Piensa

Bitácora de febrero. 2019.

Respira, agradece, abre los ojos, no amanece está muy oscuro aún, piensa… nadie la llamó en la noche, no ha caído el usurpador, respira de nuevo.

Piensa… piensa y piensa.

Ordena su vida en 5 segundos, besa a quien duerme con ella, lo agradece, no lo despierta, lo deja dormir,  junior la saca de sus pensamientos raspando la puerta y ladrando para que ella se levante, la escuchó respirar, se despereza, va al baño, se apura, durmió toda la noche, su hermana le consiguió diclofenac, la inflamación ha cedido, el dolor poco a poco también.

Mientras se lava la cara se observa al espejo, ha envejecido, es normal con la situación de ansiedad que vive, no la lleva fácil.

Piensa, piensa, piensa…

Las canas han hecho su presencia, su cabello negro tiende a blanquearse, prefiere comer que comprar tinte, no puede, aun así se siente hermosa, nunca se había querido tanto como ahora, un poco más y podrá arreglarse, se dice, abre la puerta Junior se le lanza encima, la besa, la abraza con sus patas, ella lo besa, le da la bendición y con él corriendo entre sus piernas camina hacia la cocina, un día de estos la tumbará, prende la luz de uno de los bombillos que aún le queda, con los últimos apagones se le quemaron casi todos los que había comprado, vainas de socialismo.

Bueno sigue a montar café, huele a gas, se va lo que queda de la bombona, al menos le dio tiempo de hacer café, se acabó el gas, otra preocupación, ahora a buscar a ver dónde encuentra, es complicado explicar que hay que hacer grandes colas para acceder al gas, tocará cocinar en micro de nuevo mientras, total, no hay mucha comida que hacer, sale al patio , mira al cielo está bello, sumamente estrellado, ¡que hermoso! Agradece la vista que cielo tan llenito de estrellas y tan brillante… Siente que es un buen motivo para sonreír.

Menos mal le dio tiempo de hacer café, mientras lo toma, les escribe, se pone los audífonos, coloca música, necesita escribir, necesita drenar, necesita… Necesita un momento para poder dejar escrito un poquito de lo que le sucede, se dice.

Un día más, aún no cesa la usurpación para que llegue el gobierno de transición y por fin después de mucho tiempo ; elecciones libres … No entiende porqué aún no … Si, si entiende, las cosas para que salgan bien necesitan tiempo, estrategia e inteligencia, pero la necesidad apura, la necesidad duele, la ansiedad golpea, los niños enfermos, los enfermos renales, los viejecitos, la gente Dios, ¡la gente!

Piensa, piensa, piensa y respira…

Has esperado 20 años, respira, estás más cerca ahora… ¡calma! Respira.

En estos días ha aprendido más de economía , leyes, derechos, geografía del mundo, geopolítica y pare de contar, ha aprendido más de lo que había aprendido en toda su vida en la escuela, le tocó repasar todo de nuevo y hasta conoció a Osetia del sur … vaya usted pues, el conocimiento se agradece.

Piensa, piensa, piensa…

Hay una chica que dice que no necesitan en Venezuela ayuda humanitaria, porque encontró unos sitios de comida rápida y había gente allí comiendo, sin saber que parte de lo que venden allí no es lo que era, yuca en vez de papas, la salsa más escasa, la hamburguesa de menor calidad, que necia, encontró panaderías con panes y comió doritos, de pana señorita, aquí hay sitios para todos, todavía no se derrumba por completo, hay mercados con algunos productos (inaccesibles para algunos) zapaterías, sitios de esparcimientos, por favor en qué cabeza cabe sacar estadísticas de pobreza extrema por eso…

Quien no quiere ver es ciego de su propia destrucción, la inmensa mayoría gana un sueldo ínfimo, la inflación se come lo que se gana trabajando, muchos obtienen ayuda del exterior de un familiar que trabaja mucho para que ellos puedan comprar , otros trabajan 24 por 24,  en dos y tres empleos, podría visitar los sitios que le han dejado en los comentarios en twitter y abrir los ojos. Pero ahora sé que no quiere, las ideologías, el radicalismo y la estupidez ciegan.

Venezuela tiene lugares bellos, sitios insuperables, todavía podemos recuperarla, el plan país le da una visión de ello. Ojalá que sí, se dice, quiere creer ¿por qué no?  Quiere darse una oportunidad. Tiene esperanza.

Piensa… ¿Cómo amanecerían los niños que se están muriendo por diarrea en un hospital del país? Les llegaría ayuda… ¿Los enfermos renales? ¿Los que tiene VIH? ¿Los hipertensos? Vamos que su cabeza le da vuelta, quiere responder a la necia esa, mejor sigue con lo que hace, piensa que hace mucho no sabe lo que es un café de panadería, un pan de esos, una hamburguesa, si tenemos sitios así, si hay gente que sale a comer, si hay un grupo en Venezuela que puede darse esos lujos, mientras hay otro grupo que necesita la ayuda y está en los barrios y hospitales, Dios mío de mi vida cuánto daño hace. Listo tiene que sacársela de la cabeza.

Se acuerda del pueblo que sobrevivió con maná,  a los venezolanos les ha tocado sobrevivir con arroz y lentejas.

Respeta el derecho a disentir y a pensar diferente, pero por favor no tergiversen, digan las cosas, sin la burla, de verdad, totalmente innecesaria, muestren que si existe todo eso y si tiene quien lo pueda sostener, pregunten como lo hacen. No es posible ser tan malo ¿o sí?

No hay medicinas y si las hay el costo es casi que imposible para un ciudadano común. Engañan, son viles, el mundo abrió los ojos en cuanto a Venezuela. Siente un agradecimiento profundo eso le llena su corazón… espera ese día con desespero casi, pero con esperanza y fe que ya estamos más cerca… #Seguimos

Solo piensa en esto:

Cese de usurpación (deja el coroto vale, suelta)

Gobierno de transición y

Elecciones libres.

#VenezuelaLibre.

#Gracias ciudadanos del MUNDO por apoyarnos. GRACIAS.

 

 

 

 

Tarde de sábado.

No es una tarde de sábado común, ya hace varios meses, nada es igual.

Vamos comprendiendo, que ya nada volverá a ser igual, siempre sigo esperando que salgamos de esta situación y entonces sea mejor, por supuesto y es entendible primero lo primero y es seguir luchando para salir de este régimen.

Políticamente, económicamente y socialmente todo ha desmejorado, el desacuerdo entre partidos, sociedad civil y ciudadanos de a pie se ha encarnizado.

Este régimen a punta de plata, de poder  y de manipulación de medios nos tiene una encerrona que solo el que vive acá lo puede entender.

Me despido todos los días de mis amigos que han tomado la decisión de marcharse y han podido. Me quedo con el corazón en la mano de ver que se marchan pero sabiendo que lejos estarán mejor.

Aun no tengo pensado irme, no me acostumbro a esta barbaridad, pero sinceramente no me veo sin mis padres y hermanos. Mis mayores apegos a los que amo. Me quedo con ellos.

Las necesidades, para que se las cuento, todo se ha ido agravando, ellos montan sus shows  y le enseñan al mundo las noticias a conveniencias.

Todos los días mucha gente revisa las basuras buscando comida, muchas personas mueren de hambre, desnutrición, por inseguridad y falta de medicinas. Tenemos una crisis humanitaria aunque la nieguen.

Nosotros intentando un referendo revocatorio que se nos ha hecho cuesta arriba por el poder tan grande que tiene este régimen, él maneja  todas las instancias a su antojo.

Saben recuerdo mis tardes de sábados con mi familia: nos reuníamos a hacer parrilla, una sopa, a compartir, a picar una torta, a pasear, ir al cine.

Nuestra vida o al menos la mía ha cambiado, aun así este aprendizaje me ha unido más a la vida, al agradecimiento, a la sonrisa verdadera, a los amigos, a los hermanos, tengo tanto que agradecer.

Este tiempo de caos, crisis, problemas a granel, me ha mostrado lo feo, lo inhumano, lo intolerable, lo difícil, pero también me ha mostrado como puedo vivir con lo poco que obtengo. La gente que me acompaña, los amigos presentes, el apoyo diario entre todos y la voluntad férrea de los venezolanos que acá estamos  soportando este yugo que nos ha tocado vivir. A algunos por voluntad propia porque son participes de esta revolución otros obligados.

No se cuan cerca se encuentre la libertad y la salida de este caos. Mientras, seguiré luchando por mantenernos vivos y sanos.

Esto no fue algo que escogí vivir, es más fue algo por lo que he peleado desde hace más de 17 años, he sido acérrima enemiga de vivir en socialismo-comunismo o como se llame esto.

Un sábado en casa, la compañía de la familia que se ha hecho más fuerte y consolidada, nos necesitamos unos a otros, por lo tanto cada día más unidos por la situación país. Una comida hecha con sacrificios pero con mucho amor, un café endulzado con Stevia, ver tele, leer algún libro, por cierto, como no tengo para comprarlos, entonces comencé con PDF,  he leído muchísimos en lo que va de año.  Que poderoso antídoto para el aburrimiento y sobre todo para mantener tu mente tranquila y serena.

No sé en qué parará toda esta locura.  No sé cuántos sobreviviremos, no sé si podré echarles una historia más bonita o si podré escribirles el después de una revolución. No lo sé, de verdad que estamos en ascuas, el ciudadano está cansado, el país ya no aguanta más, el que gobierna cada día cometiendo más errores.

Dicen que al final del túnel siempre se ve una luz, camino hacia ella, trabajo para que suceda, sigo luchando.

Amanecerá y veremos… Mientras le doy gracias a mi creador, tengo mucho que agradecer sobre todo a las personas que han hecho posible que yo siga sonriendo y feliz.

Gracias por estar , gracias por su ayuda y cariño .

Gracias siempre por leerme @rosmarymoreno