El aquí y el ahora

Bitacora Mayo 2021

Corrieron los días, estamos a 31 de mayo, cumplí 51 años el 10 de mayo, comencé a subir la otra parte de esa escalera de la vida que me asustaba tanto. Engordé para gusto de otros y disgusto mío, veré como resuelvo eso en el camino, Estos meses han pasado tratando de subsistir, las condiciones siguen siendo desfavorables, Los servicios escasos, uno se las ingenia, pero es todo muy complicado, el agua, el gas, el Internet y luz son un dolor en el estómago diario, esto es seguir dentro de un marco que te aprieta, la enfermedad, las ausencias, las perdidas importantes, esta cuarentena infinita, sin vacunas y una situación inacabable, sin un final certero…

Una noticia bonita dentro de todo, tengo un perrito otra vez, se llama Benjy y es tan loco como el perrito de la Máscara, me lo dieron en adopción y lo acepté, cuenta con 8 meses, de los cuales, casi tres lleva conmigo, Se está acostumbrando a nosotros, pero él es un amor con rabia, un poquito agresivo, mis otros perritos no eran así, estamos aprendiendo juntos, ya casi cede… Tiene su media hora de ira y acaba con juguetes, paredes y todo lo que consigue, le ha dado una vuelta a nuestra vida, Es aprender de nuevo, el es diferente. Gracias doy por su presencia en mi vida, después de la perdida de Junior esta casa se sentía muy sola, por supuesto Misu sigue acompañándome, desde el día que llegó, no se marchó, va y viene a cada rato. menos mal el perro y ella se llevan bien. Ella es de todos y de nadie. Así que volví al estatus de criar un animalito, espero me dure tanto como príncipe y junior.

He hecho algunas cosas, a cada rato me invento algo, el encierro enloquece, no solo por el Covid, uno está como acuartelado, sino también por la falta de gasolina, efectivo y de seguridad, porque además de todo, ahora a este pueblo le llegó el “hampa organizada” que nos tiene con un toque de queda. De mal para peor.

Veo pueblos y ciudades en otras latitudes empecinadas en vivir lo que nosotros, esto no se lo deseo a nadie.

Reparo una cosa, se me daña otra, y así… Soluciono un problema me llega otro, menos mal tengo un equipo fabuloso “Mi familia” y amigos entrañables que de alguna u otra manera me dan la mano.

Pensé no seguir escribiendo esta bitácora, pero hay algo que no se borra, lo que se deja escrito.

Agradezco seguir, quiero regresar al blog con algo bueno que contar, resistir, persistir y aguantar como locos esta pela no suena tan interesante.

Vivir en Venezuela agota. Hay días buenos y otros no tanto, pero estoy con mi familia, estamos juntos, seguimos y cada día más compenetrados. Las lecciones de vida se aprenden. De los errores quedan experiencias y es ahora cuando se les saca el jugo.

En este momento no se como reinventarme se los juro, las ganas, las fuerzas y las esperanzas se ven opacadas por tantas malas noticias diarias de lo que sucede en este y en otras latitudes del mundo, no es posible esconderse de alguna manera esto te alcanza.

Aquí y ahora … Agradecer porque seguimos vivos. Junio nos espera, veremos que nos depara, por ahora solo queda decir: Gracias,

14 de Febrero. Amor y amistad.

Es un 14 de febrero para celebrar vida. A muchos nos ha costado llegar hasta acá, hemos tenido perdidas, desencuentros, y la pandemia nos alejó mucho con bastante, nos ha quitado el abrazo en la calle con los amigos, el arrumaco y los besos de encuentro, algunos ahora somos más precavidos. Aquel a quien no le haya cambiado la vida, lo felicito, esto ha sido un aprendizaje rudo para algunos, ahora deberíamos tener claro nuestros amores. Quien estuvo, quien está y quien se quedó.

El amor como medio de encuentro, el amor como solución, el amor como esperanza en un mundo tuerto, el amor porque sí, porque es un salvador.

Querernos, por sobre todas las cosas, salva, levanta y ayuda a continuar. El amor como soga, el amor como encuentro, el amor como música, el amor como sueño, el amor como esperanza, el amor como alimento. No concibo la vida sin el amor, que bonito sentimiento.

El amor no es una moda, ni un día especial, se nota, se siente.

Hoy te agradezco AMOR por estar en mi vida. Gracias Familia. Si no fuera por el amor de mi familia, amigos y esos ángeles que me acompañan no tendría fuerza para continuar, en Venezuela solo queda amarnos para seguir, es lo que nos da fortalezas, ayudarnos unos con otros, el hecho que te ayuden a cargar la cruz es bastante para entender que el amor existe y que es el sentimiento que nos ayuda a continuar. Entender esto es parte del crecimiento. El amor por el otro, el amor mueve, el amor levanta, el amor …

Solo me queda decirles a todos los que cada día me acompañan GRACIAS TOTALES por tanto AMOR.

Feliz día corazones valientes, diría un gran amigo. Se les quiere. Pasen un bonito día. Les regalo un abrazo apretado y unas palabras: ” Tu puedes, siempre puedes”

Llegamos a Octubre de un defectuoso 2020

Vaya que este año traído por los pelos ha sido complicado, seguimos en cuarentena, aquí con un horario 7-7, les explico una semana libre, otra en cuarentena y así vamos llevando el virus en este país, muchos meses ya en condiciones que ni en pruebas de supervivencia, nos ha tocado nivel Jumanji pero fuerte, si te gusta la vida al extremo o el deporte de riesgo, pues mi país es un campamento fabuloso.

Van varios meses sin gas, cocinando con olla eléctrica, si se va la luz o hay un bajón, que es a cada rato, tengo que esperar a que llegue para alimentarnos, las comidas se basan ahora en lo que sea más rápido, y lo que pueda comprar, porque si cocino mucho tiempo se puede quemar la olla, por supuesto no puedo cocinar en leña, con mi problema asmático y el virus impensable, ha llovido a Dios gracias, entonces he tenido agua, por tuberías tarda en llegar 9 días o hasta más, no hay gasolina, las colas para llenar se hacen por días, vamos caminando a todos lados, no hay efectivo y casi todo se maneja por transferencias y pago móvil, si se va la luz no podemos acceder a nada, el sueldo se devaluó a menos de un dolar, y ni una harina pan cuesta eso… Efecto política-país, efecto virus. Venezuela se ha ido al más profundo precipicio.

Marzo-octubre, mi mente parece que viene con borrador permanente para las cosas feas. Mi amiga Yanet C, hizo un excelente trabajo conmigo, eso me ha ayudado a manejar mis crisis de pánico y mis problemas existenciales, me siento que he estado a la altura de los acontecimientos, no quiere decir que me he acostumbrado a lo malo, por supuesto que NO. Quiero mi vida “Normal” de vuelta. El caldo que se nos ha preparado es como para quitarnos el poco discernimiento y hasta las ganas de vivir.

Mi casa se ha vuelto mi Oasis, trato que sea lo más cómoda posible, lo más acogedora para pasar tanto tiempo en ella, cada quien tiene sus responsabilidades, cada uno ha entendido que si no llevamos un orden, solidaridad y respeto esto se hace más duro. Así que cada uno sabe lo que tiene que hacer y lo cumple a cabalidad, hemos aprendido a llevarnos bien, discutimos si, porque las cosas no alcanzan, porque alguien se comió algo que era para la noche, porque compró las cosas que no eran, por cualquiera tontería, pero así mismo aprendimos a pedirnos disculpas, hemos aprovechado el tiempo para ordenar lo desordenada que teníamos la vida, nos hemos conocido más, y hemos perdonado lo malo que pudo haber ocurrido en el pasado, a veces siento que me falta el aire, pero ellos hacen que mi vida en este encierro se haga más fácil y llevadera, no he salido mucho en estos meses, si acaso 9 veces. Pocas visitas, pocas clases. Cuento con la solidaridad, mis ángeles no me abandonan. Mis padres siguen sanos.

Un año en pausa, hemos visto todas las series posibles, me leí todos los libros en físico de mi biblioteca, no he dejado los que no he revisado, conseguí unos libros de mi papá que ya están viejos que no me habían provocado y bueno nada tocó también darle su leídita en los momentos en que no tengo luz

Junior ha estado muy enfermo como para completar le dio una parálisis o algo cerebral, un día no se pudo levantar, y las patas traseras no tenían fuerzas, quedó muy mal, se arrastraba, y tiembla como si tuviera parkinson, terminó de quedar ciego, pero es un animal con fortaleza y un carácter admirable, doy gracias por tenerlo, que capacidad de aguante, que capacidad de curación. Tiene una bacteria en ojos que ha comprometido nariz y oídos, o sea está más sordo, que si no lo limpio a diario huele mal.

Todos los días reglamentario le hago limpieza, le puse unos medicamentos que conseguí, pero no ha tenido mayor recuperación en ojos, ya me gruñe porque no le gusta y creo que a pesar de mi cuidado le duele, le damos baños tibios en bañera y lo ha ayudado, ha comenzado a levantar la pata para orinar, ya subió la cola que la tenía escondida y camina mejor, ya no se parece tanto al gallo de Moana, Rose lo llama Hei Hei. Así quedó, se imaginarán como me siento de verlo así, pero no lo dejaré sucumbir, le he dado tratamiento y mucha compañía, no he podido sacarlo al veterinario, pero hablé con uno y me indicó que hacer, pues yo misma soy, he estado haciéndole terapias, son años lo aprendido con Príncipe. Si se me va, pues hice lo posible por hacerle sus últimos días llevaderos.

Conoce a los personajes de Moana, la película animada de Disney - VIX

Hemos estado alérgicos y nos ha dado mucha gripe, eso me ha asustado mucho, pero allí voy aprendiendo a vivir en pandemia. Espero que todo esto pase pronto, muchos familiares, vecinos y amigos han enfermado de Covid, muchos hemos tenido perdidas, es aprender a vivir con este miedo a enfermar y ver morir a los nuestros. Que rudo 2020.

Octubre que te quiero octubre… Ojalá nos dieras una buena sorpresa.

Contar para no caer … Gracias por leerme.

Seguimos.

Se nos detuvo la vida.

Desde marzo estamos en cuarentena, ya es Agosto, ¡Meses guerreando y los que faltan! Mi casa es mí santuario, el mejor lugar donde podría estar a pesar de todo, por eso agradezco. Antes de las 6 de la mañana escucho a lo lejos el alboroto de las guacharacas y la algarabía de loros que pasan muy cerca y van como contándose cosas,  mi perro raspa la puerta para que lo deje salir, me levanto, voy a la cocina, monto la cafetera, llueve por fin, se escucha el croar de los sapitos, me quedo mirando por la ventana hacia la nada, pero pensando en todo. Esperando que amanezca, que salga el sol.

Vivir esto se ha vuelto un calvario. Uno piensa, ¿Qué será lo que haré hoy de comer? Granos y arroz, es lo que casi siempre queda en despensa, escasea el agua, ese es otro cuento, posiblemente a esa hora de la mañana se ha ido la luz o comienzan los bajones que se intensifican en horas de la tarde, se quemaron aires y ventiladores, el calor hace compañía, el gas tiene dos meses y un poco más que lo entregué y aún no lo traen, estoy cocinando con olla eléctrica y microondas, no tengo cocina eléctrica, lo de la gasolina y el efectivo es otro cuento largo, algunos tenemos carro, pero dañado, nos toca caminar y mucho.

Enciendo la PC y entro a Twitter a revisar noticias, pero casi siempre hay una maraña de cosas que debes investigar antes, porque muchos son Fake New,  uno duda entre lo que es real y lo que no. Hay que ser muy ingenioso para no caer en cada cosa que se dice, además todo esto del virus y la cuarentena infinita debilita el alma y el espíritu, todo agrede y ofende. La redes y el mundo se ha vuelto un piso muy inconsistente donde caminar, parece que debajo de ese piso, hay lava…

 Veo a mi familia dormir, me pregunto para que despertarlos tan temprano, hasta mi horario que dedico al trabajo ha cambiado, todo ha cambiado, ya en estos momentos ni trabajo tengo, mis días se van en analizar que necesito y cómo lograremos mantener el hogar en el tiempo que dure la cuarentena. Soy alérgica y si por casualidad estornudo o me da por toser el susto es grande, ese corazón se me agita de tan solo pensar en los síntomas del virus y la situación de los hospitales. Enfermarse acá es un riesgo doble.

 Los días pasan lentos y repetitivos, siento miedo, tanto por quienes están conmigo, como por los familiares que están fuera, ese no saber que nos espera aterra de alguna manera, sé que hay que ser fuertes, objetivos y pacientes para resistir el virus y el encierro, ante tamaña precariedad. Somos unos guerreros de la vida , de eso no me queda la menor duda.  

Cuídense. Gracias por leer mis mostritos

Vida, aquí estoy.

A 29 días del mes de noviembre del 2019 sigo con mi bitácora.

He decidido tener una navidad bonita, dentro del caos que significa vivir en Venezuela, un país dónde la realidad y el espejismo se dan la mano, dónde te puedes encontrar con cualquier cosa, dónde nunca terminas de sorprender con los sucesos, dónde juegan con la psiquis y un poco más. Un país donde definitivamente tienes y debes ser fuerte.

Se me han ido las navidades ayudando a hacer hallacas (plato navideño venezolano) aquí y allá. Hemos decidido que no falte en nuestra mesa, en mi caso no hubo estreno, ni pude acceder a comprar regalos como otros años, o hago una cosa o hago otra, he engordado como 10 kilos  (no me enaltece) y los míos felices. Tendré que bailar mucho y hacer ejercicios en el 2020, pero con calma y con determinación, porque no es necesario estar bien para los demás sino para conmigo misma. Toda la vida queriendo adelgazar sin saber que a todos les gustaba gordita, la vida es una tómbola.

Cuántas cosas he aprendido este 2019, me dio hasta con el tobo, pero no más que a otras personas que la han pasado muy rudo, a ellas un fuerte abrazo.

Seguimos es un mantra que adopté al comenzar el año y me ha resultado. Agarro fuerza

He estado haciendo limpieza en casa, regalando lo que no necesito y botando lo inservible, quiero un mejor 2020.

Pensé en algún momento no podría con este año pero aquí estoy escribiendo, con una casa más acorde a lo que quiero y renovada con lo que se tiene a mano, con una familia que ha aprendido mucho, creo que demasiado, tengo el amor de los míos, y me ha pegado mucho la ausencia de otros, pero nada es completo. Sigo con planes a corto plazo porque aquí todo cambia muy rápido, la economía es un total desastre, aunque se haga ver lo contrario. País de espejismos. País de dobles realidades, país de bolívares manejado en dolares, oro y petros.

Quiero y haré que mi 2020 sea productivo. Mis deseos para ustedes: Vida, salud y sobre todo #Libertad tan necesaria para poder cumplir sueños.

El que quiere puede y yo puedo. #seguimos.

Feliz año mis queridos lectores, gracias por estar y leerme. El creador los bendiga.

Somos millonarios –>

poesias.y.letras_79135004_1406647899512579_3286709633436015343_n.jpg

Noche de truenos. Octubre 2019

Noche de truenos, relámpagos y centellas, llovió como si se fuera a caer el cielo, Junior no me deja dormir asustado, esperé que al menos sean las 5 a.m, me levanto, no puedo dormir más, recordé que llevo rato sin escribir mi bitácora, pero que les puedo contar sin ser repetitiva, no tengo gas y quien sabe cuándo lo traen, ahora hay que esperar, es por turnos, vienen a buscar las bombonas se las llevan y bueno hay que tener suerte, esperando ando.

Tengo algunas cosas eléctricas que me ayudan a bien llevar la situación, rogando que no se vaya la luz, porque me tocará cocinar en leña y mi alergia está a millón, ahora mismo me acabo de tomar un anti alérgico, porque es que algunos vecinos les ha tocado cocinar con leña, el olor del fogón y cenizas queda en el aire.

La situación no deja de ser preocupante, ahora la región entera parece ser lava ardiendo, las noticias no son alentadoras y parece que el mal estuviera ganando la batalla, en nosotros está no dejar que triunfe.

Aun así, seguimos, todo es un desorden, tanto humano como ético, el mundo patas para arriba, ya no sabes hacia donde voltear para que no te salpique, no puedo ser positiva en este momento, aunque lo necesito, la situación es desalentadora. Sigo en Venezuela, muchas cosas, personas me sostienen acá,  sé que tendré que tomar algunas determinaciones, uno intenta en la medida de lo posible progresar, seguir trabajando, inventar nuevos negocios, reinventarse.

Llegó Octubre, con mucho empujón, que no es fácil, y uno dentro de su fortaleza dice ¡si puedo! y avanza contra la corriente, y a cada rato un chapuzón, un remolino, te envuelve, te ahoga, sales agarras aire, vuelves, te hundes y así…

Todo este año ha sido de subir, agarrar aire y de nuevo ese bendito ciclo, que ciertamente, te arrebata tus fuerzas… y vuelves a respirar. Es un ciclo que ya tiene que acabar, necesario es saber el cuándo y el cómo.

Si el mundo anda como anda y los organismos que se dicen defensores no defienden ni su vida, que podemos esperar para Venezuela y otros países del continente. El poder envilece y el mundo está envilecido, sabemos quiénes tienen la mano metida en todo esto.

Lo siento por todos aquellos que hoy sufren, por las familias de los que deciden quitarse la vida en estos momentos de pesadumbre, por aquellos a quienes se las arrebatan, lo siento por los niños, abuelos y jóvenes que tienen que pasar por esta situación, lo lamento. La impotencia me agrede y quizás este no era buen momento de escribir, pero la alergia me grita, cuenta, di, habla. La molestia me invita a soltar, porque me ahogo.

Escucho los pájaros que comienzan a cantar, los sapitos del jardín siguen croando, bastante fuerte, a pesar de llevar agua toda la noche con ese croar “Luis, Luis, Luis, luis” que  quiere decir que la lluvia nos acompañará por un buen rato.

Sigo dando clases, sigo aupando a Rose a continuar su carrera, aunque sea por medio de intercambios, todos seguimos trabajando con pocas ganancias, con unos ángeles terrenales que no me dejan sola.

Acomodo mi casa, mi lugar, mi templo, lo mejor que puedo, para que nos sintamos cómodos en ella, he buscado por todos los medios que no se vea abandonada, ni mucho menos, son muchos años sin pintarla, porque primero está la comida y la salud, entonces se va deteriorando, porque la prioridad es otra, pero de alguna manera la tengo presentable, espero que no nos pase como en Macondo en Cien años de soledad. Cuesta mucho mantener en pie nuestras casas, porque lo que se daña difícilmente podemos repararlo, carros estacionados esperando arreglo, cementerios de enseres eléctricos, ventiladores, aires, neveras, etc. producto de los intensos bajones y apagones de la luz.

Octubre que te quiero Octubre, dónde siempre me pasan cosas. Octubre para rememorar…

Este comenzó de alguna manera para el mundo convulsionado, me imagino que es la primera rueda del espiral y como siempre nos dicen: sobrevivirá el más fuerte.

Pueblos que están pasando por momentos complicados, lo siento, ánimo y en cada corazón que me lea, por favor no se sienta consternado, las situaciones de vida existen para que aprendamos, solo mira muy dentro de ti qué es lo que necesitas comprender.

Sé más humano, más empático, que la maldad no gane en ti. Entendiendo que el mal todo lo corroe y no somos de Titanio, aunque lo parezcamos, somos seres humanos de carne y hueso, Cuidemos nuestra alma.

Hagamos el bien y no miremos a quien y continuemos nuestra ruta aunque por momentos sintamos que vamos contracorriente.

No tengo expectativas, esperanza sigue en pie, la pobre está fracturada, desgastada por la acción de otros, pero  sigue viva, porque si la pierdo entonces moriré de tristeza y no… No puedo dejar que el mal gane en mí, entonces a seguir haciendo lo que sé, en el espacio y tiempo que se me dé… Gracias por leerme.

Ánimos y fuerzas.  “Quien tenga miedo de morir que no nazca” así me dice mi hija todos los días, sonrío.

Sigo porque de alguna manera soy el piso, la compañía y el camino de alguien más. Gracias.

#MiMonstruitoDelDía.

No te preocupes ¡ocúpate!

Hasta el cansancio me han dicho ¡no te preocupes! ocúpate.  Después de mucho tiempo, lo he entendido. Y todo empezó por estas simples palabras ¡ No es tú problema! hay cosas o personas que no puedes ni debes cambiar, hay cosas que sencillamente no tienen arreglo,  entender que si alguien no busca ayuda, es porque sinceramente no quiere ser ayudado y si la busca y no le sirve lo que tu a bien puedes ofrecerle es mejor dejar el camino libre.

Hay situaciones de vida que no puedes solventar, entonces hay que hacer lo posible por sanar nuestro entorno, sabiendo que el exterior pudiera alterarlo de alguna manera, pero que ese espacio dónde te mueves puedes mantenerlo libre de lo que no te gusta, apetece o te hace feliz.

Estamos a puertas de Octubre, esperé a ver si podía traerles buenas nuevas de este mi país, no todavía no se las tengo, aunque muchas cosas han surgido, todavía no se logra lo deseado. Ellos dicen que estamos en camino de llegar, pero vaya que se ha hecho duro e intransitable. Octubre de nuevo, diciembre acercándose…

Ocupándome de vivir, de llevar la vida en paz, cada vez que pasa algo, respirar y ocuparme de los nuevos acontecimientos.

La belleza existe no importa en que situación estés viviendo, la bondad existe a pesar de la maldad alrededor, la gente buena también se multiplica. Todo es cuestión de ver lo bueno a pesar de lo malo. Decir que se es feliz en un régimen es mentira, a cada momento a uno se le revuelve la bilis y la mejor manera es ocuparse.

Algunos se ocupan en vender sus cosas y conseguir el dinero para marcharse, otros para subsistir de la mejor manera, otros haciendo planes a corto plazo para quedarse y no morir en el intento. De alguna manera #Seguimos.

Necesario es el amor donde hay tanto desamor…

 

#wood #wood #photoshoot

Cuándo despedirse no es opcional.

Sentimientos que te mueven el alma, por ejemplo: Las despedidas… Un día quise aprender a soltar, jamás pensé que tendría que aplicarlo tanto y tan a menudo.

¿Cuándo se vuelven costumbres las despedidas? ¿ Cuándo duelen menos?

Reuniones dónde cada abrazo significa no sé cuando te volveré a ver,

¡Te vas! ¡me quedo! y la tristeza llena el ambiente, aunque todos sonrían por fuera. Y ver esos seres pequeñitos que solo podrás ver crecer por vídeo llamada y cámaras, porque algunos no podremos viajar.

¿Cómo se puede estar feliz viendo que este tipo de “viajes” se hacen por necesidad, por huir?

Y entonces vas siendo testigo de casas que se quedan vacías, y te vas quedando sin esa gente que pensaste que solo la muerte alejaría de ti.

Una de las peores cosas en la vida es ayudar a marcharse, recoger sus cosas, dar ese último abrazo. Ver al final esa casa vacía que muchas veces fue motivo de fiestas, tertulias de domingos y tardes de café.

Quisiera decir #Basta. Pero no está en mis manos, y seguiré despidiendo gente, amigos, familiares.

Solo queda hacerles sentir que no me afecta, que estaré bien, pero no se puede estar bien cuando poco a poco el vacío es más inmenso.

Debo agradecer que todavía mis pedazos de alma están conmigo. Que todavía no nos hemos separado, pero sé que si esto no acaba, tendrá que suceder, porque acá ya no se puede, la situación es precaria. Es entendible la migración.

Apegos … Una cosa es la que se escribe y otra cuando de verdad tienes que aprender a soltar.

Entiendo a cada uno de los venezolanos que están llenos de sentimientos encontrados, como se puede ser inteligente emocional cuando día a día, te toca lidiar con ausencias, con faltas, carencias y maldad. Emocionalmente nos tienen hechos trizas, fuñidos.

Las #DespedidasDuelen sean las que sean.

#Seguimos porque es necesario.

 

Si de algo sirve: hable, escriba, asista a un especialista, busque ayuda si siente que no puede con tanta presión, salga, camine, juegue, ríase, haga algo que le guste.

Por favor, no abandonen sus animales, déjelos en manos conocidas, déjenlos a buen cuidado, prometan y cumplan mandar para alimentarlos. Dejar un animal desamparado es como botar un hijo a la calle y estos animalitos después de criados en casa les cuesta mucho vivir en la calle

Abril. Sobrevivir en mayúsculas 

Seguimos igual o peor, tengo agua racionada, seguimos sin luz y apenas colocan algunas horas y racionada, no tengo gas y debo cocinar con leña o con mi olla eléctrica solo cuando hay luz, así que debo correr para cocinar mientras la tengo, (debo apurarme, literalmente para hacer todo en un tiempo determinado) sigo leyendo libros para no volverme loca, y no se ni cuantos llevo, leo todo lo que cae en mis manos, antes era compradora compulsiva de libros, y menos mal, hoy me estoy leyendo cada uno de esos que tenía olvidado en la biblioteca, y otros que me regalaron hace poco.

El silencio abruma, el calor agobia, el estrés se hace cada día más presente, si me da un dolor de cabeza, cara o espalda debo soportarlo, no tengo calmantes, me los tomé todos y están inaccesibles, en los centros asistenciales ya no hay, así que a respirar y aceptar, es lo que me queda.

Estoy aprendiendo a controlar las crisis, los dolores; La tensión baja y alta han hecho estragos demasiado calor, vivo en la puerta del Llano es una zona muy calurosa, se me quemaron los ventiladores y los aires, si estoy cansada, agotada, abrumada, llevamos mas de un mes en esto…

Ni idea cuando finalizará, subsistir es complicado, el dinero no alcanza, las maticas se secan, aún no llueve, trato de que mis cambures sobrevivan y mi jardín no se muera… este es un verano que no voy a olvidar. Debo mantenerme y mantener a los míos saludables emocionalmente. agradezco a mi familia y amigos por estar y ser.

Tengo a mi lado a Junior, mi perrito, que es un excelente catalizador de emociones.

 

Sobrevivir en mayúsculas

Un jueves de marzo comenzó la oscuridad.

Un día jueves del mes de marzo, 7 para ser exactos, comenzó la oscuridad que tanto había temido, se fue la luz por varios días, calor, angustia, miedo, todo junto, desconexión del mundo exterior.

A la falta de comida, agua, gas, se sumó la falta de luz, los conatos de ataques de pánico se hicieron presentes en mí, sobre todo en las noches, mucho calor, el ruido de algunas plantas eléctricas ensordecen, los grillos, todo se siente más, la oscuridad aterra cuando no sabes a qué atenerte, sin información , sin certezas, sin saber que estaba ocurriendo, sobre todo cuando eres una persona que siempre se informa en redes sociales, sabiendo que los medios de comunicación están secuestrados. Al menos pude controlar los ataques de pánico y no necesité de medicamentos, ni salir al hospital. He aprendido a tranquilizarme y sobre todo los que viven conmigo, saben cómo comportarse cuando ven que tengo los síntomas, ahora sé que no me voy a morir por eso, que solo debo respirar y prestar atención, a veces mi mente me hace ver que todo es más terrible de lo que parece… ( hey, si es terrible, esto asusta, pero debo mantener mi tranquilidad por mi bien y el de los demás )

Algunos vecinos han colaborado con agua, porque resulta ser que a mi casa no llega el vital líquido. Así que no las hemos ingeniado… Mangueras van y vienen, buscar tobos y tratar de llenar cada pipote que hay en casa. Menos mal tengo buenos vecinos.

Se robaron los cables de teléfono e Internet, casi todo el pueblo quedó incomunicado por culpa de unos rateros. Eso es intolerable. Hay que pagar para que lo vuelvan a instalar.

Sigue el problema del efectivo… toca caminar para salir de casa. Cuando al fin colocaron la luz quedó inestable. El gas cada día es más difícil conseguir.

Ya les puedo hacer un recetario de cómo preparar las lentejas, enseñar cómo mantener limpio el hogar con poquita agua, bañarse y que te quede agua hasta que vuelvan a colocarla o puedas comprar una cisterna de agua.

Dentro de lo malo les cuento que un amigo twitero me consiguió las gotas para mis ojos y han cedido mis dolores de cabeza, agradecida con él, por siempre.

Mi hija tiene dolor en sus cordales y le ha tocado el trigémino, ahora conoce el dolor que siento día a día, sin calmantes, es rudo palear la situación, vivir en Venezuela es soportar más allá de lo creíble.

Y les cuento algunos estamos “bien” pensando en otros que ni una comida pueden hacer.

El miedo en estos días oscuros hace presencia, para mitigarlo, no sé cuántos libros me he leído, llevo como 10 hasta ahora. (Esto lo escribí en Marzo 2019)

No tenemos señal, no tenemos información,  la angustia, el desdén y la desesperación hacen presencia.

Sigue mi bitácora en este país sin ley…