Extranjero

 

Deseo compartir esta lectura, espero les guste tanto como a mí.

Extranjero

Él ya lo había hecho varias veces y en el mismo lugar. De eso podía estar seguro. Sin embargo, ese día, desde que llegó al bar y se sentó, cruzó las piernas, observó el mantel de naranja viejo con frutas, pasó su mano por él y un frío le detuvo la mano, se dio cuenta que ésa era la primera vez que estaba allí. Jamás podía haber olvidado aquel mantel, su textura aceitosa, el olor a playa desierta y arena revuelta, verde, una botella flotando y chocando una y otra vez contra la lancha, sobre la mesa había puesto el libro con la página marcada a lápiz, leyó el título y pensó que era un buen momento para comenzar a hacerlo. ¿Tiene cigarrillos? Una caja llegó a su mesa, la abrió y encendió uno, siempre quiso conocer ese lugar, y sin saber cómo ya estaba ahí sentado, escuchando el agua, sintiendo la sal del mar en el respaldo de la silla, en el mantel, en el cigarrillo, en el piso. ¿Tiene cigarrillo? El mesonero le apuntó con la boca la caja que estaba sobre la mesa. Pidió disculpas. Su mirada se quedó unos instantes sobre la mujer que se encontraba detrás de la caja registradora. Había empezado a detallarla, a descubrir lo hermosa que era. La escuchó decir gracias, café, cerveza, rápido. Y sin embargo esa voz parecía que hubiera dicho amo, sol, mar arena. En ese momento, supo porque desde hacía tiempo quería conocer ese lugar.

Se lamentó de no haber ido antes, de no poder levantarse y decirle a esa mujer lo hermosa que era. No era capaz a esa edad de hacer algo tan osado. Siguió viendo cómo ella se movía detrás de la barra, recibiendo el dinero, tomándose un vaso de agua que tenía al lado. Y ahí se dio cuenta del anillo en sus manos morenas, delicadas pero con huellas, con descuido, Había un anillo. No había nada que hacer. Pero no resistía seguirla observando, no se resistía a mirar con la nostalgia, de lo que no se puede, su cabello oscuro y desordenado. Se sintió triste, arrepentido de ser extraño a ese lugar, de no haber ido antes, todos los días, y tener él en su mano el otro anillo. Sin embargo, él alcanzó a observar que ella lo miraba distinto, continuamente, con cariño quizás, de vez en cuando ella volteaba y le sonreía dulcemente. Ya no sabía cuánto tiempo había pasado desde que se sentó en aquella mesa, ya no sabía qué hora era, que tan lejos estaba de su casa, incluso, ya no podía recordar dónde quedaba su casa.

El sol comenzó a bajar, poco a poco, hasta llegar a tocarle el rostro, hasta iluminar incómodamente su mesa, su vaso. Sin embargo, a pesar del interés de ella, él se había entristecido de nuevo. El atardecer lo confundió un poco, no sabía que hacer ahora. La volvió a mirar y ella ya no estaba a la vista , se había ido por un momento, quien sabe a dónde, seguramente a atender a un hijo, a un marido, a preparar una cena. Pudo imaginársela casi como si la estuviera viendo, como si conociera su cocina, el niño que seguro cargaba en ese momento.  ¿Tiene cigarrillos? Esta vez el mesonero lo miró con afecto, sonrió, le tocó el hombro y le alcanzó un cigarrillo de la caja que había sobre la mesa. Qué pena, volvió a decir. La sensación de ser ajeno a todo ello lo hacía sentir un extranjero, no de ese lugar, ni de su propio país, sino del mundo entero. Solo esperaba que ella volviera, que apareciera sola, sin niños, sin esposo, sin el cabello recogido. Mientras la esperaba supo que no se iría hasta verla de nuevo, pues ya no tenía a dónde ir, no sabía qué dirección tomar. Miró la botella que seguía chocando con la lancha amarrada al pequeño desembarcadero. Algo quiso recordar con esa imagen, algo de ese olor a mar corrompido, inundado por los desechos. Se perdió por un momento imaginándose en ese bote mar adentro, pescando con una red, estirándola, lanzándola como si fuera una piedra que debe chocar varias veces sobre la superficie. Ya de noche, con la angustia de no ver más a esa mujer se sintió derrotado, vencido, casi  desahuciado. Miró de nuevo al mostrador y ahí estaba ella, con sus ojos insistiendo en los suyos se estaba acercando. Sus manos empezaron a temblar seguro ya cerraría, le iba a decir que hasta luego señor, que ya es tarde, estamos cerrando. Al llegar a su mesa ella le acarició el cabello, él se sorprendió. Ya es tarde, vamos a dormir  – Dijo ella cariñosamente. Él – extrañado – se presenta, dice su nombre y le ofrece la mano. Ella se sonríe, le toma la mano y le dice: Soy yo, tu mujer. En ese terrible momento pudo recordar todo, recordar incluso que olvidaba. Le apretó fuerte la mano, sacó de su bolsillo unas pastillas y se fue a dormir.

Por: Martha Durán

Qué impertinente manera de volver.

Reevaluando – Me

images (15)

De un tiempo para acá, he tenido la necesidad de reevaluarme a todo momento. Al tomar la decisión de  desapegarme , es mucho lo que hay que revisar … Tomar la decisión de ser uno mismo cuesta muchísimo, la gente muchas veces no entiende que has dejado de pertenecer … simplemente eso … que ahora solo vives el día a día … que si estás , pues bien y si no que te vaya bien

Aunque es fácil escribirlo no es fácil llevarlo al plano real de la vida, mucha gente se ha molestado por que aquella Rosa María preocupada por todos ya no está  … ! si estoy ! , solo que ahora me quiero y me preocupo más por mi .. Me interesa como estás, como te sientes y si puedo ayudar pues ayudo. Pero llega un momento que las personas debemos reajustarnos…

10300046_423806561097329_6542682119999497545_n

No todos estarán de acuerdo con lo que haces y como lo haces, ni tu manera de ver y hacer las cosas…  déjenme decirle… ese será su problema no el mio …. y sin animo a caer odiosa …  es la realidad , vivir preocupados por el que dirán y el que pensarán solo te lleva a vivir en una jaula, de donde luego no puedes salir , decidi hace rato abrir esa puerta y ahora entro y salgo cuando quiero  … quizás a veces la seguridad de mi jaula me gusta , que se yo , no vale creerlo hay que vivirlo ….

Puedo nombrarte aquí las cosas que hacen que tomes la decisión de revisarte:

La edad es una de esas cosas que te hace reevaluarte, el cambio de estatus, el amor, una enfermedad, las crisis, como comprenderán soy Venezolana me tocó reevaluar Todo….

Debo decirles que esta edad me ha resultado Maravillosa, perfecta, que me siento profundamente viva, creo que aprovecharé lo que bien tenga mi padre celestial ofrecerme, estoy a la mitad de la vida, así lo veo, donde sabes lo que quieres, como lo quieres y donde lo quieres… donde eres tú quien decide, donde quieres estar… momento de tomar riesgos, de cumplir con lo que has dejado esperando…

10294354_424077904403528_7253416209297817127_n

 

Es ahora cuando necesito paz y tranquilidad, ahora le doy la bienvenida… Importa claro que si tu estabilidad física, emocional y económica … pero tienes las herramientas para conquistar lo que desees …

Reavivar tu vida, tus pasiones, tus sentimientos , tu amor , tener la responsabilidad de aceptar tanto los éxitos y los fracasos … y si pierdes pues llorar, vivir tu perdida y seguir , no hay tiempo para arrastrarse y seguir llorando , es hora de Vivir .. De luchar y ver donde realmente se encuentra tu felicidad, no la de cuentos de hadas y fantasía sino la que te da esa paz que tanto necesitas… los pajaritos preñados e historias de hadas  se los dejo a las jovencitas… ya yo pasé por eso.

Ya jugué a la casita feliz, ya tuve todos esos momentos, yo ahora solo quiero una hamaca, un libro , la compañía de los que me quieren, alimentar mi alma y corazón diariamente… no pido más, no es conformarse solo es necesidad de paz…

IMG04117-20130522-0838

Tomar el control de mi vida , no acepto obligaciónes e imposiciónes , reedirijo, y me hago esta pregunta que lei en pensamiento en base a cero  :

“ ¿ si el día de hoy sabiendo lo que sé y con la experiencia tengo , tuviera la oportunidad de tomar esta decisión otra vez , lo haría igual o haría algo distinto ? ”

Creo que sin duda alguna haría las cosas igual como las hice porque fueron ellas quienes me hicieron ser la mujer que soy hoy …

Ahora a  finiquitar situaciones, relaciones, actividades que ya no me agradan , y llevar a cabo lo que realmente me gusta y conformar mi vida con los que bien quieran estar . Cerrar círculos, y como siempre dejar ir  .

“A veces …. no sientes lo que todos sienten, por eso nadie se identificará contigo, eres único y tu palabras no llegarán a los demás, pueden entenderte pero no comprenderte.”

Un abrazo grande su amiga de siempre @rosmarymoreno . Besos y abrazo-tes ♥