Amor Eterno.

Ha pasado un mes y unos días desde que te fuiste.

28279804_10210575328011587_8645871115156035690_n

La vida me ha roncado fuerte, la inspiración, la musa, las ganas de escribir se me han ido contigo. La depresión de tu perdida vino a hacerme compañía por un rato, aunque no se me note mucho.

Desde que te fuiste mi príncipe la tristeza vino a hospedarse en mí, calladita, en silencio, quitándome las ganas de seguir.

Desde que mi príncipe murió hasta hoy lo lloro, lo extraño.

Llegó un día como regalo para mi hija, ella quería un perro y se lo regalé y le dije lo único que quiero es que estudies mucho, él te hará compañía y así fue, la acompañó hasta el día que culminó la tesis, 17 años tenía, cumpliría 18 en septiembre.  Ambos cumplieron con su misión.

28471496_10210575327411572_4025312321257123281_n

Junior ahora me hace compañía, es su hijo, él ahora está sin rumbo, aprendiendo a ser él, porque siempre fue un apéndice de príncipe

Príncipe era el Sol de esta casa, las alegrías, las preocupaciones, el que siempre me mantenía ocupada, simplemente me di cuenta que era el jefe de mi manada, aquí quien mandaba era él.

El ladraba para todo. Así me hacía saber todo lo que quería: y eran tan diferentes sus ladridos.

Levántate abre la puerta, debo orinar y ya lo había hecho por todos lados, después de viejo se puso desastroso.

Tengo hambre dame comida

Abre la puerta, que llegó alguien

Corre mamá la comida está lista

Ya casi es mediodía, anda párate ve a cocinar

Algo se quema en la cocina (aquí se volvía loco, ladrar y ladrar porque una vez quemé la cocina completa y desde allí , estuvo pendiente que no volviera a pasar)

Mamá paso un gato, gente, un carro, los niños lloran, los pájaros cantan, era un amargado, ladraba por cualquier cosa y yo todo el santo día ¡Príncipe por favor cállate ¡

Cuando teníamos que salir y nos veía vestirnos nos ladraba como diciendo: apúrense, apúrense, apúrense y no dejaba de ladrar hasta que nos veía salir y yo le daba la bendición (era una total locura)

Guau , guau, guau …todo el santo día, él se hacía sentir.

A las 8 su desayuno, a las 12 su almuerzo y a las 6 pm la cena tenía un reloj el condenado y no me dejaba pasar una comida, ladraba hasta que me levantaba y le servía.

Tenía horarios para todo y me tenía un horario a mí.

Me haces falta mi carricito, esto es un silencio abismal, esto es una paz infinita, esto ahora me da ganas de llorar, tanto regañarte por tus ladridos y son ellos los que ahora me hacen falta.

28795394_10211915637468239_475711112252291585_n.jpg

Su hijo está desorientado, lo necesita, siempre fueron Yin y Yang. Y dormían pegaditos tal cual, enlazados, ahora Junior se siente solo, a pesar de mi amor anda deprimido y con la colita abajo pocas veces la levanta, sigue triste. Ahora parece una extensión, todo el día detrás de mí.

17 años mi amor, 17 años de puro amor, alma pura, limpia, amor verdadero, mi amor más grande. No creo que haya en el mundo alguien que me quiera más de lo que me quisiste tú, quizás mi otro perrito que me acompaño en mi juventud y que también me duró muchísimo Rocky. Mis dos amores perros, ambos merecen reconocimiento. Se hicieron querer y me cuidaron a mí y a los míos.

Eras el perro más hermoso que he visto de tu especie, albino, ojos verdes, nariz marrón, patas rosadas, color blanco con miel, y un pelo impecable hasta el día que falleciste.

434r34jp

No te dejé te salieran manchas negras ni se te notara lo viejo, unos meses antes de morir te dio una alergia porque tuve que darte otras comidas y eras alérgico, perdiste los pelos y parecías una rata, un rabipelado, y te salieron escaras, prometí curarte porque todos se burlaban de ti y se reían por lo feo que estabas, cumplí , con mis cuidados te volvió a salir pelos y volviste a ser el que siempre habías sido, quizás más bonito y con sacrificios, porque medicinas no hay y no podía gastar lo que no tenía. Te sané con muchos cuidados y aprendiste a duras penas a ser vegetariano finalizando tu vida no pude comprarte más perrarina por culpa de la recesión y de este régimen, no pude sacarte más a pasear, porque sin carro era difícil, eras sordo, ciego pero como ladrabas, no pude ni llevarte al veterinario,  otra cosa más porque odiar a este régimen.

El día que ya no ladraste me preocupé, cuanto dolor esos últimos días casi dos meses de cuidados intensivos, ataques y ataques, hasta que te dio ese ataque y quedaste caminando en círculos por tu problema de oído y doblado, te amé demasiado, te cargué como una extensión de mí, parecía una mamá canguro, tu corazón con el mío, tanta compañía…

Picki, picki, picki  sonaban tus patitas detrás de mi picki , picki, picki y si no te escuchaba me preguntaba ¿ dónde estará? ¿Qué estará haciendo? … Eras tremendo mi cielo.

No es fácil escribir de ti.

Era costumbre levantarme y darte los buenos días, esperar te estiraras y luego te pusieras flojito para que yo pudiera cargarte y abrazarte. Me hacías todo fácil.

Tenía por costumbre poner mi oreja en tu corazón y escucharlo latir… tun tun tun  y sonreía, tenías un calor divino, aunque últimamente olías a mono remojado porque no querías mantenerte limpio, y por tu hediondez tenía que vivir bañándote.

Eras un ángel, lo eras, todos te querían, aunque ya muchos no me visitaban por tu fastidioso ladrido, y que pedías mucho al comer te pusiste malamañoso al envejecer.

Todo te lo acepté con “pobrecito déjenlo está viejo” y así fuiste haciendo conmigo lo que quisiste.

Me despertabas a las cinco de la mañana, lo sigo haciendo sabes pero ahora sin ti, Junior hace el intento pero me mira como ¿mami por qué tan temprano? ¡Te quiero pero déjame dormir ¡mami por qué debo abrazarte? Y entonces viene a mi como: Ven pues para darte cariño, así como compromiso, como ven pues un ratito nada más, ja ja ja , no es lo mismo, ni parece igual …

Junior es silencioso le da a su patita cuando tiene hambre y hace un sonido así como una persona nerviosa le da a su pierna, como un tic. Es cómico. No lo conocía, yo no conocía a Junior, mi vida estaba basada más en príncipe, ahora me doy cuenta. Rose llama a junior perrito genérico.

Que vacío tan grande me dejaste mi amor perruno, este vacío no lo llena nada, ni nadie, y mira que he seguido adelante, he empezado a manejar mis tristezas y le he dado vueltas a mi depresión y todo el mundo preocupado por mí, empecé a bailar salsa casino, para mantener mi cabeza y cuerpo ocupados, a ratos llantos, a ratos ausencias, a ratos tristeza, a ratos…

Mi príncipe te fuiste el día que tenía que estar pendiente de tu hermana humana, te estabas muriendo en el pasillo dentro de tu cobijita,  te bañamos, te acicalamos, te di de comer sopa de zanahorias y tú me mirabas, recuerdo me pasaste la lengua por el cachete como despidiéndote, te bañamos, te secamos, te afeitamos con mucho cuidado y te dejamos precioso, no queríamos entender que te estabas muriendo, entre Tom y yo te acicalamos y él te dijo: mira te puse hermoso para que te levantes, no voy a descansar para dejarte limpiecito antes de irme a trabajar le dio sus dos horas libres, él tampoco pensó se nos moría. Te acosté en tu cobija porque ya no caminabas, y te dije voy a dar clases, te abracé y escuché por última vez tu corazón, te besé y me fui, a las 4 sentí un dolor en mi pecho, entré y te vi “dormido” puse mi oído en tu corazón, que duro vale… que duro. No sonaba, fue el silencio más horrible que pude sentir, te abracé, aún estabas calientito, no podía soltarte, tuve que hacerlo, debí terminar de dar clases, rose tuvo que seguir terminado su tesis porque tenía los minutos contados para la entrega, todo se nos complicó. Luego Rose, junior y yo nos sentamos en la acera de la calle a esperar a Tom para que se hiciera cargo de Príncipe y despedirlo, que infinita tristeza.

Tú mortaja, tu cajita… tu adiós.

Hoy tengo la valentía después de un mes y unos cuantos días de decirte Adiós. No había podido hacerlo, ayer mi rose enfermó y sentí miedo como nunca antes, que sensación de perdida tan horrible me dejaste, pensé no podría manejar la situación y me di cuenta cuanto me he guardado en estos días mientras escribo, no sé si me entienden, era mi hijo perruno y si tengo derecho a sentirme mal.

Conocí el amor incondicional. Me enseñó demasiado, fue mi consuelo en las horas más duras, en mis pérdidas,enfermedes y frustraciones, era mi almohadita de abrazos, si de alguien tengo que escribir es de ti príncipe, mi compañía emocional por años, mi mota de pelo, mi albino del alma, mi picki picki, mi guau, guau fastidioso.

Mi amor eterno. Adiós

DXAsbWzW0AA9KFt

Príncipe R

Llegó un 26 de septiembre – se marchó un 26 de febrero.