Te honro Vivina.

Nunca supe tu nombre real sino hasta el día que tuve que colocarlo en el acta de defunción y vi tu cédula, Sara Herminia López te llamabas, pero te decían Vivina, ese fue el nombre que conocí desde siempre y así te llamábamos.

Los demás te veían complicada abuela, pero para mí eras especial, ir de vacaciones a tu casa, si a esa casa muy humilde, dónde faltaban cosas, pero no amor hacia mí. Que carácter el que te gastabas, a veces te hacían molestar solo para verte brava y escucharte. Tu amor por mí siempre fue infinito, me soportabas todo, hasta que me comiera los helados que hacías para vender y que luego se los cobrabas a mi papá, me mecías en tu bata, me peinabas, recuerdo tu olor, te gustaba untarte mentol para una tos perenne que siempre tenías porque eras fumadora,  recuerdo tu voz, recuerdo tu risa, recuerdo tus cabellos blancos, desde que tuve uso de razón eras la misma, no te vi más vieja, ni más arrugada, siempre fuiste así, delgadita, con tus cabellos largos y trenzados al final con un pedazo de tela, tus vestiditos hechos a tu medida y sin botones, para no tener que abrochar, porque te fuiste quedando ciega y no nos dijiste. Yo llegaba y te desordenaba todo sin saber que te movía el mundo. Que necia que soy. Te adaptaste a tantas cosas, pasaste por tantos dolores, sufriste tantas inclemencias y dolor, que lástima que yo era tan niña en ese momento para entenderlo, siempre de medio luto por un hijo que perdiste, mujer fuerte, fuiste un emblema en mi vida, mamá nos enseñó a respetarte, tú me enseñaste a quererte.

Mis viajes a tu casa eran felicidad pura, creo que dejé el ombligo en tu casa, cuando llegaba a aquella intersección del camino mi corazón se alborotaba, lo pienso hoy y siento todo eso como si fuera ayer, veía aquel poco de árboles, aquellas dos calles, aquella entrada a ese pueblo, que me gustaba de verdad, esperaba con impaciencia ver la plaza, luego esa calle y esa casita con esas piedras inmensas en el frente, dónde me caí tantas veces, y dónde jugaba a más no poder brincando en ellas, allí en esa casa tuve muchas horas felices, me gustaba ir contigo de vacaciones, era libertad correr por esas calles arenosas descalza, era brincar en todos esos árboles y comer ciruelas y cerecitas, era el café de las mañanas, el olor de tus comidas, esa sopa de lagarto que hacías tan deliciosa, era el olor a mandarinas, a limón, era comer mucho aguacate, aquella puerta dónde siempre te encontraba sentada, aquellas ventanas de maderas por dónde entraba el niño Jesús, aquellos cuartos, aquel patio,  era …  eras todo eso y más, me gustaba que me llamaras tu catira bella, me vieras ahora tengo el cabello negro canoso, sé que tenías un carácter fuerte, pero no para mí, conmigo fuiste especial, cariñosa, siempre me abrazaste, siempre me diste amor, siempre me quisiste, esos días antes de irte , tuvimos dos días para conversar, cuando llegamos estabas grave y aun así tuviste una mejoría solo para hablar conmigo, nos dijimos tantas cosas, me dijiste tantas cosas, nuestra despedida abuela, tu apenas podías soportar tu cuerpecito, eras tan delgada pero pesabas, te sentaste para abrazarme y así quedamos por horas, tu encima de mi hombro recostada, llorando y diciéndome cuanto me querías.

Tú despedida fue una de las cosas más fuertes que me han sucedido en la vida, ayudarte a partir, y saber que tuve la oportunidad de escucharte por horas antes de eso, sabes siento la tranquilidad de saber que estuve contigo.

Abuela te recuerdo con amor, con agradecimiento, te recuerdo como la mujer aguerrida y fuerte que eras, te doy las gracias por darme a la mejor madre del mundo, tan aguerrida como tú. Gracias, dónde quiera que te encuentres. Hoy te recuerdo.

Vivina López te Honro.

Vivina López  te amo. Gracias.

Hola, es Noviembre y seguimos en las mismas .

 

Si entonces llegamos a Noviembre y hubiese querido escribirles algo mejor o buenas noticias, pero nada, aquí seguimos en lo mismo, aprendiendo a subsistir , no es fácil, pero para eso estamos hechos los humanos, para guerrear y aguantar las más duras penas.

Dicen que nuestro Creador no nos da peso que no podamos llevar y ahora creo que es así .

Sí, podría decirse que venimos con genes que nos preparan para lo mejor y hasta para lo peor, y aunque cuando nacemos no venimos con indicaciones de uso, ni se nos dé garantías de vida, seguro que podemos con esto y con mucho más.

En estos momentos recuerdo con amor , si con amor, a nuestros hermanos cubanos que han tenido que soportar tanto y aún lo siguen haciendo después de 50 años de tanta desidia.

Hoy luchamos para sobrevivir, como animales que somos y mira que lo hemos demostrado en las calles en estos últimos días, la ley de la selva se queda pendeja, se aplica en las largas colas,  la ley del más vivo , para comprar y abastecerse de alimentos , productos de aseo personal y de limpieza, es una situación por demás insostenible.

Hoy vivimos las terribles consecuencias de un régimen socialista: injusticias, presos políticos, hambre, miseria e inhumanidad. Miles de enfermos críticos sin sus medicinas y lo demás ustedes lo saben por las noticias, sigo siendo repetitiva en cuanto a esto, la historia la hacemos contándola.

La minita de oro fue saqueada, un país es manejado como si fuese una bodega, que irresponsabilidad tan grande han cometido.

Ciertamente podría verse una luz en el camino si ayudamos a que así suceda , pero la pelea es peleando, trabajando duro y resteandonos por lo que nos queda . Seguiré caminando y descalza si es necesario y ya no es por conveniencia  o porque me guste hacerlo, sino porque nos quitaron hasta la posibilidad de vestirnos , calzarnos y comer como nos gustaría. El sueldo básico se volvió sal y agua y la inflación por los cielos de mal en peor.

Socialismo señores o podríamos llamarlo también comunismo y debería agregar una tamaña grosería que por respeto a ustedes y a mi misma no lo hago, jamás, lean bien jamás, ésta sería una vía de desarrollo para ningún país, es igualdad pero en pobreza para un pueblo y riqueza para ellos para los que están en el poder.

No me lo contaron lo estoy viviendo

Gracias por leer mis monstruitos , siempre bienvenidos a mi blog.

Les dejo abrazos y besos @rosmarymoreno