Un día después del 23

 

Anoche hubo lluvia, tormenta eléctrica, truenos, vientos  y hasta centellas, pensé ¿oye será que de verdad se acaba el mundo hoy?  Me bañé con agua bien tibia, me puse la ropa de dormir que más me gusta y a otros no, o sea la más vieja, la más fea, me arropé, me puse bien cómoda, di gracias por todo, me reí, de igual manera nuestra vida se ha hecho lo bastante complicada y si no es por tanta gente buena que aún existe en el mundo, pues no sé qué sería de nosotros.

La noche anterior había tenido insomnio, unos de mis mejores amigos de vida, que ya falleció, cumpliría años y en vida siempre se me olvidaba su cumple, así que como cosa rara me despertó en un sueño para recordármelo, así mismo mi otro papá, mi suegro, que ya no está, también cumplía años, así que les dediqué mi insomnio, les hablé, les recé y los recordé bonito, como ellos lo fueron conmigo.

Me levanté el 23 con ánimo, no estaba cansada de la noche anterior y pase un buen día, si bien es cierto, estoy muy consternada por todo lo que sucede en el mundo, todo este movimiento de tierra, todo este desastre con el clima, todos estos cambios que hoy tiene la madre tierra es gracias a todos nuestros desmanes, sabíamos que vendría un cambio necesario, pero nosotros lo hemos acelerado.

Me duelen, sabes, siento empatía por todos esos seres que hasta hoy han perdido familiares, amigos y bienes, saber que su país se desploma, pero también he visto como de sus ruinas se levantan, sobre todo México a quien le tengo especial cariño y me siento conectada por los muchos amigos y familiares que hoy tengo allí. México Lindo y querido, Fuerzas. Los amo.

Hemos tenido un año bien complicado, pero septiembre 2017 nos ha sorprendido como le ha dado la gana, aún faltan unos días para que termine y lo que da es terror, pero bueno, nada, la vida sigue y con ella nosotros. Unos con Socialismo, hambre y miseria, otros con terremotos, con huracanes y un sinfín de males y el hombre completa con sus atentados y con sus pruebas nucleares, una total locura, 2017 no nos ha tratado con cariño, pero hay sobrevivientes.

Así que anoche, después de un día caluroso y en familia, donde leí cada cosa que pasaba en esa bolita llamada mundo, me dispuse a dormir. Y cómo les dije al principio comenzó de repente una tormenta horrorosa, sonaba el viento, y llovía fuerte, recordé que ayer se acababa el mundo, sonreí, como si fuera poco lo que nos sucede, me arropé, me puse bien cómoda y di las buenas noches, si algo pasaba, que me tomara bien dormida y agradecida.

Desperté y ahora les escribo: Amaneció, dormí sabroso, anoche en muchos días no hubo sueños, ni pesadillas, ni preocupaciones. Dormí.

Sé qué desperté en el mismo lugar, con los mismos problemas y con este régimen que nos está matando poco a poco, ayer vendió en su popular bolsa: harina en mal estado con gusanos y gorgojos, leche líquida vencida y poquísimos productos que apenas alcanza para una semana y que venden mensual y costosa, si señores como en Cuba, no se si peor…

Ayer la impotencia me mataba,  a veces no tengo fuerzas, a veces me desespero, pero hay gente que me ayuda a levantar, a no decaer, a no morirme de un infarto, por eso debo agradecer y continuar.

Buen Día Cariño.

Gracias por leerme.

Un nuevo día, una nueva oportunidad.

Nosotros seguimos en los juegos del hambre, donde sobrevive el más fuerte y solo se puede sobrevivir siempre desde el amor, desde la fe, desde la esperanza y de la manera como tomemos las cosas. Vamos sigamos, recojamos las piedras, hagamos un castillo.

@rosmarymoreno.

Anuncios

Días intensos. Nostálgicos. Noviembre de 2016.

No es fácil escribirles sobre cómo me siento en estos últimos días, vivir en socialismo ha sido lo más duro que cualquier ser humano pueda pasar, este régimen nos ha llevado a vivir las cosas más inauditas en estos últimos años y sobre todo este último mes.

Llega diciembre y no sabemos que más nos acontecerá, el gobierno y oposición están en un dialogo, el régimen nos quitó la posibilidad de ir a un revocatorio este año, son unos leguleyos y utilizan la constitución como mejor les parece.

El país en pico de zamuro, la gente comiendo de la basura, en las cárceles se comen entre ellos, canibalismo, cosas increíbles que contarlas me haría hacer un post totalmente terrorífico.

Me tocó vivir por meses una “pacificación” de una de las cárceles más peligrosas de Venezuela, la Penitenciaría General de Venezuela. Una masacre, noches y noches sin dormir por las detonaciones y el estruendo, falleció mucha gente y se han descubiertos cosas inaceptables de esa situación. Al final culminó con la entrega de los pranes y la de los privados de libertad (Presos) cadavéricos.

Donde vivo poco se consiguen los alimentos, el régimen vende unas bolsas de comida cada 21 días con algunos productos que alcanza para una semana. Y así vamos, la inflación llegó a lo inimaginado, imposible mantenerse cuerdo ante tanta locura.

El agua llega sucia y cada seis días, el aseo pasa una sola vez a la semana, el gas no se consigue, gasolina no hay… dime cómo es posible que a alguien le guste el socialismo.

Imposible imaginarnos un diciembre como antes, para mí no tan difícil porque no tengo niños pequeños, socialismo es pobreza extrema, personas delgadas, personas casi en el hueso por no poder consumir todo lo necesario para su cuerpo, si comes carne pues no comes verduras, falta el arroz, las pastas, las harinas, el aceite, mantequilla y mayonesa brillan por su ausencia.

El venezolano abandona Venezuela, la familia se nos van. Esto es un desastre. Tan bella mi Venezuela y tan aporreada y vapuleada… esto es una ignominia. Ya no se puede más, no se aguanta.

El régimen cada día prohíbe, apresa, reprime y causa dolor al venezolano que ya está bastante aporreado por la situación política, económica, social y de salud.

Nos morimos de mengua, no abre el canal humanitario y no deja que ayuden. No lava ni presta la batea. Quien puede comprender a este ser humano que lo que le gusta es la decadencia. No, yo no me acostumbro la verdad. Estoy muy cansada y la llegada de la navidad me tiene depresiva y con mucha nostalgia de un pasado que por ahora no volverá. Cuantas alegrías nos han cambiado por tristezas, ah mundo que te acabas por ti mismo. A ti nadie vendrá a acabarte, tu gente mundo terminará contigo, su maldad, su arrogancia, su egoísmo y sus ansias de poder…

Nos morimos ya no tan lentamente, levantarse y ver las noticias abruman, por hambre, por falta de medicinas, por desolación, tristeza y desnutridos. Una copia pero más negra de lo sucedido en Cuba. Cuanta tristeza estar donde jamás quise estar y al menos yo puedo dar gracias que aún me alimento y no tengo que buscarlos en los camiones de la basura. Esto que les cuento es ahora Venezuela donde también existen los juegos del hambre.

Me duele escribir, sobre todo porque es muy delicado. Seguimos luchando, sobreviviendo ¿pero hasta cuándo?

Amanecerá y ojalá podamos verlo. @rosmarymoreno

a47ef79392a45d22125fe5b89363ea2c

Hola, es Noviembre y seguimos en las mismas .

 

Si entonces llegamos a Noviembre y hubiese querido escribirles algo mejor o buenas noticias, pero nada, aquí seguimos en lo mismo, aprendiendo a subsistir , no es fácil, pero para eso estamos hechos los humanos, para guerrear y aguantar las más duras penas.

Dicen que nuestro Creador no nos da peso que no podamos llevar y ahora creo que es así .

Sí, podría decirse que venimos con genes que nos preparan para lo mejor y hasta para lo peor, y aunque cuando nacemos no venimos con indicaciones de uso, ni se nos dé garantías de vida, seguro que podemos con esto y con mucho más.

En estos momentos recuerdo con amor , si con amor, a nuestros hermanos cubanos que han tenido que soportar tanto y aún lo siguen haciendo después de 50 años de tanta desidia.

Hoy luchamos para sobrevivir, como animales que somos y mira que lo hemos demostrado en las calles en estos últimos días, la ley de la selva se queda pendeja, se aplica en las largas colas,  la ley del más vivo , para comprar y abastecerse de alimentos , productos de aseo personal y de limpieza, es una situación por demás insostenible.

Hoy vivimos las terribles consecuencias de un régimen socialista: injusticias, presos políticos, hambre, miseria e inhumanidad. Miles de enfermos críticos sin sus medicinas y lo demás ustedes lo saben por las noticias, sigo siendo repetitiva en cuanto a esto, la historia la hacemos contándola.

La minita de oro fue saqueada, un país es manejado como si fuese una bodega, que irresponsabilidad tan grande han cometido.

Ciertamente podría verse una luz en el camino si ayudamos a que así suceda , pero la pelea es peleando, trabajando duro y resteandonos por lo que nos queda . Seguiré caminando y descalza si es necesario y ya no es por conveniencia  o porque me guste hacerlo, sino porque nos quitaron hasta la posibilidad de vestirnos , calzarnos y comer como nos gustaría. El sueldo básico se volvió sal y agua y la inflación por los cielos de mal en peor.

Socialismo señores o podríamos llamarlo también comunismo y debería agregar una tamaña grosería que por respeto a ustedes y a mi misma no lo hago, jamás, lean bien jamás, ésta sería una vía de desarrollo para ningún país, es igualdad pero en pobreza para un pueblo y riqueza para ellos para los que están en el poder.

No me lo contaron lo estoy viviendo

Gracias por leer mis monstruitos , siempre bienvenidos a mi blog.

Les dejo abrazos y besos @rosmarymoreno

 

Un Hola, un saludo, una advertencia o solo catarsis…

Hace rato que no me paseaba por aquí a dejarles un escrito, infinidades de inconvenientes ahora me rodean.

Soy venezolana y como ya se han enterado, nuestra situación es crítica, si algún día les conté que íbamos rumbo a un precipicio… pues llegamos.

Aprendiendo a subsistir, sobrevivir  o vivir a duras penas,  si, así estamos,  preparados,  quizás no tanto, pero hemos aprendido a sobrellevar la situación.

Aquí cada día se aplica la supervivencia del más apto, la ley de la selva,  la ley del más fuerte, una feroz competencia por conseguir los bienes más indispensables, aunque ustedes no lo crean, en esto se convirtió mi Venezuela.

Y no me considero pájaro de mal agüero, desde que comencé a escribir en este blog , estoy advirtiendo los peligros del Socialismo, simplemente una barbarie, no se puede llamar de otra manera, acabaron con todo, así como aquella  canción de Wilfrido Vargas  ¡Ese barbarazo acabó con tó!

Acabaron con la gallinita de los huevos de oro, y aunque no termino de perder la fe y la esperanza, no veo que sea mucho lo que se pueda hacer  más que seguir trabajando e intentando aclarar este negro panorama, la luz del túnel aún bastante lejos no se divisa, pero me niego a sentir que no la veré algún día no tan lejano.

Seguiré caminando y sí tengo que hacerlo descalza pues lo haré , que ahora no es porque me da la gana, sino porque comprarse un par de zapatos son más de cinco sueldos mensuales.

Si hasta la posibilidad de vestirnos y calzarnos sin hablar de comer porque la escasez y la inflación son intimidantes , casi imposible mantenerse estable.

Socialismo… “Sálvese quien pueda”… y cuando me nombran esa palabra lo menos que quiero es soltar una tamaña grosería que por respeto a ustedes que me leen, no lo haré…

Veo  que algunos países ya tienen este germen… cúrense en salud, no se equivoquen al votar. Piensen en sus hijos, en sus oportunidades de vida. Si no quieren ser igualmente pobres, piénsenlo.

Sigo pensando que la democracia con todos sus males es mejor que esto que ahora tenemos.

Un abrazo