Espacio en el que faltas. Sillas Vacías

Diciembre significa: Unión, amor, paz, alegría, navidad y felicidad, pero por ahora muchos de los venezolanos nos llenamos de una intensa nostalgia.

Nostalgia porque nuestros familiares y amigos ya no se encuentran con nosotros, son muchos los que han partido hacia un nuevo rumbo buscando una mejor oportunidad de vida, otros nos han dejado para siempre.

Nostalgia por los ausentes … Nostalgia por todo lo que nos falta … Nostalgia por la libertad perdida, por todo lo que significa vivir en socialismo, tanta escasez, tanta necesidad.

Con sus malas políticas destruyeron a este país. Da vergüenza como lo convirtieron en una taguara mal administrada.

Comenzar los preparativos para estas navidades da así como un golpe sentimental. Saber que muchos todavía están, pero sus planes es buscar un nuevo destino y no es para menos.

En cada familia habrán sillas vacías, los que han emigrado, los que han muerto, los que están presos, los que ya no están, esas sillas que no sabemos cuándo volverán a ser ocupadas, y duele, duele tanta ausencia, en un país donde las familias han quedado  desmembradas.

Diciembre de ausencias,  casas vacías, de alguna manera debemos ayudarnos para no decaer, recordar las vivencias positivas, agradecer a los que todavía se encuentran con nosotros,  consolarnos  sabiendo que ellos estarán mejor en el lugar donde están, al menos se están alimentando bien, es triste pensar en lo desolador que es escuchar las campanadas y no tenerlos al lado para abrazarlos.

Si puedes y esta a tu alcance invita a a esas personas que están solas, que sus hijos se han marchado, abre tus puertas a aquellos que este año necesitan de ti. Seamos empáticos, compartamos, hagamos a pesar de la dura realidad un momento feliz para quien tiene tantas tristezas, un abrazo apretado en un momento de soledad es mucho lo que se agradece, seamos solidarios con otros, demostremos entonces que esta es la época de la comprensión, del amor y de la solidaridad. Seamos cómplices en el amor. Llenemos esas sillas vacías para que la soledad se sienta menos.

Un mes para compartir sobre todo cuando la soledad no es buena compañera.

A pesar de las desavenencias  y el momento político que estamos pasando les deseo un bonito mes, con esperanzas de un futuro mejor y con libertad.