Noche de truenos. Octubre 2019

Noche de truenos, relámpagos y centellas, llovió como si se fuera a caer el cielo, Junior no me deja dormir asustado, esperé que al menos sean las 5 a.m, me levanto, no puedo dormir más, recordé que llevo rato sin escribir mi bitácora, pero que les puedo contar sin ser repetitiva, no tengo gas y quien sabe cuándo lo traen, ahora hay que esperar, es por turnos, vienen a buscar las bombonas se las llevan y bueno hay que tener suerte, esperando ando.

Tengo algunas cosas eléctricas que me ayudan a bien llevar la situación, rogando que no se vaya la luz, porque me tocará cocinar en leña y mi alergia está a millón, ahora mismo me acabo de tomar un anti alérgico, porque es que algunos vecinos les ha tocado cocinar con leña, el olor del fogón y cenizas queda en el aire.

La situación no deja de ser preocupante, ahora la región entera parece ser lava ardiendo, las noticias no son alentadoras y parece que el mal estuviera ganando la batalla, en nosotros está no dejar que triunfe.

Aun así, seguimos, todo es un desorden, tanto humano como ético, el mundo patas para arriba, ya no sabes hacia donde voltear para que no te salpique, no puedo ser positiva en este momento, aunque lo necesito, la situación es desalentadora. Sigo en Venezuela, muchas cosas, personas me sostienen acá,  sé que tendré que tomar algunas determinaciones, uno intenta en la medida de lo posible progresar, seguir trabajando, inventar nuevos negocios, reinventarse.

Llegó Octubre, con mucho empujón, que no es fácil, y uno dentro de su fortaleza dice ¡si puedo! y avanza contra la corriente, y a cada rato un chapuzón, un remolino, te envuelve, te ahoga, sales agarras aire, vuelves, te hundes y así…

Todo este año ha sido de subir, agarrar aire y de nuevo ese bendito ciclo, que ciertamente, te arrebata tus fuerzas… y vuelves a respirar. Es un ciclo que ya tiene que acabar, necesario es saber el cuándo y el cómo.

Si el mundo anda como anda y los organismos que se dicen defensores no defienden ni su vida, que podemos esperar para Venezuela y otros países del continente. El poder envilece y el mundo está envilecido, sabemos quiénes tienen la mano metida en todo esto.

Lo siento por todos aquellos que hoy sufren, por las familias de los que deciden quitarse la vida en estos momentos de pesadumbre, por aquellos a quienes se las arrebatan, lo siento por los niños, abuelos y jóvenes que tienen que pasar por esta situación, lo lamento. La impotencia me agrede y quizás este no era buen momento de escribir, pero la alergia me grita, cuenta, di, habla. La molestia me invita a soltar, porque me ahogo.

Escucho los pájaros que comienzan a cantar, los sapitos del jardín siguen croando, bastante fuerte, a pesar de llevar agua toda la noche con ese croar “Luis, Luis, Luis, luis” que  quiere decir que la lluvia nos acompañará por un buen rato.

Sigo dando clases, sigo aupando a Rose a continuar su carrera, aunque sea por medio de intercambios, todos seguimos trabajando con pocas ganancias, con unos ángeles terrenales que no me dejan sola.

Acomodo mi casa, mi lugar, mi templo, lo mejor que puedo, para que nos sintamos cómodos en ella, he buscado por todos los medios que no se vea abandonada, ni mucho menos, son muchos años sin pintarla, porque primero está la comida y la salud, entonces se va deteriorando, porque la prioridad es otra, pero de alguna manera la tengo presentable, espero que no nos pase como en Macondo en Cien años de soledad. Cuesta mucho mantener en pie nuestras casas, porque lo que se daña difícilmente podemos repararlo, carros estacionados esperando arreglo, cementerios de enseres eléctricos, ventiladores, aires, neveras, etc. producto de los intensos bajones y apagones de la luz.

Octubre que te quiero Octubre, dónde siempre me pasan cosas. Octubre para rememorar…

Este comenzó de alguna manera para el mundo convulsionado, me imagino que es la primera rueda del espiral y como siempre nos dicen: sobrevivirá el más fuerte.

Pueblos que están pasando por momentos complicados, lo siento, ánimo y en cada corazón que me lea, por favor no se sienta consternado, las situaciones de vida existen para que aprendamos, solo mira muy dentro de ti qué es lo que necesitas comprender.

Sé más humano, más empático, que la maldad no gane en ti. Entendiendo que el mal todo lo corroe y no somos de Titanio, aunque lo parezcamos, somos seres humanos de carne y hueso, Cuidemos nuestra alma.

Hagamos el bien y no miremos a quien y continuemos nuestra ruta aunque por momentos sintamos que vamos contracorriente.

No tengo expectativas, esperanza sigue en pie, la pobre está fracturada, desgastada por la acción de otros, pero  sigue viva, porque si la pierdo entonces moriré de tristeza y no… No puedo dejar que el mal gane en mí, entonces a seguir haciendo lo que sé, en el espacio y tiempo que se me dé… Gracias por leerme.

Ánimos y fuerzas.  “Quien tenga miedo de morir que no nazca” así me dice mi hija todos los días, sonrío.

Sigo porque de alguna manera soy el piso, la compañía y el camino de alguien más. Gracias.

#MiMonstruitoDelDía.

Ven y hagamos leña del árbol caído

Me acompañas a visualizar un árbol en el suelo, quizás tumbado por la lluvia, por la sequía,  por un rayo, o alguien lo cortó, lo cierto, es que esta tirado en el suelo, entonces  venimos  y lo rebanamos  en  pequeños trozos de madera, fragmentarlo hasta convertirlo en leña, para luego quemarlo y volverlo cenizas.descarga

Ahora imagínate a una persona que ha cometido un error, te ha fallado, según tu manera de pensar, ha infringido, quebrantado algo, o solo y simplemente no ha cumplido con tus expectativas, bueno, así mismo, como con ese árbol, pasa con nosotros los seres humanos, decimos que hacemos leña del árbol caído, cuando ante una situación en la que alguien ha sido víctima de una desgracia, nos ponemos en contra de ella y aún viéndola destruida queremos que se sienta peor, la atacamos en lugar de darnos cuenta y entender que ya tiene bastante con lo que le está sucediendo.

¿Por qué afincarse?  ¿por qué hacerla sentir peor ?  sinceramente, que tanto te puede llenar eso, que tan bien puedes sentirte, será porque es fácil atacar al débil , creo que cuando uno ha fallado ya lo sabe, y es suficiente para que venga otro a echarle sal a la herida y meta el dedo en la llaga todos los días .

¿Por qué llegar  extremo de zaherir, agraviar, humillar, mortificar, porque tanta maldad, que nos lleva a ser tan inhumanos y después quieres que la gente se conduela contigo.

Recuerda lo que le hagas a otro se te devolverá sea malo o sea bueno , eso es ley de vida, después no hables de mala suerte o golpe del destino, solo es Karma o el vuelto de lo que hiciste, cuando uno comete errores el tiempo se encargará de hacérselo saber todo lo que hacemos tenlo por seguro que aquí se paga.

” Los que quieren hacer leña del árbol caído, no se acuerdan que se resguardaban del sol bajo su sombra ” 

Tengo  un nudo en mi garganta, será que no entendemos que podemos ser débiles y  errar ;  recordemos aquella frase  que reza…  Homo sum, humani nihil a me alienum puto.  Es un proverbio latino que significa “Hombre soy ; nada humano me es ajeno”.

Esta expresión indica “humildad”, “aceptación de los posibles errores personales”, en esta misma línea tenemos las expresiones: “Errar es de humanos”  y “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra… ” ¿ la recuerdas?

Parece que nosotros como seres  humanos somos  expertos en sacar leña del árbol caído, expertos en criticar y juzgar errores ajenos  y a la vez decir que nosotros no hubiéramos cometido los mismos errores cuando la realidad es que el que escupe para arriba le cae la saliva.

Esta actitud pasa en casi todos los aspectos de la vida. En lugar de ser solidarios y buscar soluciones al problema, o sugerir formas de evitar que se repita el error, se ensañan.

La humanidad rebosa de individuos que se dedican a criticar sin aportar soluciones. Individuos que son buenos para juzgar pero no para actuar, ni siquiera para proponer que es tan positivo y válido . Individuos que simplemente se limitan a decir “yo lo hubiera hecho mejor”.

Una cosa es creer y pregonar que lo haremos mejor y otra cosa muy distinta es por lo menos hacerlo igual o peor que quien se equivocó.  árbol caído ¿leña fácil? 

como_u1

Un abrazo  grande. saquen ustedes sus propias conclusiones, se les quiere en esta casa donde vengo a dejar mis monstruos, y si no se asustan por favor regresen. Besos @rosmarymoreno