y lo que veas allí y no te gusta, es precisamente lo que no quieres ver en ti o viceversa. Cuidado con eso.

Escribí esto porque me enseñaron que quedarse callada es peor, y lo aprendí.

Gracias a Todos los que me hacen ver mi lado oscuro y a los que con amor me construyen mi lado claro y bueno. Gracias porque todos los que vienen a mi vida, vienen a enseñarme algo, vienen a cumplir un papel, que quizás no me guste pero que hay que agradecer…

Ni perfecta, ni más buena, ni más santa. Siento como todos, soy full emocional, me apasiono, pero una cosa si tengo, me retiro cuando mi presencia no es bienvenida, o cuando ya no es necesaria…

Lo siento si te he hecho daño,  pero de una cosa puedes estar seguro en esta vida, que lo que doy lo doy con la mejor de las buena fe. Cuando digo Te quiero es cierto, y eso no se termina con un adiós o un hasta luego, un te quiero mío es para siempre, pase lo que pase.

10247352_10152309093656211_625349774250131656_n Has de recordar que cada uno es responsable de sus actos y que muchas veces las personas necesitan equivocarse para aprender.

He caído innumerables veces y aun así he sabido levantarme cada una de ellas. He llorado hasta quedarme sin lágrimas y aun así no olvidé de sonreír. Me han destrozado el corazón en mil pedazos y aun así confío en el amor. He callado muchas cosas para evitar hacer daño y finalmente me destruyeron el alma. Agradezco a la vida porque me enseñó que caiga las veces que caiga sigo adelante y siempre me levantaré “

Perdón, Lo siento,  te amo, gracias…

Un abrazo grande y gracias por visitar esta página que muchas veces solo es catarsis… es mi mundo donde vengo un rato a dejar emociones y sensaciones.  Sin ánimos de enseñar ni mucho menos.Es solo escribir para sacar monstruos escondidos en los baúles de los recuerdos, espero que mis monstruos no los asusten y me sigan leyendo. Gracias. Les abraza con mucho cariño y agradecimiento @rosmarymoreno . Mi alma saluda a tu alma.

Un día como hoy, después de tanto

Hace rato, no se ni que escribir, la tristeza me ha visitado y ha embargado mi corazón. Hace más de un mes que empezó una lucha en mi país por una Venezuela mejor. La verdad que ha sido cruenta, y hoy me duele reconocer que quizás yo no estaba preparada.

No sé si todas las actitudes tomadas sean las ideales, pero así como cada quien tiene su manera de ser y actuar también tiene su manera de luchar. Equivocada o no, cada quien hace lo que puede con lo que tiene.

Este mes me ha tocado lidiar con mi personalidad, tratar de superar la rabia y la decepción, además de este sentimiento de impotencia cuando veo tantas injusticias…

No me puedo acostumbrar a esto, no puedo, a tantos muertos, heridos, presos  y desaparecidos solo por el hecho de protestar.

Hablar de amor en tiempos de protestas es tan complicado… y más cuando estás viviendo tantas violaciones a los derechos humanos.

Leía a Laureano Márquez decir cuán difícil y necesario era sonreír en estos momentos, pero a mí me está costando un mundo.

No es que me ha sido prohibido, ni es un pecado hacerlo, es que realmente la tristeza se instaló en mí, demasiados hermanos caídos.

El miedo como acción de defensa se mudó a mi vida, vivo con una angustia en el corazón esperando que la Paz regrese a cada uno de nosotros, aunque quedaremos marcados para siempre,  yo por lo menos no seré la misma, me atrevo a decir que no seremos los mismos, ojalá esto nos sirva de aprendizaje para no volver a repetir los mismos errores.

Saben yo no duermo tranquila, hace ya mucho rato no puedo dormir, pienso en esas madres, padres, hermanos y familias que pierden día a día familiares, el insomnio se mudó a mi hogar, no se puede descansar, cuando hay muchos que no pueden hacerlo.

No es fácil, nadie dijo que lo fuera, y los problemas no se resuelven de un día para otro, ha costado mucho y seguirá costando porque cuando la gente se atornilla a un poder difícil es destornillarlo, pero no imposible.

En estos momentos tan difíciles he visto actuar egos, han saltado los demonios, algo así como: “descubre el monstruo que hay en ti” hemos sacado lo peor de lo peor, y nos hemos dado hasta con el tobo.

Es en estas situaciones es que conocemos los que están y estarán contigo siempre.

También he conocido lo mejor de lo mejor, no se puede negar, los sentimientos más hermosos  se han hecho presentes. “La unión hace la fuerza “y en momentos de lucha es imprescindible.

Estamos viviendo la realidad de un país que despertó. Quizás el que tiene libertad no la valora, ¿sabes cuando empiezas a valorarla? cuando la ves perdida. Necesario es  volver a restablecer nuestras libertades y que se respeten nuestros derechos civiles.

La libertad no es una Utopía, hay que lucharla, ganársela y respetarla. Por eso hoy más que nunca ruego por la Paz y por un país libre y soberano… De todos para todos.

El verdadero amante es el que se da cuenta que la lealtad debe ir de la mano con la libertad. Paulo Coelho

Abrazos grandes y Gracias por pasar por aquí. Su amiga @rosmarymoreno .

1013862_443441205759555_293329596_n