No te preocupes ¡ocúpate!

Hasta el cansancio me han dicho ¡no te preocupes! ocúpate.  Después de mucho tiempo, lo he entendido. Y todo empezó por estas simples palabras ¡ No es tú problema! hay cosas o personas que no puedes ni debes cambiar, hay cosas que sencillamente no tienen arreglo,  entender que si alguien no busca ayuda, es porque sinceramente no quiere ser ayudado y si la busca y no le sirve lo que tu a bien puedes ofrecerle es mejor dejar el camino libre.

Hay situaciones de vida que no puedes solventar, entonces hay que hacer lo posible por sanar nuestro entorno, sabiendo que el exterior pudiera alterarlo de alguna manera, pero que ese espacio dónde te mueves puedes mantenerlo libre de lo que no te gusta, apetece o te hace feliz.

Estamos a puertas de Octubre, esperé a ver si podía traerles buenas nuevas de este mi país, no todavía no se las tengo, aunque muchas cosas han surgido, todavía no se logra lo deseado. Ellos dicen que estamos en camino de llegar, pero vaya que se ha hecho duro e intransitable. Octubre de nuevo, diciembre acercándose…

Ocupándome de vivir, de llevar la vida en paz, cada vez que pasa algo, respirar y ocuparme de los nuevos acontecimientos.

La belleza existe no importa en que situación estés viviendo, la bondad existe a pesar de la maldad alrededor, la gente buena también se multiplica. Todo es cuestión de ver lo bueno a pesar de lo malo. Decir que se es feliz en un régimen es mentira, a cada momento a uno se le revuelve la bilis y la mejor manera es ocuparse.

Algunos se ocupan en vender sus cosas y conseguir el dinero para marcharse, otros para subsistir de la mejor manera, otros haciendo planes a corto plazo para quedarse y no morir en el intento. De alguna manera #Seguimos.

Necesario es el amor donde hay tanto desamor…

 

#wood #wood #photoshoot

Piensa

Bitácora de febrero. 2019.

Respira, agradece, abre los ojos, no amanece está muy oscuro aún, piensa… nadie la llamó en la noche, no ha caído el usurpador, respira de nuevo.

Piensa… piensa y piensa.

Ordena su vida en 5 segundos, besa a quien duerme con ella, lo agradece, no lo despierta, lo deja dormir,  junior la saca de sus pensamientos raspando la puerta y ladrando para que ella se levante, la escuchó respirar, se despereza, va al baño, se apura, durmió toda la noche, su hermana le consiguió diclofenac, la inflamación ha cedido, el dolor poco a poco también.

Mientras se lava la cara se observa al espejo, ha envejecido, es normal con la situación de ansiedad que vive, no la lleva fácil.

Piensa, piensa, piensa…

Las canas han hecho su presencia, su cabello negro tiende a blanquearse, prefiere comer que comprar tinte, no puede, aun así se siente hermosa, nunca se había querido tanto como ahora, un poco más y podrá arreglarse, se dice, abre la puerta Junior se le lanza encima, la besa, la abraza con sus patas, ella lo besa, le da la bendición y con él corriendo entre sus piernas camina hacia la cocina, un día de estos la tumbará, prende la luz de uno de los bombillos que aún le queda, con los últimos apagones se le quemaron casi todos los que había comprado, vainas de socialismo.

Bueno sigue a montar café, huele a gas, se va lo que queda de la bombona, al menos le dio tiempo de hacer café, se acabó el gas, otra preocupación, ahora a buscar a ver dónde encuentra, es complicado explicar que hay que hacer grandes colas para acceder al gas, tocará cocinar en micro de nuevo mientras, total, no hay mucha comida que hacer, sale al patio , mira al cielo está bello, sumamente estrellado, ¡que hermoso! Agradece la vista que cielo tan llenito de estrellas y tan brillante… Siente que es un buen motivo para sonreír.

Menos mal le dio tiempo de hacer café, mientras lo toma, les escribe, se pone los audífonos, coloca música, necesita escribir, necesita drenar, necesita… Necesita un momento para poder dejar escrito un poquito de lo que le sucede, se dice.

Un día más, aún no cesa la usurpación para que llegue el gobierno de transición y por fin después de mucho tiempo ; elecciones libres … No entiende porqué aún no … Si, si entiende, las cosas para que salgan bien necesitan tiempo, estrategia e inteligencia, pero la necesidad apura, la necesidad duele, la ansiedad golpea, los niños enfermos, los enfermos renales, los viejecitos, la gente Dios, ¡la gente!

Piensa, piensa, piensa y respira…

Has esperado 20 años, respira, estás más cerca ahora… ¡calma! Respira.

En estos días ha aprendido más de economía , leyes, derechos, geografía del mundo, geopolítica y pare de contar, ha aprendido más de lo que había aprendido en toda su vida en la escuela, le tocó repasar todo de nuevo y hasta conoció a Osetia del sur … vaya usted pues, el conocimiento se agradece.

Piensa, piensa, piensa…

Hay una chica que dice que no necesitan en Venezuela ayuda humanitaria, porque encontró unos sitios de comida rápida y había gente allí comiendo, sin saber que parte de lo que venden allí no es lo que era, yuca en vez de papas, la salsa más escasa, la hamburguesa de menor calidad, que necia, encontró panaderías con panes y comió doritos, de pana señorita, aquí hay sitios para todos, todavía no se derrumba por completo, hay mercados con algunos productos (inaccesibles para algunos) zapaterías, sitios de esparcimientos, por favor en qué cabeza cabe sacar estadísticas de pobreza extrema por eso…

Quien no quiere ver es ciego de su propia destrucción, la inmensa mayoría gana un sueldo ínfimo, la inflación se come lo que se gana trabajando, muchos obtienen ayuda del exterior de un familiar que trabaja mucho para que ellos puedan comprar , otros trabajan 24 por 24,  en dos y tres empleos, podría visitar los sitios que le han dejado en los comentarios en twitter y abrir los ojos. Pero ahora sé que no quiere, las ideologías, el radicalismo y la estupidez ciegan.

Venezuela tiene lugares bellos, sitios insuperables, todavía podemos recuperarla, el plan país le da una visión de ello. Ojalá que sí, se dice, quiere creer ¿por qué no?  Quiere darse una oportunidad. Tiene esperanza.

Piensa… ¿Cómo amanecerían los niños que se están muriendo por diarrea en un hospital del país? Les llegaría ayuda… ¿Los enfermos renales? ¿Los que tiene VIH? ¿Los hipertensos? Vamos que su cabeza le da vuelta, quiere responder a la necia esa, mejor sigue con lo que hace, piensa que hace mucho no sabe lo que es un café de panadería, un pan de esos, una hamburguesa, si tenemos sitios así, si hay gente que sale a comer, si hay un grupo en Venezuela que puede darse esos lujos, mientras hay otro grupo que necesita la ayuda y está en los barrios y hospitales, Dios mío de mi vida cuánto daño hace. Listo tiene que sacársela de la cabeza.

Se acuerda del pueblo que sobrevivió con maná,  a los venezolanos les ha tocado sobrevivir con arroz y lentejas.

Respeta el derecho a disentir y a pensar diferente, pero por favor no tergiversen, digan las cosas, sin la burla, de verdad, totalmente innecesaria, muestren que si existe todo eso y si tiene quien lo pueda sostener, pregunten como lo hacen. No es posible ser tan malo ¿o sí?

No hay medicinas y si las hay el costo es casi que imposible para un ciudadano común. Engañan, son viles, el mundo abrió los ojos en cuanto a Venezuela. Siente un agradecimiento profundo eso le llena su corazón… espera ese día con desespero casi, pero con esperanza y fe que ya estamos más cerca… #Seguimos

Solo piensa en esto:

Cese de usurpación (deja el coroto vale, suelta)

Gobierno de transición y

Elecciones libres.

#VenezuelaLibre.

#Gracias ciudadanos del MUNDO por apoyarnos. GRACIAS.

 

 

 

 

La tienda de los errores (Reflexión)

Había cometido tantos errores a lo largo de mi vida que ya no sabía que hacer con ellos.

Al principio los iba guardando en los cajones de mi casa en un fallido intento por olvidarlos, cosa que me fue imposible porque cada vez que buscaba alguna solución (que también suelo guardarlas en los cajones), aparecían recordándome el fallo cometido.

Cuando ya los cajones no cerraban del peso, tuve que sacar algunos errores y empezar a colocarlos en los altillos de los armarios. Ahí tenía sitio de sobra así que me relajé pensando que pasaría mucho tiempo hasta que completase ese gran hueco. Otro error. Al cabo de unos meses, ya no cerraban las puertas. Y claro, entre tanta equivocación apenas se veían las soluciones, pero estaban ahí guardadas, sólo que yo no tenía paciencia para buscarlas.

Ya cuando mi casa había sido “okupada” por tantos errores tuve que tomar una medida drástica, no podía continuar así, tropezando por el pasillo, sin sitio en la encimera de la cocina y sentándome encima de ellos por todas partes. Y como suelen aparecer las cosas, o sea, cuando no las buscas, apareció un día en un cajón la solución: abrir una tienda para vender todos mis fallos.

Eran ventajas por todas partes. No tenía trabajo y ahora iba a montar un negocio, además de perder de vista todos esos lastres en mi vida me sacaría unos beneficios.¿Y quién querría comprar mis errores? ¿ acaso la gente es tan tonta que compraría los errores de otra persona para sí misma?. Pues sí. Mi tienda fue todo un éxito porque nadie escarmienta por cabeza ajena y lo que para mí fue un error, tal vez para otra persona no lo sea.

El caso es que me quedé apenas sin errores y claro, tuve que cerrar mi tienda. Pero estaba lista para comenzar de cero con el almacén vacío, pero deseosa por llenarlo de las cosas que he ido comprando con el dinero que gané vendiendo mis desaciertos.
Invertí en sabiduría, que me deja unos grandes réditos. Me hice de una buena experiencia que he puesto a plazo fijo. Ahorré disgustos y lágrimas. No me hizo falta comprar alegría, me la regalaron por mis buenos negocios. Y la tranquilidad se acomodó en mis cajones, ya vacíos y aburridos de estar tan solos.

Sé que seguiré cometiendo equivocaciones, lo que ocurre es que el espacio donde las iré guardando ya está ocupado por las vivencias, y éstas serán muy reticentes a la hora de dejar sitio para nadie más.

¿ Y saben qué les digo queridos amigos? que no hay ni un sólo día que no recuerde todos mis errores, porque gracias a ellos soy la que soy y cuando veo que alguien va a cometer el mismo error que yo cometí, sólo le puedo pedir que le alquilo mi tienda.

“Me gustan mis errores, no quiero renunciar a la libertad deliciosa de equivocarme”. Charles Chaplin.

Insomnio con guayabo de país.


Volví …

Tres y media de la mañana, quizás la enfermedad de Junior mi perrito y reavivar la muerte de príncipe me tiene triste, además de todo lo que ya saben que sucede acá en mi país en donde todavía me encuentro. Las redes sociales se han vuelto un vertedero de basura dónde muchos llegan a mostrar carencias y necesidades, sobre todo la falta de educación y respeto.

La situación desalienta, por lo menos desde ayer nuestros adultos mayores pensionados han sido noticia y no buenas, cuánto maltrato, cuanta humillación, muchos de ellos no saben utilizar el internet, una computadora, no ven y no tienen a nadie que le haga todos los días las transferencias. Con esta “crisis” de efectivo cuesta mucho conseguir los bienes económicos, la verdad es doloroso ver a nuestros adultos mayores, viejitos y cansados en una cola para cobrar lo que luego apenas le alcanzará para un medicamento. Triste situación.

Entro a mis redes y me encuentro con los suicidios, que aunque no se diga, está sucediendo más de lo que nos enteramos. La situación agravada más las crisis personales que se nos han venido dando en cada hogar, las preguntas diarias ¿Qué comeremos hoy? ¿Vendrá el agua, queda para cuantos días?, esas y otras que podrían imaginarse. Estamos expuestos a demasiadas contrariedades, habemos personas positivas y resilientes que hacemos todo lo que está a nuestro alcance para minimizar daños pero hasta para nosotros es rudo.

No es fácil vivir lleno de preocupaciones, no es fácil, la crisis de medicamentos, ayer falleció la hermana de Sergio Noveli por ausencia de sus anticonvulsivos, que tristeza, que rudo, así como ella, cientos, miles hoy se debaten entre la vida y la muerte, enfermos renales que cuentan sus días, las personas con VIH, los cardiópatas, los diabéticos y los hipertensos.

Calles desoladas a las 7 de la noche, pueblo fantasma, caminar por esas calles a esa hora, algo que podría ser hasta bonito y sano se convierte en aterrador, los postes sin luz, las calles oscuras como boca de lobo, el transporte de día es poco, de noche es nulo. Toca caminar y ponerse en las manos de nuestro creador y patitas pa´que te tengo.

Me ha tocado caminar mucho, además, porque quiero, prefiero caminar que andar como sardina en lata y buscando caerme de esos autobuses dónde queda muy bien la canción entren que caben 100, aquí caben hasta más. Los que no saben, no a todos se nos da la posibilidad de comprar desodorantes, colonias, champú, por lo cual los olores en esos autobuses es escalofriante, se juntan las sardinas con los granos y nos bajamos de allí olorosos así nos bañemos antes de salir, si soy coloquial, pero el que anda a pie en Venezuela lo sabe por experiencia propia y sabe que no miento.

Preguntar a dónde vamos a llegar no vale la pena. He mantenido mi postura, pero he dejado de maltratarme por algo que no sé cómo solucionar,  ahora nos toca trabajar rudo para medio llenar la panza.

Leer, escuchar comentarios sobre nosotros los venezolanos me duele, pero sabemos que en cualquier país hay gente buena, exitosa, positiva, social, trabajadora, seria y responsable pero también las hay flojos, vagos, mal vividores, pesimistas, malandros y viva la pepa, que van a poner nuestro gentilicio por el suelo. Pido disculpa por estos últimos, pero en mi país hay gente productiva, mucha gente preparada, gente echada para adelante. No nos etiqueten, conózcanos, por favor no emigramos por gusto. Muchos años antes Venezuela recibía a todo aquel que lo necesitaba, y si entiendo todo el problema que causamos demográficamente en cada país, entonces ayúdennos a salir de este tormento que es vivir en un régimen que está totalmente en contra de sus conciudadanos obligándonos a salir de un lugar al que amamos, de nuestra casa. Muchos estamos tristes, unos acá en Venezuela, otros afuera, cada día mi calle se va quedando más sola, los graduandos nos dejan, hay menos niños en la calle jugando y las casas a oscuras. Viejos solos que cada día sonríen menos, porque ya no verán a sus nietos crecer, y aunque tengan comida porque sus hijos le mandan dinero, la felicidad se fue con ellos.

Por dónde quiera que se vea, que uno voltee, la tristeza abarca. Y para los que me leen y me dicen que me he vuelto repetitiva, pues es cierto y no me callaré, no tengo otra manera de llegar a otras gentes, sino a través de mi escritura, un grito de auxilio para mi país que muere como su gente de mengua.

Catarsis, soltar la “lengua” o la mano, escribir para no enfermar. Amo mi país, amo a mi gente, amo a mi familia, amo a mis amigos, no es depresión es cansancio y los que acá vivimos sabemos lo que es luchar con este monstruo de muchas cabezas, que no te da tiempo pero ni a vivir, aunque me hago mis ratos y no me arrepiento, porque de cada desastre y destrucción siempre hay aprendizajes. Tengo que seguir viviendo.

Seguimos con esta bitácora que a muchos aburre pero lo que se escribe queda y algún día me leeré y diré fue rudo pero me levanté. Mis recuerdos se me esfuman, dicen que tenemos memoria corta los venezolanos, pues lo dejaré por acá para recordarme todos los días que puedo salir de esto y que somos del tamaño del compromiso que se nos presente. Algo bueno: he perdido el miedo, la pena, he pedido ayuda, he crecido como persona y si ahora soy más humana, más sensible y puedo entender un lado de la vida que no conocía. He gritado mucho, he peleado mucho, he pedido perdón, he reído mucho y he bailado por demás. Añoro y extraño con toda mi alma una hamburguesa, mi jugo de naranja en las mañanas y mi café, mi pollo rostizado, mi  pasticho, si añoro todo eso, he comido otras cosas muy sabrosas, pero igual quiero mi torta de pan, mi quesillo, quiero mi vida y la tendré, pero ahora para mejor. Entendiendo y reconociendo lo que había hecho mal antes. Gracias experiencias además de dolorosas y traumáticas me han regalado enseñanzas.

Ponte en los zapatos del otro para venir a juzgar. Solo eso te digo. Se empático, no es fácil comentar lo que no estás viviendo, eso también me quedará de aprendizaje. No sé nada, no nacemos aprendidos, es mucho lo que me falta por recorrer, pero ahora sin nada, puedo tenerlo todo. Cosas que solo entenderemos los que pasamos por una situación de este tipo.

Aprendiendo.

Saludos. Gracias por leer esta cotorra de media noche. Solo son monstruos que no me dejan dormir.

Como nota importante soy bien querida por los que quiero y eso me llena y me satisface. Aunque a veces sea tan ruda y mi carácter me abrace. Solo son situaciones que endurecen. Pido perdón si te he herido, si no he estado en tus mejores o peores momentos, perdón, pero a veces me descoloco, me pierdo, a veces no puedo con todo, a veces no tengo tiempo. Perdón.

Nota: Llegó Junior tambaleante a acostarse a mis pies y hacerme compañía, saca fuerzas para no dejarme sola y eso se lo agradezco con un gran abrazo aunque ahora este hediondo, la enfermedad los pone así. Espero que mi loco se ponga bien, que por estar de muerto de hambre se atragantó con un hueso que consiguió en la basura, ya tiene 5 días con fiebre pero ya empezó a tragar y a tomar agua y la fiebre ha cedido, espero no me deje, ya tiene 8 años conmigo y después de la muerte de príncipe se me está quedando ciego también, lo adoro. Espero que mejore y me acompañe un poco más, pero si no es así, he hecho todo lo posible por alentarlo. Mañana será otro día.

Parezco borracho en taguara despidiéndome a cada rato. Ahora si… Buenos días y hasta pronto. Gracias. Nos leemos.

Rosa María Moreno @rosmarymoreno

0d9dbd6a9379c6983b1d0a0ee602201c

Una noche más. “Insomnio”.

Una noche más, otra sin dormir, el calor, la humedad, los pensamientos, los sentimientos, las emociones, el herpes zóster en la espalda, me salió interno, (Culebrilla), invitado no esperado, ni deseado, que vino a hacerme compañía, para completar la decadente vida que ahora llevo, quejarme, no, para qué, continúo como siempre, ahora con ese ardor en la espalda y un malestar que no pasa desapercibido, arde, molesta y mucho, le da por hacerse sentir por las noches, sin aire acondicionado y sin ventilador me sofoco, me falta la respiración y no me queda de otra que deambular por casa sin saber qué hacer, amanezco leyendo en las redes sociales e intentando comprender que pasa en el mundo entero, mientras mi mundo se estremece, pensar En ¿que será lo que haré de comer mañana, cuales son las cosas pendientes? , en fin los insomnios dan para todo.

Conseguí medio blíster de Aciclovir, 5 pastillas solamente y son 10 días de tratamiento, no me gusta pedir, me molesta utilizar redes sociales para eso, basta, ya basta, esto no puede ser posible, quisiera que mi trabajo valiera y pudiera conseguir mis cosas sin necesidad de ayuda, que a Dios gracias, no han faltado manos que me han ayudado a salir del trance que es enfermarse en este país y de buscar y comprar medicinas.

Esto pica, arde, incomoda, duele y hace que me falte el aire, pero más me duele mi país, más me duele en lo que nos están convirtiendo, noticias dantescas, más allá de mi espacio, veo lo que sucede en Guatemala y no puedo si no recordar el año pasado, lloro, estoy descompensada psicológicamente, mucha gente está emigrando, muchos son amigos y familiares. Me ha tocado decir hasta luego en este año como nunca, duele.

Que nochecita, intentar entender lo que sucede no me hace más llevadera la cruz, trato de no hacer más peso. Como no hay efectivo para transporte pues me quedo en casa sin poder salir los fines de semana a ver a la familia, porque no hay manera de regresarse que no sea a pie, no es lejos, pero ya no estamos tan fuertes, cada día contamos con menos proteínas, cada día nos acortan más la cadena y no las ponen chiquitita entonces sin poder salir de casa, pues intento mantener a mi familia unida, vemos películas, inventamos comidas con lo que tenemos, e intentamos sonreír a pesar de todo.

En la semana doy clases como siempre, trabajo por trabajar y lo sigo haciendo porque me gusta, porque lo que gano solo alcanza para medio cartón de huevos al mes. Ya no vale ni la pena. Y se los digo con propiedad.

Esto que les cuento no es la vida de todos, algunos medianamente pueden acceder todavía a algunas cosas y comprar, otros apenas subsistimos trabajando y con ayuda muchas veces de otros, que se parten el lomo en otros países para ayudar a palear nuestra situación.

Esta noche solo me acompaña mi laptop, los grillos, mi perro aquí a mis pies, y este calor agobiante que jamás había sentido porque antes tenía aire acondicionado y 4 ventiladores que por el problema de electricidad se fueron quemando.

No es fácil, me digo acepta, para que puedas seguir, no te resistas, pero mi cuerpo no puede dormir, no estoy acostumbrada a pasar necesidades, no es esto lo que deseo, me digo todos los días que hay mucha gente que ni un techo tiene, ni unos granos que meterse a la boca, ni agua limpia para bañarse, ni una casa tan bonita y cómoda como la mía.

Todos los santos días procuro continuar, pero siento que mi corazón se aprieta cada día más. Las crisis de pánico quieren regresar, no les he dado el permiso, aprendí a controlarlas y gracias a Dios porque se imaginan a la Rosa María de hace algunos años en esta situación, vaya desastre, menos mal pasé por muchas cosas que me prepararon para este momento.

Escribo y escribo hoy en este silencio sobrecogedor y angustiosamente caluroso, siento ganas de salir corriendo, necesito respirar, me arde la espalda, me baño, cuando regreso, sigo igual sudando, el calor me sofoca, cuanto silencio a esta hora, ya van varios días así, más de 15 días.

En la mañana me preguntan ¿cómo amaneciste? y me provoca decir no amanecí, porque no dormí; pero en cambio digo “amanecí bien”…

No dormir te descontrola, te envejece, tengo unas ojeras increíbles, mi ojo derecho está más pequeño que de costumbre y se nota, no he ido a ninguna de mis terapias, mi mundo no es tan difícil lo sé, sigo siendo la consentida de mi gente, sigo teniendo un plato de comida en mi mesa, y lo agradezco.

Pero ¿cuánto más debo aprender?, no me siento responsable de este descalabro, ¿hasta cuándo?…

Una noche más y un hasta cuando en mi corazón.

Yo solo tengo mala noche, pero saben ¿cuántos se acostaron sin comer, cuántos esta noche no tienen medicina y fallecen en los hospitales, saben cuántos niños, abuelos hoy sufren desnutridos?

Entonces pienso en cada venezolano fuera, preocupado por su familia acá, pienso en cada ser humano del continente pasando necesidades, soledades, angustias y me digo: sigue adelante, tu puedes, aún no te has muerto, debes tener algo pendiente que hacer acá en la tierra, utiliza este tiempo, escribe, porque no me puedo poner a limpiar, porque hago bulla y despierto a los demás y Junior mi perro, también necesita dormir, extraño a mi príncipe, lo extraño demasiado.

Anoche leí a Laureano y lo que pedía a Papá Dios, necesito tanto o más dosis de todo lo que él le pidió y muchas más fuerzas.

Entiendo a las madres con bebes pequeños, con niños enfermos, a esos padres que llegan con una quincena y se sientan con las manos en la cabeza porque no saben que comprar y tener que elegir que comer, porque ahora ni legumbres, ni  hortalizas, los tubérculos, ni granos, ni las carnes, ni quesos están disponibles para todos, la falta de efectivo, la gente tracalera, el vivo pendejo, el inhumano, el que tiene poca empatía, han hecho de esto un infierno en la tierra. Dante Alighieri tendría mucho material para escribir en Venezuela. Cuerpos delgados, mustios, débiles, anémicos, agotados, desnutridos, enflaquecidos, depauperados, no me alcanzarían los sinónimos para expresarles el desastre que estamos viviendo.

Dicen siempre, escribe algo queda. El objetivo no es causar lástima, ni mucho menos, es decirle al mundo lo que acá acontece.

Si se van a las primeras lecturas de este blog, conocía este futuro y pensé no tendría que vivirlo ¡me equivoqué¡ no sé cuál será el final, ni cuantos días más tendremos que aguantar, llevamos ya dos décadas en esto, pero ahora más empobrecidos, esclavos de un régimen y sus locuras, aún con posibilidades de comunicarnos, si, y doy gracias por eso. Pero ¿hasta cuándo?

Me arde la espalda, me duele la cabeza, la plaga no me deja dormir, mientras les escribo solo escucho el zumbido de los zancudos fastidiosos, he matado unos cuantos pero son demasiados, la falta de agua hace que la gente tenga muchos pipotes y esto haya acelerado el crecimiento de dicha plaga, por supuesto no puedo cerrar ventanas o el calor me mataría, entonces me los calo, eso sí llena de repelente que cuesta un dineral pero que no sirve para nada. Es triste, es demasiado triste, esta semana despedí a mi mejor amiga que ya emigró, y a una vecinita de apenas 20 tantos años que se fue a buscar un mejor futuro, tocar su carita, abrazarlas y decirles adiós duele y mucho. Pero como es por su bien hay que entender y continuar.

Señor apúrate con tu tiempos, morimos en este infierno.

Mientras haré lo posible por mantener mi sonrisa, mañana tendré que seguir como si hubiese dormido, ya con esta, no sé cuántas noches van sin poder hacerlo completo, hasta el sueño me lo han robado.

Me haré un té y me pondré a leer un rato, es hermoso el silencio cuando lo aceptas, le he tomado cariño a estos momentos de infinita soledad. Donde solo me escucho y el tecleo de mi pequeña laptop que le he dado rosca parejo porque la PC está “descansando” porque se ha ido dañando por los constantes apagones y necesita cariños que por ahora deben esperar.

Esto que les cuento solo es una historia de una ciudadana de un país que ya se fue al precipicio y solo espera que alguien o algo ponga al final una tela que nos ayude a no caer tan fuerte y nos salve de una muerte inminente por falta de comida, insumos y medicinas. Estamos falleciendo poco a poco. Y están en su derecho de creerme o no. Esto no es vida. Esto no es felicidad, esto es humillante… Perdón, no sé qué hicimos para merecer esto, o si lo sé, pero se los cuento luego.

No amanece aún… y menos mal no es papel donde escribo, porque entre el sudor y las lágrimas las letras no se entenderían.

Escribir como catarsis… sabiendo que mi lugar todavía es cómodo y que mucha gente hoy está en la calle de algún lugar del mundo huyendo de este régimen, buscando un lugar para sobrevivir, otros fallecen en sus camas, en sus casas, en sus ranchos por el hambre, otros en hospitales y otros en manos de la inseguridad y cárceles de este país.

Escribo porque necesito drenar… quizás alguien me lea y ayude a Venezuela que hoy muere de mengua.

Me duele mi país, mi gente, mis amigos,  los niños, los viejos que se están quedando solos, me duele como hemos desmejorado. Me duele la humillación de dejar de comer para comprar un jabón, un papel, un champú, un cloro, y un detergente para lavar, todos los meses toca una rifa a ver qué es lo que se va a suprimir para poder obtener algo más.

Lo dije antes pero nunca esperé que se hiciera realidad.

Ahora esperando a que le pongan la cascabel al gato… este cuento continuará, hay demasiado venezolano por el mundo con mucho que contar, abrazos a todos ellos, estudien, surjan y prosperen, si pueden, regresen cuando todo esto haya terminado porque esto tiene y debe tener un fin.

Las crisis existen para que venga un éxito rotundo y ustedes nos ayudarán a crecer. Ánimos quedaremos algunos para esperarlos, otros quizás no, pero se hace el trabajo para que regresen, muchos seguimos luchando, no nos hemos dado por vencidos. Seguimos aquí y no de rodillas, sino de pie, todos desgastados, ajados y rotos pero de pie.

Gracias por leerme este insomnio de los tantos que hoy dejo escrito…

Todavía no amanece.

Rosa Maria Moreno.

 

5ce03d17834c642f51f4757d3ed56852

No era un Unicornio. Simplemente era una cabra con un solo cuerno.

No era un Unicornio.

Y la tercera no fue la vencida…

Simplemente era una cabra con un solo cuerno.

La vida está compuesta de momentos difíciles o vamos a  llamarlos un poco complicados, cuando somos seres humanos creyentes, pensantes y con buen grado de empatía llegamos a “creer” que todas las personas son iguales a nosotros y por ende actúan bien, cayéndonos el chubasco de la vida.

La inexperiencia o la experiencia en la vida o en el amor, no nos enseñan en realidad como actuar, lo cierto es que a veces salimos buscando el unicornio y terminamos encontrando una cabrita de un solo cuerno, como en el comic de mi Villano favorito 3, es tierno y se ve bien, pero no es lo que esperamos, no los creemos y hasta nos creamos una historia de amor y pasión.

53ea9965f3cef3997a95c2e796a8d8f9.jpg

No echaré la culpa a nadie de lo que pasa, pues la culpa de esas ganas de sentir, de ser por momentos irresponsables, de dejarnos llevar por esa felicidad momentánea que nos arrebata y nos lleva a hacer cosas impensables es de esas hormonas  queridas y a la vez tan desgraciadas que no nos deja pensar, si las hormonas de la felicidad, ellas tienden a pintarnos las cosas color rosa.

563b5bd4bb3e0a5a94a425b6bb7ba9d1

Bueno a alguien tenemos que culpar de todo ese desmadre que cometemos cuando nos “enamoramos”… Decidir, acaso se decide bien desde la óptica del enamoramiento, acaso somos seres responsables a la hora del deseo y la pasión, creo que en esos momentos de locura,  la razón nos dice adiós y sale a relucir en toda su extensión el gusanillo de la irresponsabilidad y el ser animal que todos llevamos dentro, esa sombra que nos hace peso y que muchos tratamos de ocultar para no confesar que estamos completamente perdidos.

A veces ni a la primera, ni a la tercera, ni mucho después está la vencida, debemos seguir creyendo en nosotros “aprendiendo” de cada relación que vamos dejando en el camino,  entendiendo que llamarlos fracasos es terrible porque no es así, no fracasamos, solo no entendimos el meollo de la relación y esa persona no llegó a ser compatible con nosotros, o con lo que “supuestamente” esperamos de ella, o viceversa.

El unicornio no existe querido. Las utopías son eso solo utopías, venimos a este mundo con ciertas “fallas de software”, malas mañas, o defectos en todo caso, con los cuales hay que aprender a convivir. No somos perfectos.

Somos un mundo de creencias, si quieres, culpamos a los cuentos y películas de amor, pero dentro de nosotros hay algo que se llama conciencia y que bien nos dice que debemos o no hacer.

Somos nosotros quienes llevados por la locura, decidimos muchas veces iniciar relaciones a destiempo sin curarnos de la anterior, sin darnos un tiempo, un break… sin dilucidar las posibles consecuencias de entrar en el juego en una relación sin haber subsanado la anterior.

Somos corresponsables de todo lo que nos sucede. Echarle la culpa al otro ¿cómo para qué? Si bien es cierto, tenemos buenos sentidos que nos orientan, que no sepamos analizar las señales es otra cosa, hacernos los tontos, los locos o a veces hasta los estúpidos para no perder a nadie es nuestro mayor problema, porque desde allí comienza el bendito sufrimiento de “me quiere, no me quiere”

Váyase para el carajo en ese mismo momento o entonces se quedará en el mismísimo infierno. Allí es donde debemos decir “basta” si no me quieres, esto se termina y eres libre, chao pescao, que te vaya bonito.

No es un fracaso, es una sabia decisión, amarnos por encima de todo y de todos, tanto, querernos tanto, aunque en algunos casos hasta puedan llamarnos egoístas.

 

Gracias por visitarme. @rosmarymoreno.

 

Del libro “Nos Tomamos un Café ” de Odin Dupeyron. “Me toco ser de los que aman”

En el amor, hay solo dos tipos de personas: los amados y los amantes.
A los amantes les tocó amar y entregarse, sufrir y llorar a flor de piel. Pero también les tocó la enorme dicha de que con una sola mirada, con un pequeño roce en la piel, en un descuido, en un momento, entregan todo el corazón con incomparable gozo
El amado en cambio solo se deja amar, se deja querer, se deja…
En ocasiones sin ni siquiera saber por qué lo hace. No puede comprender por qué el amante se desvive de esta forma tan enferma y tan llena como de masoquismo.

-¡Ay! por el amor de Dios! ¡Que alguien detenga a esta mujer! que me quiere entregar todo, su alma, su corazón y su cuerpo! Pero lo disfruta.

¡Ay del amante! que le quite el amor por un solo momento el amor de su amado, esa es su carta fuerte, el amado reaccionará y ¡si que reaccionará! ,

¿Cómo? ¿cómo? ¿ que ya no me amas? A mi al AMADO,  al que solo va por la vida  dejándose amar.

¿Cuál de los dos papeles jugamos en la vida? o ¿es que vamos jugando a los dos?

No sé. No lo se.

Yo creo que todos nacemos amantes pero nos parten tanto la madre que preferimos no arriesgarnos y sólo nos conformamos con ser amados.

Pero sólo “ser amados” es la mitad de un sentimiento.

A mi, aunque me parece un poco menos cómodo por supuesto y a veces es mucho más doloroso. siempre me ha parecido ser un digno, orgulloso y feliz AMANTE.

“Me toco ser de los que aman

Me tocó ser de esos tontos
que dan todo sin temor,
de esos tontos que pretenden
entregar el corazón.
 
Me tocó sentir aquello
que se llama decepción,
cuando el otro no comprende
la nobleza del amor.
 
Me tocó tener caballos
adentro del corazón,
que galopan por mis venas
cuando el fuete del amor
les golpea con mucha fuerza
desatando la pasión.
 
Me tocó ser de los que aman,
no me avergüenzo, yo no,
pues mi amor está pagado
cuando siento una emoción,
cuando me miro en sus ojos
o cuando siento su olor.
 
Cuando yo amo sin fronteras
temo que mi corazón
se quede corto en la entrega,
lo doy todo sin razón.
 
Toma tú mi corazón, te lo regalo,
te lo entrego y te lo da mi propia mano,
tuyo es, y también te doy derecho
en hacerlo pedazos en mi pecho.
 
Que no duele el dolor cuando se entrega
el corazón por amor y no se niega,
que negarse a uno mismo un sentimiento…
es marchitarse el alma en un momento.
 
Mas ¿qué puedes entender tú de todo esto?,
tú que eres el amado y no el amante,
no pretendo que ni por un instante
tú comprendas el por qué de mi entregarme.
 
Tú no sabes qué es sentir que aquí en el pecho
algo estalle provocado por tu aliento,
tú no sabes lo que es dar la vida entera,
por un sueño, una ilusión o una quimera.
 
¡No lo sabes!, ¡No lo entiendes!
Esa gloria es sólo de nosotros,
los benditos elegidos. ¡Los amantes!
Que morimos y seguimos adelante.
 
Caminando en el sendero de emociones
y seguros de que todas las acciones,
por amor han sido realizadas,
y serán algún día serán recompensadas.
 
Cuando encuentre yo a ese ser que me responda
y que me ame como he amado yo hasta ahora,
le daré… lo mejor de mis batallas.
 
Y aquellas voces que de mi alma emanan,
¡Gritarán dando gracias a la vida!
Me tocó en el amor… ¡ Ser de los que aman!
Autor: Odin Dupeyron

Resiliencia como arma de supervivencia.

Comienzo con el significado de supervivencia que es algo a lo que le he tenido que prestar atención en estos últimos años sobre todo estos últimos días. Como bien saben vivo en Venezuela y la palabra “Supervivencia” cobró mucho sentido, se dice que es la capacidad de conservar la vida, especialmente cuando es a pesar de una situación difícil o tras un hecho o momento de peligro,

La supervivencia tiene que ver con el ansia que todos poseemos para seguir viviendo y esquivar todas aquellas situaciones o circunstancias que puedan afectar nuestra vida. El instinto de supervivencia se da de modo espontáneo e inmediato a modo de calmar aquellas situaciones de peligro inminente.
… via Definicion ABC https://www.definicionabc.com/social/supervivencia.php

Quería colocar sobrevivencia como titulo pero según la sugerencia de la Real academia de la lengua española (RAE), se debe usar la palabra «supervivencia» y no «sobrevivencia». Por otra parte, es apropiado el uso de los verbos supervivir y sobrevivir, y los adjetivos superviviente y sobreviviente.

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas.

Dicen: que la vida es una enorme escuela donde uno nunca deja de aprender. “Mi Escuela” es Venezuela, antes “paraíso”, con todo y sus males que en su momento aquejaban que nada tiene que ver con esta de ahora, eso está de anteojitos.

Ahora, un país donde a diario afloran conflictos: su entorno social, económico, político, cultural y humano luce fracturado. Somos supervivientes o sobrevivientes estamos “tratando” de mantenernos con vida en esta situación tan adversa.

Seguimos en la lucha para vencer esta gran fatalidad. La crisis social por la que atravesamos se profundiza cada día más, nuestra calidad de vida es baja. Nos han minimizado como individuos para así ejercer el control total. Es triste y desesperanzado. La pobreza, la miseria y las enfermedades ahora sustentan este país.

Aquí transforman mentira en verdad, lo derecho lo voltean de revés, entonces es allí que las emociones negativas nos han generado una condición de estrés permanente que también influye en nuestro estado de salud ocasionando cualquier tipo de afecciones a nuestro sistema inmunológico que está muy afectados por esta situación fuerte de ansiedad

Los venezolanos somos resistentes, lo peor que podemos hacer ahora es sucumbir a la desesperanza y la resignación. Tenemos que luchar y reaccionar para transformar la violencia y el odio en tolerancia y respeto, pero el verdadero, no uno hecho a la medida, la impunidad en justicia y por supuesto alcanzar la libertad. Somos ciudadanos de buen humor, con una capacidad creativa increíble para superar positivamente los conflictos. Por eso apostemos a la resiliencia para superar con esperanza, con fe, las adversidades y a seguir apostando por los caminos del aprendizaje

“Somos capaces” tenemos un reto. Solo quieren que seamos “dignos” aprendices de  la indefensión aprendida que es: cuando una persona empieza a creer que no tienen ningún control sobre una situación que le está causando un daño físico o psicológico, y se inhibe mostrando pasividad para modificar las cosas. La Indefensión Aprendida fue descubierta en 1965 por el psicólogo Martin Seligman mientras estudiaba el comportamiento de los perros.

“Nietzsche decía que quien tiene un porqué es capaz de encontrar el cómo”

Ya abastecerse, es casi que imposible ¿Cómo se sobrevive a este país? ¿Cómo te preparas?, conozco por lectura el apocalipsis y esto parece la antesala, por eso la necesidad imperativa de enfrentar y superar las dificultades que se avecinan, y es allí donde entra en juego la resiliencia

Somos escépticos ahora como fruto de la decepción. Estamos desencantados, frustrados y es normal después de todo lo que nos ha acontecido y sobre todo en este año, demasiado “maltrato” y humillación. La desconfianza ha llegado para quedarse, pero es necesario e imperativo que no nos resignemos que de nuevo nos levantemos, tantas veces como sea necesario,

Quiero que hoy recuerden conmigo la historia de la rana que cayó al foso con otra compañera y todas las que quedaron fuera le gritaban que no podría salir de allí, que ese hueco era muy hondo, que para efectos prácticos debían darse por muertas, pasaron los días y la ranita seguía saltando, a pesar que las otras le decían que se rindieran, la compañera sucumbió, se dio por vencida y  falleció, mientras ella seguía saltando las otras les decían que esos esfuerzos serían inútiles. La ranita saltaba cada día, con más fuerzas hasta que con un salto fuerte y alto pudo salir del foso, las demás no podían creerlo y le preguntaron cómo fue que no desfalleció al escucharlas a ellas días tras día, al ver su expresión, se dieron cuenta que la ranita nunca las escuchó, era sorda y ella pensó que ellas le aupaban, acompañaban y daban fuerza para salir. Si ella hubiese escuchado a sus “amigas”, hubiese muerto como las otras, su entereza, su lucha y fortaleza no la dejaron morir. La palabra tiene poder de vida y de muerte.  (La culpa es de la vaca. La Ranita Sorda)

Debemos ver dentro de nosotros lo que nos sucede, analizar y aceptar nuestra situación, enfocarnos en quienes somos, lo que tenemos y lo que podemos hacer para salir fortalecidos, somos creativos, somos perseverantes, podemos seguir dando la cara ante tanto obstáculo y desaliento, trabajar nuestra Inteligencia Emocional, reconociendo y expresando nuestras emociones en un momento y situación determinado, tener auto control, trabajar la empatía, para de alguna manera esquivar este conflicto de confrontación que nos llevan a resultados no deseados.

Utilizar el perdón como un proceso muy personal y herramienta liberadora que nos permite sanar nuestro interior sabiendo que queremos justicia y que toda reconciliación viene de la mano de los hechos.

Agradecer como expresión del reconocimiento de lo bueno que otros han hecho por nosotros. La gratitud permite conectarnos a un nivel emocional con otros de manera positiva, fortaleciendo lazos que nos ayudan a superar los obstáculos y los problemas.

Las fortalezas forjan el camino de la resiliencia, somos seres familiares, somos amistosos, apreciamos la comunicación, sorteamos bien las dificultades y tenemos como aliado nuestro humor, lo que muchas veces nos permite relajarnos y tener un mejor ánimo

Por eso, es bueno tener un rato de dispersión a pesar de todo esto, divertirnos dentro de lo posible, buscar esa tranquilidad personal que nos dan familiares y amigos, es necesario motivarse para motivar, celebrar la vida, caminar, visitar y dejar donde llegas un lugar mejor de lo que te fuiste, dejando alegría y colaboración. Ayuda en lo que puedas y como puedas. Saldrás fortalecido y fortalecerás, se servicial no servicio. Colabora contigo y con lo demás. Agradece y crece.

Tenemos circunstancias que nos toca transitar, esos problemas seguirán allí, muy dentro de nosotros está la voluntad, tenemos que enfrentar y superar a esas adversidades, todo reside en nuestras fortalezas. Seamos como la ranita “Sordos” a todas esas palabras necias. Sigamos saltando, ha sido posible para otros salir del foso, pero primero debemos creerlo.

Creer es crear.

resi

Agradecida por su lectura @rosmarymoreno

 

 

Sonia

Amanece, le costó conciliar el sueño y lo poco que durmió tuvo pesadillas. Así que a las 4 de la madrugada ya estaba despierta, se asomó a ver a su prole que aun dormía.

Uno de sus tres niños se movía mucho y le sonaba su estómaguito, señal que el niño tenía hambre, la noche anterior había cenado poquito. Cuanta tristeza siente Sonia.

Pensaba como haría para darles de comer hoy, solo le quedaba en la despensa dos tazas de arroz, un plátano y algunos mangos,  la cosecha se estaba acabando, había comprado un kilo de masa de maíz amarillo, se hizo un guarapo de malojillo lo endulzó con un poquito de azúcar que le quedaba. El café hace rato ya no podía comprarlo era un lujo ahora para ella.

Montó cinco arepas del tamaño de una taza pequeña de café,  puso a sancochar un plátano, freír era imposible en una casa donde el aceite también escasea, porque llegó en la bolsa como hace tres meses y ya no volvieron a mandar. Antes venía Leche, azúcar, café, harina, arroz, pasta, granos, aceite, avena, a un costo sustentable, pero eso también cambió, ya solo viene uno o dos arroz, una o dos pastas, una sola harina, ya ni sardina le venden, no trae azúcar, la leche hace más de cinco meses no llega , la avena menos, no trae azúcar, ni café y el costo no es nada solidario y a veces pasan 45 días para llegar, en la calle si consigue algunos de estos productos, le sale el doble de lo que ellos ganan semanal, imposible ahora comprar comida.

Llora de desconsuelo, sus niños no han podido ir a la escuela, no tiene como lavar sus uniformes, no tiene como cepillar sus dientes, la pasta dental es costosa no puede adquirirla, compra una y utiliza hasta el tubo y ella misma debe colocárselas a ellos en sus cepillitos para que no la malgasten, este mes se le acabó, les hizo una con bicarbonato de sodio y menta que a ellos no les gusta y a ella menos.

Llora, no puede más, son arepitas con sabor a lágrimas, ya no le queda ni más masa ni  más dinero, todos duermen. Se despertarán y le dirán ¿otra vez arepa pelá sin nada mami? Y ella los mirará y tendrá que aguantar y decirle que quizá más tarde les dará algo más.

No irán a la escuela, prenderán el televisor y allí verán comiquitas y comida, porque como pasan propagandas de comida, que normalmente el usuario no podrá comprar. Prefiere a veces que salgan a jugar al patio, pero es tal la inseguridad que es mejor mantenerlos adentro en casa, tenía trabajo antes, pero la despidieron por no poder pagarle un sueldo, la empresa quebró, allí el único que trabaja es Juan y su ingreso no alcanza ni para dos días y eso que se mata trabajando por un sueldo mínimo y un bono alimenticio que apenas suple una semana.

Llamó a la maestra para contarle que hoy tampoco irán, los uniformes están sucios, no consigue ni jabón de panela para lavar, pero la verdad es que tampoco tiene dinero ni para los pasajes, la escuela queda lejos y es mucho el trecho que caminar, sus niños se pueden desmayar, han comido muy mal. Piensa que se le van a desnutrir sus muchachos. La maestra le dicta algunas actividades por teléfono, ella tendrá que hacer las veces de maestra, no le queda de otra.

La informa la vecina de los sucesos en la capital, ella vive en un pueblo, no tiene móvil, se lo robaron, no puede pagar Internet y en los canales que ve no pasan nada, apenas algunas que otras noticias, su vecina le ha contado todo lo que sucede y le muestra fotos y vídeos, ella no tiene esperanzas, ya le han quitado todo, hasta sus ganas de vivir.

Sonia ya no sonríe, ha adelgazado más de 15 kilos, su esposo aún más, sus niños están delgaditos casi esqueléticos lo que comen no los alimenta. Deben tener anemia.

Una arepita para hoy y hambre para mañana.

Aún quedan diez días para cobrar y no sabe qué hacer, coloca la mesa: arepa, pero hoy se las acompañó con plátano sancochado y una taza de té de esa plantita que sembró en el patio y sabe muy bien. Eso será su desayuno, en la tarde será arroz con plátano y jugo de mango y en la noche arepita pelá y ella y Juan se acostarán sin comer no alcanzará para todos.

Pobre Sonia ya no sabe qué hacer…

Sonia no es cubana… Sonia es venezolana.

Una historia real.

Continuará …

@rosmarymoreno 

Me acompañas

Hiciste acto de presencia, venía adolorida, desconcertada, molesta, cansada, de pronto sentí tu olor allí a mi lado, todas las personas tenemos un olor especial y el tuyo para mi es inolvidable, no quise ni voltear a ver quien se sentaba a mi lado, solo se que estabas allí o yo quería que estuvieras para hablar de todo un poco como siempre que me sentía así.

Allí estaba tu presencia , tu respiración, esa respiración pausada que tenías, porque hasta respiramos de distintas maneras, tu siempre respirabas fuerte, sobre todo cuando yo estaba al frente o al lado tuyo.

Seguí viendo por la ventana del autobús, si ahora ando en autobús casi todos los días,  de reojo miraba tu silueta, alto, tan formado, dabas tanto calor. No sentí miedo sabes, sentí compañía y unas lagrimas brotaron de mis ojos, carajo como te extraño, no quería voltear a verte y sentir que no eras tú. Como siempre la curiosidad mató al gato, al voltear directamente hacia ti ya no estabas.

Presencias

Son estas cosas las que me dicen que nunca te fuiste y que si hay personas que cumplen su palabra ese eres tú. No me has abandonado y cuando más triste me siento allí apareces. Como no creer. Hoy te sentí. Gracias