Y algo me despertó.

Y algo me despertó

No sé, ni tengo idea que hago despierta a esta hora, hace rato que cambié mi horario de despertar, y ya no madrugo tanto. Las redes son ahora mi enlace para estar informada y leer un poco de todo en mis ratos libres, es mucho lo que hay que trabajar o “inventar” para sobrevivir en este país.

Hace un momento sentía mis sábanas, mi cama, mi colchón, mi ropa de dormir y di gracias saben, llevo días quejándome de que no compro ropa hace muchos años, que los zapatos ya no están tan buenos y que aquella manía de comprar ropa para dormir se acabó, pero menos mal lo hice, porque todavía queda algo de aquellas locuras de compras de las que todos se reían. hace mucho rato no visito un centro comercial, mis compras ahora radican a lo más cercano, a donde puedo movilizarme a pie, o hasta dónde me alcance el efectivo. Pero a lo que iba, sentí mi camita, el frío de mis sábanas, porque al menos volví a arreglar mi aire, sentir compañía, que no estoy sola, que mis familiares más cercanos continúan vivos, y recordar que muchos de mis amigos queridos se han marchado dejando un hueco muy grande en mi corazón,

Estoy de luto, de duelo, por mis amigos, sinceramente, no sé porque etapa voy, Aceptación será… Algunos los extraño muchísimo más porque conversábamos casi todos los días, un ratito, o en su defecto me dejaban un mensaje, Ramón, Jaime, se siente la soledad de su ausencia. Amigos que me enseñaron tanto, mi viejito Jaime, caramba, como te extraño viejo, nuestras conversas en las tardes tomándonos una taza de café, perdóname por llenarte de expectativas, de que todo iba a estar bien, pero era para que no te deprimieras tan solo, Nos hicimos compañía, aunque tu pensaras que nosotros te la estábamos haciendo a ti. Gracias Jaime por estar y enseñarnos tantas cosas viejo.

Ramón Gracias por todo, por tu amor incalculable, por tu compañía diaria, por compartir el gusto por el ajedrez y la fotografía, Por enviarme cosas desde dónde vivías, una fotografía fue lo que me quedó, hecha por tus manos con cariño para mi. No te olvidaré “Tucupido”. Mi familia y yo te aprendimos a querer muchísimo,. Estas redes cuando son bien utilizadas te dejan unos amigos extraordinarios. Unos virtuales, otros muy reales. A Ramón no lo pude abrazar, a mi viejo Jaime si. Grandes amigos, a ellos le rindo atributo en esta madrugada. No sé quien de ellos me despertó, pero bienvenidos siempre, porque en este corazón estarán siempre presente, dejaron huellas imborrables. Gracias.

Gracias doy, claro que si… Antes los zapatos no eran tan importantes para mi, hice fiestas hasta de quince años y era la anfitriona de casi 100 personas y jamás se dieron cuenta hasta el final que casi al comienzo me quité los zapatos, No soy dada al uso de zapatos, india me llaman, ahora tengo un estrés porque no puedo comprarlos, porque he tenido el dinero, pero es más importante la alimentación, pero es como la propaganda que hacían hace uno años, muchos años atrás, de una aseguradora, que decía algo así: es mejor tenerlos y no necesitarlos que necesitarlos y no tenerlos. He comprendido muchas cosas: ” El hábito no hace al monje” pero el monje necesita su hábito. Fíjense como las crisis cambian nuestras perspectivas de vida a veces para mejor.

Tengo mucho que agradecer, porque lo más importante mi familia está a mi lado, estamos vivos, juntos, viviendo todo esto, pero en equipo, ayudándonos mutuamente y eso vale oro, es agradable saber que están allí, es agradable sentir que tanta gente te quiere, es agradable sentir que tu vida no está vacía, es agradable sentir como ese granito de amor se ha hecho tan grande que no puedo, ni debo quejarme.

Conchale Vale, Gracias a TODOS. Estoy VIVA, hoy puedo decirles, gracias. Si mañana me voy, pues quiero irme dejando un estero de agradecimiento en mi camino, perdón si alguna vez a ti que me lees, te hice daño, no fue mi intención, lo siento mucho, he crecido, he aprendido y trataré en la medida de lo posible de no volver a cometer tantos errores, he limpiado mi vida y he resarcido cualquier cosa que pude haber dañado, a quien no le he pedido disculpas, ahora es el momento.

Abran su vida, sonrían y den gracias. Si, todo ahora está muy complicado, pero hasta el vaso con agua que bebo lo agradezco, no pierdas tu vida en rencillas, en odios, ve limpiando tu camino, es hora, sigue luchando por tus sueños, a pesar de todo, vive como si hoy fuera tu último día, abraza mucho a los tuyos cada vez que los veas, como si mañana no los fueras a ver. hoy estamos mañana no sabemos.

Mi viejito Jaime me trajo chocolates de México, a Rose y a Tom, me los comí enseguida conversando con él, no lo olvidaré jamás, el era reacio para dar algo, pero aprendió, llegó rozagante, revitalizado, gordito y elegante. Estaba perfumado, llegó a su casa y dejó, más bien tiró las maletas y corrió a la nuestra, tenía un año que no nos veía, nos abrazó tanto, y hablamos por horas, nos agarró la noche, tomamos café y nos reímos y nos volvimos a abrazar, que alegría cuando lo sentimos en la puerta y vimos que era él que regresaba, Jamás me imaginé que vino a despedirse, muchos no lo querían, es cierto no era monedita de oro, era huraño y vivía solo, al final murió acompañado con otras personas como el quería, no se fue solo y su miedo no se cumplió, así que meta cumplida. nosotros recibimos de él lo mejor, conocimos el hombre bueno, amable y generoso, nos dimos la oportunidad y nos amaba. Vino a despedirse digo yo, a los pocos días murió, enfermó, estaba mayor, aunque no se le notaba, no pensé estaba tan mal, le dio Covid y todo fue muy rápido. Poquitos días a su regreso falleció. Tenía muchos defectos, yo también, así y todo, nos llevamos perfecto, lo acepté como era y él a mi.

Entró a nuestra vida en momentos difíciles, fue de gran ayuda, compartimos alimentos y café sobre todo. Charlas amenas, noches de cenas, almuerzos con mayonesa, porque le gustaba. Gracias Jaime, me dejaste una gran enseñanza, quizás no todo lo que brilla es oro, pero todos tenemos mucho que ofrecer y tu nos diste lo mejor, yo conocí el buen hombre que había en ti y tu nos diste un amor de abuelo, de padre.

Esta es mi despedida viejo. Aceptar lo bueno y desearte un buen descanso y que todas las cosas malas que hiciste sean olvidadas, porque uno comete errores, pero si antes de morir cambia, es mucho lo que se lleva, tenías miedo , rezabas mucho y pedías perdón, Viejo fuiste perdonado, porque limpiaste tu vida e hiciste una obra maravillosa, llegaste a nuestras vidas para enseñarnos, a entender al otro. No somos iguales, pero podemos llevarnos bien si queremos, y darnos oportunidades de entendimiento y amor.

Este escrito es para ti. Creo que fuiste tú quien hoy me despertó. Gracias por darme la oportunidad de contar lo que por ti sentimos además de mi agradecimiento. Te lo dije ese día que llegaste, te abracé super fuerte, pude despedirme de ti. Aunque no regresaras en esa ambulancia, desde mi casa te di mi adiós. Tu sabes que te quisimos un mundo. Adiós mi Viejo. Adiós Ramón quizás en otras vidas nos conozcamos, también fuiste importante en mi crecimiento como persona.

Conozco la amistad, lo sigo diciendo, creo en el ser humano y en sus virtudes. Todos tenemos monstruos, pero también tenemos luz. Gracias por regalarme un poco de la suya. Los quiero.

Gracias…

Mis monstruos a veces se despiertan muy temprano.

Insomnio con guayabo de país.


Volví …

Tres y media de la mañana, quizás la enfermedad de Junior mi perrito y reavivar la muerte de príncipe me tiene triste, además de todo lo que ya saben que sucede acá en mi país en donde todavía me encuentro. Las redes sociales se han vuelto un vertedero de basura dónde muchos llegan a mostrar carencias y necesidades, sobre todo la falta de educación y respeto.

La situación desalienta, por lo menos desde ayer nuestros adultos mayores pensionados han sido noticia y no buenas, cuánto maltrato, cuanta humillación, muchos de ellos no saben utilizar el internet, una computadora, no ven y no tienen a nadie que le haga todos los días las transferencias. Con esta “crisis” de efectivo cuesta mucho conseguir los bienes económicos, la verdad es doloroso ver a nuestros adultos mayores, viejitos y cansados en una cola para cobrar lo que luego apenas le alcanzará para un medicamento. Triste situación.

Entro a mis redes y me encuentro con los suicidios, que aunque no se diga, está sucediendo más de lo que nos enteramos. La situación agravada más las crisis personales que se nos han venido dando en cada hogar, las preguntas diarias ¿Qué comeremos hoy? ¿Vendrá el agua, queda para cuantos días?, esas y otras que podrían imaginarse. Estamos expuestos a demasiadas contrariedades, habemos personas positivas y resilientes que hacemos todo lo que está a nuestro alcance para minimizar daños pero hasta para nosotros es rudo.

No es fácil vivir lleno de preocupaciones, no es fácil, la crisis de medicamentos, ayer falleció la hermana de Sergio Noveli por ausencia de sus anticonvulsivos, que tristeza, que rudo, así como ella, cientos, miles hoy se debaten entre la vida y la muerte, enfermos renales que cuentan sus días, las personas con VIH, los cardiópatas, los diabéticos y los hipertensos.

Calles desoladas a las 7 de la noche, pueblo fantasma, caminar por esas calles a esa hora, algo que podría ser hasta bonito y sano se convierte en aterrador, los postes sin luz, las calles oscuras como boca de lobo, el transporte de día es poco, de noche es nulo. Toca caminar y ponerse en las manos de nuestro creador y patitas pa´que te tengo.

Me ha tocado caminar mucho, además, porque quiero, prefiero caminar que andar como sardina en lata y buscando caerme de esos autobuses dónde queda muy bien la canción entren que caben 100, aquí caben hasta más. Los que no saben, no a todos se nos da la posibilidad de comprar desodorantes, colonias, champú, por lo cual los olores en esos autobuses es escalofriante, se juntan las sardinas con los granos y nos bajamos de allí olorosos así nos bañemos antes de salir, si soy coloquial, pero el que anda a pie en Venezuela lo sabe por experiencia propia y sabe que no miento.

Preguntar a dónde vamos a llegar no vale la pena. He mantenido mi postura, pero he dejado de maltratarme por algo que no sé cómo solucionar,  ahora nos toca trabajar rudo para medio llenar la panza.

Leer, escuchar comentarios sobre nosotros los venezolanos me duele, pero sabemos que en cualquier país hay gente buena, exitosa, positiva, social, trabajadora, seria y responsable pero también las hay flojos, vagos, mal vividores, pesimistas, malandros y viva la pepa, que van a poner nuestro gentilicio por el suelo. Pido disculpa por estos últimos, pero en mi país hay gente productiva, mucha gente preparada, gente echada para adelante. No nos etiqueten, conózcanos, por favor no emigramos por gusto. Muchos años antes Venezuela recibía a todo aquel que lo necesitaba, y si entiendo todo el problema que causamos demográficamente en cada país, entonces ayúdennos a salir de este tormento que es vivir en un régimen que está totalmente en contra de sus conciudadanos obligándonos a salir de un lugar al que amamos, de nuestra casa. Muchos estamos tristes, unos acá en Venezuela, otros afuera, cada día mi calle se va quedando más sola, los graduandos nos dejan, hay menos niños en la calle jugando y las casas a oscuras. Viejos solos que cada día sonríen menos, porque ya no verán a sus nietos crecer, y aunque tengan comida porque sus hijos le mandan dinero, la felicidad se fue con ellos.

Por dónde quiera que se vea, que uno voltee, la tristeza abarca. Y para los que me leen y me dicen que me he vuelto repetitiva, pues es cierto y no me callaré, no tengo otra manera de llegar a otras gentes, sino a través de mi escritura, un grito de auxilio para mi país que muere como su gente de mengua.

Catarsis, soltar la “lengua” o la mano, escribir para no enfermar. Amo mi país, amo a mi gente, amo a mi familia, amo a mis amigos, no es depresión es cansancio y los que acá vivimos sabemos lo que es luchar con este monstruo de muchas cabezas, que no te da tiempo pero ni a vivir, aunque me hago mis ratos y no me arrepiento, porque de cada desastre y destrucción siempre hay aprendizajes. Tengo que seguir viviendo.

Seguimos con esta bitácora que a muchos aburre pero lo que se escribe queda y algún día me leeré y diré fue rudo pero me levanté. Mis recuerdos se me esfuman, dicen que tenemos memoria corta los venezolanos, pues lo dejaré por acá para recordarme todos los días que puedo salir de esto y que somos del tamaño del compromiso que se nos presente. Algo bueno: he perdido el miedo, la pena, he pedido ayuda, he crecido como persona y si ahora soy más humana, más sensible y puedo entender un lado de la vida que no conocía. He gritado mucho, he peleado mucho, he pedido perdón, he reído mucho y he bailado por demás. Añoro y extraño con toda mi alma una hamburguesa, mi jugo de naranja en las mañanas y mi café, mi pollo rostizado, mi  pasticho, si añoro todo eso, he comido otras cosas muy sabrosas, pero igual quiero mi torta de pan, mi quesillo, quiero mi vida y la tendré, pero ahora para mejor. Entendiendo y reconociendo lo que había hecho mal antes. Gracias experiencias además de dolorosas y traumáticas me han regalado enseñanzas.

Ponte en los zapatos del otro para venir a juzgar. Solo eso te digo. Se empático, no es fácil comentar lo que no estás viviendo, eso también me quedará de aprendizaje. No sé nada, no nacemos aprendidos, es mucho lo que me falta por recorrer, pero ahora sin nada, puedo tenerlo todo. Cosas que solo entenderemos los que pasamos por una situación de este tipo.

Aprendiendo.

Saludos. Gracias por leer esta cotorra de media noche. Solo son monstruos que no me dejan dormir.

Como nota importante soy bien querida por los que quiero y eso me llena y me satisface. Aunque a veces sea tan ruda y mi carácter me abrace. Solo son situaciones que endurecen. Pido perdón si te he herido, si no he estado en tus mejores o peores momentos, perdón, pero a veces me descoloco, me pierdo, a veces no puedo con todo, a veces no tengo tiempo. Perdón.

Nota: Llegó Junior tambaleante a acostarse a mis pies y hacerme compañía, saca fuerzas para no dejarme sola y eso se lo agradezco con un gran abrazo aunque ahora este hediondo, la enfermedad los pone así. Espero que mi loco se ponga bien, que por estar de muerto de hambre se atragantó con un hueso que consiguió en la basura, ya tiene 5 días con fiebre pero ya empezó a tragar y a tomar agua y la fiebre ha cedido, espero no me deje, ya tiene 8 años conmigo y después de la muerte de príncipe se me está quedando ciego también, lo adoro. Espero que mejore y me acompañe un poco más, pero si no es así, he hecho todo lo posible por alentarlo. Mañana será otro día.

Parezco borracho en taguara despidiéndome a cada rato. Ahora si… Buenos días y hasta pronto. Gracias. Nos leemos.

Rosa María Moreno @rosmarymoreno

0d9dbd6a9379c6983b1d0a0ee602201c

Tiempos en el Amor y en el Desamor…

1620733_462969167162342_453447417_n Les puedo escribir de ambos, de un día full color o quizás un día gris y triste,  puede ser que lo que escribo sean propias vivencias o las de alguien más, aquí hay de todo un poco.

¿Cuál es la intención?  Solo expresar lo que se siente…  “Los sentimientos son esos que forman parte de el diario caminar por esto que se llama Vida.”

Este camino, por cierto, lo escogemos,  sea el que sea, vamos a encontrar buenos y malos momentos, Vamos a tener éxitos y fracasos. Vamos a vivir un sin fín de emociones.

Siempre tiendo a visualizar la vida como una montaña rusa. Por supuesto gozo  mucho de mis  buenos momentos y esos los vivo al extremo, cuando llegan los malos pues siempre recuerdo que en esta vida todo es dual, que existe el blanco y el negro, el bien y el mal , los claroscuros, el mundo no es color de rosa.

Por eso desde hace mucho rato vivo el día a día, disfruto todo aquello que me da alegría, sonrisas y bienestar, me gusta más, por supuesto, lo que trae paz a mi vida y al interior de mi alma.

Existen momentos de dudas, conflictos propios o ajenos que se deben enfrentar,  sacar esos sentimientos, llorar, gritar, y si es preciso molestarse, pero siempre recordando que no vale la pena quedarse alimentándose de resentimientos que solo a nuestra alma y a nuestro cuerpo hacen daño.

Lo que pasó… pues pasó, ni modo echarlo para atrás, si me equivoqué, ya el daño está hecho, no queda de otra que enfrentar si es necesario y tratar de enmendar lo que se dañó que posiblemente como dice un cuento, los clavos que ya clavaste, dejarán los huecos y esas huellas son difíciles de sanar, las heridas estarán allí, de todas maneras y de igual forma debes pedir perdón y sobre todo tratar de perdonarte y perdonar  (requisito indispensable para seguir viviendo)

Buscar culpables, acecharlos, esculcar en sus vidas, montarle cacería de brujas para darte cuenta que tenías razón, tener todo en tus manos y poder hacer lo que quieres, y aún así  vivir a expensas de algo que te seguirá atormentando, dudas, desencuentros, eso no es vivir.

Puedes destruir pero luego tendrás que construir sobre unas bases muy dañadas y después que harás con todo eso que conseguiste, con toda esa información que no era tuya, solo te causarán dolor y rabia.

Dicen que al gato lo mató su curiosidad, yo digo que no fue su curiosidad lo que lo mató, fue lo que encontró. Y de eso tengo un post grado.

El que busca encuentra y el que destapa Cajas de Pandora debe asumir los riesgos de haberlo hecho, aun así, siempre al final de esa cajita siempre existe algo llamado esperanza…

Una reflexión:

Clavos que dejan huella

Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta. Un día descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llego el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta… Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: “has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta… Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastara, y la cicatriz perdurara para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física”

Cuando tenemos estos duelos, por supuesto habrá tensión, y debemos encontrarnos con nosotros mismo, internalizar lo que hicimos o nos hicieron.

Alimentar, rumiar resentimientos y venganzas no nos hará sentir mejor, créeme es peor el remedio que la enfermedad. Si te vas por este camino, tarde o temprano te arrepentirás.

El dulce sabor de la venganza no es tan dulce y el que termina magullado por ella siempre es el que la gestó.  Porque termina arrastrado por sus propias pasiones.  La venganza es un plato que se come frio.

Tampoco nos sirve ponernos en la actitud de víctimas pues solo nosotros somos responsables de nuestros actos y de los que nos pasa, recordando que somos nosotros quienes entramos en esta situación. Nada pasa sin que seamos coparticipes.

Solo asumir, internalizar, y hacer lo que se debe hacer es lo que te ayudara a regresar a tu ser. 10155205_696445610415132_1570864098_n Pasado el duelo, esa tensión que nos producen estos conflictos, nos toca un encuentro obligado con nosotros mismos con el fin de renovarnos…

Regresar más fuertes que antes, con las enseñanzas, con un aprendizaje entre las manos, en la cabeza y en el corazón

  • Aceptar lo que no podemos cambiar
  • Cambiar con ánimo lo que si podemos
  • Aprender a perder si es preciso
  • No apegarnos a nada ni nadie porque nada es eterno…

No olvides la esencia, somos únicos e irrepetibles, tenemos un sello personal, que nos hace reales no copias…

Nos está permitido caer , claro que si , Pero también levantarnos… La felicidad, la paz y el crecimiento personal no dependen de nadie más que de nosotros mismos…Y es nuestra actitud la que da pauta a nuestra vida.

En este momento, no pido mucho. Tan sólo la ternura de mis amores, la buena compañía de mis amigos. Unas palabras de cariño al levantarme y muchas antes de irme a la cama.

Saber que estoy Viva, que para los míos soy importante y que ellos son felices de tenerme, con eso soy feliz.

El dulce recuerdo de los que ya se fueron, La luna, los árboles , el mar , el cielo, la noche, el amanecer , los atardeceres, las poesías llenas de significados echas a mi medida , la música , querer , comer , dormir, recordar  y por supuesto ir al baño sumamente imprescindible .

Una noticia: soy humana y como todo el mundo cometo errores , bueno no puede llamarse error a lo que te da un aprendizaje y te deja full recuerdos buenos y malos , yo los llamo experiencias de vida , tengo aciertos y desaciertos , pero creo que eso es lo que se llama vivir.

Se debe visualizar que somos espejos, y lo que veas allí y no te gusta, es precisamente lo que no quieres ver en ti o viceversa. Cuidado con eso.

Escribí esto porque me enseñaron que quedarse callada es peor, y lo aprendí.

Gracias a Todos los que me hacen ver mi lado oscuro y a los que con amor me construyen mi lado claro y bueno. Gracias porque todos los que vienen a mi vida, vienen a enseñarme algo, vienen a cumplir un papel, que quizás no me guste pero que hay que agradecer…

Ni perfecta, ni más buena, ni más santa. Siento como todos, soy full emocional, me apasiono, pero una cosa si tengo, me retiro cuando mi presencia no es bienvenida, o cuando ya no es necesaria…

Lo siento si te he hecho daño,  pero de una cosa puedes estar seguro en esta vida, que lo que doy lo doy con la mejor de las buena fe. Cuando digo Te quiero es cierto, y eso no se termina con un adiós o un hasta luego, un te quiero mío es para siempre, pase lo que pase.

10247352_10152309093656211_625349774250131656_n Has de recordar que cada uno es responsable de sus actos y que muchas veces las personas necesitan equivocarse para aprender.

He caído innumerables veces y aun así he sabido levantarme cada una de ellas. He llorado hasta quedarme sin lágrimas y aun así no olvidé de sonreír. Me han destrozado el corazón en mil pedazos y aun así confío en el amor. He callado muchas cosas para evitar hacer daño y finalmente me destruyeron el alma. Agradezco a la vida porque me enseñó que caiga las veces que caiga sigo adelante y siempre me levantaré “

Perdón, Lo siento,  te amo, gracias…

Un abrazo grande y gracias por visitar esta página que muchas veces solo es catarsis… es mi mundo donde vengo un rato a dejar emociones y sensaciones.  Sin ánimos de enseñar ni mucho menos.Es solo escribir para sacar monstruos escondidos en los baúles de los recuerdos, espero que mis monstruos no los asusten y me sigan leyendo. Gracias. Les abraza con mucho cariño y agradecimiento @rosmarymoreno . Mi alma saluda a tu alma.