Te honro Vivina.

Nunca supe tu nombre real sino hasta el día que tuve que colocarlo en el acta de defunción y vi tu cédula, Sara Herminia López te llamabas, pero te decían Vivina, ese fue el nombre que conocí desde siempre y así te llamábamos.

Los demás te veían complicada abuela, pero para mí eras especial, ir de vacaciones a tu casa, si a esa casa muy humilde, dónde faltaban cosas, pero no amor hacia mí. Que carácter el que te gastabas, a veces te hacían molestar solo para verte brava y escucharte. Tu amor por mí siempre fue infinito, me soportabas todo, hasta que me comiera los helados que hacías para vender y que luego se los cobrabas a mi papá, me mecías en tu bata, me peinabas, recuerdo tu olor, te gustaba untarte mentol para una tos perenne que siempre tenías porque eras fumadora,  recuerdo tu voz, recuerdo tu risa, recuerdo tus cabellos blancos, desde que tuve uso de razón eras la misma, no te vi más vieja, ni más arrugada, siempre fuiste así, delgadita, con tus cabellos largos y trenzados al final con un pedazo de tela, tus vestiditos hechos a tu medida y sin botones, para no tener que abrochar, porque te fuiste quedando ciega y no nos dijiste. Yo llegaba y te desordenaba todo sin saber que te movía el mundo. Que necia que soy. Te adaptaste a tantas cosas, pasaste por tantos dolores, sufriste tantas inclemencias y dolor, que lástima que yo era tan niña en ese momento para entenderlo, siempre de medio luto por un hijo que perdiste, mujer fuerte, fuiste un emblema en mi vida, mamá nos enseñó a respetarte, tú me enseñaste a quererte.

Mis viajes a tu casa eran felicidad pura, creo que dejé el ombligo en tu casa, cuando llegaba a aquella intersección del camino mi corazón se alborotaba, lo pienso hoy y siento todo eso como si fuera ayer, veía aquel poco de árboles, aquellas dos calles, aquella entrada a ese pueblo, que me gustaba de verdad, esperaba con impaciencia ver la plaza, luego esa calle y esa casita con esas piedras inmensas en el frente, dónde me caí tantas veces, y dónde jugaba a más no poder brincando en ellas, allí en esa casa tuve muchas horas felices, me gustaba ir contigo de vacaciones, era libertad correr por esas calles arenosas descalza, era brincar en todos esos árboles y comer ciruelas y cerecitas, era el café de las mañanas, el olor de tus comidas, esa sopa de lagarto que hacías tan deliciosa, era el olor a mandarinas, a limón, era comer mucho aguacate, aquella puerta dónde siempre te encontraba sentada, aquellas ventanas de maderas por dónde entraba el niño Jesús, aquellos cuartos, aquel patio,  era …  eras todo eso y más, me gustaba que me llamaras tu catira bella, me vieras ahora tengo el cabello negro canoso, sé que tenías un carácter fuerte, pero no para mí, conmigo fuiste especial, cariñosa, siempre me abrazaste, siempre me diste amor, siempre me quisiste, esos días antes de irte , tuvimos dos días para conversar, cuando llegamos estabas grave y aun así tuviste una mejoría solo para hablar conmigo, nos dijimos tantas cosas, me dijiste tantas cosas, nuestra despedida abuela, tu apenas podías soportar tu cuerpecito, eras tan delgada pero pesabas, te sentaste para abrazarme y así quedamos por horas, tu encima de mi hombro recostada, llorando y diciéndome cuanto me querías.

Tú despedida fue una de las cosas más fuertes que me han sucedido en la vida, ayudarte a partir, y saber que tuve la oportunidad de escucharte por horas antes de eso, sabes siento la tranquilidad de saber que estuve contigo.

Abuela te recuerdo con amor, con agradecimiento, te recuerdo como la mujer aguerrida y fuerte que eras, te doy las gracias por darme a la mejor madre del mundo, tan aguerrida como tú. Gracias, dónde quiera que te encuentres. Hoy te recuerdo.

Vivina López te Honro.

Vivina López  te amo. Gracias.

La emoción de las cosas.


Un extracto bastante motivador que me fue compartido y me encantó entonces quise compartirlo también con ustedes, espero lo disfruten  …

” Yo… Me comprometo a vivir con intensidad y regocijo, a no dejarme vencer por los abismos del amor, ni por el miedo que de éste me caiga encima, ni por el olvido, ni siquiera por el tormento de una pasión contradecida.

Me comprometo a recordar, a conocer mis yerros, a bendecir mis arrebatos.

Me comprometo a perdonar los abandonos, a no desdeñar nada de todo lo que me conmueva, me deslumbre, me quebrante, me alegre. Larga vida prometo, larga paciencia, historias largas.

Y nada abreviaré que deba sucederme, ni la pena ni el éxtasis, para que cuando sea vieja tenga como deleite la detallada historia de mis días”

Por : Ángeles Mastretta

 

Me estoy poniendo viejo.

– Te estás volviendo viejo -me dijeron-, has dejado de ser tú, te estás volviendo amargado y solitario.
No, respondí; no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo sabio.
He dejado de ser lo que a otros agrada para convertirme en lo que a mí me agrada ser, he dejado de buscar la aceptación de los demás para aceptarme a mí mismo, he dejado tras de mí los espejos mentirosos que engañan sin piedad .

No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo asertivo, selectivo de lugares, personas, costumbres e ideologías .
He dejado ir apegos, dolores innecesarios, personas, almas, y corazones, no es por amargura es simplemente por salud.
Dejé las noches de fiesta por insomnios de aprendizaje, dejé de vivir historias y comencé a escribirlas, hice a un lado los estereotipos impuestos, dejé de usar maquillaje para ocultar mis heridas, ahora llevo un libro que embellece mi mente.
Cambié las copas de vino por tazas de café, me olvidé de idealizar la vida y comencé a vivirla.
No, no me estoy poniendo viejo.
Llevo en el alma lozanía y en el corazón la inocencia de quien a diario se descubre .
Llevo en las manos la ternura de un capullo que al abrirse expandirá sus alas a otros sitios inalcanzables para aquellos que sólo buscan la frivolidad de lo material.
Llevo en mi rostro la sonrisa que se escapa traviesa al observar la simplicidad de la naturaleza, llevo en mis oídos el trinar de las aves alegrando mi andar.
No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo selectivo, apostando mi tiempo a lo intangible, reescribiendo el cuento que alguna vez me contaron, redescubriendo mundos, rescatando aquellos viejos libros que a medias páginas había olvidado .
Me estoy volviendo más prudente, he dejado los arrebatos que nada enseñan, estoy aprendiendo a hablar de cosas trascendentes, estoy aprendiendo a cultivar conocimientos, estoy sembrando ideales y forjando mi destino.
No, no es que me esté volviendo viejo por dormir temprano los sábados, es que también los domingos hay que despertar temprano, disfrutar el café sin prisa y leer con calma un poemario.
No es por vejez por lo que se camina lento, es para observar la torpeza de los que a prisa andan y tropiezan con el descontento.
No es por vejez por lo que a veces se guarda silencio, es simplemente porque no a toda palabra hay que hacerle eco.
No, no me estoy poniendo viejo, estoy comenzando a vivir lo que realmente me interesa.

Víctor Hugo

Hermoso poema de Víctor Hugo

guarico_adentro_72218784_2426142804150678_8803997133037091013_n (1)

Sapo. Príncipe ni a besos.

Había una vez

Una Princesa, mujer, muchacha, que vivía en castillo, casa, rancho, que  se enamoró de un sapo, que de verdad era sapo, no tenía nada de príncipe, porque ni que lo besara en él se convertía, pero el sapo si se lo creía, andaba por el mundo estafando princesas que creían en  cuentos de hadas, para que lo besaran, el sapo como todo sapo, era feo,  pero tenía en su haber que sabía croar, además de sus grandes habilidades para cazar moscas y  sus sucias maneras de embaucar.

Un día…

(Dicen que cada sapo tiene su sapa)

A este se le apareció una sapa, que no era tan fea como él, ni tan mala, ni tan torpe, pero mañosa, que le dio la enseñanza de su vida, jugó con sus mismas cartas, le dio de su mismo caldo, croaba que daba gusto, y era de una inteligencia que ni te cuento, aunque es un cuento.

Cuenta la leyenda  que han visto al sapo croando,  más solo que la una, la sapa lo dejó vestido y alborotado, se la pasa croando y croando, porque le hace falta la sapa aquella, que no era sapa y que al final si se convirtió en princesa no tan bella y consiguió un príncipe que no era tan príncipe, pero al final no era sapo y eso cuenta.

Perdón esto no es una historia, solo es un cuento manipulador de unos sapos y su traición.

Feliz año querido lectores, que les sea productivo #seguimos, no ha sido los mejores días de enero, pero continuamos  a los 14 días del 2020 puedo decirles que sigo respirando y tomando fuerzas para sobrellevar este año que a todas muestras sé que habrá que ponerles muchas ganas y esfuerzo. Un abrazo. Espero les guste el cuento que no es tan cuento… Besos.

Risas …

Ilustração em vetor de sapo em uma rocha. - ilustração de arte em vetor

Vida, aquí estoy.

A 29 días del mes de noviembre del 2019 sigo con mi bitácora.

He decidido tener una navidad bonita, dentro del caos que significa vivir en Venezuela, un país dónde la realidad y el espejismo se dan la mano, dónde te puedes encontrar con cualquier cosa, dónde nunca terminas de sorprender con los sucesos, dónde juegan con la psiquis y un poco más. Un país donde definitivamente tienes y debes ser fuerte.

Se me han ido las navidades ayudando a hacer hallacas (plato navideño venezolano) aquí y allá. Hemos decidido que no falte en nuestra mesa, en mi caso no hubo estreno, ni pude acceder a comprar regalos como otros años, o hago una cosa o hago otra, he engordado como 10 kilos  (no me enaltece) y los míos felices. Tendré que bailar mucho y hacer ejercicios en el 2020, pero con calma y con determinación, porque no es necesario estar bien para los demás sino para conmigo misma. Toda la vida queriendo adelgazar sin saber que a todos les gustaba gordita, la vida es una tómbola.

Cuántas cosas he aprendido este 2019, me dio hasta con el tobo, pero no más que a otras personas que la han pasado muy rudo, a ellas un fuerte abrazo.

Seguimos es un mantra que adopté al comenzar el año y me ha resultado. Agarro fuerza

He estado haciendo limpieza en casa, regalando lo que no necesito y botando lo inservible, quiero un mejor 2020.

Pensé en algún momento no podría con este año pero aquí estoy escribiendo, con una casa más acorde a lo que quiero y renovada con lo que se tiene a mano, con una familia que ha aprendido mucho, creo que demasiado, tengo el amor de los míos, y me ha pegado mucho la ausencia de otros, pero nada es completo. Sigo con planes a corto plazo porque aquí todo cambia muy rápido, la economía es un total desastre, aunque se haga ver lo contrario. País de espejismos. País de dobles realidades, país de bolívares manejado en dolares, oro y petros.

Quiero y haré que mi 2020 sea productivo. Mis deseos para ustedes: Vida, salud y sobre todo #Libertad tan necesaria para poder cumplir sueños.

El que quiere puede y yo puedo. #seguimos.

Feliz año mis queridos lectores, gracias por estar y leerme. El creador los bendiga.

Somos millonarios –>

poesias.y.letras_79135004_1406647899512579_3286709633436015343_n.jpg

Navidad, Navidad, linda navidad.

Llegó Diciembre desde hace 11 días, he estado ocupada resolviendo mi salud dental, la solución, sacar el problema de raíz, como la vida misma, si haces lo posible por salvar algo y eso sigue doliendo, te trae noches de insomnio y una vida de baja calidad, pues hay que eliminar, sustraer, sacar de tu vida, eso aconteció, al final tuve que sacar las muelas, una cordal y otra normal, muchos meses de dolor y un mes tratando de solucionar lo que realmente no tenia arreglo, la muela muy dentro tenía un gran absceso horroroso en la raíz,  que si no lo extraían seguro me iba a traer problemas mayores.

Estoy tranquila. He quedado (después de tantos días de dolor) algo extraña, no sé si es normal sentirse así,  lo más importante es que agradezco la paz que siento, es como si en serio me hubieran quitado un peso de encima, literal, estoy agradecida con todos aquellos que lo hicieron posible y al cuidado de los míos. Rose tenía más tiempo sufriendo por las cordales, la pobre aguantó mucho, hay que ser valiente para pasar tanto tiempo con esa molestia, menos mal nos dimos apoyo emocional, ambas operadas, una al lado de la otra.

Apenas me vi recuperada comencé con los arreglos de casa, que no es más que colocar arreglos navideños que tenía guardados, no compré nada, no pinté la casa, no hice mayores cosas, no hay mucha fuerza, y poco ánimo, aunque lo hago porque me gusta la navidad. Ahora me siento decepcionada, pero es porque en algún momento me hice falsas ilusiones, el culpable no es quien nos llena la cabeza de deseos, es de nosotros que nos creemos todo eso, quizá porque en ese momento queríamos que tuviera sentido. 

Libertad nos ha quedado grande. Venezuela sigue su curso como un barco a la deriva que aunque muchos la quieren salvar, no se ha podido, el poder envilece y el dinero sirve también para comprar almas, navegamos ciegos y al final quien sabe que nos espera… 

Le pregunté a Rose ayer ¿Qué hice este año, qué me pasó, qué sucedió? ella me hizo un resumen bastante acertado, creo que me siento como novia de pueblo a la que dejaron vestida y alborotada. Pasé de un sentimiento a otro a medida que pasaban los meses, costó bastante subsistir. No operaron a mi suegra, seis meses hospitalizada, todo un engaño, solo nos hicieron gastar lo que teníamos y lo que no, al menos nos quedó el aprendizaje que fue mucho, seis meses en los que aprendí a dormir sola y ahora quiero la cama toda para mi.  Meses rudos para todos en este hogar.

No sé si mi memoria me está jugando una mala pasada, trato de recordar lo sucedido este año y me parece que mi mente no quiere, he ido borrando algunas cosas o muchas, rose me dice: deja así chica, mejor sigue adelante y ni pienses en eso. Acostumbrada a tener compañía tuve que aprender a resolver sola por unos meses, a manejar asuntos que otro resolvía, a poner el agua, a estar pendiente de todo y con un dolor de muela obstinante que no podía sacar por falta de dinero, acá o comes o te curas, ambas dos es casi que imposible. Comes o te vistes, toca escoger para todo, si te das un gusto, pues luego te hará falta para otra cosa, claro hasta eso he aprendido a manejar con inteligencia, pero aún así uno se las pasa negras .

Mi hija adornó el árbol de navidad con mi hermana y cuando lo encendieron me fui en llanto, debo y necesito un psicólogo, este año mi fortaleza ha sido tocada y agrietada. Me siento cansada, siento que puse energías donde no debía y esto también tiene que ver con personas.

Ha sido un año de aprendizaje, de angustias y pocas alegrías. He logrado trabajar, mantenerme, ayudar y seguir… Pensé no llegaría con vida a el día de hoy, les cuento que mi familia se burla porque en un momento de desesperación les propuse comprar mi ajuar para la muerte, les dije no quiero llegar a donde vaya mal vestida, y esto ha sido para que ellos se rían de mi hasta ahora, al menos sirvió de chiste, me he dado cuenta que me empecé a preocupar por cosas que ni me imaginé, me interesé en otras, y mi nivel de importancia frente a cosas y personas cambió.

Las ausencias mueven el piso. Podemos soportar ausencias pero no todas, en nuestra vida hay personas sumamente importantes, en ese cuarto que es el corazón cuando una persona que te importa se va, el vacío no lo llena nadie , es como si algo se saliera de tu alma, cada despedida ha dejado un vacío en mi corazón, y esos cuartos suenan huecos, las perdidas se extrañan y cada quien sabe cuanto le duelen.

Un año en el que solo me queda pedir un día más…. Mis deseos para el año siguiente: Libertad de acción, salud, las tres comidas diarias, la ropa necesaria y a la medida, zapatos, un empleo acorde con lo que quieres, la familia unida, medicina y atención para los enfermos, seguir cumpliendo sueños, metas y la paz deseada.

Sonríe cada día, mañana te puede faltar un diente.

Los abrazo y les agradezco que pasen a leer mis monstruos no aptos para sensibles, porque la realidad sobre todo la que estamos viviendo los venezolanos duele y no se puede tapar el sol con un dedo. Sobrevivir se puede, subsistir se puede, trabajando duro, pero esto es una montaña cuesta arriba, el que no esté preparado se queda en el camino… #seguimos, ¡Dame la mano!

Disfruten de sus navidades. Tuve unas navidades hermosas hace algunos años y sobre todo en mi niñez, he pasado todos estos días rememorando, vive, disfruta y abraza estos días… Añorando. “No estoy deprimida estoy distraída”

¡Felices días!

Rotos, descosidos, vueltos a coser. Zurcidos a mano.

#Seguimos ha sido desde hace rato como mi mantra, levantarse todos los días, respirando, viendo otro amanecer, es una bendición, tomarse un café, y mirar a los que a pesar de todo te siguen acompañando.  Leer en las redes las noticias cada día, que son por demás desalentadoras, pero soy de las que no me puedo alejar de la realidad, pies en tierra, sé que se debe continuar sin dejarse vencer por el pesimismo.

No sé si les conté que a las 49 años me salieron las cordales, bueno vinieron dañadas y me han tenido meses adolorida, jamás había conocido un dolor dental, como para completar el ajuar de dolores… Rose también ha estado complicada con sus cordales, así que nos hemos acompañado en este transitar de las cordales echadoras de broma, dolorosas para ambas, la semana pasada después de insistir, pudimos operarnos y sacarnos unas, aún quedan otras, es increíble que sacarse una muela cueste tanto, en tratamiento y en pastillas para el dolor, algo que antes era tan simple, ahora hasta hay que dejar la vida por el camino para simplemente sacarte una muela, sigo adolorida, por causa de mi neuralgia del trigémino me ha costado un poco más recuperarme, pero allí voy.

Venezuela me duele más que la muela, pero hay caminos y desviaciones que nos llevan al mismo lugar o a ninguna parte.

Me he vuelto a coser, me he propuesto continuar, aunque el camino es empedrado, voy quitando cada piedra, viviendo lo mejor que se puede, pensando en lo que puede pasar y tomando previsiones, he hecho un plan de vida a corto plazo, sigo trabajando en lo que sé y me gusta, corté todo sueño idealizado, sané heridas.

Me dejé de pendejadas y finalmente crecí : aceptando mi vida, mis canas, mis arrugas, quien me quiere, quien no, entendiendo que si no me amo pues nadie lo hará, entendiendo que uno debe responsabilizarse de sus hechos.

He ido limpiando errores, me he ido deslastrando de pesares, entendiendo que parte de lo que me sucede tiene mucho que ver conmigo. Abriendo camino. Equivocarse es de humanos, limpiar, recoger, pedir perdón también.

Llegué al peso “ideal” para mi, yo feliz y los demás andaban con el Dios en la boca, no les gusto delgada, ahora ellos están felices porque engordé de nuevo, pero voy a mantenerme en ese peso, hace rato no me pinto el cabello. aunque lo haré apenas me recupere, el pelo ya se ve blanco, y algunos se asustaron al verme, creo que mi vejez los asusta más que a mi. Me da risa porque soy especie de: si te pones vieja, yo también, no se preocupen seré una vieja hermosa (risas)

Este año no ha sido fácil, no me he acostumbrado para nada a esta situación, mis ángeles no me han abandonado y eso hay que agradecerlo.

Es noviembre, aún no he puesto la navidad, muchos años sin pintar la casa, poco a poco se ha ido desgastando, tengo prioridades, la comida y la salud. Siento como se ha ido deteriorando todo: puertas y paredes aunque las limpie, pero sin poder hacerle mantenimiento no es igual.

Me acordé de Ursula en 100 años de soledad. Limpio y limpio, boto lo que ya no sirve, trato de mantener las paredes limpias de telarañas, de hormigas, pero como cosa rara todos los días amanecen más, es como si el poco mantenimiento atrajera los insectos. Es como si se volviera hacia atrás en el tiempo y en vez de crecer se decreciera. Arrumados quedan unos aires acondicionados, varios ventiladores a la espera de poderlos arreglar, creo que tendré que salir de ellos, cosas que por no conseguir los repuestos ya no podré volver a utilizar, el carro dañándose en el garaje, cuando me hablaban de Cuba me costaba creer como pueden dañar algo en crecimiento y llevarlo a la destrucción total.

Me asusta ver el deterioro de nuestras cosas y en nosotros mismos, por eso es importante creer que si podemos seguir, así sea en las más ínfimas condiciones, recordar que somos hechos a imagen y semejanza me ayuda, siempre se puede estar mejor si se quiere y se usan las herramientas necesarias.

“Aceptar lo que sucede para que no te duela tanto” así me digo día tras día, noche tras noche, dolor tras dolor, rabia tras rabia, aceptar y continuar porque mientras haya vida hay que vivirla no se sabe cuando nos toque abandonar el tren. La dignidad no se negocia.

Este es otro de mis monstritos que traigo acá para soltar. Hoy es 17 de Noviembre del 2019… Solo me queda agradecer un día más. Gracias.

 

 

Noche de truenos. Octubre 2019

Noche de truenos, relámpagos y centellas, llovió como si se fuera a caer el cielo, Junior no me deja dormir asustado, esperé que al menos sean las 5 a.m, me levanto, no puedo dormir más, recordé que llevo rato sin escribir mi bitácora, pero que les puedo contar sin ser repetitiva, no tengo gas y quien sabe cuándo lo traen, ahora hay que esperar, es por turnos, vienen a buscar las bombonas se las llevan y bueno hay que tener suerte, esperando ando.

Tengo algunas cosas eléctricas que me ayudan a bien llevar la situación, rogando que no se vaya la luz, porque me tocará cocinar en leña y mi alergia está a millón, ahora mismo me acabo de tomar un anti alérgico, porque es que algunos vecinos les ha tocado cocinar con leña, el olor del fogón y cenizas queda en el aire.

La situación no deja de ser preocupante, ahora la región entera parece ser lava ardiendo, las noticias no son alentadoras y parece que el mal estuviera ganando la batalla, en nosotros está no dejar que triunfe.

Aun así, seguimos, todo es un desorden, tanto humano como ético, el mundo patas para arriba, ya no sabes hacia donde voltear para que no te salpique, no puedo ser positiva en este momento, aunque lo necesito, la situación es desalentadora. Sigo en Venezuela, muchas cosas, personas me sostienen acá,  sé que tendré que tomar algunas determinaciones, uno intenta en la medida de lo posible progresar, seguir trabajando, inventar nuevos negocios, reinventarse.

Llegó Octubre, con mucho empujón, que no es fácil, y uno dentro de su fortaleza dice ¡si puedo! y avanza contra la corriente, y a cada rato un chapuzón, un remolino, te envuelve, te ahoga, sales agarras aire, vuelves, te hundes y así…

Todo este año ha sido de subir, agarrar aire y de nuevo ese bendito ciclo, que ciertamente, te arrebata tus fuerzas… y vuelves a respirar. Es un ciclo que ya tiene que acabar, necesario es saber el cuándo y el cómo.

Si el mundo anda como anda y los organismos que se dicen defensores no defienden ni su vida, que podemos esperar para Venezuela y otros países del continente. El poder envilece y el mundo está envilecido, sabemos quiénes tienen la mano metida en todo esto.

Lo siento por todos aquellos que hoy sufren, por las familias de los que deciden quitarse la vida en estos momentos de pesadumbre, por aquellos a quienes se las arrebatan, lo siento por los niños, abuelos y jóvenes que tienen que pasar por esta situación, lo lamento. La impotencia me agrede y quizás este no era buen momento de escribir, pero la alergia me grita, cuenta, di, habla. La molestia me invita a soltar, porque me ahogo.

Escucho los pájaros que comienzan a cantar, los sapitos del jardín siguen croando, bastante fuerte, a pesar de llevar agua toda la noche con ese croar “Luis, Luis, Luis, luis” que  quiere decir que la lluvia nos acompañará por un buen rato.

Sigo dando clases, sigo aupando a Rose a continuar su carrera, aunque sea por medio de intercambios, todos seguimos trabajando con pocas ganancias, con unos ángeles terrenales que no me dejan sola.

Acomodo mi casa, mi lugar, mi templo, lo mejor que puedo, para que nos sintamos cómodos en ella, he buscado por todos los medios que no se vea abandonada, ni mucho menos, son muchos años sin pintarla, porque primero está la comida y la salud, entonces se va deteriorando, porque la prioridad es otra, pero de alguna manera la tengo presentable, espero que no nos pase como en Macondo en Cien años de soledad. Cuesta mucho mantener en pie nuestras casas, porque lo que se daña difícilmente podemos repararlo, carros estacionados esperando arreglo, cementerios de enseres eléctricos, ventiladores, aires, neveras, etc. producto de los intensos bajones y apagones de la luz.

Octubre que te quiero Octubre, dónde siempre me pasan cosas. Octubre para rememorar…

Este comenzó de alguna manera para el mundo convulsionado, me imagino que es la primera rueda del espiral y como siempre nos dicen: sobrevivirá el más fuerte.

Pueblos que están pasando por momentos complicados, lo siento, ánimo y en cada corazón que me lea, por favor no se sienta consternado, las situaciones de vida existen para que aprendamos, solo mira muy dentro de ti qué es lo que necesitas comprender.

Sé más humano, más empático, que la maldad no gane en ti. Entendiendo que el mal todo lo corroe y no somos de Titanio, aunque lo parezcamos, somos seres humanos de carne y hueso, Cuidemos nuestra alma.

Hagamos el bien y no miremos a quien y continuemos nuestra ruta aunque por momentos sintamos que vamos contracorriente.

No tengo expectativas, esperanza sigue en pie, la pobre está fracturada, desgastada por la acción de otros, pero  sigue viva, porque si la pierdo entonces moriré de tristeza y no… No puedo dejar que el mal gane en mí, entonces a seguir haciendo lo que sé, en el espacio y tiempo que se me dé… Gracias por leerme.

Ánimos y fuerzas.  “Quien tenga miedo de morir que no nazca” así me dice mi hija todos los días, sonrío.

Sigo porque de alguna manera soy el piso, la compañía y el camino de alguien más. Gracias.

#MiMonstruitoDelDía.

No te preocupes ¡ocúpate!

Hasta el cansancio me han dicho ¡no te preocupes! ocúpate.  Después de mucho tiempo, lo he entendido. Y todo empezó por estas simples palabras ¡ No es tú problema! hay cosas o personas que no puedes ni debes cambiar, hay cosas que sencillamente no tienen arreglo,  entender que si alguien no busca ayuda, es porque sinceramente no quiere ser ayudado y si la busca y no le sirve lo que tu a bien puedes ofrecerle es mejor dejar el camino libre.

Hay situaciones de vida que no puedes solventar, entonces hay que hacer lo posible por sanar nuestro entorno, sabiendo que el exterior pudiera alterarlo de alguna manera, pero que ese espacio dónde te mueves puedes mantenerlo libre de lo que no te gusta, apetece o te hace feliz.

Estamos a puertas de Octubre, esperé a ver si podía traerles buenas nuevas de este mi país, no todavía no se las tengo, aunque muchas cosas han surgido, todavía no se logra lo deseado. Ellos dicen que estamos en camino de llegar, pero vaya que se ha hecho duro e intransitable. Octubre de nuevo, diciembre acercándose…

Ocupándome de vivir, de llevar la vida en paz, cada vez que pasa algo, respirar y ocuparme de los nuevos acontecimientos.

La belleza existe no importa en que situación estés viviendo, la bondad existe a pesar de la maldad alrededor, la gente buena también se multiplica. Todo es cuestión de ver lo bueno a pesar de lo malo. Decir que se es feliz en un régimen es mentira, a cada momento a uno se le revuelve la bilis y la mejor manera es ocuparse.

Algunos se ocupan en vender sus cosas y conseguir el dinero para marcharse, otros para subsistir de la mejor manera, otros haciendo planes a corto plazo para quedarse y no morir en el intento. De alguna manera #Seguimos.

Necesario es el amor donde hay tanto desamor…

 

#wood #wood #photoshoot

Cuándo despedirse no es opcional.

Sentimientos que te mueven el alma, por ejemplo: Las despedidas… Un día quise aprender a soltar, jamás pensé que tendría que aplicarlo tanto y tan a menudo.

¿Cuándo se vuelven costumbres las despedidas? ¿ Cuándo duelen menos?

Reuniones dónde cada abrazo significa no sé cuando te volveré a ver,

¡Te vas! ¡me quedo! y la tristeza llena el ambiente, aunque todos sonrían por fuera. Y ver esos seres pequeñitos que solo podrás ver crecer por vídeo llamada y cámaras, porque algunos no podremos viajar.

¿Cómo se puede estar feliz viendo que este tipo de “viajes” se hacen por necesidad, por huir?

Y entonces vas siendo testigo de casas que se quedan vacías, y te vas quedando sin esa gente que pensaste que solo la muerte alejaría de ti.

Una de las peores cosas en la vida es ayudar a marcharse, recoger sus cosas, dar ese último abrazo. Ver al final esa casa vacía que muchas veces fue motivo de fiestas, tertulias de domingos y tardes de café.

Quisiera decir #Basta. Pero no está en mis manos, y seguiré despidiendo gente, amigos, familiares.

Solo queda hacerles sentir que no me afecta, que estaré bien, pero no se puede estar bien cuando poco a poco el vacío es más inmenso.

Debo agradecer que todavía mis pedazos de alma están conmigo. Que todavía no nos hemos separado, pero sé que si esto no acaba, tendrá que suceder, porque acá ya no se puede, la situación es precaria. Es entendible la migración.

Apegos … Una cosa es la que se escribe y otra cuando de verdad tienes que aprender a soltar.

Entiendo a cada uno de los venezolanos que están llenos de sentimientos encontrados, como se puede ser inteligente emocional cuando día a día, te toca lidiar con ausencias, con faltas, carencias y maldad. Emocionalmente nos tienen hechos trizas, fuñidos.

Las #DespedidasDuelen sean las que sean.

#Seguimos porque es necesario.

 

Si de algo sirve: hable, escriba, asista a un especialista, busque ayuda si siente que no puede con tanta presión, salga, camine, juegue, ríase, haga algo que le guste.

Por favor, no abandonen sus animales, déjelos en manos conocidas, déjenlos a buen cuidado, prometan y cumplan mandar para alimentarlos. Dejar un animal desamparado es como botar un hijo a la calle y estos animalitos después de criados en casa les cuesta mucho vivir en la calle