Si no te puedo seguir nadando, entonces vuelo.

 

Hoy les cuento una anécdota de algo que me sucedió en el río, a donde fui un rato a despejarme en Semana Santa , había mucha gente  disfrutando el día , a todos nos llamó la atención un gallo y una gallina, porque el gallo tenia unos hermosos colores y la gallina no se le quedaba atrás, también era muy bonita, todos observábamos y ellos como que se daban cuenta, porque se pasearon varias veces por el lugar , el gallo muy altanero.

Yo jugaba con mi hija y mi sobrina, les decía,  pero que hermoso ese  gallo y estábamos embelesadas viendo al gallito.

De pronto vemos como la gallina se lanza al agua, si al agua y cruzo el río a nado. parecía un cisne, un pato que se yo, no había visto nunca a una gallina nadando, yo no, y al parecer los demás tampoco, el río era ancho y ella pues nadó hasta la otra orilla, el gallo la miraba y daba pasos hacia los lados desesperado, de un lado a otro, cacaraqueaba muy alto y para mi era como que la llamaba, el seguía parado en toda la orilla y de verdad se veía desesperado.

Todos viéndolo, ella se paro en la otra orilla y lo miró , a lo que él se desesperó más,  lo que no contábamos era lo que iba a hacer, se movió hacia una piedra que no era muy alta, tomo fuerzas antes, corrió y se monto en ella y se elevó, voló hasta la otra orilla, voló alto.  Los que estábamos en el río quedamos con la boca abierta de admiración, de ver su actitud , luego lo que se escuchó,  fue el aplauso general. Muchas risas, pero esto nos dejo un gusto especial. Un gusto a lo que se puede hacer por otros cuando se quiere, y que de alguna manera se puede.

Créanme no se me va a olvidar nunca más aquella escena  y creo que a los míos tampoco de ver como aquel gallo aunque tenia miedo , porque se le veía , además de la desesperación , se las ingenió para cruzar el río sin mojarse, sin nadar y alcanzar a la gallina y mira que tuvo que correr porque ella no lo espero, ella siguió sin ver todo lo que el había tenido que hacer, pero la alcanzó y siguieron su camino juntos.

A todos hombres , niños y mujeres que estaban en el río nos impresionó mucho lo que estábamos viendo , en ese momento fuimos uno solo, todos reíamos y aplaudíamos al gallo, fue muy gracioso, pero también fue alentador y una gran experiencia para todos, nos quedamos conversando por largo rato sobre lo sucedido, yo tenia cámara 😦 pero no se me ocurrió tomar fotos estaba embelesada viendo lo que sucedía y como terminaba todo 🙂

Si no te puedo seguir nadando entonces vuelo. 

 @rosmarymoreno Gracias por leerme  ♥