Maneras de hacer historia y Venezuela

Venezuela camina hacia su libertad. ¡Si se puede!

El 23 de Enero se convierte de nuevo en una fecha emblemática para Venezuela, un nuevo futuro se vislumbra, grandes movilizaciones de venezolanos  regresan a la calle, lo hacen para rechazar la usurpación de Nicolás Maduro y aupar la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Quien no se auto proclamó como muchos afirman, fueron los ciudadanos en cabildo Abierto, quienes así lo dispusieron y que en Venezuela y en su constitución está establecido.

Todo aconteció rápido, a cada momento tenemos nuevas noticias, estamos a expectativas, la ansiedad nos carcome, seguimos en crisis, pero ahora en función de recuperar nuestra libertad. Todo en nuestro país dolarizado, ahora todo luce mucho más complicado, sobrevivir se ha puesto rudo. Dependiendo de un hilo estamos.

A ciencia cierta no sabemos qué ocurrirá en horas, minutos, segundos o semanas, muchos países a esta hora han apoyado a Guaidó en su interinato, mientras Maduro se aferra al poder, aumentando el sufrimiento de los venezolanos por falta de comida, medicina y servicios básicos.

Guaidó aunque con bastante carrera política, era poco conocido, hombre sensato, altivo, decente, tranquilo al hablar, hace rato no teníamos alguien así en la presidencia,  un muchacho de 35 años, de los cuales por lo menos 20 ha gastado enfrentándose al chavismo. Juan Guaidó llegó a la presidencia de la Asamblea Nacional por Voluntad Popular, a quien correspondía ejercer el máximo cargo como presidente de la asamblea, por lo tanto le tocó a él esa gran responsabilidad.

Frente a millares de personas Juan Guaidó se juramentó como presidente Interino de Venezuela, juró e hizo jurar a todo los presentes.

La represión no se ha hecho esperar,  de nuevo tenemos muertos, incontables heridos, niños y adolescente retenidos y enjuiciados pero que fueron obligados a deja en libertad por todo el auge que tuvo la noticia por las redes sociales. Maduro sigue atrincherado en el poder…

Muchos países del hemisferio apoyan a Juan Guaidó, la comunidad internacional sigue comprometiéndose , en especial  Donald Trump. Mientras la cúpula militar cierra filas con Maduro gracias a los grandes y jugosos negocios que tienen con él y algunos países de izquierda , dictadores, dicen que “por la plata baila el mono” pronto ya no tendrán plata para hacerlo bailar y veremos.

Juan Guaidó Junto a la asamblea Nacional promueven una amnistía, que funge como perdón, algunos se han adherido (pocos aún), muchos militares han dicho que no y permanecen con el régimen, algunos se han sublevado, esperamos el momentos que los militares cumplan con su deber que es proteger al ciudadano y su libertad, sería bueno que recapaciten, el destino de Venezuela  está en sus manos.

El peso tanto económico como diplomático se ha hecho sentir, la presión cada día aumenta para que Maduro deje el gobierno y se restaure de una vez por toda la democracia en mi país. Las cartas están sobre la mesa, termina un mes de enero donde he llorado como una loca, de alegría, de desesperación, de tristeza, tengo todos los sentimientos alborotados, tanto así que no había podido escribirles, regresó de nuevo con esperanzas,  veo ese rayo de luz que tanto pedí el 21 en mi peregrinación a la Virgen de la Caridad. Estamos a pocos días, porque así lo creo, de recuperar nuestra tierra.

Contar los sucesos en Venezuela es complicado, a quien le toque escribir nuestra historia le va a tocar durísimo. Ahora mismo mientras les escribo muchas cosas están sucediendo en este país al que amo. Espero que más temprano que tarde esto termine positivamente para los venezolanos

4e80c5bf5741d80e2fb8202999cfd174

Creer es crear y hacia allá vamos. Recen, oren, pidan a sus divinidades que nos ayuden en este trance. Apóyennos. Venezuela Libre.

Rosa María Moreno. .

 

 

Anuncios

Una noche más. “Insomnio”.

Una noche más, otra sin dormir, el calor, la humedad, los pensamientos, los sentimientos, las emociones, el herpes zóster en la espalda, me salió interno, (Culebrilla), invitado no esperado, ni deseado, que vino a hacerme compañía, para completar la decadente vida que ahora llevo, quejarme, no, para qué, continúo como siempre, ahora con ese ardor en la espalda y un malestar que no pasa desapercibido, arde, molesta y mucho, le da por hacerse sentir por las noches, sin aire acondicionado y sin ventilador me sofoco, me falta la respiración y no me queda de otra que deambular por casa sin saber qué hacer, amanezco leyendo en las redes sociales e intentando comprender que pasa en el mundo entero, mientras mi mundo se estremece, pensar En ¿que será lo que haré de comer mañana, cuales son las cosas pendientes? , en fin los insomnios dan para todo.

Conseguí medio blíster de Aciclovir, 5 pastillas solamente y son 10 días de tratamiento, no me gusta pedir, me molesta utilizar redes sociales para eso, basta, ya basta, esto no puede ser posible, quisiera que mi trabajo valiera y pudiera conseguir mis cosas sin necesidad de ayuda, que a Dios gracias, no han faltado manos que me han ayudado a salir del trance que es enfermarse en este país y de buscar y comprar medicinas.

Esto pica, arde, incomoda, duele y hace que me falte el aire, pero más me duele mi país, más me duele en lo que nos están convirtiendo, noticias dantescas, más allá de mi espacio, veo lo que sucede en Guatemala y no puedo si no recordar el año pasado, lloro, estoy descompensada psicológicamente, mucha gente está emigrando, muchos son amigos y familiares. Me ha tocado decir hasta luego en este año como nunca, duele.

Que nochecita, intentar entender lo que sucede no me hace más llevadera la cruz, trato de no hacer más peso. Como no hay efectivo para transporte pues me quedo en casa sin poder salir los fines de semana a ver a la familia, porque no hay manera de regresarse que no sea a pie, no es lejos, pero ya no estamos tan fuertes, cada día contamos con menos proteínas, cada día nos acortan más la cadena y no las ponen chiquitita entonces sin poder salir de casa, pues intento mantener a mi familia unida, vemos películas, inventamos comidas con lo que tenemos, e intentamos sonreír a pesar de todo.

En la semana doy clases como siempre, trabajo por trabajar y lo sigo haciendo porque me gusta, porque lo que gano solo alcanza para medio cartón de huevos al mes. Ya no vale ni la pena. Y se los digo con propiedad.

Esto que les cuento no es la vida de todos, algunos medianamente pueden acceder todavía a algunas cosas y comprar, otros apenas subsistimos trabajando y con ayuda muchas veces de otros, que se parten el lomo en otros países para ayudar a palear nuestra situación.

Esta noche solo me acompaña mi laptop, los grillos, mi perro aquí a mis pies, y este calor agobiante que jamás había sentido porque antes tenía aire acondicionado y 4 ventiladores que por el problema de electricidad se fueron quemando.

No es fácil, me digo acepta, para que puedas seguir, no te resistas, pero mi cuerpo no puede dormir, no estoy acostumbrada a pasar necesidades, no es esto lo que deseo, me digo todos los días que hay mucha gente que ni un techo tiene, ni unos granos que meterse a la boca, ni agua limpia para bañarse, ni una casa tan bonita y cómoda como la mía.

Todos los santos días procuro continuar, pero siento que mi corazón se aprieta cada día más. Las crisis de pánico quieren regresar, no les he dado el permiso, aprendí a controlarlas y gracias a Dios porque se imaginan a la Rosa María de hace algunos años en esta situación, vaya desastre, menos mal pasé por muchas cosas que me prepararon para este momento.

Escribo y escribo hoy en este silencio sobrecogedor y angustiosamente caluroso, siento ganas de salir corriendo, necesito respirar, me arde la espalda, me baño, cuando regreso, sigo igual sudando, el calor me sofoca, cuanto silencio a esta hora, ya van varios días así, más de 15 días.

En la mañana me preguntan ¿cómo amaneciste? y me provoca decir no amanecí, porque no dormí; pero en cambio digo “amanecí bien”…

No dormir te descontrola, te envejece, tengo unas ojeras increíbles, mi ojo derecho está más pequeño que de costumbre y se nota, no he ido a ninguna de mis terapias, mi mundo no es tan difícil lo sé, sigo siendo la consentida de mi gente, sigo teniendo un plato de comida en mi mesa, y lo agradezco.

Pero ¿cuánto más debo aprender?, no me siento responsable de este descalabro, ¿hasta cuándo?…

Una noche más y un hasta cuando en mi corazón.

Yo solo tengo mala noche, pero saben ¿cuántos se acostaron sin comer, cuántos esta noche no tienen medicina y fallecen en los hospitales, saben cuántos niños, abuelos hoy sufren desnutridos?

Entonces pienso en cada venezolano fuera, preocupado por su familia acá, pienso en cada ser humano del continente pasando necesidades, soledades, angustias y me digo: sigue adelante, tu puedes, aún no te has muerto, debes tener algo pendiente que hacer acá en la tierra, utiliza este tiempo, escribe, porque no me puedo poner a limpiar, porque hago bulla y despierto a los demás y Junior mi perro, también necesita dormir, extraño a mi príncipe, lo extraño demasiado.

Anoche leí a Laureano y lo que pedía a Papá Dios, necesito tanto o más dosis de todo lo que él le pidió y muchas más fuerzas.

Entiendo a las madres con bebes pequeños, con niños enfermos, a esos padres que llegan con una quincena y se sientan con las manos en la cabeza porque no saben que comprar y tener que elegir que comer, porque ahora ni legumbres, ni  hortalizas, los tubérculos, ni granos, ni las carnes, ni quesos están disponibles para todos, la falta de efectivo, la gente tracalera, el vivo pendejo, el inhumano, el que tiene poca empatía, han hecho de esto un infierno en la tierra. Dante Alighieri tendría mucho material para escribir en Venezuela. Cuerpos delgados, mustios, débiles, anémicos, agotados, desnutridos, enflaquecidos, depauperados, no me alcanzarían los sinónimos para expresarles el desastre que estamos viviendo.

Dicen siempre, escribe algo queda. El objetivo no es causar lástima, ni mucho menos, es decirle al mundo lo que acá acontece.

Si se van a las primeras lecturas de este blog, conocía este futuro y pensé no tendría que vivirlo ¡me equivoqué¡ no sé cuál será el final, ni cuantos días más tendremos que aguantar, llevamos ya dos décadas en esto, pero ahora más empobrecidos, esclavos de un régimen y sus locuras, aún con posibilidades de comunicarnos, si, y doy gracias por eso. Pero ¿hasta cuándo?

Me arde la espalda, me duele la cabeza, la plaga no me deja dormir, mientras les escribo solo escucho el zumbido de los zancudos fastidiosos, he matado unos cuantos pero son demasiados, la falta de agua hace que la gente tenga muchos pipotes y esto haya acelerado el crecimiento de dicha plaga, por supuesto no puedo cerrar ventanas o el calor me mataría, entonces me los calo, eso sí llena de repelente que cuesta un dineral pero que no sirve para nada. Es triste, es demasiado triste, esta semana despedí a mi mejor amiga que ya emigró, y a una vecinita de apenas 20 tantos años que se fue a buscar un mejor futuro, tocar su carita, abrazarlas y decirles adiós duele y mucho. Pero como es por su bien hay que entender y continuar.

Señor apúrate con tu tiempos, morimos en este infierno.

Mientras haré lo posible por mantener mi sonrisa, mañana tendré que seguir como si hubiese dormido, ya con esta, no sé cuántas noches van sin poder hacerlo completo, hasta el sueño me lo han robado.

Me haré un té y me pondré a leer un rato, es hermoso el silencio cuando lo aceptas, le he tomado cariño a estos momentos de infinita soledad. Donde solo me escucho y el tecleo de mi pequeña laptop que le he dado rosca parejo porque la PC está “descansando” porque se ha ido dañando por los constantes apagones y necesita cariños que por ahora deben esperar.

Esto que les cuento solo es una historia de una ciudadana de un país que ya se fue al precipicio y solo espera que alguien o algo ponga al final una tela que nos ayude a no caer tan fuerte y nos salve de una muerte inminente por falta de comida, insumos y medicinas. Estamos falleciendo poco a poco. Y están en su derecho de creerme o no. Esto no es vida. Esto no es felicidad, esto es humillante… Perdón, no sé qué hicimos para merecer esto, o si lo sé, pero se los cuento luego.

No amanece aún… y menos mal no es papel donde escribo, porque entre el sudor y las lágrimas las letras no se entenderían.

Escribir como catarsis… sabiendo que mi lugar todavía es cómodo y que mucha gente hoy está en la calle de algún lugar del mundo huyendo de este régimen, buscando un lugar para sobrevivir, otros fallecen en sus camas, en sus casas, en sus ranchos por el hambre, otros en hospitales y otros en manos de la inseguridad y cárceles de este país.

Escribo porque necesito drenar… quizás alguien me lea y ayude a Venezuela que hoy muere de mengua.

Me duele mi país, mi gente, mis amigos,  los niños, los viejos que se están quedando solos, me duele como hemos desmejorado. Me duele la humillación de dejar de comer para comprar un jabón, un papel, un champú, un cloro, y un detergente para lavar, todos los meses toca una rifa a ver qué es lo que se va a suprimir para poder obtener algo más.

Lo dije antes pero nunca esperé que se hiciera realidad.

Ahora esperando a que le pongan la cascabel al gato… este cuento continuará, hay demasiado venezolano por el mundo con mucho que contar, abrazos a todos ellos, estudien, surjan y prosperen, si pueden, regresen cuando todo esto haya terminado porque esto tiene y debe tener un fin.

Las crisis existen para que venga un éxito rotundo y ustedes nos ayudarán a crecer. Ánimos quedaremos algunos para esperarlos, otros quizás no, pero se hace el trabajo para que regresen, muchos seguimos luchando, no nos hemos dado por vencidos. Seguimos aquí y no de rodillas, sino de pie, todos desgastados, ajados y rotos pero de pie.

Gracias por leerme este insomnio de los tantos que hoy dejo escrito…

Todavía no amanece.

Rosa Maria Moreno.

 

5ce03d17834c642f51f4757d3ed56852

¡ Me rindo! NO

Desde hace unos días para acá y después de tantas cosas, mi vida ha dado un vuelco, podría decirse que a 30 días del mes de enero del 2018 a mis sentimientos les han dado una revolcada que da gusto.

Da gusto, porque ahora puedo decirte cómo se vive cuando ya no puedes sentir más hambre, más dolor, más angustia, más tristezas, más desesperación, más locura, ahora puedo contarte que se siente como se puede morir en vida y un día entender que no es así, que a pesar de las circunstancias siempre habrá maneras de salir y de reacomodarnos.

Oscar todavía sigues apareciendo en mis sueños, vivo cada cosa que te pasó a ti y a las personas que te acompañaban en esa casa, tus palabras quedaron grabadas en mí, no entendí tu actuación tan vehemente, quisiste creer en los venezolanos, en tus compañeros, en la buena voluntad de las personas, ¿cómo ver la vida, después de ti? , dicen que todo aquel que se mete a redentor sale crucificado, ¿será útil tu muerte y la muerte de todos esos jóvenes?  No lo sé, me entra una gran decepción y una angustia indescriptible al no saber qué hacer en estos momentos.

La situación es tan caótica, que no sé cómo expresarla acá, ya ni siquiera podemos poner nuestra opinión en redes, atacarnos es la premisa. Mundos de odios, mundo de egos, mundo de mierda.

Ellos Oscar y sus compañeros rebeldes fueron para mí un pájaro espino.

capture-20180129-220542

 

Después de eso me quedó una gran herida en el alma, ver como asesinan y masacran a unos seres humanos que dicen rendirse, he visto demasiado, he sentido demasiado, me ha dolido inconsolablemente, me siento de manos atadas.

He sentido miedo, esta semana muy cerquita de donde vivo lincharon a un hombre que intentó robar a unas personas en una cola para comprar Harina Pan. Dos horas llevó golpes hasta que les dijo por favor mátenme  y luego como si nada los que los molieron a palos, puños y golpes le quitaron el bolso y se repartieron el botín. ¿Ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón? Pues no lo creo. Asco sentí, dolor sentí, miedo sentí, temor sentí y sí, me da la gana de sentir carajo, porque soy humana aún, y el día que no lo haga entonces estaré muerta. Que si se lo merecía no lo sé, que si era culpable de lo que sucedió, si, el tejió su propia trampa, pero así los que cometieron esa salvajada, porque ya no regresarán a ellos mismos. Ya mataron.

También me sucedió que mi padre salió a hacer unas compras y al ver los precios de las cosas y su sueldo se le subió el azúcar, es diabético, hipertenso, cardiópata se montó en un bus y allí cayó redondito despertó en el hospital, pensé había muerto y en el camino sentí lo rudo que será mi mundo sin su presencia. Ha estado enfermo y a punto de morir tantas veces y todavía sigue luchando, él es mi norte y mi guía, así como mi madre, que a pesar de su depresión ha salido adelante, camina y sigue viviendo y tiene una fortaleza digna de admirar. Ellos son mis bases y me sustentan. Por ellos estoy aquí.

El hambre no juega carrito. Atrás quedó eso que mis padres me decían ¡come muchacha que en África los niños se mueren de hambre!  Dios mío, tamaña revolución hambreadora y miserable. Ahora la conozco de cerca, me ha dado la mano y hasta le he sonreído, le he dicho  a esa caraja que posiblemente acabará con nosotros, pero que le daré la lucha hasta donde mi cuerpo me lo permita. Podría hacer un libro de como ingeniárselas cuando el hambre ataca y ya no tienes mucho que comer, y no porque no trabajes, porque es que seguimos haciéndolo incansablemente, sino porque la inflación nos come lo poco que ganamos… menos de 1 dólar al mes.

Para completar soñé que me salían alas en la espalda, sentí como me salían cada una de las plumas de la espalda, las palpé, las toqué, parecían a las plumas de loro cuando apenas le están saliendo, que parecen pitillos, pues así y de allí iban saliendo una a una y sangrientas, rompían la piel donde salían, dolían demasiado, y las vi abrirse, botar gotas de sangre. Que impresión tan grande. Solo fue un sueño o una pesadilla. No lo sé, eso pasó a pocos días de haber caminado de San Juan de los Morros a San Sebastián en peregrinación de la Virgen de la Caridad a quien venero. El dolor de espalda sería una contracción muscular y me duró varios días. Creo en los milagros, porque camino muchos kilómetros descalza y llego a la virgen sin una sola llaga en los pies, mi familia es testigo. Sigo viva y enterita y sin un rasguño. Caminé y pedí por el eterno descanso de todos los que han muerto intentando sacarnos de esto, que ya es una tortura. 21 km rezando por sus almas, pidiendo por nosotros y por nuestro país, en una carretera a oscuras, destrozada, donde cada paso dolía más que otro. A la hora que caminé algunas personas generosas en plena oscuridad nos dieron agua y mandarinas. Que Dios las bendiga, porque sé el sacrificio que tuvieron que hacer para ayudar. Este año costó un poco más, pero lo logré, llegue tomada de los brazos de Tom, Salvador y Rose, quienes tuvieron que ayudarme a llegar agarrada de ellos, que también estaban cansados y adoloridos.

Me han dado muchos significados, pero de ese sueño, me quedó ese sentimiento en el corazón de haber visto y sentido el dolor de ver salir algo extraño en mi cuerpo, me encantan las imágenes aladas pero creo que les agarré miedo, el dolor no fue nada normal, era como si se me fuera a reventar la espalda y con él también el corazón, así se debe sentir un infarto, yo aquí dramatizando.

ELtqEqnS (1)

 

Emoción tras emoción, dolor tras dolor… Acaso se puede sentir más. Amanece escucho en mi cabeza esas palabras “Me rindo” “Nos rendimos” pero igual nos siguen matando. Entonces no quiero rendirme, quiero seguir luchando, no quiero supervivir, quiero Vivir no como antes, sino como ahora, como la persona que ahora soy.

También en estos días he sentido grandes alegrías, conocer personas que han traído a mi vida felicidad, nadie entendería en una situación así, triunfos en momentos de austeridad, orgullo de sentir que no he trabajado en vano, logros ganados a punto de trabajo y muchas lágrimas pero también de alegría de ver culminadas las metas trazadas.

Mi hija ya es periodista y eso es mi más grande alegría, mi pichoncito ya se está graduando, termina los últimos capítulos de la tesis y culmina un pasito más, le deseo éxitos y sigo de su mano hasta que ella pueda alzar vuelo sola. Que posiblemente será más rápido de lo que imaginamos. Amo a mi Rose y estoy infinitamente orgullosa de ella.

Entonces a treinta días del mes de Enero del 2018 he sobrevivido a este vendaval de emociones y solo les he hecho un resumen. Porque este enero he desnudado cuerpo y alma y solo comienza el año. Esta bitácora sigue porque para eso vengo aquí a drenar a soltar, para poder continuar y dejar por escrito lo que acá nos sucede. Venezuela 2018

Gracias por leerme @rosmarymoreno 

 

¿Y que nombre le pondremos ?

10 de enero del 2018… ¡Qué fecha¡ Apenas diez días han pasado y puedo decir con total honestidad, que esto se lo llevó quien lo trajo. No les he dado feliz año a los que me leen, pido mis sinceras disculpas. Hola de nuevo, bienvenidos a este mi pañuelito de lágrimas, mi baúl de recuerdos para esta memoria tan “olvidadiza” y mente tan ocupada, mi festín de palabras, mi compañía a las 4 de la mañana. Les deseo felicidad.

Terminó 2017 y en esta bitácora que llevo, no sé si está hundiendo el barco o podemos hacer algo por salvar lo poco que nos queda, estamos que nos comemos entre nosotros mismos, lo que se ve en la calle es anarquía, ya no se puede llamar de otra manera, el miedo, el hambre, la desesperación por un mañana se vino a vivir a nuestras casas, ya no es cosa de pobres, clases medias y altas, esto no tiene asidero. Las cosas se han complicado, uno se acuesta y se levanta con rumores, con saqueos, la unidad se fue al carajo, la conciencia, la equidad y la complicidad fueron a reunirse pero salieron peleadas con el sentido común. Parece mentira que el chisme, la desunión, la maldad e intolerancia ganaran la partida.

Tristeza y ya no tanto pena ajena, somos culpables de tanta barbarie, Rómulo Gallegos se hubiese quedado abismado si le tocara escribir de nuevo sobre esta Venezuela y sus llanos. No se ya lo que significa políticamente correcto, ni siquiera eso sigue las formas, somos un país sin norte, lleno de rencor y dudas, el egoísmo, la humildad y el ser samaritano se perdió entre tantos escombros, ahora existe un sálvese quien pueda, corre que allí hay algo que comprar, quítate que eso es mío.

Gracias a Dios existen seres que el amor los habita y siguen haciendo bien y tocando corazones, porque muchos ya ni nos acordamos de rezar, orar o hablar con nosotros mismos.

La tolerancia se fue de paseo y hace rato no se vislumbra por ninguna parte y menos por las redes sociales, donde ni siquiera puedes hacer uso de los libros que más te gustaba leer, porque la persona tiene tal o cual orientación, ni colocar música de este u otro estilo, o simplemente dar una opinión, estamos minados de odio, de ira, y de radicalismo y de esa manera no se entra en razón y no se llega a consenso.

Cumplieron su objetivo, una vez más nos volvieron enemigos de nuestros amigos y aliados.

La culebra consiguió de nuevo que Eva mordiera la manzana sin mucho esfuerzo, es que al parecer siempre se dejará llevar por ofertas engañosas.

Ya ha pasado diez días, en lo que gracias a esos seres que me acompañan, he logrado “sobrevivir” ya ni el trabajo es signo de poder subsistir, no se ni como traspasamos la barda de Diciembre, no lo sé, un día tras otro, el deseo de algo que no llega.

Seguir despidiendo amigos, todo el mundo quiere largarse, se acuerdan del “nos iríamos demasiado” del que todo el mundo se burló, pues tenían razón esos muchachos, “me iría demasiado” ahora mismo, si no fuera porque no quiero abandonar a mi familia a la cual amo y que a pesar de todo, nos hemos mantenido unidos solventando la situación entre todos.

Navidad para recordar, duras las lecciones de vida que recibimos, vinieron a granel. No olvidaré el 2017.

Diez días y la esperanza chiquita, allá por el carrizo viejo casi ni se vislumbra. Caín y Abel por doquier, todos pidiendo la cabeza del otro, a Sansón le cortaron el cabello y no ha crecido, y David pobre David ya no tiene piedras que lanzar para ese degenerado y desgraciado Goliat.

Nos queda un poco de fuerzas y fortalezas, que si no nos matan de hambre y de mengua quizás podamos usar. Mi país destruido por la insistencia de personas inescrupulosas que se ataron al poder y casi explotan de lo gordos que están, mientras otros sencillamente ya no caben en sus ropas, ni en su piel de lo flacos y desnutridos.

No les cuento nada que no puedan observar en las redes sociales y en los canales extranjeros que algo de noticia les deben llevar. Venezuela muere ante la mirada de muchos que solo discuten en un mesa que será de nosotros. Mientras el mundo nos mira y sigue en “reuniones” Venezuela fallece como fallecen sus habitantes esperando una medida humanitaria, a algunos ya no les quedan medicamentos, a otros sencillamente se les acabaron y solo esperan a la muerte.

Señores si esto no es un holocausto de esta época ¿qué nombre le pondremos? ¿Es fuerte? ¿No puedo llamarlo así? … Entonces ¿qué nombre le pondremos?…

matarile rile ron.

🎼 Yo tengo un castillo

materile rile rile

que te va a gustar

materile rile ro

¿Dónde están las llaves?

materile rile rile

en el fondo del mar

materile rile ro

El que quiera ir

materile rile rile

hasta el fondo del mar

materile rile ro

Debe ser valiente

materile rile rile

y saber cantar

materile rile ro

Y que oficio le daremos

materile rile rile

a quien va a buscar las llaves

materile rile ro 🎼

Arroz-con-leche-500x375

Seguiremos por acá mientras se pueda y  mi me queden ganas de escribir, la tristeza a veces me abarca, solo queda solventar y sobrevivir a esta cresta que se nos hace eterna. Me agarro fuerte a la vida, al amor, a la pasión y como persona resiliente que soy, busco sentirme bien para poder ayudar a los demás a sentirse bien. Sonreír a pesar de todo y abrazar fuerte, porque cuando se está en una situación así, uno no quiere soltar a los suyos porque tiene miedo de no volver a verlos más.

Seguimos. Gracias por leerme. @rosmarymoreno. 2018

Debería…

José despierta, abre los ojos, se despereza, piensa que en otro momento le tocaría ir a la escuela, pero su estómago suena, se va al baño y con un poquito de bicarbonato se cepilla, la pasta dental hace rato desapareció de su casa por su alto precio, se lava la cara con pedacito de panela de jabón azul, todo en su vida ha cambiado, se mira al espejo ha adelgazado, se le ven los huesitos, su carita está alargada, no quiere sentirse así, casi no tiene ganas de nada, está como sin fuerzas, pero debe levantarse para ayudar, ahora a sus padres no les alcanza el dinero para darle desayuno, ni para pasaje, ni para merienda, los zapatos se le dañaron, los que tienen están rotos medios cocidos por su madre para que no se vean tan feos, pero si llueve se le mojarán los pies, le pusieron unas plantillas de cartón.

No han podido comprarle uniforme, su familia tiene varios días que apenas consigue para sobrevivir, hacen una comida diaria, aunque trabajan muchísimo no les alcanza para lo necesario, hace rato no saben lo que son las proteínas, ni los azucares, y menos las grasas están a base de legumbres y verduras, hasta comer huevos se les puso inaccesible, escucha a otros niños que también están como él, la situación ya no solo les toca a ellos, se sienta en la acera de su casa a jugar con un palito que encontró y le dan ganas de llorar , se levanta y pasa por la casa de los vecinos a ver quién le paga por barrer el patio, o hacerle un mandado o al menos le dan algo de comer, se preocupa mucho, él apenas tiene 9 años casi para 10, pero parece de 8, no se alimenta bien, está desnutrido. Hace ya mucho tiempo no sabe lo que es tomar leche, comerse un dulce, solo el que por buena voluntad alguien le da, pero ahora los que antes le ayudaban están igual.

Pobre José, ya casi es navidad, él es un niño, no es su responsabilidad estar trabajando para comer.

Debería estar estudiando,

debería estar alimentándose,

debería estar jugando,

debería estar riendo.

Debería…

@rosmarymoreno

Un día después del 23

 

Anoche hubo lluvia, tormenta eléctrica, truenos, vientos  y hasta centellas, pensé ¿oye será que de verdad se acaba el mundo hoy?  Me bañé con agua bien tibia, me puse la ropa de dormir que más me gusta y a otros no, o sea la más vieja, la más fea, me arropé, me puse bien cómoda, di gracias por todo, me reí, de igual manera nuestra vida se ha hecho lo bastante complicada y si no es por tanta gente buena que aún existe en el mundo, pues no sé qué sería de nosotros.

La noche anterior había tenido insomnio, unos de mis mejores amigos de vida, que ya falleció, cumpliría años y en vida siempre se me olvidaba su cumple, así que como cosa rara me despertó en un sueño para recordármelo, así mismo mi otro papá, mi suegro, que ya no está, también cumplía años, así que les dediqué mi insomnio, les hablé, les recé y los recordé bonito, como ellos lo fueron conmigo.

Me levanté el 23 con ánimo, no estaba cansada de la noche anterior y pase un buen día, si bien es cierto, estoy muy consternada por todo lo que sucede en el mundo, todo este movimiento de tierra, todo este desastre con el clima, todos estos cambios que hoy tiene la madre tierra es gracias a todos nuestros desmanes, sabíamos que vendría un cambio necesario, pero nosotros lo hemos acelerado.

Me duelen, sabes, siento empatía por todos esos seres que hasta hoy han perdido familiares, amigos y bienes, saber que su país se desploma, pero también he visto como de sus ruinas se levantan, sobre todo México a quien le tengo especial cariño y me siento conectada por los muchos amigos y familiares que hoy tengo allí. México Lindo y querido, Fuerzas. Los amo.

Hemos tenido un año bien complicado, pero septiembre 2017 nos ha sorprendido como le ha dado la gana, aún faltan unos días para que termine y lo que da es terror, pero bueno, nada, la vida sigue y con ella nosotros. Unos con Socialismo, hambre y miseria, otros con terremotos, con huracanes y un sinfín de males y el hombre completa con sus atentados y con sus pruebas nucleares, una total locura, 2017 no nos ha tratado con cariño, pero hay sobrevivientes.

Así que anoche, después de un día caluroso y en familia, donde leí cada cosa que pasaba en esa bolita llamada mundo, me dispuse a dormir. Y cómo les dije al principio comenzó de repente una tormenta horrorosa, sonaba el viento, y llovía fuerte, recordé que ayer se acababa el mundo, sonreí, como si fuera poco lo que nos sucede, me arropé, me puse bien cómoda y di las buenas noches, si algo pasaba, que me tomara bien dormida y agradecida.

Desperté y ahora les escribo: Amaneció, dormí sabroso, anoche en muchos días no hubo sueños, ni pesadillas, ni preocupaciones. Dormí.

Sé qué desperté en el mismo lugar, con los mismos problemas y con este régimen que nos está matando poco a poco, ayer vendió en su popular bolsa: harina en mal estado con gusanos y gorgojos, leche líquida vencida y poquísimos productos que apenas alcanza para una semana y que venden mensual y costosa, si señores como en Cuba, no se si peor…

Ayer la impotencia me mataba,  a veces no tengo fuerzas, a veces me desespero, pero hay gente que me ayuda a levantar, a no decaer, a no morirme de un infarto, por eso debo agradecer y continuar.

Buen Día Cariño.

Gracias por leerme.

Un nuevo día, una nueva oportunidad.

Nosotros seguimos en los juegos del hambre, donde sobrevive el más fuerte y solo se puede sobrevivir siempre desde el amor, desde la fe, desde la esperanza y de la manera como tomemos las cosas. Vamos sigamos, recojamos las piedras, hagamos un castillo.

@rosmarymoreno.

Sonia

Amanece, le costó conciliar el sueño y lo poco que durmió tuvo pesadillas. Así que a las 4 de la madrugada ya estaba despierta, se asomó a ver a su prole que aun dormía.

Uno de sus tres niños se movía mucho y le sonaba su estómaguito, señal que el niño tenía hambre, la noche anterior había cenado poquito. Cuanta tristeza siente Sonia.

Pensaba como haría para darles de comer hoy, solo le quedaba en la despensa dos tazas de arroz, un plátano y algunos mangos,  la cosecha se estaba acabando, había comprado un kilo de masa de maíz amarillo, se hizo un guarapo de malojillo lo endulzó con un poquito de azúcar que le quedaba. El café hace rato ya no podía comprarlo era un lujo ahora para ella.

Montó cinco arepas del tamaño de una taza pequeña de café,  puso a sancochar un plátano, freír era imposible en una casa donde el aceite también escasea, porque llegó en la bolsa como hace tres meses y ya no volvieron a mandar. Antes venía Leche, azúcar, café, harina, arroz, pasta, granos, aceite, avena, a un costo sustentable, pero eso también cambió, ya solo viene uno o dos arroz, una o dos pastas, una sola harina, ya ni sardina le venden, no trae azúcar, la leche hace más de cinco meses no llega , la avena menos, no trae azúcar, ni café y el costo no es nada solidario y a veces pasan 45 días para llegar, en la calle si consigue algunos de estos productos, le sale el doble de lo que ellos ganan semanal, imposible ahora comprar comida.

Llora de desconsuelo, sus niños no han podido ir a la escuela, no tiene como lavar sus uniformes, no tiene como cepillar sus dientes, la pasta dental es costosa no puede adquirirla, compra una y utiliza hasta el tubo y ella misma debe colocárselas a ellos en sus cepillitos para que no la malgasten, este mes se le acabó, les hizo una con bicarbonato de sodio y menta que a ellos no les gusta y a ella menos.

Llora, no puede más, son arepitas con sabor a lágrimas, ya no le queda ni más masa ni  más dinero, todos duermen. Se despertarán y le dirán ¿otra vez arepa pelá sin nada mami? Y ella los mirará y tendrá que aguantar y decirle que quizá más tarde les dará algo más.

No irán a la escuela, prenderán el televisor y allí verán comiquitas y comida, porque como pasan propagandas de comida, que normalmente el usuario no podrá comprar. Prefiere a veces que salgan a jugar al patio, pero es tal la inseguridad que es mejor mantenerlos adentro en casa, tenía trabajo antes, pero la despidieron por no poder pagarle un sueldo, la empresa quebró, allí el único que trabaja es Juan y su ingreso no alcanza ni para dos días y eso que se mata trabajando por un sueldo mínimo y un bono alimenticio que apenas suple una semana.

Llamó a la maestra para contarle que hoy tampoco irán, los uniformes están sucios, no consigue ni jabón de panela para lavar, pero la verdad es que tampoco tiene dinero ni para los pasajes, la escuela queda lejos y es mucho el trecho que caminar, sus niños se pueden desmayar, han comido muy mal. Piensa que se le van a desnutrir sus muchachos. La maestra le dicta algunas actividades por teléfono, ella tendrá que hacer las veces de maestra, no le queda de otra.

La informa la vecina de los sucesos en la capital, ella vive en un pueblo, no tiene móvil, se lo robaron, no puede pagar Internet y en los canales que ve no pasan nada, apenas algunas que otras noticias, su vecina le ha contado todo lo que sucede y le muestra fotos y vídeos, ella no tiene esperanzas, ya le han quitado todo, hasta sus ganas de vivir.

Sonia ya no sonríe, ha adelgazado más de 15 kilos, su esposo aún más, sus niños están delgaditos casi esqueléticos lo que comen no los alimenta. Deben tener anemia.

Una arepita para hoy y hambre para mañana.

Aún quedan diez días para cobrar y no sabe qué hacer, coloca la mesa: arepa, pero hoy se las acompañó con plátano sancochado y una taza de té de esa plantita que sembró en el patio y sabe muy bien. Eso será su desayuno, en la tarde será arroz con plátano y jugo de mango y en la noche arepita pelá y ella y Juan se acostarán sin comer no alcanzará para todos.

Pobre Sonia ya no sabe qué hacer…

Sonia no es cubana… Sonia es venezolana.

Una historia real.

Continuará …

@rosmarymoreno 

Días intensos. Nostálgicos. Noviembre de 2016.

No es fácil escribirles sobre cómo me siento en estos últimos días, vivir en socialismo ha sido lo más duro que cualquier ser humano pueda pasar, este régimen nos ha llevado a vivir las cosas más inauditas en estos últimos años y sobre todo este último mes.

Llega diciembre y no sabemos que más nos acontecerá, el gobierno y oposición están en un dialogo, el régimen nos quitó la posibilidad de ir a un revocatorio este año, son unos leguleyos y utilizan la constitución como mejor les parece.

El país en pico de zamuro, la gente comiendo de la basura, en las cárceles se comen entre ellos, canibalismo, cosas increíbles que contarlas me haría hacer un post totalmente terrorífico.

Me tocó vivir por meses una “pacificación” de una de las cárceles más peligrosas de Venezuela, la Penitenciaría General de Venezuela. Una masacre, noches y noches sin dormir por las detonaciones y el estruendo, falleció mucha gente y se han descubiertos cosas inaceptables de esa situación. Al final culminó con la entrega de los pranes y la de los privados de libertad (Presos) cadavéricos.

Donde vivo poco se consiguen los alimentos, el régimen vende unas bolsas de comida cada 21 días con algunos productos que alcanza para una semana. Y así vamos, la inflación llegó a lo inimaginado, imposible mantenerse cuerdo ante tanta locura.

El agua llega sucia y cada seis días, el aseo pasa una sola vez a la semana, el gas no se consigue, gasolina no hay… dime cómo es posible que a alguien le guste el socialismo.

Imposible imaginarnos un diciembre como antes, para mí no tan difícil porque no tengo niños pequeños, socialismo es pobreza extrema, personas delgadas, personas casi en el hueso por no poder consumir todo lo necesario para su cuerpo, si comes carne pues no comes verduras, falta el arroz, las pastas, las harinas, el aceite, mantequilla y mayonesa brillan por su ausencia.

El venezolano abandona Venezuela, la familia se nos van. Esto es un desastre. Tan bella mi Venezuela y tan aporreada y vapuleada… esto es una ignominia. Ya no se puede más, no se aguanta.

El régimen cada día prohíbe, apresa, reprime y causa dolor al venezolano que ya está bastante aporreado por la situación política, económica, social y de salud.

Nos morimos de mengua, no abre el canal humanitario y no deja que ayuden. No lava ni presta la batea. Quien puede comprender a este ser humano que lo que le gusta es la decadencia. No, yo no me acostumbro la verdad. Estoy muy cansada y la llegada de la navidad me tiene depresiva y con mucha nostalgia de un pasado que por ahora no volverá. Cuantas alegrías nos han cambiado por tristezas, ah mundo que te acabas por ti mismo. A ti nadie vendrá a acabarte, tu gente mundo terminará contigo, su maldad, su arrogancia, su egoísmo y sus ansias de poder…

Nos morimos ya no tan lentamente, levantarse y ver las noticias abruman, por hambre, por falta de medicinas, por desolación, tristeza y desnutridos. Una copia pero más negra de lo sucedido en Cuba. Cuanta tristeza estar donde jamás quise estar y al menos yo puedo dar gracias que aún me alimento y no tengo que buscarlos en los camiones de la basura. Esto que les cuento es ahora Venezuela donde también existen los juegos del hambre.

Me duele escribir, sobre todo porque es muy delicado. Seguimos luchando, sobreviviendo ¿pero hasta cuándo?

Amanecerá y ojalá podamos verlo. @rosmarymoreno

a47ef79392a45d22125fe5b89363ea2c

Agonía de un país en ruinas

El día amanece nublado, se espera con impaciencia que llueva, estamos a expensas de nuestro creador, así están las cosas para obtener el preciado líquido y que se acabe de una vez por todas, el bendito racionamiento de luz al que nos han obligado.

La tristeza embarga, no bastó medio país advirtiendo lo que sin lugar a dudas sucedería, no bastan las muertes injustas, huelgas, hambre, protestas. No bastan nuestras voces, vidas… Nada basta.

Teníamos que llegar hasta acá, y aun así  hay gente que cierran los ojos y oyen a los mitómanos.

Hay gente que le gusta las medidas populistas,  algunos hemos tenido que bajar la guardia y abandonar la altivez  y pedir ayuda, porque esto que vive Venezuela es una situación grave y por demás estresante.

El agua llega cada 10 días y al menos yo tengo que agradecer que me llegue por tuberías. En el lugar donde vivo suspendieron la venta de comida en los mercados, los alimentos los venden una vez al mes en bolsas “Los CLAP” que por supuesto ha sido un total desastre. No tenemos donde comprar comida y si hay los precios son avasallantes imposibles de pagar, la necesidad nos apremia.

Sé que muchas personas pueden estar agradecidas porque en algún momento pudieron obtener un beneficio, pero debo recordarles que eso es parte de los que nos toca por ser ciudadanos de este país, no son regalías.

Peor ciego el que no quiere ver, la igualdad social desde el punto de vista del socialismo es una Utopía, o podemos observar, verificar, ver que los que ahora profesan dichas ideas ¿conviven con ella, son tan pobres como tú, hacen colas, andan a pie o en autobús, tienen que pedir indulgencia para un tratamiento u operación, van a los hospitales, ambulatorios, comen como Tú?

Responder estas preguntas… Ellos no viven como tú, muchos tienen a sus hijos y familiares en el exterior, viviendo de lo que han tomado acá,  Si como decía el difunto: ser rico es malo… pero para nosotros.

Ellos y sus políticas en desuso, sus sueños delirantes, su ambición de poder, su necedad, su locura, y su ambivalencia  nos han llevado a un rotundo fracaso.

Es hora de entender que estamos en ruinas…  solo queda hambre, miseria y desolación. Venezuela necesita ayuda realmente nuestros niños y ancianos están muriendo de mengua.

Venezuela se debate… El fracaso estruendoso se oye, se ve y se siente…  Esperanzas y fe es lo que aún nos mantiene vivos. ¿Pero por cuánto tiempo?

Un abrazo, gracias por leerme y con esta tristeza que me embarga les escribo, tomándome un café que quizás me durará tres días y luego a buscar de nuevo porque así vivimos.

Ya es hora de entender que debemos salir de este suplicio o nos terminaremos de hundir inexorablemente.

@rosmarymoreno.

 

 

 

Ese animal interno que nos arrastra.

Somos animales pensantes, un día algo pasa y sorpresivamente en condiciones extremas nos convertimos en la propia bestia. Sacamos a relucir nuestros instintos, y entonces  todo razonamiento,  inteligencia, lógica y valores se nos olvida.Cuando tenemos hambre, celos, rabia, ira, venganza, nos convertimos en bestias.

Si , “bestias”, ese animal que somos bajo esta piel, ese reptil que muchos no sabemos manejar, ese rincón oscuro de nuestro espejo, y que a veces bajo presión es impulsado a actuar .

Es terrible cuando el único propósito que tenemos , es defendernos  para  poder sobrevivir.

A dónde voy con todo esto , vivo de cerca una situación extrema de escasez de alimentos, agua, luz y salud,  no hay recursos para medianamente vivir, entonces es  allí donde aparece esa fuerza irracional  para las que no estamos preparamos.

Cuando nuestra propia vida  y la de los nuestros corren peligro  interviene un fuerte elemento emocional. Y en estas circunstancias, y a falta de entrenamiento, reaccionamos arcaicos, nos volvemos territoriales,  agresivos y más  competitivos de lo normal.

Asusta, agota ver a mis coterráneos volverse animales , pero hay que sentir el miedo que da tener hambre y sed, y  enfermarse cuando no hay medicinas, ver morir a muchos de mengua  y más cuando somos madres allí nos volvemos fieras.

La inseguridad nos obliga a andar atentos, asustados, agresivos, a no confiar…

Mi despertar desde un tiempo para acá ha sido con el sonido de ráfagas al aire, esto para que las personas que están allí no saqueen unos centros de abastecimiento que quedan muy cercanos a donde vivo , se escuchan tiros al aire, golpes a las rejas  de los negocios,  gritos, eso me produce desesperación …  No es fácil.

Cuando veía las películas que nos hablaban del 2021 donde nos mostraban un mundo agreste donde no había agua, luz, donde no tendríamos jabón, donde andaríamos sucios y robándonos unos a otros las cosas y nos convertiríamos en unos desalmados, me asustaba mucho y decía no que va, como puede ser esto posible , bueno mis queridos amigos me está tocando vivirlo y les juro que no exagero,  quien lo iba a pensar.

Muchos ahora deprimidos, no estamos acostumbrados y no nos acostumbraremos a vivir sin dignidad, a no ser seres educados, me niego a perder mi racionalidad.

No les niego estoy asustada , mi hija fue robada , jalada por sus cabellos y cortada en la palma de su mano por otra mujer solo para quitarle un litro de aceite, una harina pan, una harina de trigo y un arroz y ayer supe de otras a quienes les han cortado hasta su cara.

Qué triste ver en lo que nos hemos convertido, en seres sin conciencia, en seres irracionales, en seres inhumanos.

No tenemos agua, según ellos fenómeno del niño. Los que alguna vez hemos estudiado sabemos que es falta de prevención , no se hicieron los correctivos a tiempo y muchos embalses están abandonados a su suerte,  sabemos que el fenómeno del niño interfiere por supuesto que sí, pero el no haber tomado previsiones al caso, nos pone en este desespero en el que ahora estamos.

Por supuesto a falta de agua, tampoco tenemos luz y nos tienen a base de racionamientos.

Somos una bomba de tiempo llenas de emociones, estamos cansados, agotados, sin medicamentos, con hambre y muchos con sed.

No existen las mínimas normas para decir que somos un país feliz.

Nos están llevando a perder ese hombre que se había civilizado con estudios y dedicación.  Ahora solo estamos sacando ese animal que llevamos por dentro.

Cuando nuestra vida corre peligro nos convertimos en seres básicos … defensa y supervivencia.

Les dejo acá un cuento, una reflexión

El hombre ermitaño

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño. Se quejaba muchas veces que tenía demasiado quehacer. La gente no entendía cómo era posible que tuviera tanto trabajo en su retiro. A lo que les contestó:

“Tengo que domar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y someter a un león.

No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives. ¿Dónde están todos estos animales?

Entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron.

Estos animales los llevamos dentro:

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo.

Tengo que entrenarlos para que sólo se lancen sobre presas buenas…

Son mis OJOS

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan.

Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir…

Son mis MANOS

Y los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las situaciones difíciles.

Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta…

Son mis PIES

Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas.

Siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula, si no la vigilo de cerca, hace daño…

Es mi LENGUA

El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber.

Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día…

Es mi CUERPO

Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso.

Ese es mi CORAZÓN

domar-animales-4-728

Tengamos la sabiduría, busquemos dentro de nuestro interior, revisemos las  experiencias,  nos toca pensar quienes somos, que queremos y sobre todo hacia dónde queremos ir.

No nos dejemos llevar por ese animal que todos llevamos dentro… busquemos nuestro ser racional y vamos a guiarlo con amor. Si dejas que sea el irracional te maneje, pues nada, seremos de nuevo el hombre de las cavernas y no estoy jugando ni haciendo humor con esto.

Es rudo, muy rudo el momento por el que estamos pasando. Sigo teniendo fe y esperanza y confiando en que todo tiene un final y un nuevo comienzo.

Pero

Y cada niño al nacer en nuestra época es indistinguible de los que nacían hace 20.000 años en las cuevas de Altamira. Manuel Carreira. 

Besos. Gracias por leerme… un abrazo de esta mujer que aún razona y no se ha dejado llevar por ese animal que vive en ella. Solo pido fuerzas para soportar sin desfallecer todo lo que aún nos toca. @rosmarymoreno